Sie sind auf Seite 1von 1

Siempre fui muy curiosa con lo que me rodeaba, lo que me llevó a interesarme en las

ciencias en general. Al momento de elegir universidad e irme de mi ciudad natal, opté sin
dudar por las Ciencias Antropológicas. Y, hoy puedo decir que fue la decisión correcta, al
encontrarme estudiando algo que me apasiona, a gusto en la ciudad donde vivo, con la gente
que he conocido. Y especialmente con las distintas oportunidades que se me han presentado,
como estar realizando una pasantía con una etnógrafa, y adentrarme en el trabajo de
voluntariado, el cual considero fundamental para el desarrollo tanto personal como
profesional.
Nunca fui una persona que le esquivara a los retos. La etapa universitaria me puso a
prueba de una manera totalmente nueva, dándome la oportunidad de ser ayudante en una
materia introductoria. Aún más, me permitió adentrarme en una institución de prestigio
científico, el Museo de La Plata, en el cual participe de un curso formativo de guía,
permitiendo que me interiorizará en la enseñanza y la divulgación con grupos heterogéneos,
aprendiendo a escuchar y construir conjuntamente con un otro, lo que me ayudó mucho a
aprender a trabajar en grupo. Considero que el interés en estas actividades puedo haberlo
heredado de mi padre y mi abuela, ambos profesores secundarios.
Desde pequeña logre un conocimiento del inglés a través de las series y la música; así
mismo, muchas materias universitarias nos presentan papers en inglés, como es habitual en el
ámbito científico. Pero sólo hace poco lo materialice formalmente en el FCE (First Certificate
in English). Con el deseo de seguir mejorando, considero que una estadía en un país de habla
inglesa me permitiría lograr profundizar mi conocimiento, ya que muchos cursos suelen
mostrar una visión demasiado estructurada de esta lengua, dejando de lado el hecho de que un
idioma se vive, no solo se habla. Personalmente, y desde los conocimientos que me ha
brindado la antropología, pienso a las distintas lenguas como formas de habitar el mundo. Eso
las convierte en difíciles de enseñar o aprender en toda su complejidad dentro de un aula; y,
solo a través del entrenamiento práctico, en las charlas del día a día y aprendiendo los
modismos propios de cada sociedad, es que se puede comenzar a entender realmente a los
hablantes de una lengua en particular.
Al terminar mi carrera de grado me visualizo dentro del ámbito científico-académico,
realizando algún tipo de actividad superior como puede ser un doctorado en un país
extranjero, siempre con una proyección futura aplicable en mi país, Argentina. Un
intercambio de estadía reducida puede ponerme a prueba a mí misma, dándome la seguridad
y el entrenamiento necesarios para materializar esa proyección cuando llegue el momento.
Considero que un intercambio, como el propuesto en el programa ‘Friends of
Fulbright’, puede ayudarme a conocer otras maneras hacer, comprender y vivir el mundo,
mejorar mi inglés y relacionarme con gente diversa. Agradezco la oportunidad de poder
aplicar y participar en este programa.