Sie sind auf Seite 1von 9

INTRODUCCION

El pacto en la Biblia, según el estudio de algunos teólogos y


eruditos, se presenta de dos formas: La primera aparece en
el Antiguo Testamento, cuando Moisés se presenta en
el monte Sinaí con el pueblo de Israel y allí sellan
ante Jehová, como pueblo de Dios, su compromiso de
cumplir y hacer cumplir una serie de leyes, la Moisés. La
segunda aparece en los evangelios, cuando Jesucristo viene
a la tierra como hijo de Dios y se entrega a Sí mismo como el
nuevo pacto, también simbolizado con el pan y el vino como
su carne y su sangre (Lc 22, 10-23).
Hora # 1

He aquí, vienen días declara el señor en que hare con la casa


de Israel y con la duda de un nuevo pacto, porque
reprochamos él dice; mirad que vienen días, dice el señor en
que estableceré un nuevo paco con la casa de judas porque
esto es para mí como jure de las aguas nunca más inundaría
la tierra; así he jurado que me enojare contra ti, ni te
represente. Por qué los montes serán quitado y las colinas
temblaran, pero misericordia no se apartan de ti y el pacto de
mi paz no será quebrantado dice el señor, que tiene
compasión de ti. En aquel día hare también un pacto por ellos
con las bestias del campo, con las aves del cielo y con los
reptiles de las tierras, quitare de la tierra el arco, espada y la
guerra y hare que ellos duerman seguro.
Hora # 2

Hoy visitaremos un tema muy importante, se trata de un pacto


que probablemente cada persona aquí presente ha hecho si
se ha sumergido en el nombre de yahshia, sin embargo, muy
pocas personas entienden lo que ese pacto significa. El título
de este sermón es el pacto de la sangre cuando estaba
estudiando sobre este tema me pregunte realmente, que
cosas involucra un pacto de sangre y lo que vamos a estudiar
hoy son los 9 pasos que se llevan a cabo para hacer un
verdadero pacto de sangre bíblica, es decir, un pacto de
sangre ancestral, vamos a ver 9 pasos y lo que predicamos.
Solamente el hecho de que la persona soltara que se casa
debe ser virgen, constituye parte del pacto de sangre. No hay
mayor intimidad que la del pacto de sangre.
Hora # 3

Hay una analogía muy interesante sobre eso en el libro de


jueces, sobre un hombre que hizo una promesa
imprudentemente ¿qué prometió? ‘si voy a la batalla’ y me
das la victoria, te daré lo primero que encuentre cuando
llegue a mi casa. Existe cierta especulación de si sacrifico a
su hija cumplió su promesa. No dijo que no lo iba a hacer el
cumplió el pacto, y cuando nosotros hacemos pacto, nuestro
padre nos demanda cumplimiento, por eso debemos ser
cuidadosos cuando hacemos pacto, nuestro compromiso;
cuando decimos ‘hare esto o no hago esto’. Tenemos que
estar seguros de que podemos hacerlo y tenemos que
intentar hacerlo. Si no estamos seguros de que podemos
hacer algo, debemos decir, intentare hacerlo, pero no puedo
comprimentemente definitivamente ‘pero si damos nuestra
palabra, tenemos que hacer valer esa palabra, de manera
que nuestra palabra.
Hora # 4

Cuando hacemos esto, cuando la sangre es mezclada en el


pacto de sangre, estamos diciendo básicamente que
tomamos nuestra vieja naturaleza y estamos cubriendo con la
naturaleza de nuestra pareja de pacto. Los dos venimos a ser
uno, el hombre siempre ha creído que al entremezclar la
sangre se entremezcla la vida y esto simboliza que dos nos
convertimos en uno. De manera que como dije lo que sucede
en el pacto matrimonial, que el crimen rompe y los dos se
convierten en uno y el matrimonio, es el pacto de sangre lo
que lo consuma de igual manera hasta que nos está
consumando. De manera que vemos que la unidad de
Yahveh y yahshua no es sean una persona como tal si no
que es en el “echad “en la unidad. Es en el hecho de que son
uno en mente pensamiento y espíritu y eso viene del pacto
con una sola parte.
Hora # 5

La sangre es la vida. Es el líquido vital, el río rojo de la vida.


Todo está en la sangre, la sangre lo es todo. Bienvenidos una
vez más a La Torre del Misterio de Fermín Castro. En esta
ocasión quisiera volver sobre los misterios de la sangre.
Tema apasionante donde los halla y muy peligroso a veces.
No existe unión más fuerte que la sangre. Desde el inicio del
hombre las civilizaciones se han forjado con sangre. En las
denominadas culturas primitivas la sangre sella los pactos de
colaboración, de unión. Es la sangre la que crea invisibles
lazos de unión tribal, es la forjadora de los clanes. La sangre
marca a los hombres con el sello del clan. Pero los rituales y
pactos de sangre no son sólo propios de estas culturas
primitivas. La época clásica de Occidente, la raíz de nuestra
cultura actual occidental, la civilización que mostró a los
hombres la luz de la filosofía, de la matemática, la poesía y el
arte dio muestras de actos atroces, de espeluznantes
holocaustos: La noche nos muestra jirones de estrellas,
brillan con la frialdad propia de los dioses. Un grupo de
encapuchados entran en un solitario edificio.
Hora # 6

Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados,


Derramar sangre equivale a pagar el crimen, o la ofensa, con
la muerte del ofensor, o de la víctima expiatoria que muere en
su lugar.
Asimismo la purificación de casi todos los objetos del culto se
hacía rociándolos con la sangre del animal sacrificado
(numerosos pasajes en Éxodo, Levítico y Números). Así
como la congregación de Israel fue purificada al pie del Sinaí
con la sangre de los holocaustos que Moisés roció sobre ella,
nosotros también como dice Pedro, hemos sido rociados,
esto es, purificados, con la sangre de Cristo que murió por
nosotros. En el Antiguo Testamento, así como sucedía en la
antigüedad pagana, los pactos se materializaban o
expresaban en una señal, o memorial, esto es, en algo cuya
vista hacía recordar la vigencia del pacto y el acontecimiento
que lo originó. La señal podía ser un objeto grande, como
cuando Dios renovó en sueños a Jacob el pacto que había
hecho con Abraham e Isaac, y Jacob levantó la piedra que le
había servido de almohada como señal de la promesa que
había recibido de Dios.
Hora # 7

es, ahora que nos hemos quitado la túnica, el cinturón, hemos


cortado el pacto de sangre, levantado nuestro brazo derecho,
mezclado la sangre, intercambiado nombres, nos hemos
marcado; ahora damos las estipulaciones del pacto. Parado
ante los testigos, igual que en el matrimonio, usted recita las
estipulaciones del pacto. Usted dice: “Todas mis posesiones
son suyas, todo mi dinero, todas mis propiedades, todo lo que
tengo es suyo. Si necesita cualquiera de ellos, no tiene que
preguntarlo; solamente tómelo. Lo que es mío es suyo, y lo
que es suyo es mío. Si muero, todos mis hijos son suyos por
adopción, y usted es responsable por mi familia”. Ahora
puede ver por qué solamente llamamos amigos a los que
tienen pacto de sangre con nosotros. Porque es algo muy
serio y no se puede tomar con ligereza. Estoy asumiendo la
responsabilidad de todos los activos de esa persona,
inclusive la familia entra en ese pacto. Y a la misma vez usted
va a tener todas mis deudas y responsabilidades.
Hora # 8

Ya que ha cumplido con los requisitos del pacto, delante de


testigos, ahora usted participa de una cena conmemorativa
con su pareja. Para completar la unión dentro del pacto, en
lugar de animales y sangre, tenemos pan y vino. Ellos
literalmente cambian los símbolos. ¿No es esto interesante?
Miles de años y ahora cambiamos los símbolos. Porque
sabemos que bíblicamente nos está prohibido comer sangre,
de modo que no comeremos la carne con sangre ni la sangre
sola, y los cambiaremos por pan y vino. En la biblia el vino es
conocido como la sangre de las uvas en Génesis 49:11 y
representa nuestra propia sangre. El pan representa nuestra
carne. Tomamos una hogaza de pan, la partimos en dos, y la
repartimos entre los dos diciendo: “esto simboliza mi cuerpo,
y ahora te lo estoy entregando”. Luego nos servimos el vino
uno al otro y decimos: “esto simboliza mi sangre, que ahora
es tu sangre. Ahora simbólicamente, tú estás en mí, y yo en
ti. Ahora, juntos somos uno, en una nueva naturaleza.”