Sie sind auf Seite 1von 2

REFLEXIÓN DE PRACTICAS DE PROMOCIÓN A LA LECTURA Y

A LA PRODUCCIÓN DE TEXTOS
Con el paso de los días son pocos niños que se interesan muy poco en la práctica de leer
o, lo que es peor, no comprenden aquello que se les presenta, lo cual afecta en el desarrollo
de su nivel educativo de los cuales han de atravesar hasta llegar a la adultez. Entonces es
necesario que la acción educativa centre su atención en promover la lectura como una
herramienta necesaria para el desarrollo de los alumnos, dado que es de vital importancia
para obtener conocimientos y desenvolverse en la sociedad.
Es lamentable ver que la capacidad lectora de la población estudiantil, al igual que su
motivación por la lectura, parezcan ser cada día más reducidas, aun con la existencia de
libros virtuales accesibles al público y con los festivales que se efectúan eventualmente
para promover este proceso que es fundamental para la enseñanza.
Con el fin de cambiar esta realidad se requiere un compromiso no solo por parte de los
docentes sino también el apoyo de los padres que la enseñanza por la lectura lo adoptamos
de igual forma desde casa, los hábitos hacia la lectura deben de promocionarse por parte de
uno como docente formando estrategias a partir de juegos donde el alumno opte los libros,
cuentos, etc.
Como una herramienta esencial que favorece su vida diaria, Entonces yo como futuro
docente puedo decir que leer constituye la experiencia de enriquecerse para los alumnos
nuevos conocimientos esto a su vez implica también la reflexión sobre hechos acontecidos
tiempo atrás y el cuestionamiento de cómo éstos perjudican o favorecen el mundo donde se
desenvuelven los alumnos. La lectura representa un medio para el aprendizaje, el desarrollo
de la inteligencia y la adquisición de cultura para la vida, la cual sirve para adquirir mayor
conocimiento de como desenvolverse dentro de la vida.
Dicho esto, puedo mencionar que leer, además de que influye de forma directa en el
proceso de aprendizaje, fomenta hábitos para los alumnos tales como:
reflexión, análisis e incluso, sirve de entretenimiento. Igualmente, se considera una
herramienta para el desempeño intelectual puesto que pone en acción las funciones
mentales mediando así en la inteligencia y el rendimiento académico de los estudiantes.
Por otra parte la práctica de la lectura requiere la utilización de varios procesos
cognoscitivos que dan lugar a la comprensión del material por ende, se genera un
significado en los conocimientos que se adquieren, dando lugar asi a la obtención de un
aprendizaje constructivo al basarse en tareas más dinámicas y no tanto en la rutina que los
estudiantes realizan sino que podría decirse que la lectura más que un requisito para
obtener un conocimiento, debe sentirse como una necesidad, bien sea para la satisfacción,
aprehensión o recreación para que el docente lo transmita a los alumnos.
Entonces bien, el uso de la lectura es indispensable para la transformación de la
enseñanza, en tal sentido, hay que tener en cuenta que tanto leer como escribir no deberían
ser tareas impuestas al estudiante; ambos procesos van mucho más allá de descifrar un
código, es encontrarse en el texto, apasionarse con cada párrafo y darles un sentido único a
las palabras allí presentes. Todo esto antes mencionado son los elementos importantes por
el cual el alumno debe apasionarse por la lectura.