Sie sind auf Seite 1von 9

DEMANDAS DE UNA VIDA EN INTEGRIDAD

Quien se conduce con integridad, anda seguro; quien anda en malos pasos será descubierto.

Proverbios 10:9 (NVI)

El que nada debe, nada teme; el que mal anda, mal acaba.

Proverbios 10:9 (DHH)

Quien actúa con rectitud camina seguro, quien anda con rodeos queda al descubierto

Proverbios 10:9 (BLPH)

Introducción

El tiempo en la cual nos tocó vivir, es un tiempo en la cual el tema del día son los actos de
corrupción propagados por políticos, policías y otros. Es en estos tiempo donde
necesitamos que se levante una generación con principios y valores peros sobre todo sean
íntegros. Entonces la pregunta que nos haremos en esta noche es ¿Que es la integridad?

 Jesús al
 declarar las bienaventuranzas declara “bienaventurado los de limpio corazón.
Porque ellos verán el reino de Dios” (Mateo 5:8). El corazón limpio es la base de
las demás virtudes
 Salomón en uno de sus proverbios declara que “Sobre toda cosa guardada guarda
tu corazón; porque de ella mana la vida (Prov. 4:23)
 1 Tim. 1:5, "Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón
limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida".
 La palabra "corazón" abarca el intelecto, la voluntad, las emociones, y la con-
ciencia; el corazón debe ser limpio en todo sentido.
 La palabra "limpio" (KATHAROS) significa "libre de mezclas impuras, sin tacha...
libre de deseos corrompidos, de culpa". El corazón "limpio" es el corazón no divi-
dido.
 Compárese
 Santiago 1:8, "el hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus
caminos"
 Santiago 4:8, "vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones".
 2 Corintios 11:3 Pablo habla de "la sincera fidelidad a Cristo".
 Salmos 51:6, "tú amas la verdad en lo íntimo".

I.- ¿Que es integridad?

La palabra "integridad" implica rectitud, bondad, honradez, intachabilidad; alguien en


quien se puede confiar; sin mezcla extraña; lo que dice significa eso: lo que dijo; cuando
hace una promesa tiene la plena intención de cumplirla.

Los griegos eran expertos en hacer figuras en mármol. Muchas veces al estar trabajando el
mármol descubrían grietas en él, la cual, naturalmente, le quitaba valor a la obra. Ellos,
entonces, cubrían esas grietas con una cera especial; la pulían y quedaba aparentemente
perfecta pera cuando la figura era expuesta al calor del sol la cera se derretía y quedaba
descubierto el engaño. Por eso, era común encontrar, donde vendían esas piezas de
mármol, un letrero que decía: "Se venden figuras en mármol puro; sin cera." De ahí, viene
nuestra palabra en español sincera(o). Eso es lo que significa integridad: sin grietas.

La palabra integridad viene de la misma raíz latina que entero, y sugiere la totalidad de la
persona. Así como hablaríamos de un número entero, también podemos hablar de una
persona entera, no dividida. Una persona de integridad vive correctamente, no está
dividida, ni es una persona diferente en circunstancias diferentes. Una persona de
integridad es la misma persona en privado que lo que es en público.

II.- La integridad y la Biblia

La Biblia está llena de referencias a la integridad, el carácter y la pureza moral. Considere


solo unas pocas referencias del Antiguo Testamentos a la integridad. En 1 Reyes 9:4, Dios
instruye a Salomón que ande "en integridad de corazón y en equidad", como hizo su
padre. David dice, en 1 Crónicas 29:17: "Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones,
y que la rectitud te agrada". Y en Salmos 78:70-72 leemos que David "los apacentó
conforme a la integridad de su corazón, los pastoreó con la pericia de sus manos".

El libro de Proverbios tiene muchos versículos que hablan de la integridad. Proverbios 10:9
dice que: "El que camina en integridad anda confiado; más el que pervierte sus caminos
será quebrantado". Una persona de integridad tendrá una buena reputación y no tendrá
temor de ser expuesta o descubierta. La integridad brinda un camino seguro a través de la
vida.
Proverbios 11:3 dice: "La integridad de los rectos los encaminará; pero destruirá a los
pecadores la perversidad de ellos". Proverbios es un libro de sabiduría. El hombre o la
mujer sabios vivirán una vida de integridad, que es parte de la sabiduría. Quienes siguen la
corrupción o la mentira serán destruidos por las decisiones y acciones de su vida.

Todos estos versículos sugieren un sentido de deber y un reconocimiento de que debemos


tener un nivel de discernimiento de la voluntad de Dios en nuestra vida. Eso ciertamente
requerirá que las personas de integridad sean estudiantes de la Palabra, y que busquen
diligentemente aplicar la Palabra de Dios a su vida. El libro de Santiago nos exhorta a ser
"hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándonos a nosotros mismos"
(Santiago 1:22). Esa es mi meta en este artículo, al hablar de la integridad.

III.- Características de un joven que vive en integridad

A.- Honestidad (Filipenses 4:8)

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo,
todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud
alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Filipenses 4:8

Es armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia es una
forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace, conducta que
se observa hacia los demás y se exige a cada quien lo que es debido.

Historia

¿Le devolvemos al cajero el dinero que nos entrega de más por equivocación? ¿Al
vender un carro decimos toda la verdad sobre todos los daños que tiene el
vehículo?
El conocido mafioso traficante Al Capone tenía un gran abogado que se llamaba
Easie Eddiy quien lo defendía y el gobierno de los Estados Unidos no había podido
encarcelar a Al Capone pues ese abogado era muy sagaz.
Al capone lo premiaba con un buen sueldo, carro, una casa que cubría una
manzana en la ciudad de Chicago, pero un día el abogado se casó y tuvo un hijo.
Él le quería enseñar a su hijo el bien, pero no podía darle un buen nombre a su
heredero.
Los amigos de su hijo conocían la verdad de lo que hacía, que su padre permitía
que Al capone no fuera a la cárcel.
Pero un día decidió no seguir con esa mentira y Eddie hizo contacto con la policía
y se entregó para hacer lo correcto. Fue gracias a su testimonio que apresaron a
Al capone, pero varios días después Eddie fue asesinado.
Su hijo debido al ejemplo de su padre, se convirtió en un gran héroe en la
Segunda Guerra Mundial y hoy el aeropuerto de Chicago tiene su nombre:
Aeropuerto O’hare”.
Este testimonio nos muestra que no hay legado más precioso que le podamos
dejar a nuestros hijos, que el ejemplo de honestidad, y eso, a pesar de las
consecuencias que puedan venir.
Hoy para muchas personas la honestidad es relativa, de acuerdo a lo que
convenga según la situación que se viva, pero Dios demanda honestidad absoluta.
Proverbios 20.23 dice: Abominación son a Dios, las pesas falsas, Y la balanza falsa
no es buena.

Dios detesta el engaño y la mentira Proverbios 12.22 dice: Los labios mentirosos
son abominación al Señor; Pero los que hacen verdad son su contentamiento

B.- Confiables (Colosenses 3:23-24)

“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como par el Señor y no para los
hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a
Cristo el Señor servís.” (De corazón – poner tu corazón en ello).

“Alguien en quien se puede confiar para sostener a otros teniéndolos agarrados o


amarrados. Alguien a quien otros se pueden adherir; ser sostenidos; Capaz de soportar a
aquéllos que se le apegan;

Historia

Hace mucho tiempo, un emperador convocó a todos los solteros del reino pues era
tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo: “Os
voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de seis meses
deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella
ganará la mano de mi hija, y por ende el reino”. Así se hizo, pero entre ellos hubo
un joven que plantó su semilla y nunca llegó a germinar. Mientras tanto, todos los
demás participantes del singular torneo no paraban de hablar y de mostrar las
hermosas plantas y flores que iban apareciendo en sus macetas.

Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con
hermosísimas y exóticas plantas. Nuestro héroe estaba demasiado triste pues su
semilla nunca llegó a dar señales de vida, por lo que ni siquiera quería presentarse
en el palacio. Sin embargo, sus amigos y familiares lo animaron e insistieron tanto
que tomando valor decidió culminar el torneo mostrando con sinceridad el fruto
de su semilla a lo largo de ese tiempo.

Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo soltaron en risa
y burla. Fue en ese momento cuando el alboroto fue interrumpido por el ingreso
del rey. Todos hicieron su respectiva reverencia mientras el soberano se paseaba
entre todas las macetas admirando los resultados.

Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que
llevó su maceta vacía. Atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción.
El rey dijo entonces: “Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija,
pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme
plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su
maceta vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe
tener y que mi hija merece”.

C.- Vida privada

¿Quién eres cuando nadie mira?


¿Eres la misma personas cuando estas con tus amigos?
¿Haces lo correcto, no importando las circunstancias?

Había una historia en un periódico años atrás sobre un hombre de Long Beach que
fue a comprar un pollo para él y la mujer que lo acompañaba a una tienda de KFC
(Kentucky Fried Chicken). Ella esperó en el coche mientras él fue a recoger el pollo.
Sin darse cuenta, el gerente de la tienda entregó al hombre la caja en la que había
puesto las ganancias del día, en vez de la caja con el pollo. Es que iba a hacer un
depósito y lo había camuflado poniendo el dinero en una caja de pollo frito.

El hombre tomó su caja, volvió al coche, y los dos se fueron. Cuando llegaron al
parque y abrieron la caja, encontraron que tenían una caja llena de dinero. Ahora
bien, este era un momento muy vulnerable para una persona común. Sin embargo,
al darse cuenta del error, volvió al coche y se dirigió al lugar y devolvió el dinero al
gerente. Bueno, ¡el gerente estaba alborozado! Estaba tan complacido que dijo al
joven: "Quédate por aquí. Quiero llamar al periódico para que te saquen la foto.
Eres el tipo más honesto del pueblo".
"Oh no, ¡no haga eso!", dijo el sujeto.

"¿Por qué no?, preguntó el gerente.

"Bueno", dijo, "sabe, estoy casado, y la mujer con la que estoy no es mi esposa".{2}

Aparentemente, no había considerado las consecuencias de sus acciones. Aun


cuando estaba haciendo algo correcto, resultó que también estaba haciendo algo
incorrecto. Una persona de integridad es integrada y auténtica. No hay ninguna
duplicidad de actitudes y acciones.

Hebreos 4:13 (DHH)


13
Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él; todo está claramente
expuesto ante aquel a quien tenemos que rendir cuentas.

<<No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre
sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne
segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida
eterna. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no
desmayamos>> (Gálatas 6: 7-9).

D.- Testimonio publico

"Ustedes mismos son la única carta de recomendación que necesitamos: una carta escrita
en nuestro corazón, la cual todos conocen y pueden leer"
(2 Corintios. 3:2, Dios Habla Hoy).

Se ha dicho que nosotros tal vez seamos la única Biblia que la gente lea alguna vez. En
otras palabras, la gente que nos rodea a menudo juzga la confiabilidad del cristianismo
por su efecto en nuestra vida. Si nos ven como hipócritas, tal vez no avancen más en su
investigación del evangelio.

Cada día nos codeamos con personas que nos observan. Su vida les demostrará si el
cristianismo es verdadero o falso. Ellas hacen juicios de valor sobre usted a través de sus
actitudes y acciones. ¿Hemos hecho la elección correcta?

Luego de sus mensajes dominicales, el pastor de una iglesia de Londres subió a un


trolebús el lunes a la mañana para volver a su estudio en el centro. Pagó su boleto y el
conductor del trolebús le dio demasiado cambio. El pastor se sentó y jugó con el cambio,
lo miró varias veces, lo contó ocho, diez veces. Y entonces vino la racionalización: "Es
maravilloso cómo Dios provee". Se dio cuenta de que estaba ajustado esa semana, y esto
era precisamente lo que necesitaría para cubrir los gastos, al menos para lo básico. Luchó
consigo

mismo durante todo el largo recorrido de ese trolebús hasta llegar a su oficina. Finalmente
llegó a la parada, se paró, ya que no podía soportarse. Caminó hacia el conductor y le dijo:
"Mire, me dio demasiado cambio. Se equivocó". El conductor le dijo: "No, no fue ningún
error. Lo que pasa es que estuve en su iglesia anoche, cuando habló de la honestidad, y
pensé que lo pondría a prueba".

Afortunadamente, el pastor pasó la prueba. ¿Pasa usted la prueba cuando los no


creyentes lo miran a usted o miran su vida y se preguntan si el evangelio es verdadero? Es
una pregunta condenatoria. Cuando vivimos vidas de integridad, surgen oportunidades
para el evangelismo y el ministerio. Cuando no lo hacemos, esas oportunidades se secan.

Lo he estado alentando a desarrollar una vida de integridad. En algunos aspectos, es un


proceso de toda la vida. Pero tenemos que comenzar en alguna parte. Nuestras vidas son
las colecciones de elecciones que hemos hecho en el pasado, tanto bueno como malo. Tal
vez conozca la poesía:

Siembra un pensamiento, cosecha una acción.


Siembra una acción, cosecha un hábito.
Siembra un hábito, cosecha un carácter.
Siembra un carácter, cosecha un destino.

Quisiera alentarlo a comenzar a centrarse en los versículos y principios bíblicos


bosquejados aquí. Si usted quiere ser una persona de integridad, no ocurrirá de la noche a
la mañana. Pero si no hace un plan deliberado para ser una persona de integridad, jamás

II.- Para vivir en integridad necesitas desarrollar un carácter de determinación (Josué


24:14 – 15)

Uno de los hombres de antaño que ilustró el principio de integridad es Daniel. Estuvo en
puestos de Gobierno de gran responsabilidad, y al servicio de varios reyes. En una ocasión
uno de estos reyes nombró 120 sátrapas (administradores) en su reino. Él sabía que el
poder brindaba muchas oportunidades para optar por el camino de la corrupción
administrativa; por eso nombró tres gobernadores para que vigilaran el trabajo de los 120.
Eran hombres en las cuales el rey confiaba plenamente; entre estos se hallaba Daniel.
«Pero Daniel mismo era superior a éstos...» (Dn. 6.3).

Los demás se reunieron para ver cómo podían hacerle daño. «... mas no podían hallar
ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él.» (Dn.
6.4). La integridad se manifiesta siempre en el hogar o en el trabajo; Daniel buscaba
siempre excelencia en todo lo que hacía.

¿Dónde residía el secreto en la vida de Daniel para mantenerse firme?

 Si continuamos leyendo el Capítulo 6 del libro de Daniel hallaremos que él confiaba


plenamente en Dios;
 era un hombre de oración. Caminar cerca del Señor era la fuente de su integridad.
Cuando vino el momento de la prueba Dios le guardó.
 No lo libró de ir al foso de los leones, pero no lo dejo ir solo; Dios estuvo con él y
cerró la boca de las fieras para que no le hicieran daño.
 La integridad nos asegura la presencia del Señor en medio de las pruebas; pero no
sólo su presencia, también su protección. Al final Dios también lo libró de sus
enemigos.

«Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en
toda la tierra; Paz os sea multiplicada.

De parte mía es puesta esta ordenanza; que en todo el domino de mi reino todos teman y
tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque Él es el Dios viviente y permanece
por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el
fin. El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; Él ha librado a
Daniel del poder de los leones.» (Dn. 6.25-27). Por la integridad de Daniel Dios fue
glorificado.

Como epílogo de este episodio la Biblia dice: «Y Daniel prosperó... » (Dn. 6.28). Dios
también ha dicho: «... Yo honraré a los que me honran...» (1 S. 2.30). Seamos hombres que
mantenemos nuestra relación con Dios; que vivimos en los principios establecidos por el
Señor en Su Palabra. Seamos hombres de integridad. «Jehová, ¿quién habitará en tu
Tabernáculo?, ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace
justicia, y habla verdad en su corazón.» (SaI. 15.1-2).
"Observa a los que son íntegros y rectos: hay porvenir para quien busca la paz." Salmo
37:37