Sie sind auf Seite 1von 7

Prof.

: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

Platón fue un filósofo griego, discípulo de Sócrates, que nació en 427 a.C y murió en 347
a.C. Vivió entonces hasta los 74 años.

Es el primer gran filósofo del que tenemos un conocimiento completo, ya que se han
conservado todas las obras que publicó. Todas las obras de Platón, excepto la Apología
de Sócrates (en la que expone la defensa que Sócrates hizo ante el tribunal que lo
condenaría a muerte) están escritas en forma de diálogo. Los diálogos de Platón presentan
casi siempre una conversación entre diversos personajes de su época y, en general,
Sócrates es el personaje principal.

Excepto en algunos diálogos de su primera época en los que Platón narra escenas reales,
no se trata de diálogos realmente acontecidos que Platón se limite a narrar, sino que son
ficciones creadas por Platón para desarrollar sus ideas. Además, a excepción de los
primeros diálogos que escribió, la figura de Sócrates no es tampoco realmente la del
Sócrates histórico, sino que Platón se sirve de la figura de su maestro para exponer sus
propias tesis o ideas.

Las obras de Platón, además de estar escritas en forma de diálogo, están repletas de
narraciones conocidas como «alegorías», que son algo así como relatos fantásticos que
sirven para explicar ideas complejas. A través de estas alegorías, Platón expresa algunas
de sus ideas fundamentales. La más importante es la «alegoría de la caverna», que se
1|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a
Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

encuentra en la obra República y cuyo significado analizaremos a continuación para ver


que ideas encierra.

Platón empieza hablando sobre unos hombres que permanecen encadenados a las
profundidades de una caverna desde su nacimiento, sin haber podido salir de ella nunca y,
de hecho, sin la capacidad de poder mirar hacia atrás.

Así pues, permanecen siempre mirando a una de las paredes de la caverna, con las cadenas
aferrándolos desde atrás. Detrás de ellos, a una cierta distancia y colocada algo por
encima de sus cabezas, hay una hoguera que ilumina un poco la zona, y entre ella y los
encadenados hay un muro, que Platón equipara a las artimañas que realizan los tramposos
y los embaucadores para que no se noten sus trucos.

Entre el muro y la hoguera hay otros


hombres que llevan con ellos objetos
que sobresalen por encima del muro,
de manera que su sombra es
proyectada sobre la pared que están
contemplando los hombres
encadenados. De este modo, ven la
silueta de árboles, animales,
montañas, personas que vienen y van,
etc. Los encadenados no conocen
más que las sombras y piensan que esa
es la única realidad.

Sin embargo, si uno de los hombres se liberase de las cadenas y pudiese mirar hacia atrás,
la realidad le confundiría y le molestaría: la luz del fuego haría que apartase la mirada, y
las figuras borrosas que pudiese ver le parecerían menos reales que las sombras que ha
visto toda la vida. Del mismo modo, si alguien obligase a esta persona a caminar en
dirección a la hoguera y más allá de ella hasta salir de la caverna, la luz del sol aún le
molestaría más, y querría volver a la zona oscura.

Para poder captar la realidad en todos sus detalles tendría que acostumbrarse a ello,
dedicar tiempo y esfuerzo a ver las cosas tal y como son sin ceder a la confusión y la
molestia. Sin embargo, si en algún momento regresase a la caverna y se reuniese de nue vo
con los hombres encadenados, todo lo que pudiese decir sobre el mundo real sería recibido
con burlas y menosprecio.

2|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a


Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

Hasta aquí el relato. Ahora tratemos de interpretarlo. ¿Qué nos quiere enseñar Platón a
través de esta alegoría? ¿Qué idea nos quiere transmitir?

Si bien la alegoría de la caverna ha sido interpretada de muchas formas a los largo del
tiempo, nosotros exploraremos aquí una interpretación en particular, aquella que señala
que la alegoría de la caverna nos habla de la condición humana.

En la alegoría, un grupo de esclavos permanece desde su nacimiento encadenado al fondo


de una caverna. Nunca han visto más que las sombras reflejadas en el fondo de esa caverna
y eso es todo lo que conocen, ese es todo su mundo. Pero un día, uno de esos esclavos
despierta desencadenado, se da cuenta de que se ha soltado de sus cadenas. Entonces
comienza su ascenso hacia el exterior de la caverna. A través de este camino comienza a
comprender como es que vivió todo ese tiempo, se da cuenta de lo que ha sido su vida, se
da cuenta de que las sombras no son la realidad, de que la realida d es algo mucho más
grande. Finalmente, en el exterior de la caverna ve las cosas tal como son. Ya no ve ni
sombras, ni tampoco esos objetos que proyectaban su sombra en el fondo de la caverna.
Ve los verdaderos árboles, los verdaderos animales, el cielo azul, las montañas, el sol
incandescente en lo alto. Y es entonces que decide volver a la caverna, para conven cer a
los demás esclavos de que se liberen, de que salgan y miren la verdadera realidad. Esta es
una situación difícil. Es posible que el liberado fracase, que lo traten como un idiota,
como un mentiroso, como un loco.

Esta situación en la que se encuentran los esclavos encadenados es la situación de la


humanidad.

Al igual que los esclavos, los hombres sin darse cuenta viven encadenados. Pero, ¿cuáles
son sus cadenas? Son múltiples:

 Lo que pensamos: nuestras ideas de las cosas, que no nos permiten verlas de otro
modo. Por ejemplo, yo puedo creer que todas las personas son mentirosas y por esa
razón, nunca darles lugar a los otros en mi vida.
 Nuestros valores: las cosas que consideramos importantes. Yo puedo pensar, por
ejemplo, que la joda y la plata son lo más importante y estar buscando
constantemente esas cosas. Todo lo demás me va a parecer una tontería.
 Las costumbres: una costumbre es un comportamiento extendido que se considera
“normal”. Actuamos como actúa la mayoría, consumimos lo que la mayoría consume,
escuchamos la música que la mayoría escucha, pensamos lo que la mayoría piensa,
hacemos lo que la mayoría hace. Por ejemplo, mucha gente ve Showmatch, escucha

3|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a


Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

trap, consume Coca-Cola, busca pareja, se va de viaje, compra celulares, estudia


para conseguir un trabajo, forma una familia. Sin darnos cuenta, vamos repitiendo
esas costumbres.
 Nuestros prejuicios: aquellas ideas que tenemos de cosas que ni siquiera
conocemos. Por ejemplo, muchos tienen ideas negativas de los pobres y también de
los ricos.
 Nuestros miedos: nuestros miedos nos atan porque no nos permiten hacer las cosas
que realmente queremos hacer. Por ejemplo, quizás tenga miedo de irme de mi casa,
de empezar una vida en otro lugar, de estudiar en Salta, de intentar cosas nuevas.

En definitiva, todas esas cadenas se parecen a las de los esclavos. Y al igual que los
esclavos, nos vamos acostumbrando a esas cadenas y después de un tiempo no nos damos
cuenta de que están ahí, de que nos atan a una forma de vida y no nos permiten ver las
cosas de otra manera, no nos permiten vivir de otro modo. Es literalmente como estar
atrapado en cierta forma de vida.

En la alegoría, vimos también que un hombre se libera. El que se libera de las cadenas no
sabe muy bien como se ha liberado. Una mañana simplemente se da cuen ta de que se
encuentra liberado.

Esto es importante. No es fácil liberarse de las cadenas de la vida. Como dijimos, a veces
ni siquiera nos damos cuenta de que estamos encadenados. A veces, somos viejos ya y nos
damos cuenta de que hemos vivido una vida que no nos gusta. Nos miramos al espejo y nos
preguntamos: “¿qué me pasó?”. Recién ahí vemos las cadenas y quizás ya tarde.

En la alegoría, el que se encuentra liberado es el filósofo. Él es el que sale y ve las cosas


como son en realidad. Pero también decide regresar y ayudar a sus compañeros que siguen
encadenados. El problema es que no solo es difícil liberarse, más difícil es mostrarle a otro
que esta encadenado.

4|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a


Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

ctividades

Indicaciones

 Las siguientes actividades deben realizarse en base a la lectura del texto Platón.
La alegoría de la caverna

Consignas

1. En esta actividad deberás leer el siguiente relato y responder a las preguntas

Un beduino, que avanzaba sentado sobre un camello que cargaba con dos sacos, se encontró a un hombre,
que prosiguió el viaje con él.

El hombre le preguntó al beduino:

– ¿Qué lleva tu camello?

El beduino contestó:

– En un lado, un saco lleno de maíz… y en el otro lado un saco lleno de arena.

– ¿Por qué?

– Para equilibrar mejor la carga.

– Sería mejor repartir el maíz entre los dos sacos – observó el hombre. De ese modo, la carga de tu camello
sería menos pesada.

Al beduino le sorprendió la inteligencia de aquel consejo.

– ¡Pero si tienes razón! ¡Tienes toda la razón del mundo! Tu pensamiento es sutil. ¡Sube en mi camello, ven!

El hombre se subió al camello. Y el beduino le preguntó, intrigado:

– ¿Quién eres? Un hombre inteligente como tú tiene que ser ¿sultán, visir?

– No, no soy nada.

5|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a


Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

– Pero ¿eres rico?

– No. Mira mis ropas.

– ¿Qué clase de comercio realizas? ¿Dónde está tu casa, tu tienda?

– No tengo ni tienda ni casa.

– ¿Y tus camellos? ¿Y tus vacas?

– No los tengo.

– Pero entonces, con una inteligencia como la tuya, ¿qué tienes?

– No tengo nada, ya te lo he dicho.

– No tengo ni un trozo de pan para comer. Mi ropa son mis andrajos.

– ¡Baja de mi camello! – gritó el beduino. ¡Aléjate! ¡Llévate lejos de mí tu peligrosa inteligencia, porque mi
idiotez es sagrada!

Los dos hombres se separaron para siempre y el beduino continuó su camino, con un saco de maíz en un lado
y un saco de arena en el otro lado.

*El nombre “beduino” proviene del


idioma árabe “badawi”, que significa
“habitante del desierto”. Se da el
nombre de beduinos a los árabes
nómadas que habitan en los desiertos de
Arabia Saudita, Palestina, Siria,
Jordania, Irak e Israel.

a) Cuando analizábamos la alegoría de la caverna de Platón, decíamos que las cadenas que
atan a las personas podían ser de distintos tipos. Enumera cada una de ellas.
b) ¿Cuáles son las cadenas que atan al beduino? ¿Por qué?
c) ¿De qué modo perjudican esas cadenas al beduino del cuento?
d) ¿Crees que existe la posibilidad de que el beduino se libere de sus cadenas? Justifica tu
respuesta.

6|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a


Prof.: Matías Sajama
Materia: Filosofía
Curso: 4to año
Tema: Platón. La alegoría de la caverna.
Contacto: 387 - 4098539

7|P l ató n . La al e go ría d e l a cav e rn a