Sie sind auf Seite 1von 5

Profesora Carolina Canave

GUÍA DE CONTENIDOS n°2 TERCERO MEDIO:


UNIDAD 1: DIÁLOGO: LITERATURA Y EFECTO ESTÉTICO
Semana del 23 al 27 de marzo

Objetivo: Reflexionar sobre el efecto estético de las obras leídas, evaluando:


∙ Cómo la obra dialoga con las experiencias personales del lector y sus puntos de vista sobre
diversas problemáticas del ser humano (afectos, dilemas éticos, conflictos, etc.)
∙ Cómo los recursos y técnicas literarias de la obra inciden en el efecto estético producido.

Literatura y efecto estético

En nuestra guía anterior estudiamos una de las principales características de los textos
literarios y que los hacer ser distintos de otros tipos de textos: su función estética.
Una obra literaria es una creación artística que provoca una reacción emocional en el
receptor, como también nos sucedió al contemplar el cuadro “Los amantes” de René Magritte.
Esta reacción emocional se conoce como EFECTO ESTÉTICO, el que se produce por una
conjunción de elementos que adquieren sentido en cada lectura:

1.- las motivaciones del autor,


2.- los elementos formales de la obra,
3.- los temas tratados
4.- las visiones de mundo, entre otros.

El efecto estético es la apreciación de la belleza de la obra o el encuentro con alguna verdad o


valor que conmueva a quien la lea. Por ejemplo, en un cuento leído, este efecto puede darse
por los temas (amor no correspondido, visión de la muerte, por ejemplo), y por la forma en
que está escrito. Observa el siguiente esquema:
Efecto estético
Reacción emocional del lector

Elementos formales de la
Temas de una obra
Generalmente, una obra aborda temas o obra
problemas humanos. Por ejemplo: amor, Técnica literaria: tipo de narrador,
muerte, etc. tratamiento del tiempo narrativo, mundo
representado, figuras literarias, etc.

Representación del mundo


Mundo ficticio presentado que puede ser Lector
realista, fantástico, onírico, etc. Tipos de Circunstancias de vida, intereses,
personajes y valores que representan o motivaciones, conocimiento, afectos, etc.
encarnan.

¿Cómo interpretar los efectos estéticos en una obra?

Para poder analizar en una obra literaria


y dar cuenta del efecto estético que estas
produce puedes formularte las siguientes
preguntas: ¿Qué te pareció el cuento que
acabas de leer?, ¿por qué?, ¿Qué temas
pudiste identificar en él?, ¿qué creencias,
visiones de mundo, valoraciones éticas
refleja? ¿Qué recursos narrativos
reconocieron al leerlo (focalización, tipo de
narrador, figuras literarias, saltos temporales)
y cuál es su propósito?

En este sentido, y como lo propone la


Estética de la recepción literaria1, el rol del
lector es de vital importancia para completar el
sentido de la obra literaria. Bajo esta lógica la
literatura es un fenómeno pensado para el lector, como bien dice HANS Robert Jauss,
principal representante de la Estética de la recepción “En el triángulo formado por autor, obra y
público, este último no constituye solo la parte pasiva, un mero conjunto de reacciones, sino
una fuerza histórica, creadora a su vez. La vida histórica de la obra literaria es inconcebible sin
el papel activo que desempeña su destinatario”.

Los mundos ficticios

Otra de las características fundamentales de la literatura y que también debemos


considerar al analizar la relación entre efecto estético y literatura es su carácter ficcional 2. Se
dice que las obras literarias, sobre todo narrativas y dramáticas, crean mundos ficticios ¿En
qué sentido podemos llamar “mundos” a estos textos literarios? Al caracterizarse por tener
personajes, que desarrollan acciones en un marco espacio temporal, crean la ilusión de estar
ante un pequeño mundo. Sin embargo, estos mundos representados, como bien debes saber
cuando estudiaste los tipos de mundos, pueden ser más o menos cercanos a nuestra realidad,
es decir, más o menos realista.
1
La estética de la recepción es una de las distintas teorías literarias que analizan la respuesta del lector
ante los textos literarios. En esta escuela se hace especial hincapié en el modo de recepción de los
lectores, concebidos como un colectivo histórico.
2
Es decir, es producto de la creación de un artista, en este caso un escritor, a partir de su imaginación.
Observa las siguientes imágenes:

(Las espigadoras Jean-Francoise Millet, 1857) (Guernica Pablo Picasso, 1937)

Ambos cuadros nos sirven de ejemplo para referirnos a los distintos tipos de mundos ficticios
en la literatura y sus diferencias, ya que de la misma manera que el “efecto estético” que
produce el cuadro Las espigadoras no es el mismo producido por el Guernica de Picasso, lo
mismo sucede cuando se lee una novela de anticipación distópica y un poema.

Actividad: Lee el siguiente cuento del escritor Julio Cortázar y responde las siguientes
preguntas, correspondientes a los tres niveles de comprensión lectora (literal, inferencial,
crítico-creativo). En caso de que dudes, puedes consultar a tu profesor en las clases.

CONTINUIDAD DE LOS PARQUES, JULIO CORTÁZAR

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla
cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los
personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una
cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los
robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una
irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo
verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las
imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi
perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza
descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de
la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a
palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se
concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte.
Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una
rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias,
no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas
secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada.
Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba
decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo
retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir.
Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía
su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una
mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la
cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un
instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos,
hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no
debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños
del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer:
primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en
la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz
de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón
leyendo una novela.
Nivel 1: Localizar información

Según la información entregada anteriormente ¿cuáles son los elementos que contribuyen al
efecto estético y permiten darle un sentido global a la obra leída?

Nivel 2: Interpretar

A partir del cuento “La continuidad de los parques” propone una breve interpretación del
mismo, considerando los dos mundos de ficción que se entrelazan en el relato, el rol del
lector en el cuento y el cambio de perspectiva del narrador hacia el final de la historia.

Nivel 3: Reflexionar

Considerando análisis anteriormente realizado ¿Qué te pareció el cuento que acabas de leer
y por qué?, ¿Qué temas pudiste identificar en él?, ¿qué creencias o valoraciones éticas
refleja?