Sie sind auf Seite 1von 2

Ensayo Sobre Necesidades del Mercado Laboral Actual en la Abogacía

El presente ensayo tiene como finalidad dar a conocer las necesidades laborales que
actualmente atraviesan los abogados y los futuros abogados en el mercado laboral, para
eso tendremos en cuenta la situación actual en la que vivimos, se ha visto que con el
pasar del tiempo las exigencias en el mercado laboral han ido subiendo cada vez más, es
por eso que se necesita estar preparados para afrontar estos cambios y tener la
preparación adecuada a nivel educativo de manera profesional.

La demanda de trabajo en el mundo del Derecho requiere de los abogados nuevas


habilidades y conocimientos, La abogacía es una profesión con historia y, aún hoy, muy
popular a la hora de elegir una carrera. Los futuros letrados tienen variadas opciones de
trabajo al recibirse: estudios jurídicos, empresas, la Justicia, docencia, investigación,
ONGs, etc. Sin embargo, la compleja realidad actual y el mercado laboral imponen la
necesidad de que los profesionales cuenten con nuevas habilidades y conocimientos
como bien lo dijimos arriba. “La tradicional figura del abogado litigante ha sido
ampliamente superada, hoy en día el profesional debe asumir otros roles”, es decir que,
“debe estar preparado para abordar la multiplicidad de facetas que le ofrece la ciencia
jurídica”, explica Magdalena Giavarino, subdirectora del Departamento de Práctica
Profesional de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Un abogado
debe tener en claro los aspectos clave de las grandes ramas del Derecho y, además, tener
conocimientos prácticos sobre la realidad procesal propia del lugar donde ejerce su
profesión, actualmente, son muchos los campos de actuación que se abren al ejercicio
profesional de la abogacía por lo que el abogado debe contar, necesariamente con un
bagaje de conocimiento que, partiendo de lo jurídico, le sume una visión
interdisciplinaria de las materias afines a su campo de acción, en ese sentido el abogado
de hoy no puede ser un profesional monotemático, que sólo sabe de códigos o de
juicios, sino conocedor de otras disciplinas socioeconómicas que lo asisten en su labor
como tal.

Es así que vemos que uno de los grandes retos de los jóvenes abogados, tanto dentro
como fuera de nuestras fronteras, es adaptar su carrera profesional a las necesidades de
la sociedad actual donde ciencia y tecnología avanzan a grandes pasos. Los jóvenes
abogados tienen la responsabilidad de dar respuesta a nuevos problemas jurídicos que
nunca se habían planteado en un contexto de globalización y de cambio continuo.
Asimismo, los abogados del futuro, que como buenos Millenials son inconformistas por
naturaleza y están comprometidos con la sociedad, y, por lo tanto, están llamados a
desarrollar actividades de impacto e implantar en el sistema legal actividades de pro
bono que favorezcan el acceso a la Justicia de aquellos colectivos más desfavorecidos.

Quien comience esta bonita aventura de la abogacía debe aprender a adaptarse al


sistema de mercado existente y a los avances tecnológicos, sin perder la esencia de lo
que la abogacía significa, ya que nos dedicamos a una profesión necesaria para el buen
desarrollo de uno de los pilares básicos del Estado de Derecho, debemos luchar por que
se respete a nuestro colectivo desde instituciones y sociedad, que entiendan la
relevancia que tenemos en el sistema judicial, Debe cambiar todo aquello que suponga
una desigualdad tanto para la sociedad como para los letrados y letradas. Debemos
luchar por un cambio de mentalidad que nos ayude a trabajar y a la vez mantener
nuestra vida privada, lo cual sería mucho más fácil si la Administración de Justicia
estuviera dotada de más recursos.

El futuro de la abogacía está lleno de difíciles retos, pero también de muchas


oportunidades. La sociedad, y con ella la profesión misma está cambiando a pasos de
gigante: digitalización de la abogacía, nuevas organizaciones de servicios jurídicos,
implementación de nuevas técnicas de márketing y publicidad para captación de
clientes, etcétera. El futuro está garantizado, pero será complicado, muy competitivo y
con altas exigencias en la gestión del tiempo. La abogacía es imprescindible para la
sociedad y está llamada a seguir siéndolo siempre; clave en la defensa de los derechos
de los ciudadanos y en el buen funcionamiento de la Justicia es por eso que debemos
estar preparados y buscar la manera de seguir mejorando como estudiantes y
profesionalmente, para así poder brindar un buen servicio y ser de mucha utilidad para
la sociedad.

Alumna: Gabriela Payé Saldaña