Sie sind auf Seite 1von 7

///C U E R D O:

En la ciudad de Paraná, Capital de la Provincia de Entre Ríos, el


día primero de octubre de dos mil veinte, reunidos los Sres. miembros del
Excmo. Superior Tribunal de Justicia, a saber: los señores Vocales Dres.
GERMAN REYNALDO F. CARLOMAGNO, DANIEL OMAR CARUBIA,
BERNARDO IGNACIO SALDUNA y MIGUEL ANGEL GIORGIO, asistidos del
Secretario autorizante fueron traídas para resolver, las actuaciones
caratuladas: "BUFFA FLORENCIA MARIA Y OTROS C/ MUNICIPALIDAD DE
PARANA - DEPARTAMENTO EJECUTIVO MUNICIPAL S/ ACCION DE
AMPARO", Expte. Nº 24729.-
Practicado el sorteo de ley resultó que el tribunal para entender
quedó integrado en el siguiente orden: Sres. Vocales Dres. Salduna,
Carlomagno, Carubia, Giorgio y Smaldone.-
Examinadas las actuaciones, el Tribunal planteó las siguientes
cuestiones:
¿Qué corresponde decidir con respecto al recurso extraordinario
federal interpuesto por la actora?
A LA CUESTIÓN PROPUESTA EL SEÑOR VOCAL DR.
SALDUNA, DIJO:
I.- Quienes accionan interponen y fundan recurso extraordinario
federal contra la sentencia de este Tribunal del 12/07/2020 que resolvió
desestimar la apelación de esa parte; y, en consecuencia, confirmó el
pronunciamiento de la instancia originaria que había rechazado la demanda en
cuanto pretendía la restitución de los agentes municipales a la situación de
revista previa al dictado del Decreto Nº 393/20 PEM del 17/03/2020.
II.- Contra ello esgrimen la configuración de un conflicto de
orden federal, por la supuesta colisión entre la CN en sus arts. 14 bis, 16, 17 y
18 y el Decreto Nº 393/20 de la Municipalidad de Paraná.
Abordan las causales de arbitrariedad y gravedad institucional.
Critican el Acuerdo Plenario Nº 3 de este STJ; y, sobre el punto, manifiestan su
indebida fundamentación y pregonan su nulidad.
Por lo demás, desarrollan los requisitos de la vía articulada y
resumen los antecedentes de la causa.
Aducen supuestas irregularidades en la tramitación de la causa,
especialmente en relación al Acuerdo Plenario Nº 3 y proclaman su falta de
publicidad. También, consideran lesionado su derecho a la estabilidad en el
empleo público.
Puntualizan que el acto administrativo que dejó sin efecto sus
nombramientos en la planta permanente, fue notificado luego de transcurridos
seis meses de esas designaciones. En ese extremo, se apoyan en el art. el art.
7 de la Ordenanza Nº 4220 e insisten con la permanencia de sus cargos.
Exponen que los motivos que darían basamento al Decreto Nº
393/20 DEM son ajenos e inoponibles a los agentes municipales.
Subrayan que según la Ordenanza Nº 8256 su contraria no
podía revocar el acto supuestamente lesivo en sede administrativa y que para
así proceder debió recurrir a la instancia judicial.
Enfatizan que lo resuelto por este STJ en autos "Senestrari…"
no resulta aplicable al caso que ahora nos convoca. Transcriben el antecedente
de la CSJN en Fallos: 338:212.
Vuelven sobre el Acuerdo Plenario Nº 3; y, por último, interesan
la concesión del recurso y la oportuna revocación de la sentencia, con costas.
III.- Oportunamente, la accionada contesta el traslado conferido
el 11/08/2020; y, en síntesis, interesa el rechazo del carril recursivo intentado.
IV.- A su turno, el 07/09/2020 el Sr. Procurador General de la
Provincia de Entre Ríos, Dr. Jorge Amilcar Luciano García, evacúa la vista
dispuesta, proponiendo que se deniegue la concesión del recurso
extraordinario.
Seguidamente, las actuaciones son puestas a despacho a fin de
resolver.
V.- En ese orden y como bien señalan las recurrentes, en la
sentencia de este STJER del 12/07/2020 cuestioné la existencia de mayoría en
el Acuerdo Plenario Nº 3; y, por los motivos que expuse, concluí que lo allí
resuelto no me resultaba vinculante.
Por esos fundamentos y ante fallos en sentido contrario al
resuelto en el presente, el recurso extraordinario federal merece ser concedido.
Así, advierto que ante los agravios del impugnante, el caso que
nos convoca implica un supuesto de gravedad institucional que habilitaría el
conocimiento del Máximo Tribunal de la Nación; ello, sin perjuicio y por encima
de los aspectos y purismos formales de la vía recursiva.
Recordemos que si convenimos en que lo decidido excede el
interés privado de las partes y alcanza al colectivo social, se configuraría, en
los términos cortesanos, una "cuestión institucional seria" (CSJN, 250:431), un
"notorio interés institucional" (CSJN, 253:406); o, una situación que alcanza "la
buena marcha de las instituciones" (CSJN, 300:417).
Y si bien resulta harto dificultoso que los jueces que dictaron la
resolución atacada resuelvan sobre los vicios que ahora se alegan (al menos
involuntariamente, tratarán de descartar el defecto denunciado); no menos
cierto es que, a estas alturas, solo deberá verificarse un supuesto específico
que habilitaría el conocimiento por parte de la CSJN.
Los Magistrados, en definitiva, debemos bregar por la paz y el
orden social, asegurando una justicia real. "'(...)Para que ello sea posible,
además de receptar la pretensión y emitir una sentencia decidiendo acerca de
su conformidad o disconformidad con el ordenamiento jurídico, el órgano
jurisdiccional deberá reunir ciertas condiciones y, antes de dictar la sentencia,
deberá seguir un proceso investido de las garantías que hagan posible la
defensa de las partes' (Cuello, Ramiro Rosales, 'El derecho a la tutela judicial,
los principios procesales y el proceso de amparo individual' en 'XXVI Congreso
Nacional de Derecho Procesal. Ponencias Generales', Santa Fe, 2011, p.
275/276)" (de mi voto, como Vocal de la Sala del Trabajo de este STJER, en
autos "PEREYRA, ALICIA BEATRIZ C/ IAPSER S/ RECURSO DE QUEJA (Accidente
de Trabajo)", LAS 08/05/2018).
Sobre el fondo de la cuestión existen pronunciamientos
disímiles; e, incluso, contradictorios en en este mismo Tribunal. Ello, sin
perjuicio de la ya apuntada falta de mayoría en el Acuerdo Plenario Nº 3.
Como acertadamente lo ha expresado un destacado
constitucionalista: "Al respecto, se ha señalado que 'la policromía interpretativa
podrá ser muy pintoresca y enriquecedora, pero eso de que una misma norma
sea entendida (y aplicada) de modo diverso y contradictorio por diferentes
tribunales y según las distintas instancias suena cada vez más a desorden
y trato desigualitario, además de imprevisible' (Sagüés, Néstor P., 'La
vinculatoriedad de la doctrina judicial de la Corte Suprema', La Ley,
14/08/2008, punto 1, pág. 838)" (citado en de mi voto, como Vocal de la Sala
del Trabajo de este STJER, en autos "TRINIDAD, NOELIA ELIZABETH y otros
c/SOPROSER S.A. y otra -Laboral -RECURSO DE INAPLICABILIDAD DE LEY",
LAS 29/05/2014).
Nos creemos en el deber de poner de resalto que sin
hesitación se advierte que en la presente causa se verifica el "criterio de
trascendencia" que, de manera general, delimita la tarea que gobierna la
jurisdicción del Máximo Tribunal.
En efecto: "En su instancia apelada extraordinaria, (la CSJN) ha
interpretado la doctrina de la arbitrariedad para limitar los casos que llegan por
esa causal a sus estrados, pues de otra manera el Tribunal se transforma en
'una tercera instancia ordinaria' para revisar decisiones judiciales (Fallos:
330:4770, entre muchos otros)" (CSJN en "Anadon...", 20/08/2015,
considerando 14)).
Y, en esa línea, la disputa afecta derechos que serían
indisponibles, de orden público y de naturaleza constitucional; esa
trascendencia social impone, en esta etapa, la concesión de la vía.
Finalmente y atento las particularidades del caso y su solución,
no resulta irrazonable considerar la posible existencia de una interpretación o
aplicación errónea en sede judicial de la doctrina que correspondía a la
controversia. Todo lo cual habilita a considerar que estamos en presencia de un
caso federal, que torna procedente el remedio procesal por ante la Corte
Suprema.
VI.- Por todo lo expuesto, propicio CONCEDER el recurso
extraordinario federal y REMITIR las actuaciones a la CSJN.
Entiendo que lo relativo a las costas deberá ser resuelto por la
CSJN al pronunciarse sobre la suerte final del recurso extraordinario federal
articulado.
Así voto.-
A la misma cuestión propuesta y a su turno, el señor
Vocal Dr. CARLOMAGNO, dijo:
I.- Que, en razones de economía procesal, doy por reproducidos
los antecedentes del caso reseñados por el Sr.Vocal preopinante.
II.- Que, tocante a la viabilidad o no de la apertura de la
instancia extraordinaria pretendida, anticipo que no participo de la solución
propiciada, por las consideraciones que realizaré.
En cuanto al recurso extraordinario se impone en primer lugar
destacar algunos aspectos vinculados con la tarea que en este estadio
corresponde al Tribunal del que emana la decisión materia del remedio
procesal en trámite.
Según el art. 257 del Código Procesal Civil y Comercial de la
Nación, es al tribunal de la causa a quien le corresponde decidir si es o no
admisible el recurso extraordinario, por tanto, hay que verificar si se
encuentran reunidos en la especie los requisitos que condicionan la
intervención de la Corte para resolver el remedio intentado.
En tal cometido y en lo que se refiere a los requisitos de
admisibilidad del recurso extraordinario se observa que éste cumple con los
recaudos exigidos por la normativa, pues se ha dictado sentencia –la cual
resolvió una cuestión justiciable- ocasionando la decisión que se ha tomado en
la misma un gravamen actual a la parte recurrente; se ha interpuesto dentro
del término ritual ante el Superior Tribunal de la causa; y la sentencia atacada
posee el carácter de definitiva conforme a los términos del art. 14 de la Ley 48.
Sin embargo, en el sub case no aparece configurada cuestión de
índole federal que requiera el ejercicio de la facultad jurisdiccional de la Corte
Suprema de Justicia de la Nación.
En efecto, este tribunal para resolver el presente interpretó y
aplicó normas de derecho común, las cuales por naturaleza y en principio son
ajenas a la competencia de la Corte Suprema de Justicia por vía del recurso
extraordinario (Fallos:296:124;303:841, entre otros), no bastando la mera cita
de normas de la Constitución Nacional para habilitar este recurso ya que "No
cabe admitir recursos basados en cláusulas constitucionales, pero referidos a
cuestiones no regidas de modo directo por normas federales, pues de tal modo
se haría ilimitado el acceso a sus estrados, pues no hay derecho que en
definitiva no tenga su raíz y fundamento en la Constitución Nacional, aunque
esté directa o indirectamente regido por el derecho común o local" (Fallos:
310:508).
Por otra parte, en cuanto al planteo cimentado en la doctrina de
la arbitrariedad, debe recordarse que la misma reviste carácter excepcional, y
no cubre las divergencias resultantes entre lo decidido por el juzgador y lo
sostenido por las partes, ni tiene por objeto corregir como si fuera otra
instancia ordinaria las sentencias equivocadas o que se reputen tales por la
parte recurrente, sino que sólo atiende a la exigencia constitucional de que
aquéllas sean fundadas y constituyan una derivación razonada del derecho
vigente y estén basadas en las constancias agregadas a la causa para ser
legítimas (Fallos: 303:769 y 1511; 310:302; 314:83; entre muchos otros),
extremos éstos que se encuentran aquí satisfechos, puesto que la decisión
tomada por este Alto Cuerpo analizó, según las circunstancias comprobadas
del caso, y de manera fundada, las disposiciones del Decreto Municipal Nº
393/2020.
En efecto, del escrito impugnativo sólo se desprenden meras
disconformidades con lo resuelto, pero no se demuestra que la solución
adoptada no constituya una derivación razonada del derecho vigente, y siendo
que la doctrina de la arbitrariedad requiere, para su procedencia, que las
resoluciones recurridas prescindan inequívocamente de la solución prevista en
la ley, o adolezcan de una manifiesta falta de fundamentación, extremos que
no se dan en el presente caso, ya que la sentencia que aquí se impugna,
interpretó y aplicó de manera fundada normas de derecho público local.
Finalmente, tampoco se configura en el caso un supuesto de
gravedad institucional pues, para que ello ocurra, una simple alegación en tal
sentido no basta, si no se demuestra que la situación derive en repercusiones
relevantes y directas sobre la comunidad toda (Fallos. 316:766; 332:1163;
entre otros).
En base a las consideraciones efectuadas precedentemente,
propicio, en sintonía con lo dictaminado por la Procuración, que se deniegue la
concesión del recurso extraordinario interpuesto, con costas a la recurrente.
Así voto.-

A la misma cuestión propuesta y a su turno, el señor


Vocal Dr. CARUBIA, dijo:
I.- Los antecedentes relevantes del caso han sido
suficientemente resumidos por el señor Vocal ponente y, en honor a la
brevedad, a lo allí consignado sobre el particular por el Dr. Salduna, me remito.-
II.- Al ingresar así al análisis del recurso incoado, corresponde
verificar si la impugnación deducida en autos reúne las condiciones de
admisibilidad del remedio extraordinario federal intentado con arreglo a las
disposiciones previstas en los arts. 14 y 15 de la Ley Nº 48 y, en tal cometido,
se puede puntualizar que satisface los requisitos de formalidad extrínseca
condicionantes de su admisibilidad, en cuanto la parte actora viene
impugnando, por escrito y dentro del plazo legalmente establecido, una
sentencia definitiva o asimilable a ella por sus efectos, dictada por el Superior
Tribunal de Justicia local.-
Por lo demás, aun cuando la introducción y mantenimiento de la
cuestión federal en el curso del proceso puede exhibir en estos autos alguna
insuficiencia, al haber manifestado las accionantes tangencialmente en el
libelo promocional, bajo el rótulo de “reserva de caso federal”, que ante el
eventual dictado de un fallo adverso, hacen expresa reserva del Caso Federal
(art. 14 Ley 48) y de efectuar denuncias y planteos ante Tribunales y
Organismos Internacionales, por cuanto se afectarían con manifiesta
arbitrariedad sus derechos y garantías reconocidos en la Constitución Nacional,
Provincial y Tratados Internacionales; empero, sin formular concretamente en
qué podría llegar a consistir el mismo, manifestando luego en el memorial ante
esta Alzada nuevamente la reserva del caso federal y la de efectuar
presentaciones ante tribunales y demás organismos en el eventual dictado de
un fallo adverso, desarrollada argumentalmente dentro de la presente pieza
recursiva, ello no es óbice para la procedencia de la impugnación de excepción
intentada cuando el agravio constitucional invocado puede emerger
sorpresivamente, como en la especie, de la propia sentencia recurrida,
conforme lo ha sostenido el Máximo Tribunal Federal al señalar que: “No cabe
exigir un planteo formal del caso federal, si los términos de la cuestión
propuesta no justificaban prever que, para resolver los agravios respectivos se
habrían de obviar las normas que rigen la materia y expresar fundamentos tan
sólo aparentes; de lo contrario, la exigencia de un planteo constitucional
oportuno se convertiría en un ritualismo estéril, inoperante y lesivo del derecho
de defensa en juicio” (cftr.: C.S.J.N.; 23/11/1983, in re: "Banco de la Nación
Argentina c/Balerini, Luis F. y otros"; Fallos, 305:2009), evidenciándose
nítidamente la cuestión federal involucrada en el caso sub examine al invocar
las recurrentes infracciones a garantías de tutela constitucional -garantía de
estabilidad en el empleo público, art. 14 bis de la Constitución Nacional (y
normas concordantes contenidas en la Constitución Provincial y Ordenanza
Municipal 4220 de Paraná), derecho de propiedad, irrevocabilidad por la propia
administración de actos administrativos generadores de derechos subjetivos y
contradicciones en lo resuelto, emergentes de la sentencia en crisis que dictara
este Alto Cuerpo en fecha 12/7/20, por lo que en principio se expresan
argumentos que configuran supuestos contemplados en los incs. 2º y 3º del
art. 14 de la Ley Nº 48 y, además, exhibe fundamentos con autonomía
suficiente, bastándose a sí mismo.-
De tal modo, cumplidos en el sub judice los extremos formales
aludidos y surgiendo de sus fundamentos la denuncia de causas concretas
habilitantes del recurso deducido que derivan del fallo atacado -al que le
atribuyen arbitrariedad-, las cuales, objetivamente, encuadran en supuestos
configurativos de los vicios invocados y revelan directa relación con la cuestión
resuelta, se verifican suficientemente planteados agravios susceptibles de
constituir la cuestión federal que se invoca y, a la vez, la conclusión sentencial
que se ataca puede importar la argumentada negación de concretos principios
y garantías constitucionales explícitamente consagradas en la Carta
Fundamental en resguardo de la afectación de derechos de idéntica jerarquía,
en tanto el Municipio demandado, a través del Dec. N° 393/20 del 17/3/20 -
cuya anulación respecto a cada una de las amparistas constituye el objeto de
la acción-, dispuso el cese de las actoras en el cargo de planta permanente en
el que habían sido designadas por Decreto N° 1023 de 2019, revocando dicho
acto administrativo por sí y ante sí, omitiendo una previa declaración de
lesividad en la órbita administrativa y consecuente promoción de la acción
judicial específica.-
III.- En tal contexto, es menester advertir que la naturaleza
excepcional de la causal de arbitrariedad que se invoca como motivo
habilitante de la instancia extraordinaria, atiende a la exigencia constitucional
de que los fallos sean fundados y constituyan una derivación razonada del
derecho vigente, con aplicación a las constancias de la causa, demostrando los
agravios expresados una verosímil viciosidad de ese tipo en la sentencia
atacada, habida cuenta que la argumentación impugnativa guarda relación con
los concretos fundamentos del fallo y su limitado análisis a un enfoque
formalista de la cuestión sometida a juzgamiento, poniendo énfasis las actoras/
recurrentes en la contradicción de los fundamentos en el seno del Tribunal
recurrido, todo lo cual viabiliza claramente la procedencia formal de la
impugnación extraordinaria deducida.-
IV.- Con base en estas consideraciones, adhiero a la propuesta
que impulsa el Dr. Salduna en su voto, en cuanto propicia la concesión del
remedio federal articulado por ante la Excma. Corte Suprema de Justicia de la
Nación.-
Así voto.-
A la misma cuestión propuesta y a su turno, el señor
Vocal Dr. GIORGIO, dijo:
Comparto la solución que propician los Vocales Carubia y
Salduna por cuanto se vislumbran configurados en la especie los supuestos
habilitantes de la vía extraordinaria que se intenta abrir, advirtiéndose que los
agravios del recurrente trascienden las normas de derecho público local, pudiendo
eventualmente afectar los derechos constitucionales enunciados, por lo que estimo
procedente conceder el recurso extraordinario por ante la Excma. Corte Suprema de
Justicia de la Nación.
Así voto.-
Con lo que no siendo para más, se dio por terminado el acto
quedando acordada -y por mayoría- la siguiente SENTENCIA, que RESUELVE:
1º) CONCEDER el recurso extraordinario federal interpuesto
por la parte actora.-
2º) REMITIR los obrados a la Excma. Corte Suprema de Justicia
de la Nación de conformidad a lo establecido en el art. 257 del Cód. Proc. Civ. y
Com. de la Nación.-
Protocolícese, notifíquese -cfme. arts. 1, 4 y 5 Ac. Gral. Nº 15/18
SNE- y, prosigan los autos según su estado.
Dejo constancia que la sentencia que antecede, ha sido
dictada el día 1 de octubre de 2020 en los autos "BUFFA FLORENCIA
MARIA Y OTROS C/ MUNICIPALIDAD DE PARANA - DEPARTAMENTO
EJECUTIVO MUNICIPAL S/ ACCION DE AMPARO", Expte. Nº 24729, por el
Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, integrado al efecto por los Señores
Vocales Germán R. F. Carlomagno (En disidencia), Daniel O. Carubia, Bernardo
I. R. Salduna y Miguel A. Giorgio, quienes suscribieron la misma mediante
firma electrónica, conforme -Resolución Nº 28/20 del 12/04/2020, Anexo IV-
prescindiéndose de su impresión en formato papel y se protocolizó. Conste.
Fdo.: EDUARDO A. RODRIGUEZ VAGARIA. SECRETARIO.
HG