Sie sind auf Seite 1von 2

Lagos Borda Nestor Alfonso - 12150328

Capitulo II

¿Porque dejamos de lado los asuntos teóricos al último de nuestro trabajo? Ya que nuestro
desempeña siempre implica una teoría aprendida, este aspecto hace que nuestro trabajo sea
una investigación mas que un mero informe o explicación de un lugar. Habría que
preguntarnos: ¿Qué nos dice nuestra investigación sobre la visión de lo que entendemos de la
arqueología? El reflexionar sobre esto nos hará pensar en los conceptos y categorías que
adoptamos consciente e inconscientemente, es la trayectoria de enseñanza en la que nos
hemos desarrollado nos explicara como lo hemos adoptado. Nuestra actitud critica y de
formalizar preguntas depende esto, para esto es necesario hacer un repaso del desarrollo de
nuestra disciplina.

El repaso histórico de lo que se ha entendido de los principios y objetivos de la arqueología,


trata de responder a tres preguntas: ¿Cómo la ciencia explica las cosas? ¿Existen leyes en la
arqueología? como podemos hacer una investigación sin tener un registro de los actores?

La perspectiva histórica cultural, trato de clasificar a los objetos en categorías en cuanto a su


recurrencia (tiempo y espacio), enfatizar los procesos desde un origen exógeno (buscar
influencias), con una perspectiva evolutiva para un uso colonial. la criticas más fuerte indicaba
que la descripción de objetos no es suficiente para hablar del pasado: el conductismo reclama
una visión integral, y el marxismo reclama un énfasis en la economía para explicar el
dinamismo social.

La explicación más allá de estadíos y clasificación sino en los procesos la desarrolló la Nueva
Arqueología, enfatizando en procesos endógenos y la explicación causal de sus proceso
histórico. Para poder realizarlo los estudios se centran en la búsqueda de leyes generales para:
el desarrollo de las sociedades, el método de registro arqueológico y de la formación,
transmisión de procesos relacionados a la cultura. Las teorías de rango medio aseguraban que
sea lo que sea el contexto en el que nos desenvolvemos el registro y los datos que se
formulaban sean objetivos. La rigurosidad de estos procesos implica una exigencia en la
búsqueda de técnicas de las ciencias básicas, y así la tecnología y los datos cuantitativos. La
crítica de las ciencias humanas/sociales se dio por dos motivos: dar las explicaciones en torno a
grupos, clase cuyo organización sin considerar la agencia de los actores y que los objetos son
un mero reflejo de una acción o proceso determinado, unidireccional.

Es así como los aspectos de interpretación y de significados múltiple de los actores en relación
con los objetos son puestos en relevancia, el giro lingüístico de las humanidades y el falso
positivismo han inaugurado diversas líneas teóricas posprocesuales. Estas corrientes teóricas
enfocado en la interpretación diversas y condicionadas detrás de una falsa positivismo han
puesto a las humanidades como el que resuelve estas críticas. La objetividad de dichos
planteamientos encuentra en la semiótica el método para poder explicar objetivamente las
subjetividades de los actores, el mensaje, los canales, el contexto y del investigador.

Estos argumentos teóricos se han centrado en:

Procesos de estructuración/desestructuración de los procesos históricos demuestran la


diversidad de los grupos humanos y destruyen el argumento de evolución unilineal de los
procesos.
Los relaciones de producción de conocimiento son intencionales, interesadas y manipuladas
por agentes diversos y externos a nuestra producción, la decolonialidad, el feminismo y la
lucha indígena desde la periferia occidental han destruido y propuesto otras discursos desde
donde el poder no solo ordena, silencia y es resistida, lo que han centrado sus estudios en la
materialidad de actores subalternos estableciendo relatos otros con los grupos y actores del
presente.

Sin embargo, algo que hasta los últimos años haba tenido en común es que veíamos a los
objetos como un síntoma de diagnostico de los actores, sin entender la materialidad como
otro actor más dentro del contexto en el que nos centramos, así la historia de los objetos tiene
trayectoria histórica no siempre en concatenación de los grupos humanos. La materialidad no
es nuestra objeto de prueba sino nuestra reflexión, algo que nos hace particulares y no parte
de la antropologia.