Sie sind auf Seite 1von 5

Balonmano

El balonmano, handball o hándball (términos procedentes del término idioma


inglés Handball) es un deporte de pelota en el que se enfrentan dos equipos y se
caracteriza por transportarla con las manos. Cada equipo se compone de siete
jugadores (seis de campo y un portero), pudiendo el equipo contar con otros siete
jugadores (o menos, o ninguno) reservas que pueden intercambiarse en cualquier
momento con sus compañeros. Se juega en un campo rectangular, con una
portería a cada lado del campo.

Historia
El balonmano moderno tiene una corta historia. Pero
existen precedentes. Algunos encuentran huellas de
ese deporte en un juego que ya se practicaba en la
antigua Grecia; otros mencionan un deporte puesto
en práctica en la Edad Media en Francia y
en Inglaterra.
En los primero años del siglo XX,
en Checoslovaquia, Alemania y Dinamarca surgen los
auténticos precursores, a finales de la primera guerra
mundial, época que dio origen a otros muchos
deportes, entrenadores alemanes de atletismo
buscaban una actividad deportiva para que sus
atletas jóvenes pudieran practicarla durante el
invierno, que exigiera buenas condiciones físicas,
pero fuera menos violenta que el rugby o el fútbol.
Sobre la misma base del fútbol, es decir, en un campo, nació el balonmano de 11.
Perseguía idénticos objetivos: marcar goles en una portería. Los primeros
reglamentos se elaboraron en Berlín en 1917, y la Federación Internacional que se
crea permanece bajo la tutela de la federación de atletismo hasta en que se
separan y cobra vida autónoma.
El balonmano de 11 concurre a los Juegos Olímpicos de 1936, Alemania obtiene la
victoria entre los participantes. Pero el juego en un campo abierto resulta muy
duro en los países fríos y ya en los Campeonatos Mundiales de 1938 aparece una
nueva modalidad, precisamente la que hoy se practica: el balonmano de 7, que se
juega en cancha cerrada.
Hasta 1958 una y otras formas coexisten, pero a partir de esa fecha se abandona
el balonmano de 11. La consagración del balonmano de 7 se produce con su
inclusión en los Juegos Olímpicos de 1972 (Múnich) en la categoría masculina y
en los de 1976 (Montreal) en la femenina.
El balonmano forma parte de los Juegos Panamericanos desde lo X Juegos
Panamericanos, celebrados en Indianápolis, Estados Unidos del 7 al 23 de agosto
de 1987.

Características
Como juego de pista cada equipo
tiene once componentes; jugado
en pista cerrada, que es lo más
común, los equipos están
formados por cinco o siete
jugadores.
La pista tiene 40 m de largo y 20
m de ancho, con una portería en
cada uno de los lados menores.
La pelota tiene una
circunferencia de 58 a 60 cm y
pesa de 425 a 480 gramos.
Un partido dura una hora,
dividido en dos mitades. Hay un anotador y un cronometrador, así como dos
árbitros.
Al portero se le permite usar los pies para defender su portería, y es la única
persona que puede pisar el área de gol.
Los jugadores pueden retener la pelota un máximo de tres segundos y pueden dar
un máximo de tres pasos mientras la tengan en su poder. Estas restricciones no se
aplican al portero.
La pelota se puede pasar en cualquier dirección, incluso rodando por la pista. Un
jugador puede golpear directamente la pelota con el puño pero no puede lanzarla
al aire y luego darle un puñetazo.
No existe regla de fuera de juego y esto ayuda a hacer que el mismo sea fluido y
ágil, con la pelota moviéndose con rapidez de un lado a otro de la pista. No hay
mucho juego de media pista y la mayoría de la acción está concentrada alrededor
de las áreas de portería.
Objetivo
El partido comienza con un saque desde
el centro del campo y el juego se
desarrolla entre pases, lanzamientos y
regates con la pelota. Los jugadores
pueden parar, lanzar, coger, botar o
golpear la pelota preferentemente con
sus manos, aunque pueden utilizar
cualquier parte del cuerpo excepto los
pies.
El objetivo del juego es desplazar una
pelota a través del campo, valiéndose
fundamentalmente de las manos, para
intentar introducirla dentro de la portería contraria, acción que se denomina gol.
El equipo que marque más goles al concluir el partido, que consta de dos partes de
treinta minutos, es el que resulta ganador, pudiendo darse también el empate.
En un juego típico, los jugadores intentan llevar la pelota valiéndose del control
individual de la misma, o de pases a compañeros, hasta las cercanías de la
portería rival, defendida por un guardameta. Una vez allí, tratarán de introducir la
pelota en la portería contraria mediante lanzamientos. Los jugadores rivales
intentan recuperar el control de la pelota interceptando los pases, quitándole la
pelota al jugador que la lleva o bloqueando los disparos con sus brazos y manos.
El contacto físico entre jugadores es continuo, pero está sujeto a una serie de
restricciones. El juego fluye libremente y se detiene solo cuando el árbitro así lo
decide.

Fundamentos
Pase o lanzamiento: Los jugadores pueden estar
estáticos o en desplazamiento. El pase debe ofrecer
unas garantías, de manera que los adversarios no
puedan cortar su trayectoria.
Alcanzar un auténtico dominio de pase es tarea
complicada. Se requiere un trabajo continuado y
metódico, sobre el cual el jugador debe poner
verdadero empeño.
Se puede realizar en cualquier dirección de cualquier manera.

Recepción: El desarrollo de una acción técnica o de un


procedimiento táctico está condicionado a como se ha
recibido el balón. Si la recepción no es correcta, la acción
no se podrá llevar a cabo con éxito. Además, cabe la
posibilidad de que el adversario se haga con el balón, con
el consiguiente peligro de encajar un gol.
Bote: El jugador que bota el balón no puede tener puesta
la mirada en él; porque si lo hace, no puede apercibirse de
la situación de sus compañeros, y no sabrá apreciar que es
la más conveniente a realizar en cada caso. El bote se
realiza para avanzar en la cancha y se realiza golpeando el
balón con la palma de la mano, no llevándolo.

Defensa: se realiza levantando los brazos y evitando


que el rival logre lanzar y anotar un gol, siempre se
debe dar la espalda a la portería defendida Es
necesario la adopción, por parte de un equipo. De
posiciones encaminadas a impedir o dificultar el grado
máximo el tiro a puerta por el equipo contrario, y
eventualmente, lograr la posesión del balón.

Ataque o tiro al arco: Es el conjunto de acciones que


efectúa un equipo en posesión del balón con el fin de
colocar a uno de los jugadores en condiciones
favorables de tiro, se realiza dando un salto hacia
delante y siempre se debe llevar el balón arriba a la
altura de la cabeza, la vista debe ir fija en el arco rival.

Las reglas del juego

El terreno de juego es un rectángulo de 40 m de largo por 20 m de ancho, dividido


en dos partes iguales, en la cual podemos encontrar un área de portería en cada
una.
La portería está situada en la zona central de cada línea exterior de portería. Las
porterías estarán firmemente fijadas al suelo o a las paredes que están detrás de
ellas para mayor seguridad. Sus medidas son de 2 m de alto por 3 m de ancho,
pintada a dos colores con franjas de 2 dm y el ancho de los postes y el larguero es
de 8 cm, medida que coincide con el ancho de la línea de gol. Dicha portería se
encuentra dentro de un área de 74,5 m cuadrados, trazada a partir de dos cuartos
de círculo, con centro en cada uno de los postes y radio de 6 m, unidos por una
línea paralela a la línea de gol.
Todas las líneas del terreno forman parte de la superficie que delimitan, midiendo
las líneas de gol 8 cm de ancho entre los postes de la portería mientras que las
otras líneas serán de 5 cm.
La línea de golpe franco es una línea discontinua; se marca a 3 m por fuera de la
línea del área de portería. Tanto los segmentos de la línea como los espacios entre
ellos medirán 15 cm y la línea de 7 metros será de 1 metro de largo y estará
pintada directamente frente a la portería. Será paralela a la línea de gol y se
situará una distancia de 7 m de ella. La línea de limitación del portero (utilizada
solo para penaltis) será de 15 cm de longitud y se traza directamente delante de la
portería, se sitúa a una distancia de 4 metros de ella.
La línea de cambio (un segmento de la línea de banda) para cada equipo se
extiende desde la línea central a un punto situado a una distancia de 4’5 metros
de ella. Este punto final de la línea de cambio está delimitado por una línea que es
paralela a la línea central, extendiéndose 15 cm hacia dentro de la línea de banda
y 15 cm hacia fuera de ella.
Es un rectángulo de 40 m de largo y 20 m de ancho, que consta de dos áreas de
portería y un área de juego. Las líneas más largas se llaman líneas de banda y las
más cortas líneas de gol (entre los postes de la portería) o línea exterior de portería.