Sie sind auf Seite 1von 4

EL ESTADO DEL SISTEMA PENITENCIARIO Y LA LIBERTAD DE LOS

RECLUIDOS EN TIEMPOS DEL COVID 19

Hace ya unos meses la población mundial se ha visto sorprendida por las calamidades que
ha producido el Coronavirus. Toda esta pesadilla en un populoso pueblo de China, en este
país asiático, además de su sobrepoblación y algunas pésimas costumbres sanitarias
sirvieron de cuna para este virus.

Debido a la rápida forma de contagio y además de su presencia casi inadvertida por el


portador, provocaron la proliferación casi increíble del virus, la cual logro superar las
fronteras de china, extendiéndose a los demás continentes llegando con facilidad a países a
través de viajes de portadores ingenuos que además confunden los síntomas con una gripe
común.

Al sexto de día marzo, se anunciaba con tristeza el primer caso de coronavirus en nuestro
país y la población comenzaba a tomar las precauciones necesarias para poder enfrentar
este mal, asimismo, casi al mismo tiempo el Organismo Mundial de la Salud declaro al
coronavirus una pandemia mundial, aumentando aún más la llama de preocupación en la
sociedad peruana y en la población mundial.

Bajo esa línea de ideas, el Gobierno peruano bajo el mando de Martin Vizcarra, se han
adoptado medidas para enfrentar al coronavirus, entre las cuales tenemos las siguientes, la
declaración del estado de emergencia sanitaria, donde se trató de mantener a raya al virus
con medidas tales como echar alcohol en la puerta de una establecimiento a fin de evitar
contagios, la declaratoria del Estado de emergencia y sus dos prórrogas, las misma que
restringe una serie de derechos, dentro de ellos la libertad ambulatoria, asimismo, en el
marco del Estado de emergencia se interpuso el toque de queda, la salida hombres y
mujeres y las multas.

Pero esto no es todo lo que ha hecho el estado, pues el Poder Ejecutivo en coordinación con
el Poder Legislativo, les confirió facultades para legislar, y dentro de ese marco se han
tomado las medidas necesarias para preservar la salud de toda la población de la sociedad
peruana.
La conversión de la pena en casos de delitos de OAF

En el marco del decreto legislativo 1300, el mismo que con la finalidad de cumplir con la
finalidad de la pena, la misma que versa reinserción, resocialización y reintegración de los
condenados a la sociedad. La empresa del Estado Peruano para enfrentar la abundante sobre
población de las cárceles peruanas, un jurgo de reos en estos centros penitenciarios entre
condenados y reos preventivos, sumado a ello a los miembros del IMPE y los enfermeros
que atienden en ese lugar han hecho insostenible la convivencia.

Por otro lado, esta conversión solo se aplica para aquellos que son condenados por jueces
unipersonales pues son para aquellos delitos con penas privativas de libertad no mayores de
seis (06) años, en ese sentido, de acuerdo al artículo 28 del código procesal penal, numeral
1 y 2 restringe a los Juzgados Penales Colegiados, integrados por tres jueces, conocer
solamente los delitos que tengan señalados en la Ley, en su extremo mínimo, una pena
privativa de libertad mayor de seis años y para los Juzgados Penales Unipersonales
conocerán materialmente de aquellos cuyo conocimiento no se atribuya a los Juzgados
Penales Colegiados.

Este decreto legislativo también, en aplicación del IUS IMPERIUM prohíbe la conversión
de la pena cuando la causa verse sobre delitos como Lesiones graves por violencia contra
las mujeres e integrantes del grupo familiar, Secuestro o Violación sexual, por citar algunos
ejemplos, tampoco aquellos que actúen bajo los alcances del Decreto Ley nº 25475 y dela
Ley nº 30077.Asimismo los que tiene la condición de reincidente o habitual o aquellos que
u internamiento sea consecuencia de revocatoria previa de alguna pena alternativa a la
privativa de libertad, beneficio penitenciario, reserva de fallo condenatorio o suspensión de
la ejecución de la pena privativa de libertad.

Además, existe prioridad para la conversión de la pena para personas mayores de 65 años,
mujeres gestantes, mujeres con hijos menores a un año o cuando el condenado sea madre o
padre que sea cabeza de familia con hijo menor de edad o con hijo o cónyuge que sufra de
discapacidad permanente, siempre y cuando haya estado bajo su cuidado.

Sin embargo, mediante el Decreto de Urgencia n° 008-2020 modifico el articulo 3 y 11 del


Decreto Legislativo, poniendo una nueva causal de procedencia, la misma que el reo es una
persona condenada por el delito de omisión de asistencia familiar puede convertirse
automáticamente en una pena alternativa, si certifica ante el juez el pago íntegro de la
reparación civil y de la deuda alimenticia acumulada hasta el momento en que solicita la
conversión. No importa el hecho que haya sido condenado con una pena efectiva o con una
pena suspendida y que se haya revocado pues para este supuesto no es aplicable el literal
b), segunda parrado del artículo 3 del decreto legislativo 1300, el mismo que a letra dice
Que su internamiento sea consecuencia de revocatoria previa de alguna pena alternativa a la
privativa de libertad, beneficio penitenciario, reserva de fallo condenatorio o suspensión de
la ejecución de la pena privativa de libertad.

Por otro lado, una vez convertida la pena, si el beneficiado con la medida, aun
encontrándose obligado a brindar alimentos a su hijo, incumple dos pagos mensuales
consecutivos, conforme a lo establecido en la sentencia civil que dispuso la obligación, se
le revocara la conversión, ello según el artículo 11 del Decreto Legislativo 1300 modificado
por el Decreto de Urgencia 008-2020.

Ahora bien, como se dijo en las primeras líneas de este análisis, el gobierno ha
implementado medidas para enfrentar al Covid 19, atendiendo a la situación de los
ciudadanos y también a los que se encuentra privados de su libertad, cursando condena en
un centro penitenciario, bajo esa misma línea de ideas, si publico el Decreto Legislativo nº
1459, el mismo que optimiza la aplicación de la conversión automática de la pena para
personas condenadas por el delito de omisión de asistencia familiar, a fin de reducir el
hacinamiento penitenciario y evitar contagios de covid-19, agregando al artículo 3 y 4 del
Decreto Legislativo 1300.

En el extremo del artículo 3, que hace alusión a la procedencia de la conversión automática


en una pena alternativa con la sola certificación del pago íntegro de la reparación civil y de
la deuda alimenticia acumulada hasta el momento en que solicita la conversión. La
certificación del pago se realiza ante el juez sin mediar el desarrollo de la audiencia.
Considero que esta decisión reducirá la carga de que tiene los Juzgados Penales
Unipersonales (en donde opera el Nuevo Código Procesal Penal del 2004) de Jueces de
Instrucción o Jueces de ejecución (en donde opera el Código de Procedimientos Penales de
1940) ello en virtud a la primera disposición complementaria final del Decreto Legislativo
1300, ayudando al cumplimiento del principio de economía procesal.

Mientras que en el extremo del artículo 4, se añade el inciso e), el mismo que es la
declaración jurada del interno señalando la dirección del domicilio o residencia habitual, al
momento de egresar del establecimiento penitenciario. Siendo este el único requisito
exigible a las personas condenadas que se encuentre bajo este supuesto, además claro de la
certificación del pago íntegro de la reparación civil y de la deuda alimenticia actualizada al
momento que se solicita la conversión.

Con este el estado pretende reducir la infección por el temible coronavirus en los centros
penitenciarios de nuestro país quienes son proclives a convertirse en focos infecciosos que
proliferen el crecimiento de infectados y al éxito del virus.