Sie sind auf Seite 1von 3

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA EN UROLOGÍA

MANUEL HUERTA
Supervisor de Urología. Hospital Juan Ramón Jiménez. Huelva

Educación para la salud en el paciente portador


de un catéter de nefrostomía percutánea
RESUMEN

Presentamos una fase de un proyecto de investigación que pretende validar un procedimiento de cuidados para pacientes portado-
res de catéter de nefrostomía en régimen ambulatorio. La enfermería, tiene como pilar fundamental la potenciación de la educación
para la salud y de esta manera conseguir la solvencia del paciente en sus autocuidados. Es necesario el aprendizaje de ciertas técnicas
por parte de la familia y del propio paciente, para garantizar la viabilidad de instrumentos y dispositivos como el caso que nos ocupa.
Palabras clave: Nefrostomía percutánea, pacientes portadores de catéteres, educación sanitaria, autocuidados urología.

SUMMARY
We present a phase of an investigation project that seeks to validate a procedure of cares for patient payees of nefrostomy catheter
in ambulatory régime.The infirmary, has as fundamental paper in the education for the health and this way to get the patient’s solvency
in its autocares. It is necessary the learning of certain techniques on the part of the family and of the own patient, to guarantee the
viability of instruments and devices like the case that it occupies us.

INTRODUCCIÓN DESARROLLO

En la sanidad actual vivimos un momento en el DESDE LA El drenaje del riñón a través de la cate-
que existe una clara tendencia a la minimización ENFERMERÍA terización mediante una punción percu-
de las repercusiones sociales y económicas que tánea es una técnica que, por su versati-
producen las estancias hospitalarias. La poten- ENTENDEMOS COMO lidad, está en perfecta y demostrable
ciación de la cirugía mayor ambulatoria, el incre- UNO DE NUESTROS vigencia. La práctica de esta técnica,
mento de uso de los hospitales de día, las unida- incluso en régimen ambulatorio, ha
des de corta estancia, entre otros, son claros PILARES posibilitado un aumento considerable de
ejemplos de ello. Como consecuencia es frecuen- FUNDAMENTALES LA pacientes portadores de catéteres de
te encontrar objetivos asistenciales hospitalarios nefrostomía sin la obligada necesidad de
en los que se prima el alta precoz y el tratamien- POTENCIACIÓN DE LA la hospitalización.
to en régimen ambulatorio en detrimento de tra- SOLVENCIA DEL La primera intervención de este tipo
tamientos exclusivamente hospitalarios. fue descrita por Rupel y Brown en 1941,
PACIENTE EN SUS
Por otro lado, desde la enfermería, entendemos quienes a través de una nefrostomía qui-
como uno de nuestros pilares fundamentales en la AUTOCUIDADOS. PARA rúrgica extrajeron un cálculo de la pelvis
práctica enfermera la potenciación de la solven- ELLO DEBEMOS renal.
cia del paciente en sus autocuidados. Para ello El concepto de abordar percutánea-
debemos procurar el adiestramiento necesario PROCURAR EL mente con una aguja un conducto e
hasta la adquisición del paciente/familia de esos ADIESTRAMIENTO introducir una guía para dirigirla
conocimientos que garanticen la viabilidad de un mediante una manipulación externa fue
tratamiento ambulatorio al tiempo que facilitan NECESARIO HASTA LA introducido por Seldinger en 1952. A
un desarrollo cómodo y seguro de su vida una vez ADQUISICIÓN DEL partir de aquí, el abordaje percutáneo en
roto el cordón umbilical hospitalario. general y el renal en particular se ha
La disciplina enfermera cuenta para ello con PACIENTE/FAMILIA DE incrementado gracias al desarrollo pro-
una de las armas más poderosas; la educación ESOS CONOCIMIENTOS gresivo de variantes técnicas e instru-
para la salud. Con el uso de esta herramienta pro- mental.
ponemos una guía de educación para portadores QUE GARANTICEN LA Entre las indicaciones más frecuentes
de catéteres de nefrostomías que posibilite el alta VIABILIDAD DE UN de la nefrostomía percutánea encontra-
precoz de estos pacientes. mos:
TRATAMIENTO
• Recogida de muestras (biopsias,
AMBULATORIO citologías, cultivos, etc.).

NÚM. 84. OCTUBRE/NOVIEMBRE/DICIEMBRE 2002 ENFURO • 11


ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA EN UROLOGÍA

• Descompresión de colecciones renales o cación. Lo que ahora presentamos es


perirrenales. una guía de educación al paciente/fami-
• Como soporte a procedimientos urológicos EL CONCEPTO DE lia durante su ingreso.
ulteriores. ABORDAR Por la complejidad que pueda conlle-
• Inserción instrumental (colocación de próte- var el procedimiento, previamente se
sis, biopsia, extracción de cálculos, nefrosco- PERCUTÁNEAMENTE hace necesario confeccionar el perfil del
pia). CON UNA AGUJA UN paciente susceptible de incluirse en el
• Drenaje por obstrucción piélica o ureteral. protocolo. Éste ha de tener ciertas habi-
• Secado de la vía por fístula urinaria. CONDUCTO E lidades manuales al tiempo que demos-
• Infusión de fármacos. INTRODUCIR UNA trar una capacidad intelectual que le
En función de la causa que ha generado esta haga ser capaz de comprender el proce-
necesidad de derivación, la nefrostomía percutá- GUÍA PARA DIRIGIRLA dimiento.
nea puede ser temporal o permanente, MEDIANTE UNA
En el hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva
MANIPULACIÓN
se realizan en torno a las 60 nefrostomías anuales. PRIMERA FASE
Dependiendo del fin a conseguir la permanencia EXTERNA FUE
del catéter es variable. En la actualidad, tenemos INTRODUCIDO POR Fase de adiestramiento en el hospital
una población permanente entre 10 y 15 pacien-
tes con tratamiento ambulatorio y portadores de SELDINGER EN Objetivo
catéteres de nefrostomía. 1952 Dotar al paciente/familiar de los cono-
Como inconveniente a resaltar, la inexistencia cimientos necesarios para el cuidado de
de un solo procedimiento de cuidados unificado y su catéter de nefrostomía, adiestrándolo
sistematizado para toda la comunidad profesio- en el manejo del dispositivo y la detec-
nal, existiendo diversidad de criterios en sus cui- ción precoz de problemas.
dados extrahospitalarios. Igualmente no existen
estudios previos que validen un procedimiento Temporalidad y desarrollo del plan
concreto. Esta fase tiene una duración de tres
Por un lado, entendemos que un deficiente cui- días, contando el día del alta. Por tanto
dado del catéter en el ámbito extrahospitalario es necesario conocer esta fecha con la
puede acarrear serias consecuencias, al tiempo antelación suficiente. Estimamos una
que le crea al portador del mismo unos irrompi- duración mínima de 5-6 horas de adies-
bles lazos con el sistema sanitario. Todo ello sin desdeñar tramiento repartidas entre los tres días.
la importante repercusión económica y social que esto
comporta. Recursos
La experiencia nos demuestra que la inexistencia de un Será necesaria la participación de, al menos, una enfer-
procedimiento normalizado y sistematizado para sus cui- mera de la unidad y de un familiar que demuestre cierta
dados genera un importante número de consultas por com- capacidad manual y de comprensión. Los medios materia-
plicaciones. También sabemos, aunque sin constatación les serán: pizarra, soporte mecánico para discos, kits de
empírica, que dicho número ha disminuido desde que uti- pacientes, folleto de instrucciones.
lizamos el procedimiento propuesto.
Por otro lado, pensamos que con nuestro anterior proce- Desarrollo
dimiento de cuidado basado en conexión a bolsa de orina
(a través de conexiones o alargaderas), además de someter
al paciente a riesgos evitables, ha supuesto un mayor grado 2º DÍA ANTES DEL ALTA
de dependencia del mismo del personal sanitario, disminu-
yendo su nivel de autocuidados e independencia. • Es necesaria la presencia del familiar que ayudará al
Dada la trascendencia y relevancia del problema, enten- paciente en su domicilio.
demos como suficientemente justificada la necesidad de • A través de las explicaciones de la enfermera/o y con
normalizar el procedimiento de cuidados de estos pacien- la ayuda de material didáctico (pizarra, manual de instruc-
tes. ciones de los dispositivos, etc.), el paciente conocerá lo
Nuestra propuesta está basada en el uso de dispositivos concerniente al catéter y su cuidado.
de dos piezas para urostomías en el cuidado de los catéte- • Tomará un primer contacto con el dispositivo. Se le
res de nefrostomías. Comienza con una fase previa de facilitará un kit para pacientes y el material necesario para
adiestramiento al paciente y familia en la unidad de hospi- el cambio de bolsa.
talización y una fase posterior que incluye un control • Se le facilitará un folleto explicativo del proceso y los
periódico por una enfermera/o suficientemente adiestrado pasos de la técnica.
en el cuidado de estos pacientes y la ulterior evaluación. • El familiar presenciará la cura ese día, donde se hará
Esta última fase no la tenemos suficientemente desarrolla- un especial hincapié en:
da y sus datos serán presentados en una posterior comuni- – Lavado de manos del manipulador.

ENFURO • 12 NÚM. 84. OCTUBRE/NOVIEMBRE/DICIEMBRE 2002


ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA EN UROLOGÍA

– Posición correcta del paciente. BIBLIOGRAFÍA


– Materiales necesarios y técnica para el cam-
bio de bolsa y disco y su preparación. NUESTRA PROPUESTA – Ferrer M.D, Palmero J, Martínez
– Lavado, desinfección y secado de la zona de SE BASA EN EL USO Rodrigo J, Casillas C, Jordan Y,
punción. Galant J. Nefrostomías Percutáneas,
DE DISPOSITIVOS DE
– Alojamiento del catéter en la bolsa. revisión de 92 casos. J. Actas Uroló-
– Aseguramiento de la fijación mediante seda DOS PIEZAS PARA gicas Españolas. 1995; 19 (7): 555-
(si fuera preciso). UROSTOMÍAS EN EL 560.
– Cierre del sistema y las distintas posibilida- – Belenguer J, Ricarte A. Protocoliza-
des del mismo (posición, acoples de otros CUIDADO DE LOS ción sobre la educación pre y post-
dispositivos, etc.). CATÉTERES DE intervención a pacientes urostomiza-
– Recordatorio final de cada uno de los pasos. NEFROSTOMÍAS. dos. Rev. Asociación Española en
– Respuestas a las dudas surgidas. Enfermería Urológica. 1994; (52):
COMIENZA CON UNA 59-64.
FASE PREVIA DE – Crespo A, Navaro D, Martín M, Laca-
1er DÍA ANTES DEL ALTA ADIESTRAMIENTO AL sa RA. Informe de alta en Enfermería;
valoración de su utilidad en el enfer-
• Evaluación de toda la información en cuanto PACIENTE Y FAMILIA Y mo ostomizado. Rev. Asociación
a preparación, técnica y problemas. UNA QUE INCLUYE UN Española en Enfermería Urológica.
• Evaluación de la técnica: en nuestra presen- 1994; (53): 20-27.
CONTROL PERIÓDICO
cia realizará un primer recorrido por todos los – Cerezo M, Real H, Ferrero R, Carrillo
pasos de forma verbal y posteriormente realizará POR UNA J, Rodríguez M. Sistemas de autocui-
la técnica de manera satisfactoria, demostrando ENFERMERA/O dados en urostomizados y seguimien-
conocimientos y habilidades necesarios. to en A. Primaria. Rev. Asociación
• Se dará toda la información necesaria para ADIESTRADO EN EL Española en Enfermería Urológica.
detectar: CUIDADO DE ESTOS 1996; (60): 48- 51.
– Problemas en la piel: irritaciones, infección PACIENTES Y LA – Bajo I. Seguimiento de las recomen-
local. daciones dadas al alta hospitalaria en
– Problemas relacionados con el catéter: salida ULTERIOR EVALUACIÓN pacientes ostomizados. 1998; (66):
accidental, obstrucción. 57-63.
– Variaciones patológicas de la orina. – Izquierdo F, Martí J, de la Torre P, Alberola J, Bonnín I,
Ochoteco J.I. Nefrostomía Percuatánea. Actas de la
Fundación Puigvert. 1992; 11 (4): 337-346.
EL DÍA DEL ALTA – De la Torre P. Punción Renal Percutánea. Actas de la
Fundación Puigvert. 1992; 11 (4) 1992.
• Evaluaremos toda la información en cuanto a prepara- – Navarro A, Carreras C, Navarro E, Llado R. Atención
ción, técnica y posibles problemas. integral (intra y extrahospitalaria) al paciente portador
• En nuestra presencia realizará correctamente la técni- de Nefrostomía Percutánea. Rev. de la Asociación
ca, demostrando conocimientos sobre el manejo adecuado Española de Enfermería en Urología. 1994; (50):73-
del dispositivo. 76.
• El paciente saldrá de la Unidad con los materiales – López R, Pérez E, Morano M. Experiencia en Enferme-
necesarios para su cuidado en cantidad suficiente hasta su ría en Nefrostomías Percutáneas 1992-1995. Rev.
adquisición. Sesiones para la Salud.1997; (17): 23-27.
• Asimismo se le dará un informe para su enfermera de – Marco A, Jiménez L. Proyecto de interrelación: Cuida-
A.P. y una hoja/folleto informativo sobre los cuidados que dos al paciente nefrostomizado. Rev. Metas de Enfer-
ha de tener en su casa. mería. 1999; (16): 16-20.
– Bauluz M, Arias S, López de Alda A. Cuidados de
Enfermería en el manejo de la Nefrostomía Percutánea.
CONCLUSIONES Rev. de la Asociación Española de Enfermería en Uro-
logía. 2000; (75): 69-73.
Lo que ahora presentamos, es una fase de un proyecto de – Huerta M. Propuesta de cuidados al alta para el catéter
investigación más amplio que pretende validar un procedi- de Nefrostomía Percutánea. Rev. de la Asociación Espa-
miento de cuidados para pacientes portadores de catéter de ñola de Enfermería en Urología. 2000; (75): 81.
nefrostomía en régimen ambulatorio. La siguiente fase – Walsh P, Retik A, Staney T, Darracott V. Cambell Uro-
consistiría en el seguimiento de estos pacientes en sus logía. Sexta edición. 1994; (3): 2210-2220.
domicilios valorando indicadores sobre aspectos de segu- – Grose K, Brooman P, O,Reylly P. Urologican commu-
ridad, comodidad e independencia del sistema sanitario. nity nursing: a new concept in the delivery of urologi-
Esta segunda fase, con los resultados de la investigación, cal care. British Journal of Urology. 1995; (76): 440-
será objeto de una posterior comunicación. ▼ 442.

NÚM. 84. OCTUBRE/NOVIEMBRE/DICIEMBRE 2002 ENFURO • 13