Sie sind auf Seite 1von 15

SIGUE FALLANDO EL SISTEMA.

LOS PSEUDOHEROES.

INTRODUCCIÓN.

Ésta es una dialéctica, análisis, argumentos y contraargumentación, contrastación y crítica.


Fungimos como portavoces, porque así como los estudiantes no pueden realizar la denuncia frontal
sin poner en riesgo su servicio social o internado, los trabajadores arriesgarían su trabajo al exponer lo
que cualquier integrante del sistema de salud conoce como “lo normal”, pero civiles ajenos al sistema
desconocen en su totalidad.
De inicio, los médicos no están sanando a nadie.
Si en primer mundo no hay los tratamientos adecuados, ¿qué nos podemos esperar en nuestra pobre
periferia, donde ni siquiera tenemos ventiladores y equipo de protección adecuado y suficiente?
Ya en unas líneas previas comentamos lo falaz del protocolo que se lleva en el sector salud 1, para
manejar enfermos, sospechosos y confirmados de Covid.
En este documento nos referiremos a las fallas que se dan en un hospital específico perteneciente al
IMSS: la asimétrica protección que se da al equipo de trabajo de esa unidad, y el sadismo e
indiferencia de ciertos elementos del personal.
Este documento se encuentra dividido en cuatro partes: Introducción, Desarrollo, Conclusiones y
Anexos, en ésta última parte se encuentra el registro gráfico de lo referido.
Tras esta pequeña presentación, procedemos con nuestra argumentación.

DESARROLLO.

Para los que no lo saben, ni médicos ni enfermeras están trabajando su turno completo.
Usualmente el turno matutino es de 7 de la mañana a 3 de la tarde, ocho horas de trabajo.
Los médicos entran algunos a las siete y media de la mañana, y otros a las ocho de la mañana.
Su hora de salida es a las dos de la tarde.
Y lo que se hace, es dividir al personal (de medicina y enfermería), en dos sub-turnos:
- La mitad de los que son del turno matutino, trabaja de las siete y media u ocho, a las once;
- Y la otra mitad de once a una o una y media de la tarde.
Aunque sí se les paga como si hubiesen ejecutado ocho horas de trabajo.
Tras terminar su sub-turno, se van a bañar, a cambiarse, a descansar y comer.
No se van a sus casas, pero tampoco siguen trabajando. Andan vagando por las instalaciones,
sentados o en alguna sombra, platicando o viendo su celular. 2
1
Nos referimos al texto “Un caso de indiferencia institucional”.
2
Al respecto, chéquese la imagen 1.

1
El argumento oficial para esa sub-dividisión en que se encuentran en contacto directo con pacientes.
A ellos -médicos y enfermeros-, se les da equipo de protección completo: bata, guantes, careta,
cubrebocas y cofia.
Al terminar su fracción de turno, se les da una pequeña colación de agua y fruta, amén de lo
correspondiente en el comedor de la unidad.
Y aquí viene la falla:
 Al personal administrativo no se le da el equipo que se les da a los mencionados;
 Al personal administrativo no se les deja descansar la mitad de la jornada, tampoco les dan su
agua y fruta, ¿el argumento? Que ellos no están en contacto directo con enfermos.

Pero eso es una mentira malsana, una falsedad monstruosa y mal intencionada, dado que los
administrativos también suben a piso, andan por los cuatro pisos de ese Centro Covid, entran a las
zonas donde están encamados y entubados esos pacientes.
Ojo, es importante que quede claro que no se hace la presente denuncia por envidia a tal o cual
sector, se hace porque la institución falla para proteger a sus integrantes, en pos de que no arriesguen
innecesariamente su vida, al realizar su trabajo.
Falla la institución, y muestran su indiferencia los compañeros de trabajo.
Es como si su servidor viera una violación en un salón de clases, y básicamente por indiferencia o
comodidad, o en el peor de los casos por sadismo, no denunciara ese acto de destrucción e injusticia.

Como comentamos en el caso de la Clínica 195 de Chalco, aquí nuevamente falla el sistema, falla la
institución, falla el protocolo.
Es tremendamente estúpido proteger a dos eslabones de tu cadena (medicina y enfermería), cuando
el resto está desprotegido.
Es absurdo que cuidas a un sector, cuando otra parte de tu equipo, está totalmente desprotegida, está
expuesta, y eso lleva a poner en riesgo a la instalación, al personal, a los pacientes y familiares.
Médicos y enfermeros están protegidos, pero administrativos no.
Eso lleva a una situación -como con la vigilante de la Clínica 195 de Chalco-, donde esas personas
(administrativas y de seguridad), que también están en contacto directo, en primer contacto con
enfermos Covid, pueden ser foco de infección para todo aquel que entra o se encuentra en la
instalación. Son algo así como esponjas que van a salpicar a cualquiera que se acerca a ellas, y no es
su culpa, sino que son expuestas por la institución y ella a su vez exponen a alguien más. Y si
supuestamente la instalación busca curar, hay algo que no va bien con la estrategia y la logística
gubernamental e institucional.
Y tenemos que nuevamente se muestra la peor faceta de los CBS: su egoísmo, su indiferencia, su
competitividad y sadismo no solo ante la persona en general, sino ante sus propios compañeros de
trabajo en particular:

2
Ven la situación absurda, injusta, aberrante de tener desprotegido al resto del equipo de trabajo, y no
comentan nada, ni mueven un dedo.
¿O ellos en su formación de materias biológicas, no saben que una persona sin equipo de protección,
va a poner en riesgo al resto de personal?
Lo saben pero no les importa, sólo quieren protegerse a ellos mismos.

La verdad es que en el sector administrativo hay buenos y malos elementos, como en cualquier
actividad o disciplina.
Los malos elementos no quieren subir a piso, quizás por su ignorancia, quizás por una pre-reflexión
acertada, una intuición correcta de que a ellos, la institución no los valora, nos los protege, no los
cuida, los deja morir. No se quieren arriesgar a subir, y no suben.
Los buenos elementos sí suben a pisos, a los cuatros pisos, pero tienen qué estar mendingando
equipo de protección:
- No les dan todo el equipo que le dan a medicina y enfermería.
- Tienen qué andar peleando por equipo, que usualmente se les niega.
- Lo que les llegan a dar, no es el apropiado 3.
- Tampoco es el suficiente, dado que al entrar a un piso se tienen qué cambiar.
Al salir de un piso, se tienen qué desvestir.

Y si van a subir a otro más, tienen qué hacer lo mismo: vestirse al entrar y desvestirse al salir.
Si van a los cuatro pisos, implicaría cuatro cambios.
Para los que no lo sepan, suben y bajan de los pisos varias veces al día.
Rara vez les dan los cambios correspondientes, suficientes, necesarios para no contaminar otras
áreas.

Por cierto, el equipo que desechan médicos y enfermeras al salir de piso, lo dejan en bolsas que no
tienen tapas; contenedores que no aíslan nada de lo infeccioso que contienen sus uniformes y
equipos de protección. Es una bolsa cualquiera, sin sello.
No somos biólogos o químicos, pero parece ser que un contenedor sin tapa, puede dejar salir el
contenido que tiene dentro. Nosotros no tenemos la formación ni la experiencia CBS, pero ellos sí, y si
4
es así, ¿por qué permiten en su área de trabajo, esos colosales fallos de seguridad?

Otra implicación en la falta de profesionalismo de los de bata…


Algo que deberían hacer los médicos, y no hacen, es darle informes a los familiares de los pacientes
que egresan; a las familias de los pocos sobrevivientes que van saliendo del hospital.
No dan la cara, nadie: ni médicos, ni enfermeras.
3
Al respecto, chéquese la imagen 2, un cubrebocas de los donados a la institución, de origen chino.
4
Como testimonio de nuestra afirmación, chéquese la imagen 3, mal manejo del equipo usado.

3
Y en ocasiones sólo algunos administrativos comentan ciertas recomendaciones que tendrá qué tener
la familia con el convaleciente.
Eso no les corresponde a ellos, pero nadie baja con los familiares.
Los familiares solicitan información de alguien del personal, piden indicaciones, requieren orientación
de lo que sucedió con su paciente, pero los médicos no dan la cara.
Los héroes de blanco se esconden.
A los de la bata no les importa ni el que se va de Alta, ni sus familiares, ni la situación que ocurrirá en
su casa.
Y no es que estén abrumados de trabajo, dado que al cumplir su sub-turno de menos de cuatro horas,
están dedicados de lleno a su solaz esparcimiento.
Los superhéroes de la salud se niegan a dar informes a los familiares de los pacientes que se van de
Alta.
Puede más su comodidad y su indiferencia, que su vocación o consciencia.

Absurdo también, es que si los consienten con equipo y con horario reducido -pero eso sí paga
completa-, se equivoquen tanto en sus registros:
 No son pocos los casos donde se equivocan en el estado y situación del paciente.
 No son pocos los casos donde cambian los nombres de los enfermos.
 No son pocos los casos donde informan que una persona está grave, cuando al otro día le
están dando el alta.
 No son pocos los casos donde informan que el paciente está bien, y al otro día muere.
 No son pocos los casos donde la persona ya falleció, lleva un par de días muerto, y no lo han
reportado a sus familiares.
 Ah, y también cadáveres que se pierden y cadáveres que tienen el nombre errado.

No son inusuales esas situaciones equívocas donde dan la orden de Alta, aún cuando su mismo
sistema Infocovid-web5 dicta lo contrario.
Hacen dar vueltas a los familiares del paciente, causándoles desazón por el descontrol imperante y la
falta de comunicación.
¿Les importa a los médicos esas órdenes contradictorias que ellos mismos emiten?
En lo absoluto.

Como hemos dicho, hay las minorías valiosas en esa disciplina e institución, pero a la mayoría de
ellos no les importa la persona; como diría una trabajadora de ese medio…

5
Para un vistazo a su plataforma, véase la imagen 4, Infocovid-web.

4
“Esas malas acciones de los médicos que comento, dejan de lado su clásico discurso de
“salvar vidas”, muestran la deficiencia del personal, misma que nos afecta a todos,
pacientes y trabajadores del instituto.
Eso que hacen no es de héroes, es algo inhumano.
Su fantasía de salvavidas se queda sólo en eso.
Lo que se vive dentro no tiene nada que ver con la propaganda alabadora con la que
bombardean a la población; la clásica propaganda de que arriesgan todo por el bienestar
de los pacientes, y que incluso se exponen ellos mismos para proteger al enfermo.
Y claro, ellos no desmienten esa farsa, porque es gratificante el aplauso, seguir
alimentando su comodidad y vanidad; para eso si dan una cara bonita de su profesión.”

¿Qué es lo que pasa?


No trabajan mucho.
No trabajan desprotegidos.
Les dan el mejor equipo y los dejan descansar más de cuatro horas.
No trabajan ni la mitad de su turno.
Están protegidos y descansados, ¿por qué se equivocan en sus informes?
Básicamente porque no les interesa la persona, no les interesa el paciente, les es indiferente la
situación del enfermo y más aún del muerto.

Si de inicio no curan a nadie -porque no hay tratamiento, no olvidemos que la vacuna es algo
quimérico, utópico, muy lejano aún-, ¿qué es lo que hacen en su turno?
Sólo paliar y medio estabilizar, pero sobre todo esperar a que la naturaleza haga su trabajo: que la
naturaleza resista el embate del virus, o que la naturaleza sea apabullada por el virus.
Los médicos no curan el Covid.
Pero amén de ello, los médicos no procuran a la persona en su salida exitosa del hospital.
Ellos no curaron a la persona, fue su naturaleza, circunstancias, características y situación.
No le dieron ningún tratamiento al enfermo, sólo esperaron a que él muriera o se estabilizara y curara
por sí solo.
Y en la salida del paciente, es tanta su indiferencia, que ni hacen bien su registro, ni informan a la
familia.

Por cierto, hay ciertos pacientes que por sus características negativas, se sabe que no van a
sobrevivir, varios casos hay donde se les da el Alta, pero sólo para que vayan a morir a su casa.
Obviamente eso no lo dicen; obviamente eso jamás lo aceptarán.
Y tampoco es inusual que den el Alta al paciente en fin de semana, y eso es cuestionable en diversos
niveles, dado que la persona se queda sin medicamento, porque no hay farmacia hasta el lunes; el
hospital y los médicos se deslindan del paciente y de la continuidad de su tratamiento, por esos dos
días.

5
Entonces:
- Los médicos fallan en lo epistemológico, en el plano disciplinar; evidencían lo débil de su
paradigma.
- Fallan en lo administrativo, en los registros; no tienen un llenado adecuado de los informes
sobre la situación del paciente.
- Y fallan en lo ético, en el trato con la persona; no la informan a ella ni a sus familiares sobre
los cuidados necesarios para su recuperación.

¿Qué hacen bien?


Quizás aporten en otros casos, pero en la contingencia Covid, en sentido estricto, no le dan nada a la
persona.
Bueno, a menos que creas que un paliativo es un tratamiento eficiente y curativo, y a menos que
creas que la indiferencia es lo merecido para la persona que supuestamente ellos tienen qué curar.
Tan no les interesa, que no se dignan a hablar con el enfermo o con sus familiares.
Y no es por exceso de trabajo o fatiga, dado que el sub-turno los resguarda de ello.

En fin, en su peor manifestación, el sistema de salud es pantomima, como lo es el ámbito


gubernamental.
Discursos, expresiones públicas huecas, enunciados totalizadores y excluyentes, mentiras y ahora
nuevamente complots.
Se desempolvó el ataque de falsa bandera preferido del máximo mandatario.
Juan Pueblo, síguele aplaudiendo a tu caudillo, sigue rindiéndole pleitesía a los sujetos del supuesto
saber.
Aquellos que supuestamente obran para el bien común, aquellos que supuestamente salvan vidas y
no duermen ni dejan de estudiar por curar a la persona.
Juan Pueblo, te mereces que te traten así, por crédulo, pasivo e ignorante.

Como hecho que abona nuestro enunciado sobre lo falaz del actuar del dirigente máximo y de las
instituciones de salud, chéquese en los Anexos la imagen 5, comunicado del instituto que refiere el
descuento que se hará a los trabajadores que previamente recibieron el Bono COVID.
El mandatario y la regente capitalina exclamaron en cadena nacional sobre la heroicidad del personal
de salud, y su reconocimiento en un bono, mismo que ahora no solo se los quitarán, sino que incluso
lo tendrán qué devolver; pagar lo que previamente les dieron al trabajar en Centro-Covid.
¿En serio tan mal está su administración, tan pésimo es su control, que no saben cuántos Centros
Covid hay, y cuantos y cuales trabajadores están ahí?
No, más bien es un recorte más que recibe el sector Salud; si no les importa la salud, mucho menos la
educación y la cultura, por eso siguen los moches a diversos proyectos e instituciones de esos rubros.
Y seguirán.

6
Tras lo anterior, procedemos con el cierre.

CONCLUSIONES.

Pequeña recomendación para familiares de pacientes:

Si tú o algún familiar es afortunado y sale de Alta de un hospital, exige que el médico


que lo atendió, salga a darte indicación sobre lo necesario para el cuidado en casa y la
recuperación de tu paciente.
Solicítalo de inicio amable y educadamente, y ya cuando ellos te ignoren y te dejen
esperando por horas, exígelo enérgicamente, has ruido, porque si no, ellos jamás se
acercarán a hacer su trabajo.

Les están pagando, no como diputados pero sí decorosamente, es su obligación proporcionarte esa
información.
No te están haciendo un favor, es parte de sus obligaciones:
- No le quites trabajo a un flojo;
- No hagas algo bueno por un holgazán indiferente;
- No beneficies a un cómodo e irresponsable.

¿Hay buenos médicos? Claro, la minoría valiosa. Eres afortunado si te atiende uno de ellos.
Y esa minoría valiosa también padece esa misma exclusión, ese mismo acoso y mal trato. Ya en otro
lado hemos comentado cómo los diversos trabajadores hospitalarios se ensañan con los buenos
estudiantes médicos, que padecen violencia simbólica y acoso sexual.

Pero…
Si en tu experiencia hospitalaria, si en tu vivencia con algún familiar internado, te toca uno de la
mayoría indiferente y sádica, es tu derecho protegerte de ese nefasto, así como te proteges de un mal
policía o de un corrupto y acosador docente.
Si tú no te proteges a ti y a tu paciente con información, a ellos no les interesará lo que le pase
saliendo del nosocomio; si dentro te ignoraban, imagínate fuera de él.

Ya para cerrar, comentamos lo que ya hemos hablado en torno a la estrategia de desviación de parte
del máximo mandatario.
Con sus comentarios y actitudes escandalosos y absurdos, el regente distrae, nubla, engaña,
confunde, realiza contrainformación:

7
Un proceso activo y constante de confusión que tiene como propósito ocultar los actos e intenciones
principales -obviamente negativos-, mientras la población es distraída: azuzada, indignada o alegrada
con sus peroratas, sus clichés y bufonadas.

Sus actos y declaraciones absurdos y groseros, están pensados para emocionar, están proyectados
para causar sensación, tienen el propósito de distraer.
¿Para qué?
Para continuar y acentuar la entrega de recursos a los capitales extranjeros; lenta, silenciosa y
constantemente sigue aumentando la inversión de parte del dragón.

Quien piense que el mandatario tiene esa actitud escandalosa y absurda en pos de los votos o poder
local, no entiende o no conoce, o en el peor de los casos rechaza las nociones de geopolítica y
biopoder:
 La distribución global de la hegemonía, y la influencia de esa hegemonía macro, en los
ámbitos micro.

El bufón-payaso-ilusionista que está oficialmente al frente de la república, hace sus barbaridades y


dice sus idioteces, para ocultar la entrega de los recursos naturales y del factor humano del país, a las
clases altas internacionales.

Como un saltimbanqui cualquiera, hace que su público se distraiga con su actitud cínica, su ropaje
escandaloso y su voz boba, mientras que con las manos hace el engaño: entrega lo nacional a los
viejos y nuevos dueños del país, al campeón saliente gringo y al campeón entrante chino.

Compañero, que el ilusionista no te engañe:


Pese a disfrazarse de izquierda es igual que todos sus pseudo-enemigos, aquellos que juró que iba a
juzgar y a refundir en la cárcel, muchos de los cuales son rostros habituales en todos los partidos y
administraciones, también en la suya.

Recordamos una vez más que nosotros únicamente damos formato a los testimonios de trabajadores
que están en el frente de batalla, padeciendo y resistiendo las deliberadamente malas acciones de las
pésimas y mentirosas instituciones estatales.
Servidor:

Erick Daniel Granados Monroy.


P.D.

8
Agregado de último momento:
El Servicio de Enfermería solicitó vía un memorándum que ya no se proporcionara equipos e insumos
al personal administrativo.
¿Argumento?
Que ellos no lo requieren.

Lo dicho, la peor faceta del área de la salud: egoísmo, sadismo, indiferencia, competitividad
sociopática.

A continuación los Anexos, y las imágenes de lo referido.

9
ANEXOS.

Imagen 1. Médicos descansando en su horario de trabajo, tras terminar su sub-turno.

Sobre éste tópico tenemos más imágenes; para no usar tanto espacio en éste documento, decidimos
subirlas a internet. Podrán checar el resto de imágenes en el siguiente enlace:
https://onedrive.live.com/?id=F5759A6A15B64D2A%218130&cid=F5759A6A15B64D2A

10
Imagen 2. Tapabocas chino, de los donados.

11
Imagen 3. Desechos sin tapa.

Sobre éste tópico tenemos más imágenes; para no usar tanto espacio en éste documento, decidimos
subirlas a internet. Podrán checar el resto de imágenes en el siguiente enlace:
https://onedrive.live.com/?id=F5759A6A15B64D2A%217782&cid=F5759A6A15B64D2A

12
Imagen 4. Infocovid-web.

13
Imagen 5. Descuento y devolución del Bono COVID.

14
Si eres de los pocos en éste país que aún leen, y llegaste hasta aquí, te compartimos ésta imagen,
pequeña muestra de la dimensión emocional que se vive en esos procesos.

Carta de una familiar, una pequeña que la envía a su madre que se encuentra internada por Covid.

15