Sie sind auf Seite 1von 10

Le pasó a ser pura coincidencia que llevó a Severus Snape ser testigo de un incidente que

más tarde se revelaría como un momento decisivo para él. No lo sabía en ese momento, ni
siquiera semanas después, cómo la semilla había plantado en su mente. No sabía cuánto una
escena aparentemente insignificante puede cambiar lo que antes eran profundas
convicciones. Con el tiempo (aunque, ciertamente, era bastante tiempo) Severus encontraría
Harry Potter era mucho más parecido a su madre que a su padre.

Si hubiera sabido que su vida daría lugar tras día el fatídico invierno, él habría evitado a
toda costa - tal de que él creía en un principio.

En el momento del evento fabuloso, las creencias de Severus se había movido


apenas. Habían estado un poco - muy poco - desalojado. Un poco fuera de lugar. No lo
suficiente como para considerar realmente que sus opiniones eran ... mal. No, eso sería
absurdo. Pero fue suficiente para él ser curioso. Y la curiosidad para cualquier espía
condujo naturalmente al espionaje. Aunque spyingon un estudiante era la verdad es
patético, Severus no pudo abstenerse, por lo que intrigado por el comportamiento de un
niño que debe - en su mente - nunca, nunca han reaccionado como él.

El incidente en cuestión ni siquiera era algo fuera de lo común. No es para Harry.

Pero para Severus, fue el momento en que sus creencias de que el niño-que-vivió fue un
calco de su padre replusive se hicieron añicos.

Había sido uno de esos días. El tipo que eran largos y tediosos y para mediados de la tarde
Severus estaba contemplando la botella de whisky de fuego que lo llamó. Entre los pedidos
de reposición de existencias agotadas las tiendas, la enseñanza y elaboración de la cerveza
elixir precioso del lobo, que tenía muy poco tiempo en sus manos. La elaboración de la
cerveza en sí mismo, a pesar de la magnitud, habría sido coser y relativamente suave, si no
fuera por las numerosas interrupciones. Entre el descontento de Slytherin, un sospechoso
"Alto Inquisidor" y Albus, que había estropeado más que su parte justa de pociones. Fue
frustrante, por decir lo menos. Para cuando había terminado con elixir precioso del hombre
lobo, que estaba muerta de hambre.

A finales de la fiesta por la noche, pero no quiere ser servido sobras por los elfos
domésticos parlanchines, Severus no tenía más remedio que hacer una entrada retrasada.

Fue entonces cuando escuchó lo que tenía los pelos de punta en aumento. Alzar las voces
que vagamente reconocidos, y un tono burlón que era ineludible. Frenar en los pasillos
vacíos, suspiró minuciosamente y cerró los ojos por un breve momento. Murmurando un
molesto ", Merlin, dame fuerza", se volvió sobre sus talones para enfrentarse a un obstáculo
adicional para su época. Sabía que esos tonos para lo que eran.Burlándose. Burlas.

Bullying.

Efectuado por los fuertes travesuras infantiles sí mismo cuando era estudiante, era algo que
no tolorate de nadie. Sus Slytherin había enterado de que al principio de sus años escolares,
aunque no podía pensar en algo que todavía se creía por encima de sus demandas. Las otras
casas eran menos estrictas y los Jefes de la Casa ajeno a más bromas como si no pudiera
comprender la posibilidad.

Gryffindors eran los mismos. Lo peor, Severus podía hablar por experiencia. No fue una
sorpresa cuando dobló la esquina para ver a tres chicos de Gryffindor burlas, visiblemente
más pequeño, hembra Ravenclaw. Dos de los agresores estaban sentados en las grietas
grandes y naturales en las antiguas murallas, donde las piedras no se ajustaba de manera
uniforme, como consecuencia de haber sido removido o sustituido por varias habitaciones
nuevas están construyendo. Los chicos parecía que habían conseguido cómodo, como si
hubieran estado esperando pacientemente por esta oportunidad.

El Ravenclaw - Miss Lovegood, reconoció tristemente - era a menudo el blanco de los


matones. Esquivó el lado equivocado de excéntrico, y le meten de lleno en la atención de
quienes están dispuestos a explotar las vulnerabilidades para su propio entretenimiento. La
joven estaba en el extremo opuesto del pasillo corto, en su camino hacia el profesor
invisible, presumiblemente en camino a una cena tardía no se diferencia.Podía ver el salto
en su paso, incluso cuando los estudiantes encaramados en la pared estaban cantando una
edición burlona a una vieja rima con ella. Parecía totalmente inmune a su acoso, casi
inconscientes de su presencia, y Severus estaba satisfecho con ella de mala gana fuerza.

Por supuesto, ellos habían estado esperando este momento, no iban a estar satisfechos con
lo poco de entretenimiento que habían conseguido. Su patético intento de intimidación iba a
volverse desagradables.

Momentos más tarde, y sus temores se confirmaron, ya que el tercer chico saltó del alféizar
de la ventana en la pared adyacente antes de la señorita Lovegood podía pasar. Estaba
frente a ella en cuestión de minutos, el bloqueo de su cuerpo.

De espaldas a Severus ahora, él no podía ver ninguna de sus reacciones a los demás, pero la
diversión calculado en los rostros de los muchachos que miran - ya no canto, gracias a
Merlín por los pequeños favores - era bastante repugnante. ¿Cómo iba a saborear la
oportunidad de castigar a cada uno de ellos.

Aunque el profesor no lo sospechaba en ese momento, Luna Lovegood habría sido capaz de
derrotar con un simple movimiento de su varita.Pero ella no estaba preparado para un
ataque tan cerca de su dormitorio. Confiar en sí misma como para creer protegido dentro de
las paredes de su escuela, su varita estaba escondido en la manga.

Ella había estado en su camino a la cena cuando le abordó. Ellos habían estado esperando,
lo sabía, y sólo podía ser por una razón. Era tarde, eran lo suficientemente tarde para el té
que la comida ya estaría sobre la mesa y la mitad del camino a los estudiantes a través de
él.Mientras que la tardanza no era raro que un Ravenclaw, los Gryffindors eran
normalmente cronometradores buenas. Eso en sí era lo suficientemente sospechoso, pero la
mirada de alegría desagradable le dijo todo lo que necesitaba saber.
Sus amistades recientes provocaron con el famoso trío y su cohorte de Weasley había dado
un alivio Luna de ser un objetivo real desde hace bastante tiempo. Todavía quedaba la burla
ocasión, pero nadie abordado como tal. Al parecer, muy pocos estaban dispuestos a
arriesgar la ira de Harry, o peor aún, los gemelos Weasley. Pero ella no había olvidado el
ejercicio habitual.

El contenido de ignorar el abuso, el estudiante más joven trató de pasar por sus burlas sin
mirar en su dirección. No se le ocurrió a ella, aunque tenía a la observación de maestro, que
no le gustaría ser tenida en cuenta. Ellos habían estado esperando la oportunidad, después
de todo. ¿No quieren perderlo.

Fue una sorpresa, entonces, cuando el niño mayor salto en su espacio personal. Luna se vio
obligado a detenerse. "Por favor movimiento." Ella le pidió a su tono perfectamente
relajado. Diga lo que quiera con ella, ella tenía hambre.

El que está en frente de ella se echó a reír, y Luna frunció el ceño, indignado. Pero sólo por
un momento. Con el ceño fruncido tomó músculos.

El agresor fue sexto año, ella lo reconoció por las pocas veces que se habían ocultado a
Umbridge en la sala común de Gryffindor. Estaba dando vueltas por lo general el mejor
amigo de los gemelos. Tony o Terraza o algo así. Tenía una cara que era muy joven y hasta
que se puso feo con el ceño fruncido. Sin responder a su petición, él dijo: "¿A dónde vas,
Looney?"

¿No era obvio? Estimando no contestar era la mejor solución, Luna eludió, tratando de dar
la vuelta, pero él siguió la maniobra con una sonrisa amenazadora. Ella frunció el ceño una
vez más, pero suavizó casi al instante. Era frustrante, aunque sólo sea porque ella quería
comida.

Luna escuchó las pisa fuerte como los otros dos Gryffindors saltaron de sus asientos
improvisados, y se dio cuenta de que iban a rodearla.Trampa ella. Alimentos ahora está
fuera de su mente, la súbita oleada de impotencia le impulsó a la acción.

Fue una sorpresa más que la fuerza que permitió a la ligera a Ravenclaw barcaza junto a
ella igual físicamente más grande. Un codo puntiagudo en las costillas y él retrocedió muy
bien.

Él recuperó su porte rápidamente. Darting un brazo largo, Thomas agarró a su espalda en


retirada. Se las arregló para atrapar su larga cola de caballo, y tiró con fuerza. Ella dejó
escapar un grito corto. El impulso de un tirón doloroso lanzó Luna hacia atrás, casi en él.

Él soltó el pelo y se tropezó en un semicírculo hacia él. Antes de que tuviera la oportunidad


de recuperar su equilibrio sin embargo, él la empujó, dos veces. Hard. Los golpes
contundentes la dirigió en la pared del pasillo.
Sus manos volaron automáticamente delante de su rostro, la protección de la cabeza de un
choque repugnante contra la dura piedra.

Sin respiro, él estaba en su espacio personal nuevo.

Presionado sonrojó contra su espalda expuesta, Luna se estremeció de horror y el miedo lo


abarca. Él estaba demasiado cerca y se demoró mucho tiempo para que eso no sea una
consecuencia de sus intenciones. Sus manos apretadas en la pared a ambos lados de la
cabeza de Luna. Aunque no podía verlo, podía sentir sus Luna pulgadas de cara a la suya,
su aliento haciendo cosquillas en la oreja. "¿Cuál es la prisa, Looney?" Respiró, el teñido de
palabras con su sonrisa.

Frustrado por su propia impotencia, Luna se retorció en su prisión provisional por lo que ya
no era cara a la pared, pero Toby. Tenía la espalda contra la pared ahora, sintió el frío se
filtran a través de su fina camisa. Debería haber llevado un saco, pensó para sí misma,
desesperada por la enterró terror detrás de su mente lógica. Ella era una Ravenclaw, por
amor de Dios, podía acabar con un idiota sin educación, sexto año o no.

El movimiento desalojado la varita escondida en la manga, y ella hizo todo lo posible por
no sonreír en señal de triunfo. Sutilmente, Luna trató de tirar de él hacia atrás. Si ella no
hubiera escuchado las preocupaciones de Harry. Teniendo detrás de la oreja fue mucho más
efectivo cuando la necesitaba inmediatamente. Ella podría fácilmente gelatina de patas gafe
todos ellos si tuviera que práctico. Probablemente sería beneficioso para el DA para
aprender algunos hechizos sin varita.

Un apretón fuerte en la varita que llame la muñeca le hizo fruncir el ceño con petulancia.

Tony estaba negando con la cabeza hacia ella, como si tuviera alguna razón para estar
decepcionado.

Los chicos se rieron, uno de ellos cantando una prolongada «oooh». La otra llamada
unfrendly, "Vamos, Looney, sólo queremos hablar". Timmy trató de parecer amigable, pero
le salió más parecido a una mueca de desprecio. Luna arrugó la nariz con disgusto. "Hemos
decidido que usted necesita hablar con Harry para nosotros."

Se quedó helada. ¿Qué? Eso no era algo que había estado esperando. Harry fue a menudo
un foco de la conversación ... prácticamente en todas partes, pero no tenía ninguna
conexión real con él, aparte de su amistad en ciernes. Si alguien iba a "hablar a Harry como
una especie de sustituto, ¿no sería más apropiado hablar de Ron o Hermione? O los
gemelos ... él fue en el año gemelos.

"Queremos que en en su pequeño secreto." Fue exigente.

Luna negó con la cabeza. "No es ningún secreto."


La burla neutral en su rostro se volvió vicioso como él la sacudió, sólo un poco. " No me
mientas. Sabemos lo que está pasando. Nosotros. Want. In. ¿Vas a hablar con Harry para
nosotros. "

"No hay nada de que hablar."

"Looney-"

"Usted es ... hablar con los Leones Leones". Ella murmuró, molesto y asustado.

"Sí," dijo arrastrando las palabras con tono impaciente, como si ella hubiera sabido que era
una respuesta estúpida. "Como no habíamos probado ya que, idiota."

Simplemente cerró su resolución. Si los Gryffindor de sexto año que fueron sutilmente
"alistar" a quienes confiaron en su propio año no creo que ellos merecen, ellos no iban a
entrar Y fue absolutamente patético que pedirle a un estudiante de cuarto año para entrar A
estudiante a quien no he hablado con excepción de las burlas ocasionales. Harry sería
inmediatamente sospechosa.

"Sólo habla con Harry, poner en una buena palabra".

"No."

Hubo una larga pausa. Ojos duros cerrada con constante de Luna, la mirada brillante. Hizo
todo lo posible para no dar marcha atrás, hasta que su mirada se desvió, bajar y esta cara
torcida hacia una mueca mientras se inclinaba aún más su cuerpo al ras contra de
Luna. Para su consternación, la mano libre de Timoteo se deslizó de la pared para cepillarse
el pelo de la cara. "Usted es bastante horrible, Looney". Era un cumplido, pero sonaba
como una amenaza, y ella se estremeció ante las implicaciones. "Por lo que he visto, te
gusta dar el resto de nosotros Gryffindors algunos, ¿no te parece que es mi turno?"

Luna tembló, las consecuencias se dirigió a las declaraciones directas. Su turno. Ella sintió


que sus manos temblando, el temor ahora ella abarca y batiendo su estómago. ¿Cómo podía
siquiera sugerir ... que . Sintiéndose brota, Luna se esforzó por obtener un control sobre sus
emociones. Tenía que ser fuerte, para salir del regate antes de llegar aún más fuera de
control. "Los rumores. Usted no debe difundir rumores". Ella murmuró, y luego apretó los
labios antes de los comentarios más indignados se les escapaba.

"Looney-"

"Suéltame". Ella exigió, de repente enfadado en su propio miedo.

"No es una casualidad, Honey". Él gruñó: "¿Qué tal nos tomamos esto en otro lugar, ¿eh?"

"¿Dónde están tus preciosos Voyuraptors ahora, Looney," Uno de los chicos sin nombre se
reía, era ruidoso y sonido desagradable. "Todos gunna nos lleva?"
Snape miró con un carácter cada vez mayor. Había estado furioso suficiente a la vista de
tres en uno de los estudiantes más jóvenes, pero empujándola así, agredir a su estilo,
hablando con ella de esa manera, él estaba furioso. Si tenía menos control, los habría
hechizado en la próxima semana. Había sido difícil dar un paso atrás y dejar que acosarla,
pero Snape había aprendido de la manera difícil como tratar con los matones como estos. Si
les aterrorizaba demasiado pronto y no les dio la oportunidad de jugar a los jueguitos
retorcidos, sería una fecha más tarde cuando iban a cazar a su objetivo. Puesto que un
profesor había roto su diversión, que se oculta en las sombras, no en el pasillo abierto en el
que se consideraban invulnerables. Y sería más cruel, más despiadada que nunca.

Al colgar de nuevo por un par de minutos de duración reconocidamente, había dado


también Lovegood oportunidad de defenderse también. Y mientras que ella había sido
digna y sensata, mano de obra y la fuerza física iba en contra de la joven bruja. Él estaba
casi seguro de que era hora de salir de las sombras, la pena Gryffindors a la detención
durante meses sin fin de fregar pisos y recortar sapo muerto corazón y el manejo de
ingredientes nocivos manos vacías. Con la expulsión fuera de la cuestión ya que no tenía
control sobre la de Gryffindor y la creencia incondicional de Albus en sus leones preciosos,
Snape iba a funcionar los chicos en el suelo. Sólo esperaba que no fuera demasiado tarde, y
la señorita Lovegood no demasiado preocupado por las acciones de los niños pequeños
trenzados.

Excepto que, antes de que tuviera la oportunidad de hacer conocer su presencia, Potter
apareció.

Y Snape encontró una luz al final del túnel sombrío. Una oportunidad perfecta para atrapar
a Harry Potter intimidación. Acoso sexual, incluso.La venganza puede haber sido
inconstante, pero en la actualidad Snape se deleitaba en ella.

Deslizándose hacia el borde del corredor, Snape tenía una vista perfecta.

Harry vino desde el extremo opuesto del pasillo corto. La Luna misma manera que había
venido. Era curioso, aunque sólo sea porque era el final de un muerto, el único corredor que
conduce a la sala común de Ravenclaw a la derecha y una pequeña biblioteca de la
izquierda. Snape no se quedó en ese pensamiento sin embargo, porque había muchas
respuestas posibles y se preocupaba por nada excepto asegurarse de que el niño recibió lo
que se merecía.

El profesor no tenía ninguna duda de que el chico se unirían sus Gryffindors preciosos en
Luna burlona. Incluso si él no se unió, él miraría o reír o -

Pero no lo hizo. Y Snape observó Potter teniendo en la escena, cayendo sus ojos y
descansando en el Ravenclaw. Incluso desde el otro lado del pasillo corto, el destello de
alivio y furia en sus ojos era inconfundible.

Ninguno de los estudiantes aún no había cuenta de la famosa Gryffindor, así que cuando él
llamó un feroz "Luna?" los muchachos saltaron la mitad de un pie. Después de un instante
se dieron cuenta de que no era un compañero de estudios de un profesor. Sorprendió a
Severus que aún parecía arrepentido. Miedo, incluso. Los chicos que no habían puesto la
mano en el Luna, se miraron entre sí sobre la cabeza de su amigo.Se miraron ... inquieto.

Luna, todavía clavada en la pared, tuvo una reacción totalmente diferente. Una reacción que
había Snape tambaleándose, aturdido. Ella sonrió. Con alivio.

La idea de que ella estaría feliz de que Potter se había presentado, no era algo que el
profesor podría envolver su cabeza alrededor. Él era un matón y un cobarde, al igual que el
resto de ellos. Al igual que su padre.

Pero ella sonrió, no obstante. A Potter.

¿Cómo podía ser aliviado?

Severus incluso diría, cuando se volvió la sonrisa a su agresor, su sonrisa tenía un dejo de
burla a la misma. Si era nadie más que el uniforme Luna Lovegood, por supuesto.

Cuando ella colgaba su cabeza para mirar a la joven Potter, Severus frunció el ceño. No
tenía ningún sentido. Si había una persona en la escuela un matón apuntaría, Luna sería el
elegido. Aunque bonita y amable, era "Looney" un apodo apropiado. Nunca hubiera
pensado precioso hijo de James Potter sería todo menos desagradable para ella.

Ella arrastró las palabras un amistoso "Hola, Harry." No hubo indicios de angustia en su
voz.

Harry no sonrió. Su mandíbula se apretó audiblemente, de hecho. Los ojos de Lily estaban


perforando sus housemates compañeros con una mirada asombrosa. Se puso de pie en El
mínimo de la puerta, varita en mano, pero baja, puño apretado alrededor de ella. "Terry", él
mordió a cabo, escupiendo el nombre de los chicos como si fuera una enfermedad ",
quítame las manos de ella antes de eliminarlos." Exigió.

Terry cumplido, saltando hacia atrás como si se queman, "Harry"

"No lo hagas." Ordenó, sin mirarlo. Uno por uno, Harry los miró hacia abajo. "Tres contra
uno. Muy valiente de ti." Su voz destilaba sarcasmo mordaz y Severus se preguntó si había
aprendido ese tono de sí mismo.

Hubo un momento de incómodo silencio.

"Fue sólo un poco de diversión, Harry," El niño rubio en la parte posterior elevó la voz.

Harry se volvió una mirada asesina en él. "¿La Luna parece que encuentra
este divertido? " Él escupió. La rubia negó con la cabeza horriblemente. Cuando aguda
mirada de Potter cayó de nuevo en el principal agresor, sus ojos se estrecharon
peligrosamente. Con los labios fruncidos, Terry no dijo nada, sólo la copia de seguridad
más lejos de la joven Ravenclaw. "Usted pone otra maldita mano sobre ella otra vez,
Wyles, y voy a hacer que te gustaría que me Avada'd ti. "

Snape quijada cayó. No se puede recuperar la compostura propia, Severus se alegró de que
no estaba siendo observado. La ira prima en la voz del muchacho habría tenido incluso sin
llegar a Albus. No sólo estaba defendiendo a la chica, que estaba furioso a su costa.

Por primera vez, Severus vio más que James Potter en el hijo del hombre. El niño, con los
ojos brillantes encendidas por la ira, le recordó un incidente similar que preferiría
olvidar. La madre del niño, apenas un año mayor, exigiendo justicia para su Severus sí
mismo. Al pulsar de nuevo el pesar de aquel fatídico día, no pudo abstenerse de recordar la
traición en su hermoso rostro después de que él pronunció esa palabra mal con
ella. Apretando los dientes, empujó la escena en un agujero profundo, oculto en su
mente. Estaba muerta, no tenía sentido traer los recuerdos no deseados.

Fue sacado de buena gana de su línea de pensamiento cuando Potter les advirtió en voz
baja: "Estoy seguro de que el profesor Flitwick no le gustaría escuchar de sexto estaban
atacando a sus alumnos. Tampoco lo haría McGonagall." Potter sonaba como si estuviera
haciendo todo lo posible por reprimir su ira.

Horrorizado, todos los matones parecía haber olvidado amenaza presentimiento de Potter y
tres voces incrédulas todos hablaban a la vez.

"¿Qué No, pero Harry, no puedes -"

"Usted no haría eso, estamos en su casa!"

"Ella va a tomar puntos!"

"No me importa una mierda!" Harry siseó en voz alta, interrumpiendo cualquier otro
intento de razonar con él. La rabia estaba de vuelta y tan viva, era casi palpable a Severus,
al otro lado de la habitación. "Estabas agredir a otro estudiante!" Dejó escapar un suspiro
tembloroso, que parecía calmarse un poco, antes de volver su atención visiblemente a la
Ravenclaw inmóvil. "¿Estás herido, Luna?"

Ella le sonrió. "Estoy bien Harry. Sólo hambre".

Esta vez, los labios de Harry se torcieron en una sonrisa pequeña. "Vamos, creo que Ron
guardó un poco de pudín". Se guardó la varita y se atrevió a acercarse a ellos sin
armas. Incluso el Maestro de Pociones sonrió cuando los tres chicos saltó hacia atrás, de
manera de Harry.

Luna sacó la cinta del pelo y dejar que los cabellera rubia caer desordenadamente sobre su
hombro. Luego se acercó a su lado y vinculó su brazo. "Eso es muy amable de su parte",
comentó, indiferente, "Me gusta pudding".
Empezaron a andar por el pasillo, estuvieron a punto de chocar en Snape bajo su encanto
desilusión rápida.

Cuando Luna miró por encima del hombro, Severus supuso que podría haber estado dando
a sus atacantes una última mirada. Pero estaban casi fuera de la vista y juraría por Merlín
que estaba mirando directamente a él. Ella no dio ninguna indicación de si lo había hecho,
cuando la conversación empezó de nuevo.

"Te perdiste la cena. Estábamos preocupados". Admitió Harry.

"No es necesario, estoy bien."

Harry hizo una pausa, señalando a los dos a una parada. Él la miró, sorprendido. "¿Qué?
Luna se le intimidación! Terry estaba lastimando ti. ¿Qué parte de eso estuvo bien? "

Luna se encogió de hombros. "La parte de donde vienes". Ella sonrió una sonrisa


despreocupada de él.

Harry no le devolvió la sonrisa. Su ceño se profundizó. "No, Lu, esto no es algo que sólo
puede sacudir. ¿Qué hubiera pasado si yo no hubiera ido a buscar para usted? ¿Qué
hubieran hecho?"

Luna no perdió la expresión de contenidos, aunque se hizo forzoso. Harry vio a través de


él. Sintió el escalofrío que le recorrió y, si es posible, la preocupación turned
frenético. "Luna? ¿Qué les digo?"

"Nada de lo que importa, Harry."

"Sí que importa no sé por qué piensas que está bien que se meten con usted, pero no lo es si
ellos -.. Si cualquiera - tanto como parece que te equivocas permítanme o Ron, o incluso los
gemelos saben." Cuando fue a protestar Harry la interrumpió: "Yo sé que usted puede
tomar el cuidado de sí mismo, pero confía en mí, es bueno tener una copia de seguridad.
Cobardes como Wyles siempre tendrá una pandilla de idiotas detrás de ellos." Él suspiró,
pasándose la mano por el pelo libre revuelto. "No tengo casi decidido a decirle a Snape, por
lo menos voy a dar un castigo que se merecen. Profesora McGonagall no va a ser lo
suficientemente fuerte en ellos."

"Vas a perder puntos de la casa."

Harry rodó los ojos. como si no hubieran perdido ya suficiente, y fue apenas hasta la mitad
en el primer cuatrimestre. "Es a ellos."

Llegaron los pasillos y entraron juntos, con los brazos todavía unidos. Era relativamente
vacía, apenas una docena de estudiantes aún pululando alrededor. En este momento de la
noche trámites podrían ser arrojados a un lado, por lo que el joven Ravenclaw no dudó en
sacar una silla al lado de los Weasley, cruzando las piernas en el banco y la sonrisa
agradecida a Ron cuando él deslizó un plato de la cena para ella, y una segunda placa llena
de golosinas. Luna fue directo a la segunda.

Ninguno de ellos notó asiento vacío de Snape. Nunca habría sospechado el maestro de


pociones para estar en la entrada de las salas, con un ceño estropear sus funciones mientras
trataba de llegar a un acuerdo con lo que acaba de suceder.

Fue interrumpido en sus cavilaciones cuando oyó las voces lejanas de los chicos que
primero lo había detenido en su camino a la cena.Renunciar a su encanto desilusión, esperó
a abalanzarse sobre ellos, puntos y tiempo libre deducido a voluntad.