Sie sind auf Seite 1von 16

MAESTRÍA EN EDUCACIÓN

UNIVERSITARIA.

SEMINARIO:

Evaluación de aprendizajes.

ALUMNA: GABRIELA MARIEL SPADONI.

DNI: 18.436.843.

E- MAIL: lic.gmspadoni@hotmail.com /
gmsrosario@yahoo.com.ar

BLOG: http://eduticsantafe.blogspot.com

TEMA: La evaluación por portafolios digitales, una


alternativa en la evaluación para integrar las TIC al currículo.
Desafíos y posibilidades.

PROFESORA: Dra. Susana Celman.

COHORTE: 2006 –2008.


2
Introducción:

El uso de portafolios no es exclusivo del ámbito educativo. Su utilización


con fines evaluativos, no es nueva pero aún continúa siendo un desafío su puesta
en marcha así como su utilización en diversos contextos educativos.

Representa una metodología para explorar nuevas posibilidades en la


práctica de la enseñanza (puede decirse que es un nuevo modo de entender el
proceso de enseñanza) y constituye una oportunidad para organizar la instrucción
junto a los estudiantes permitiendo enriquecer de ese modo la visión que se tiene
del contenido y de las estrategias de enseñanza así como del proceso de
aprendizaje.

Uno de sus aspectos más interesantes es que posibilita hacer un


seguimiento de los procesos cognitivos que desarrollan los estudiantes durante su
escolaridad. Nos da también la oportunidad de posicionarnos en una concepción de
evaluación alternativa a los métodos tradicionales que no se limita a un simple
proceso de recogida de datos y descripción de la realidad observada, así como
tampoco es una emisión de juicios en relación a unas normas o criterios internos o
externos sino que se trata de un proceso que facilita el análisis conjunto y la
reconstrucción de aprendizajes mediante la interpretación compartida de los
datos recogidos por el profesor y el estudiante.

En este sentido, es interesante el planteo de Shulman, respecto a su idea


del portafolio como un acto teórico: “será la teoría que se sostenga acerca de la
enseñanza la que determine lo que constituye un ítem conveniente para incluir en
el portafolio. Lo que vale la pena documentar, considerar para la reflexión, lo que
se cree útil... precisamente eso es un acto teórico” (Shulman, 45 - 1999).

Asimismo, el portafolio nos brinda la posibilidad de entender el proceso de


evaluación como un diálogo entre evaluador y evaluado a partir de un contenido
evitando que se establezcan relaciones de poder lideradas exclusivamente por el
profesor desvirtuando las mismas finalidades de la evaluación. Y todo ello es
posible porque la evaluación por portafolios proporciona la oportunidad de:

• Conocer el progreso y proceso seguido en el aprendizaje.


• Comprometer más a los estudiantes por medio de su autoevaluación.
• Demostrar el nivel de destreza y grado de profundización en los contenidos
que cada estudiante esté dispuesto a asumir.
• Mostrar habilidades que son decididas autónomamente, es decir, a criterio
de los propios estudiantes.
• Brindar al profesor material de aprendizaje y evaluación más diversificado
para facilitar la orientación posterior de los estudiantes así como repensar
3
y rediseñar la práctica al implementar nuevas acciones conducentes a una
mejora de la enseñanza.

En la planificación de la instrucción, la metodología del portafolio puede


significar una experiencia compartida con el alumno, en la que se toman en cuenta
tanto sus características individuales, intereses, puntos de vista sobre las
asignaciones o tareas como las experiencias del grupo. Del mismo modo, el
portafolio abre al docente la posibilidad de hacer un seguimiento a los procesos
cognitivos que se van desarrollando en los estudiantes durante el transcurso de la
escolaridad.

La implementación del portafolio digital como herramienta que ayuda a


evaluar los aprendizajes acercando información a los educadores sobre las
destrezas y conocimientos de los estudiantes, nos invita a considerar el aporte
que le otorga la tecnología a esta modalidad de evaluación pero específicamente a
pensar como juega la noción de cambio en quienes laboran en las instituciones
educativas. Es que decidir la inclusión pedagógica de las tecnologías de la
información y la comunicación a nivel curricular implicará gestionar el cambio en la
era digital, ya que convoca a reflexionar sobre cómo pueden los miembros de una
comunidad educativa involucrarse en los procesos de cambio. La institución
escolar puede contribuir en la construcción de nuevos sentidos de las prácticas
para generar un cambio hacia adelante. Unos de los aspectos centrales es
repensar la cultura institucional a partir de una revisión y reformulación de roles
y funciones de los actores del proceso educativo. Es preciso que el profesorado
cambie su mentalidad, su actitud y su rol con respecto a la enseñanza. En este
sentido, un eje central será trabajar la resistencia al cambio. Los sistemas de
información, la tecnología personal, la innovación en las comunicaciones y el
aumento de la colaboración se combinan para dar forma a un entorno diferente.

Para reflexionar respecto a la incursión y vigencia del portafolio digital más


que posicionarnos en los avances de los programas de computación será preciso
atender a la manera en que los empleen docentes y alumnos en las instituciones
educativas. En este sentido, es relevante considerar el rol de quienes gestionan
los espacios educativos quienes deben asumir nuevos liderazgos configurados a
través de la práctica y articuladores de la comunidad de aprendizaje como espacio
a ser construido y que además pueda ejercer visión sobre estos tiempos signados
por transformaciones. Así, para que los cambios den resultado será preciso que los
mismos sean liderados desde la gestión y asumidos por todos los integrantes de la
comunidad educativa y han de implicar necesariamente cambios culturales.

Implementar el portafolio digital como estrategia evaluativa presenta así,


nuevos retos a la evaluación en una era en la que el aprendiz tendrá que aprender
también a autovalorar su evolución. Ello posiciona al docente en la necesidad de
4
centrar la práctica docente en el “cómo enseñar” y no en el “qué enseñar”:
innovar la metodología didáctica, introduciendo estrategias que articulen las
nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Desarrollo.

La utilización del portafolio como herramienta de apoyo a los procesos de


enseñanza y aprendizaje cuenta con una tradición más vasta y productiva en
espacios anglosajones, principalmente en Estados Unidos. Existen algunas
experiencias en Europa, destacándose en este sentido Reino Unido. Si bien no hay
demasiadas publicaciones sobre la temática, convoca la atención de un número
creciente de profesionales. Si pensamos en las bondades que puede traer
aparejada su implementación a los fines de evaluar los aprendizajes de los
estudiantes así como qué aspectos necesitan optimizarse para su aplicación en las
instituciones educativas, existen diversas aristas para su consideración.

Respecto a la terminología portafolios.

Algunas de las producciones sobre el tema, se preocupan en distinguir entre


portafolio / portafolios (García Doval, Fátima - 112 - 2005). Un punto en que
concuerdan las investigaciones sobre portafolios, es que su utilización no se halla
circunscripta al ámbito educativo. Su contexto de uso remite a entornos
profesionales o empresariales luego tomados por el campo de la educación o de lo
educativo, donde adquieren significados y matices muy diferentes. En el campo de
la educación, el portafolios se convierte en una metodología de enseñanza y
evaluación que hace su aparición como metodología alternativa a aquellas de corte
puramente cuantitativo, se trata realmente de un procedimiento de evaluación de
trayectorias de aprendizaje centrado en las ejecuciones y logros obtenidos por
los participantes en dichas trayectorias. Es posible rescatar su consideración
como una metodología que tiene como función proveer una retroalimentación
significativa para mejorar el aprendizaje del alumno dentro de las prácticas de
enseñanza.

En general se piensa en el portafolio como en una colección de trabajos -


generalmente comentados – de considerable relevancia en la trayectoria de una
persona. Así, los portafolios nacen como presentación de resultados, orientados no
al proceso sino al producto. Asimismo, el mundo de las finanzas vio en el uso de
portafolios un modo acorde de monitorizar las evoluciones de inversiones e
inversores. El ámbito educativo ha rescatado ambas ideas: la que rescata el
producto pero también la que monitoriza el proceso implementándolos bajo la
denominación de portafolios educativos.
5
Requiere de una especie de carpeta o maletín que responde a ciertos criterios y
cuya planificación apunta a fortalecer el análisis conjunto y la reconstrucción de
aprendizajes mediante la interpretación compartida de los datos recabados por el
profesor y el estudiante.

Puede observarse de esta manera que hay un relativo consenso respecto a qué es
y qué no es un portafolio.

Portafolios educativos.

Si nos remitimos a la Wikipedia en español e introducimos en el buscador la


palabra “portafolio” pueden recabarse las siguientes acepciones en
http://es.wikipedia.org/wiki/portafolio:

• una cartera para guardar y transportar documentos;


• portafolio de inversiones, selección de instrumentos financieros para
invertir;
• portafolio de aula: selección deliberada de los trabajos de un alumno que en
cierta forma nos cuenta la historia de sus esfuerzos, su progreso y sus
logros.

Sin posicionarnos en el significado literal de la palabra portafolio, puede


afirmarse que el uso habitual de la palabra portafolios en castellano y con un
sentido educativo, está tomado del contexto anglosajón, Portfolio Assessment que
podríamos traducir como “carpeta de evaluación” o “portfolio process” que
podríamos denominar en castellano “carpeta de aprendizajes”.

Respecto a aportes de educadores, pueden rescatarse las siguientes definiciones


(Danielson –8 – 2000) en torno a “portafolio”.

• Un portafolio es un registro del aprendizaje que se concentra en el trabajo


del alumno y en su reflexión sobre esa tarea. Mediante un esfuerzo
cooperativo entre el alumno y el personal docente se reúne un material que
es indicativo del progreso hacia los resultados esenciales (National
Education Association, 1993, p.41).
• Un portafolio es una selección deliberada de los trabajos del alumno que
nos cuenta la historia de sus esfuerzos, su progreso o sus logros. En él
deben incluirse la participación del alumno en la elección de su contenido,
los criterios de la selección y las pautas para juzgar sus méritos, así como
las evidencias de su proceso de autorreflexión (Arter, 1990, p. 27).
• Un portafolio tiene que ser mucho más que "cosas" que los alumnos
producen y los docentes guardan. Los portafolios de productos implican una
reunión sistemática de materiales de los alumnos coherentemente usados
6
por la mayoría o todos los maestros y estudiantes en las áreas de
contenidos curriculares y en todo el distrito escolar, con el fin de validar el
crecimiento y las aptitudes (Kingmore, 1993, p. 9).
• Un portafolio es algo más que una mera caja llena de cosas. Se trata de una
colección sistemática y organizada de evidencias utilizadas por el docente y
los alumnos para supervisar la evolución del conocimiento, las habilidades y
las actitudes de estos últimos en una materia determinada (Vavrus, 1990, p.
48).
• Usados en el marco de la evaluación, los portafolios son colecciones
sistemáticas realizadas por alumnos y docentes que sirven como base para
examinar 'el esfuerzo, los progresos, los procesos y los logros, así como
para satisfacer las exigencias de responsabilidad habitualmente alcanzadas
por procedimientos de prueba más formales"(Johns, 1992, p. 10).

Más allá de ciertas ambigüedades en el tratamiento del concepto en virtud


de que las múltiples definiciones hacen hincapié en los diferentes objetivos
abordados por los autores, puede decirse que la mayoría de las definiciones
comparten algunas características:

• Consisten en colecciones de la labor de los estudiantes.


• Las colecciones son seleccionadas en base a criterios.
• Los alumnos y / o otras audiencias tienen la oportunidad de comentar
los trabajos y reflexionar sobre él.

El común de los autores se refiere a su clasificación planteando que nos


encontrarnos con similares clasificaciones de portafolio más allá de la
terminología utilizada: portafolios de trabajo o proceso (orientado a ciertos
objetivos): portafolios de producto, presentación, exhibición o resultados;
portafolios de evaluación diagnóstica, etc. Podemos ver que esta clasificación
sobrepasa de modo considerable los diferentes tipos de portafolios que se utilizan
en el ámbito educativo.

Del portafolio convencional al portafolio electrónico.

El proceso de elaboración de los portafolios implica los siguientes pasos:


recolección, selección, reflexión y proyección. El docente enuncia el propósito de
la unidad de enseñanza y explica a los alumnos como pueden demostrar su dominio
de las habilidades a desarrollar. Los estudiantes seleccionan los elementos que
mejor ilustren sus conocimientos y aptitudes. Analizan sus logros atentos a los
criterios establecidos por el docente e intentan acercarse a los mismos. En su
formato convencional, la organización de los portafolios se presenta como una de
sus dificultades principales o cuestiones nodales a decidir. Uno de los problemas
7
centrales que tiene que ver con la administración del trabajo de los estudiantes
es el del depósito.

Su caracterización como herramienta sencilla y compleja a la vez, nos invita a


reflexionar sobre el desafío que implica su implementación:

La idea es sencilla y compleja a la vez: el alumno, a lo largo del periodo que dura un
aprendizaje concreto, mantiene un espacio propio digital (en Internet casi
siempre), donde va recopilando todos los recursos que va utilizando y, lo más
importante, donde va reflexionando y retroalimentándose sobre el propio proceso
en el que se encuentra inmerso. (De la Torre – 2007)

En aquellos ambientes que cuenten con las tecnologías de la información y la


comunicación, se puede acceder a programas electrónicos para que los alumnos
guarden sus trabajos. El portafolio es una metodología que se puede adaptar al
formato electrónico en virtud de que puede ser desarrollado en línea. Su
crecimiento como método de enseñanza y aprendizaje se ha asociado al auge de
Internet. Sin embargo, el portafolio digital es más que un conjunto de documentos
y proyectos guardados mediante el uso de archivos. Es una alternativa de
evaluación, en la que por medio de un conjunto de recursos digitales, se integra la
tecnología al currículo. La información recopilada por alumnos y profesores puede
ser almacenada sin demasiadas dificultades logrando que sus artífices creen,
seleccionen, organicen, editen, y evalúen su propio trabajo.

La integración del componente TIC en su diseño agregaría un plus a sus usuarios


ya que les permitiría desarrollar su habilidad con el uso del lenguaje digital, una
mejor estructuración en el desarrollo de su trabajo al dar lugar a que desarrollen
habilidades tecnológicas convirtiéndolos en responsables de su aprendizaje,
motivándolos y otorgándole sentido a su trabajo así como potenciaría un
aprendizaje colaborativo permitiéndoles mostrar a otras personas sus logros,
recibir retroalimentación continua, obteniendo ayuda para resolver problemas o la
mejora de ciertas habilidades. El portafolio digital se convierte así en una
plataforma de interacción entre el autor y sus interlocutores (López – 10 – s/f)

El portafolio digital no sólo vendría a subsanar las dificultades de la organización


de los mismos, sino que se agregaría entre sus potencialidades, la posibilidad de
que los alumnos puedan rescatar la información que brinda la red al efectuar
búsquedas por Internet, condensar la información en diversos formatos como
imagen, sonido y texto, contar con múltiples posibilidades comunicacionales que
exceden al tiempo y espacio y crear versiones en diversos formatos digitales para
transportar su trabajo.
8
“Su naturaleza gráfica y habilidad para soportar enlaces entre distintas
evidencias digitalizadas, proporciona al alumnado la posibilidad de integrar los
aprendizajes de un modo positivo, progresivo y consciente con un gran potencial
atractivo”. (Hernández – 3 – 2006)

No sólo encontramos posibilidades tanto en el aprendizaje como en la evaluación,


sino que la utilización del portafolio electrónico permitirá rescatar la cultura de la
información y la comunicación y sus herramientas, con la que están más
familiarizados los estudiantes en beneficio de la implementación. Esto invita una
vez más al docente, a revisar su rol de educador en la sociedad del siglo XXI,
posicionándose en el papel de orientador, facilitador, proveedor de recursos. El
alumno encuentra una nueva oportunidad de ejercer protagonismo en su proceso
de aprendizaje al poder articular habilidades y nuevas herramientas que permitan
expresar su creatividad.

Además de ser una herramienta pensada para evaluar las habilidades de los
estudiantes y para aportar información a los educadores respecto a los saberes y
destrezas de los estudiantes – al igual que el portafolio convencional – el
portafolio digital presenta cierta flexibilidad al poder adaptarse para ser aplicado
a diferentes usuarios con diferentes finalidades. Dentro de las bondades que
aporta el componente TIC se encuentra el que “…las computadoras son
herramientas sumamente útiles para recoger, almacenar y clasificar información.
La idea de guardar cientos de escritos escolares (por no mencionar materiales,
gráficos, audiograbaciones y videos) en un disco rígido o un CD – Rom resulta muy
atractiva para las escuelas…” (Niguidula – 265 – 2000).

De todas formas, su operatividad tendrá menos que ver con los avances en el
campo de la informática que con respecto al uso que realicen las comunidades
educativas de esta herramienta. No podemos limitarnos a ver el “portafolio
digital” sólo como una nueva aplicación tecnológica. Al igual que otras innovaciones
educativas, es un cambio que debe involucrar a toda la institución para obtener
sus frutos. Se torna preciso pensar el concepto de escuela para observar los
trabajos escolares, los objetivos de la escuela para cada estudiante, tomar
decisiones sobre los criterios o estándares que se deben cumplir, conocer el
grado de familiarización con las TIC, contemplar el contexto. En este sentido,
cada escuela necesita debatir qué debe incluirse en el portafolio, de acuerdo a las
ideas prevalecientes respecto a qué debe valorarse en los trabajos escolares y
cuáles son los indicadores válidos del progreso de los alumnos. La versatilidad de
los programas informáticos permite ser modificados para adecuarlos a las ideas
vigentes en la institución educativa. Al esforzarse los estudiantes por llegar al
concepto a través de sus producciones, permitirá aumentar su capacidad de
promover el aprendizaje escolar. Puede despertar inquietudes y desocultar
9
situaciones ocultas o escasamente manifiestas sobre el funcionamiento de la
institución potenciando así, el cambio hacia el interior.

Si pretenden ser tomados como instrumento de cambio deben contemplarse los


siguientes aspectos:

• Dejar claro el concepto de lo que debe saber y poder hacer el estudiante.


• Desarrollar un sistema de evaluación que le permita posicionarse en “la
calidad” como referente que integra el concepto de la escuela y parámetro
de las producciones de los alumnos.
• Una Dirección que conecte las innovaciones tecnológicas con el objetivo
conjunto y los intentos de mejora en la institución, evitando dejar la
innovación en manos de un solo docente o departamento determinados de la
mano con la obtención - suministro de recursos y difusión de las
iniciativas.
• Revisar tiempos y espacios a los fines de trabajar con la información
contenida en los portafolios.
• Recursos humanos capacitados e infraestructura en equipo que posibilite el
uso de la tecnología.
• Una cultura escolar donde la evaluación sea vista como un proceso de
construcción y mejora continua a los fines de optimizar la capacidad de la
escuela para ayudar a los alumnos a acercarse a su concepto. Dar visibilidad
al concepto y transparentar las producciones, representarían el “deber ser”
y el “poder hacer” en interacción permanente para obtener información del
aprendizaje real de los alumnos.

En virtud de lo analizado precedentemente, es vital considerar como se inserta la


utilización del portafolio como práctica innovadora a nivel institucional. Siguiendo
a Cristóbal Cobo quien estudia el campo de la innovación, algunos principios
estratégicamente claves para la innovación abierta son:

• Apertura, permeabilidad: estar atentos al contexto. Metabolizar ideas


externas con las internas. Aprender y desaprender en forma continua.
• Colaboración: hablar de una arquitectura de participación en una escuela en
particular en lo que respecta a producción del conocimiento es un tema a
considerar. En este sentido, es relevante recordar cuan reactivas son las
instituciones educativas al trabajo colaborativo entre alumnos o bien entre
alumnos con docentes.
• Las TICS: no sólo crean conocimientos, sobre todo estimulan producción en
forma distribuida. Las relaciones y los contextos, cobran gran importancia
más allá de los contenidos.
10
• El conocimiento abierto produce un círculo virtuoso: la difusión favorece
que el conocimiento abierto se enriquezca y optimice el nuevo saber con
otros. Hacer y contar pueden constituirse en una sola acción.
• Lo importante no es la brecha tecnológica sino la brecha del conocimiento.
Es preciso revitalizar la importancia del aprendizaje y construcción del
conocimiento frente a la mera adquisición de computadoras.
• La experimentación constante es parte de todas las organizaciones. Es
preciso que el docente contextúe sus prácticas y reflexione sobre su
accionar docente.
• Compartir los productos de educación, innovación y enseñanza. Esto implica
un cambio de paradigma. Reaparece el hecho de que una institución debe
difundir lo que hace y ofrecerlo a la comunidad, quién motorizará y le
aportará sinergia para seguir creciendo.
• Internet no es solo un espacio de consulta, sino también de interacción
y de producción de contenidos propios. El conocimiento puede producirse
hoy bajo nuevas pautas. Hoy se redefinen los escenarios y los agentes
válidos para generar y difundir conocimiento.
• El conocimiento sigue estando en la interacción profesor-alumno que se
produce en la sala de clases. Sala de clases no limitada por cuatro paredes.
El conocimiento está en las personas.

En virtud del desarrollo realizado, podemos ver que el uso del portafolio
cambia la enseñanza y la evaluación. Permite la incorporación de múltiples fuentes
y variedad de medidas de evaluación; y nos ofrece una serie de posibilidades
evaluativas diferentes a aquellas de corte puramente cuantitativo. Estas dos
características hacen que el portafolios sea una técnica muy rica de evaluación
pero también conlleva que el diseño evaluativo sea más complejo desde el punto de
vista de la organización, estructuración y elección de indicadores evaluativos.
Evaluar un portafolio es un proceso complejo que conlleva mucho más que otorgar
una nota a final de curso. Asimismo, nos invita a priorizar un modelo educativo
basado en el aprendiz, desde este enfoque se ofrece una consideración cada vez
más importante a la responsabilidad del estudiante en la gestión y autorregulación
de sus procesos de aprendizaje y a la capacidad de aprender a aprender. El
desarrollo de la habilidad de auto – instrucción se convierte para profesores y
alumnos en un aspecto fundamental para el desarrollo de competencias. La
evaluación tiene así, una función transformadora y formativa y por lo tanto tiene
lugar durante el proceso.

“Los maestros y profesores que deciden tomar parte en estos procesos comparten
la convicción de que a través de la descripción, el cuestionamiento, la
retroalimentación y la reflexión que forman parte integral de los procesos, ellos
pueden convertirse en mejores docentes. A menudo parece que al examinar el
11
trabajo de los alumnos, los docentes de hecho están examinando su propio
trabajo” (Allen – 24 – 2000)

Por ello, es vital posicionarse en sus posibilidades y beneficios educativos


sin descuidar las desventajas a la hora de pensar en su implementación para que su
puesta en marcha genere una mejora de los aprendizajes de educadores y alumnos
así como una mejora en las prácticas evaluativas.

Más allá de que el portafolio digital presente mejoras incuestionables con


respecto al portafolio convencional tales como facilidad de almacenamiento,
distribución fácil, económica, y de reproducción inmediata, elaboración y
reedición permanente, versatilidad en el empaquetamiento de producciones, forma
amplia de compartirlo, es preciso no obstante, atender las desventajas tales
como: dificultad o imposibilidad de implementación si no forma parte de la cultura
institucional, escaso nivel de alfabetización tecnológica especialmente en los
docentes que pueden colocar resistencias o barreras a la innovación al verlo como
algo engorroso o poco práctico de implementar, pago y manejo de licencias
autorizadas de la paquetería especializada pueden convertirse en una limitación
para muchas instituciones que no cuentan con recursos para costearlo. Y de no
menor importancia para comenzar a pensar en la implementación de portafolios
digitales, son las políticas educativas en torno a TIC. En este sentido, será
necesario y fundamental disponer de infraestructuras tecnológicas y recursos
informáticos que nos permitan incorporar de forma real las TIC como
herramientas habituales y cotidianas de trabajo.

Para concluir:

Ser conscientes de las potencialidades y desventajas a la hora de decidir


implementar los portafolios digitales como una herramienta de evaluación
alternativa nos posiciona en un lugar de “posibilidad” pero sin omitir considerar la
realidad contextual de cada institución educativa. Por ello, no podemos caer en la
fascinación que puede acarrearnos la tecnología en sí misma o las experiencias
exitosas en entornos educativos que desconocemos o que cuentan con realidades
que pueden y quieren hacer el recorrido necesario para el éxito en la
implementación.

Por eso, la tecnología si bien no es la cuestión más relevante, es un aspecto


a tener en cuenta. No podemos omitir considerar dónde, cómo, y qué quiero que
aprendan los estudiantes. La reflexión conjunta debe ser el motor que justifique
su aplicabilidad. Sólo así puede ser visto como una alternativa de evaluación, un
medio poderoso para la construcción de conocimiento, puerta de entrada para el
almacenamiento de saberes de la era digital, y recurso fundamental de la
12
innovación para el aprendizaje en una sociedad donde las redes cobran cada día
mayor importancia.

Un camino que es necesario recorrer para que el portafolio digital pueda


ser visto como una herramienta de interacción, intercambio, evaluación, y
reflexión continua entre profesores y alumnos de cualquier institución educativa,
en un contexto sin limitaciones espacios – temporales para aprender. Una
oportunidad para el análisis de la manera en que el docente se apropia y
resignifica las TIC en su planeación didáctica. Un recorrido que implicará en
principio “comenzar”, que requerirá ajustes en todos los ámbitos y dimensiones de
su desarrollo. Sólo en el diálogo, la perseverancia, la voluntad de cambio y el
aprendizaje continuo será posible avanzar en la consolidación de procesos que
atiendan las necesidades de los educandos acercándoles nuevas posibilidades que
posibiliten una mejora en sus aprendizajes.

Puede decirse que los portafolios digitales representan una herramienta


difícil de usar, tanto por parte del alumno como del profesor que tiene que hacer
su seguimiento, además de ser más factible en el ámbito universitario. Para
optimizar su uso será precisa su integración curricular en períodos prolongados de
tiempo y diferentes contextos a los fines de que su aplicación se multiplique
dejando de ser una experiencia aislada.

Tal vez, y en virtud el análisis de las experiencias recabadas en torno a usos


de portafolio digital así como ante la disímil realidad educativa, sería interesante
partir del interrogante de porqué los portafolios digitales no terminan de llegar a
las aulas más allá de lograr adhesiones teóricas si bien recoge los principios del
aprendizaje significativo, autónomo y colaborativo. Pero no podemos quedarnos en
la teoría, tenemos que incursionar en el terreno de la práctica: es preciso
comenzar por pequeños cambios y llevar a cabo acciones alternativas que
minimicen barreras, resistencias. Cambios que nos inviten a posicionarnos no tanto
en los obstáculos sino “en la posibilidad”.

Utilizar otras vías digitales más sencillas sería un camino posible. Una idea
podría ser convertir los blogs en portafolios, organizados por categorías para que
los alumnos cuenten con la oportunidad de un espacio para mostrar sus
producciones. Para muchas instituciones, el reto no sería comenzar a construir la
cultura de los eportafolios, si no más bien integrar varias actividades y ampliar las
prácticas actuales. En situaciones donde no sea posible la implementación a gran
escala, los profesores pueden comenzar a fomentar una cultura de documentación
digital, animando a los aprendices a que practiquen por ejemplo, con el uso de
blogs. Éstos pueden ser creados y sostenidos por los mismos estudiantes,
contando con la orientación pedagógica del docente, allí la relevancia de su rol.
Sería una interesante manera de resignificar los usos actuales de las nuevas
13
tecnologías, planteándonos la necesidad de distinguir entre las tecnologías que
tienen que ver con lo popular y el entretenimiento y aquellas centradas en
objetivos educativos.

La implementación del blog como recurso didáctico se convierte en una


opción a la hora de enriquecer la propuesta pedagógica porque permite integrar
actividades y oportunidades de aprendizaje que promoverán en los educandos, la
construcción, comunicación y socialización del conocimiento; siempre y cuando los
mismos sean diseñados atendiendo a éstos criterios, no circunscribiendo el uso de
la tecnología a un fin en sí mismo. Una de sus ventajas será precisamente,
organizar las producciones de los estudiantes a través del uso de portafolios para
compartir con una audiencia, permitiendo así, transparentar o dar visibilidad las
producciones logradas fomentando el intercambio de experiencias articuladoras
de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación para incrementar la
capacidad de aprendizaje de los educadores tanto a nivel institucional como inter
institucional.

BIBLIOGRAFIA.

Agra, María Jesús y otros: “El portafolios como herramienta de análisis en


experiencias de formación on line y presenciales”, Universidad de Santiago de
Compostela, versión digital s/f.

Allen, David: “Aprender del trabajo de los alumnos”. En “La evaluación del
aprendizaje de los estudiantes”. Editorial Paidós, 2000.

Barbera Gregori, Elena. “Evaluación por portafolios en la Universidad”,


Universidad de Barcelona, disponible en
http://www.ub.es/forum/Conferencias/barbera.htm Versión digital.

Barragán Sánchez, Raquel. “El Portafolio, metodología de evaluación y aprendizaje


de cara al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior”. Una experiencia
práctica en la Universidad de Sevilla, Revista Latinoamericana de Tecnología
Educativa, 4 (1), año 2005. 121‐139. [http://www.unex.es/didactica/RELATEC/
sumario_4_1.htm].

Bohórquez, Emilio (2008) «El blog como recurso educativo» [artículo en línea].
EDUTEC- E, Revista Electrónica de Tecnología Educativa. Núm. 26/Julio 2008.
[Fecha de consulta: dd/mm/aa]. http://edutec.rediris.es/Revelec2/Revelec26/

Bricall, J. M. “Prólogo” de la obra de Donald, E. Hanna, “La enseñanza universitaria


en la era digital”. Barcelona, Octaedro- EUB, 2002.
14

Camilloni, A y otros. “La Evaluación de los Aprendizajes en el debate Didáctico”,


Paidós, Buenos Aires, 1998.

Castells, Manuel: “La Sociedad Red: La Era de la Información”, vol. 1, Alianza


Editorial, 1997.

Cobo, Cristóbal. “e-rgonomic, apuntes digitales” en


http://ergonomic.wordpress.com/

Danielson, Charlotte y Abrutyn, Leslye: “Una introducción al uso de portafolios en


el aula”, Fondo de Cultura Económica, año 2000. Versión Digital.

De la Torre Aníbal: “E-porfolios, portafolios electrónicos y derivados”, publicado


el 10 de enero de 2007 en
http://www.adelat.org/index.php?title=e_portfolios_portafolios_electronicos_y_
&more=1&c=1&tb=1&pb=1

Díaz Barriga, F. “El portafolios docente como recurso innovador en la evaluación


de los profesores”. En: Evaluación de la docencia en la universidad. Una
perspectiva desde la investigación. México: CESU-UNAM/ Plaza y Valdés, año
2004.

Fernández Alejandra y Martínez Ana: “Portafolios convencional y portafolios


electrónico: una experiencia de aula”, publicado en Humánitas, Portal temático en
Humanidades, versión digital s/f.

García Doval, Fátima. “El papel de los portafolios electrónicos en la enseñanza –


aprendizaje de las lenguas” en Glosas Didácticas, Revista Electrónica
Internacional, Nº 14 – año 2005.

García Hernández, Esteban. “Algunas aplicaciones del portafolio en el ámbito


educativo”, Secretaría de Educación del Estado de Chihuahua, México, versión
digital, año 2000.

Gómez Tagle, Margarita: “Portafolios Digital: Innovación educativa en Web”,


Instituto de Investigación de Tecnología Educativa (INITE), año 2007, versión
digital.

Hernández, Miguel. “El portafolio del estudiante”, ficha metodológica coordinada


por la Universidad Generalitat Valenciana, versión digital, año 2006.
15
López, O y otros. “El portafolio electrónico como metodología innovadora en la
evaluación universitaria: el caso de la OSPI”, presentación en Barcelona en
EDUTEC – 2004. Versión digital.

López Carrasco, Miguel Ángel: “El portafolio digital como estrategia de


autoevaluación”, Universidad Iberoamerica, Puebla – México. Versión electrónica
en http://www.ccee.edu.uy/ensenian/formdoc/lopez.pdf

Lutzky, Guillermo: “La Institución educativa y la Innovación abierta” en


http://adefinirlo.blogspot.com/2008/04/la-institucin-educativa-y-la-
innovacin.html

Marquès Graells, Pere. “Los espacios web multimedia: tipología y funciones”. En:
http://www.dewey.uab.es/pmarques , 2000.

Moretti, Frank. “Los alumnos deben tener un blog” en


http://www.pagina12.com.ar/diario/universidad/10-108659-2008-07-29.html

Niguidula, David. “Un panorama más rico de los trabajos escolares. El portafolio
digital”. En Allen, David: “La evaluación del aprendizaje de los estudiantes”. Paidós,
2000.

Pérez Pérez, Ramón. “El portafolio virtual como estrategia didáctico –


metodológica en la enseñanza universitaria semi presencial y a distancia”,
Universidad de Oviedo y UNED España, febrero 2006. Versión digital.

Piedrahita Plata, Francisco: “Un modelo para integrar TIC en el currículo”, en


http://www.eduteka.org/tema_mes.php3?TemaID=0017

Spadoni, Gabriela Mariel. “El blog como estrategia didáctica” en Revista Área
Educativa”, formato electrónico en
http://www.areaeducativa.com.ar/sitio/ampl.php?id=330 publicada el 31/12
/2007.
“Problemas de la educación, proyectos institucionales y
nuevas tecnologías”, formato electrónico en
http://www.areaeducativa.com.ar/sitio/ampl.php?id=356 , febrero 2008.

Shulman, L. Portafolios del docente: una actividad teórica. En N. Lyons, N. (Comp.)


(1999). El uso del portafolios. Propuestas par un nuevo profesionalismo docente .
Buenos Aires: Amorrortu, 45-62., 1999.

Wikipedia. http://www.wikipedia.org
16
Zabalza, Miguel Ángel. “Evaluación de los aprendizajes en la Universidad”. En A.
García Valcárcel. Didáctica Universitaria, Madrid – La Muralla, 2001.

Gabriela Spadoni
Agosto 2008.