Sie sind auf Seite 1von 2

Se expone en el video la relevancia que cobra la Declaración Universal de los

Derechos Humanos, el cuál toma un carácter jurídico de protección donde " Toda persona
tiene todos los derechos y libertades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma,
religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición
económica, nacimiento o cualquier otra condición”, de esta forma se hace énfasis en el
absoluto derecho que tiene cada ser humano a no ser discriminado por razón su orientación
sexual o su identidad de género.

El respeto por la “diversidad sexual” se ha posicionado en los últimos años como un


valor democrático. Realidad muy ajena a lo esperado, según el sondeo de la UDP (2009), la
comunidad LGTBIQ fueron considerados como el tercer sector más discriminado de Chile,
siendo mencionadas por el 16.1 % de los encuestados. En el primer lugar se ubicaron los
mapuches con un 32 % y en el segundo los inmigrantes peruanos, 18.5 %.

En Chile, desde los 90, las demandas de organizaciones sociales de diversidad


sexual se han hecho más visibles. Un ejemplo son organizaciones como el Movimiento de
Integración y Liberación Homosexual (MOVILH), el Movimiento por la Diversidad Sexual
(MUMS) y organizaciones de niñez y juventud trans, de trabajadores/as sexuales trans,
transmigrantes y de lesbianas y bisexuales, entre otras.

Estas organizaciones han criticado al Estado por no hacerse cargo de la prevención


de la discriminación, aunque existen incipientes intervenciones públicas. El Ministerio de
Educación ha publicado y distribuido “Orientaciones para promover una escuela inclusiva”
(2013), “Orientaciones para el diseño e implementación de un programa en sexualidad,
afectividad y género” (2014), y “Política Nacional de Convivencia Escolar” (2015). Por su
parte, el Ministerio de Salud publicó “Consejería en Salud Sexual y Reproductiva para
Adolescentes” (2015), “Vía Clínica para la adecuación corporal en personas con
incongruencia entre sexo físico e identidad de género” (2010). Proyecto de ley que regula
en igualdad de condiciones el matrimonio de las parejas del mismo sexo (2017)
mencionando, además el último paso logrado como es la aprobación de la ley de identidad
de género (2018).

Aun cuando se reconoce una íntima relación entre diversidad sexual y derechos
humanos se ha prestado poca atención en el ámbito de la acción pública en Chile, por la
larga historia de postergación frente a otras discriminaciones y por entenderse la lucha por
los derechos LGBTIQ como un asunto exclusivo de esa comunidad. 

Los derechos internacionales debiesen ser considerados como absolutistas y


universalistas, que trascienda cada país, para ello la importancia de la intercomunicación
entre los distintos sistemas nacionales de derechos humanos es relevante, para que puedan
consensuar la diversidad sexual, de esta manera pueda ser aplicado y naturalizado alrededor
del mundo. Se menciona que se actúa de manera particular cuando un hecho se hace
presente, recién en ese momento se pueda abordar la excepción, pero cuestionando esta
visión, es un tanto reduccionista porque solo abarca un caso, es necesario para ello que en
las regiones exista ese respeto por la dignidad humana, que los derechos se hagan presentes,
para que la comunidad LGBTIQ, pueda adquirir realmente el derecho de ser persona. Este
derecho, aunque sea aplicado a la “humanidad” no abarca la totalidad de individuos, se
habla de estándares de aplicación, donde se apela a cómo se aplica el derecho internacional
a las personas, queriendo decir que estas personas son categorizadas y se aplica de distinta
manera el derecho.

La concientización es importante, hacer valer cada ser humano como persona, sin
distinción de creencias, ideologías, condición racial, orientación sexual, etc. Es un trabajo
arduo que requiere de procesos reflexivos, cuestionamientos, para poder erradicar la
discriminación.

Integrantes:

Belén del Río

Estefanía Faundez

Macarena Haro

Luis Hernández

Valeria Puñoñanco