Sie sind auf Seite 1von 1

La lectoescritura como sistema particular, remite a las educadoras y educadores al estudio

permanente de las teorías que nos permiten comprender esta vital función humana. En
nuestras manos está desarrollar las adquisiciones de niños y niñas de 6 a 7 años y
enriquecerlas con el aprendizaje del código alfabético, a través del cual puede expresar su
propio pensamiento y puede apropiarse de los valores culturales de su país y de la humanidad,
mediante el trabajo sistemático y metódico que realizamos en el aula. Los factores que afectan
al logro de la lectoescritura adecuada tenemos:

 Factores Mentales: Interviene nivel inteligencia, memoria, imaginación, capacidad de


análisis, de síntesis, inducción y deducción, operaciones lógicas, razonamiento, relación de
las partes con el todo y viceversa. Aquí se incluye la necesaria salud mental y su expresión
en la conducta, temperamento, carácter y en general la personalidad de cada niño y niña;
ya que cada uno puede presentar rasgos y capacidades diferentes en su desarrollo mental
 Factores psicológicos: En el momento que el niño o la niña ya tiene un conocimiento de su
cuerpo: sus movimientos, sus emociones kinestésicas. Todo este conocimiento le produce
bienestar y puede ubicarse en el espacio. Esta noción de orientarse y estructurarse
espacialmente les permite al niño y la niña un buen condicionamiento para el aprendizaje
de la lectura. Por tal razón, es importante trabajar con motivación para generar buena
psiquis con todos los estudiantes.
 Factores afectivos: la parte afectiva del ser humano es hoy una dimensión fundamental
para los aprendizajes. Las neurociencias han descubierto que los conocimientos son
primero emocionales y luego racionales; por ello la calidad afectiva de la relación de los
docentes con los niños es un pilar para el eficiente aprendizaje de la lectoescritura. A la
edad de los 6 años el pensamiento es mágico y activo, dependiendo en gran medida de su
afectividad; el lenguaje le ayudará a estructurar su pensamiento, basándose en numerosas
experiencias tanto verbales como concretas.

Conclusión.

Los factores Socioculturales-económicos tienen que ver con la procedencia de cada niño y
niña, ya que la misma influye definitivamente en sus aprendizajes. Se debe propiciar la
participación integral de los componentes culturales de los niños, en un ambiente de respeto y
tolerancia. Las experiencias que provienen de su cultura, lengua materna, condiciones
ambientales, tipo de vivienda son determinantes en la calidad del proceso de enseñanza-
aprendizaje. Además, la estructura de la familia forma la personalidad de los niños, su visión
del mundo, la forma de interrelación con los demás. Allí radica la importancia de su influencia
en la adquisición de la lectura y escritura. Estas relaciones deben ser tomadas en cuenta tanto
por los familiares como por los docentes, puesto que si son efectivas inciden en el aprendizaje
para que esta relación positiva produzca seguridad confianza en sí mismos.