Sie sind auf Seite 1von 1

La formación del registro arqueológico

Debido a que estudiamos eventos y procesos dinámicos a través de la materialidad, entender


la manera en que nos acercamos al material y así registrar dichos procesos para su posterior
inferencia teórica es de vital importancia, este capitulo nos enseña a considerar que para
acercarnos a lo que vemos, tocamos, recolectamos debemos entender ciertos aspectos (en el
tiempo, en el ambiente y en la materia del objeto) de lo que encontramos, por lo tanto el
registro que obtenemos viene a ser: a) la materialidad como evidencia física y b) el archivo y
organización de todas estas intervenciones. No obstante, el texto nos recuerda que este
registro que obtenemos es:

- Incompleto e imparcial: no sabemos el total de afectaciones y hay cosas que no dejan


huellas visibles.
- Evidencia de un evento(os) y proceso(os): el material puede tener una historia propia de
uso y desuso. Las inferencias tienden a ser generalidades (conjunto y acciones y decisiones
en pos de un fin común)
- Interrupción final: cuando lo registramos se acabo la historia del objeto.

Entender la importancia y como ha sido considerado y trabajado el registro en arqueología es


parte de su historia. Cabe señalar que la búsqueda de leyes en la arqueología y la búsqueda de
su cientificidad colocara al registro dentro de las dos dicotomías en las que se ha tratado la
comprensión de la arqueología (teoría/ciencia – naturaleza/cultura), nuestra metodología es el
registro. Para esto (el cómo aplicar el registro) Schieffer propone diferenciar a la materialidad
entre:

- Contexto sistémico (relacionado): clasificado en primario, secundario, residual y de facto


según la relación del entorno con el material.

- Contexto arqueológico (objeto testimonial de época anterior): insiste en: 1) reconocer los
procesos deposicionales a través de procesos tafonómicos (formación de fósiles) y micro
morfológicos (análisis del suelo), 2) reconocer las actividades antrópicas (directa e
indirectamente) detectados por la etnoarqueología, etnografía y fuentes que indiquen.