Sie sind auf Seite 1von 2

Actividad 2: A partir de la lectura de Aristóteles, Analíticos Segundos I, 1-3; 6, 8-13; 18-20; 27-33; y

del artículo de Mié (2009), elabore un ensayo de una página en el que explique cuáles son los
elementos principales de la teoría de la ciencia de Aristóteles.

En su texto Analíticos Segundos, Aristóteles expone sus ideas fundamentales sobre el


conocimiento científico. En primer lugar, establece una relación secuencial entre todo lo que se
considera conocimiento, es decir, que todo lo que se aprende proviene de un conocimiento
preexistente. En otros textos Aristóteles hizo referencia a la manera como ciertas ciencias se
subordinaban a otras consideradas principales o fundamentales (como la retórica, la estrategia, la
arquitectura, etc., se subordinan a la política). En cuanto el conocimiento en sí, el estagirita
observa esta subordinación: generamos conceptos, definiciones, fórmulas, etc., en geometría (por
ejemplo) teniendo previo conocimiento de lo que es una recta, un punto, nociones de álgebra, etc.
Sin embargo, Aristóteles también admite la generación de conocimiento a partir de conocimiento
simultáneo. Para calcular el área de un triángulo, necesitamos el conocimiento previo de la
fórmula bxh/2, pero no podremos conocer el área si no tenemos los valores de b y h, los cuales
variarán de acuerdo con el triángulo en cuestión (conocimiento simultáneo).

Ahora bien, este conocimiento, previo o simultáneo, para ser considerado científico, debe de
admitir una demostración. Para Aristóteles, la demostración es la condición indispensable de la
ciencia, la diferencia entre un conocimiento sofista, en el que las cosas se saben porque sí, en las
que puede haber cierto tipo de razonamiento, pero nunca un razonamiento científico. Esta
demostración se realiza siguiendo el sentido secuencial entre el conocimiento simultáneo y el
previo, Y Aristóteles considera que el límite de esta secuencia se da al llegar a lo que considera los
principios, es decir un conocimiento primigenio, del cual se tiene certeza sin necesidad de
demostración.

La principal dificultad de esta concepción científica, que tratan tanto Aristóteles como Fabián Mie,
estriba en la secuencia que va del conocimiento simultáneo al conocimiento previo, a los
principios. Si los principios no se pueden demostrar, se pierde la condición indispensable de la
ciencia; yendo más lejos: al no poder demostrarse y no ser científicos, más que una certeza son
una suposición o hipótesis; y estirando un poco más: si empezamos a suponer, podemos suponer
también la demostración de los principios, que a su vez supondría la existencia de una serie de
conocimientos previos a éstos que se extienden hasta el infinito, lo cual significaría la inexistencia
del principio como tal. Así las cosas, si los principios no existen, las demostraciones corren hasta el
infinito, lo cual imposibilita el conocimiento. Si, por el contrario, los principios existen, al no poder
comprobarse resultan ser inaprehensibles, generándose en cualquier sentido, la dificultad de la
ciencia como tal.

Por lo menos en los Analíticos Segundos, y probablemente en cualquier otro texto aristotélico
(según el problema planteado por Mié) no nos queda muy claro cómo solventar esta cuestión,
pero se pueden extraer algunas ideas tendientes a resolverla:

La solución planteada por Aristóteles y defendida por Mié, estriba en considerar a los principios
fundamentales como un compuesto racional a partir de nuestra percepción sensorial de la
realidad. La información sensorial constituye un entramado que nuestro raciocinio desglosa y
organiza como un conjunto de opiniones, creencias e hipótesis, las cuales se consolidan como
principios científicos a través del método dialéctico. Estos principios pueden clasificarse en propios
de cada ciencia y comunes en distintas ciencias.

Establecido el fundamento científico con los principios, Aristóteles establece el valor de la


demostración. Para ello, establece ciertos parámetros en cuanto a ésta como proceso
argumentativo, en donde se involucran distintos procedimientos lógicos (proposiciones,
silogismos, etc.), dialécticos, y retóricos.

Posteriormente, Aristóteles explica otras características de la ciencia que considera remarcables:


su punto de partida en la percepción sensorial, la categorización de las ciencias en superiores o
primarias por la manera en que tratan su sustrato, la diversidad de las ciencias de acuerdo a su
género, la imposibilidad de demostrar a través del azar y de los sentidos, etc. Por último,
Aristóteles establece la universalidad de la ciencia, su diferencia con lo opinable, y la
correspondencia de distintos temas con la ciencia física y la ética.