You are on page 1of 2

MINOS Y EL MINOTAURO

En esta historia Poseidón envió un extraordinario y magnífico toro al rey Minos y le


ordenó que lo sacrificara .Pero el rey Minos desobedeció la orden y se quedó con
el toro .Los dioses se enfadaron con el ,he hicieron que su esposa Pasifae se
apareara con
el toro ,dando a luz a un monstruo medio hombre medio toro llamado Minotauro.. Fue
encerrado en un laberinto diseñado por el artífice Dédalo, hecho expresamente
para
retenerlo. Por muchos años, hombres y mujeres eran llevados al laberinto como
sacrificio para ser el alimento de la bestia hasta que la vida de ésta terminó en
manos
del héroe Teseo.

ATENAS
En la Edad Antigua, hubo un pueblo que brilló por su genialidad y sus aportes
culturales, que nos dejó un legado de sabiduría, en este caso, política, que no
puede dejarse de recordar. Ese pueblo fue Atenas, una polis de la antigua Grecia, que
contrariando a los demás sistemas de gobiernos vigentes, por lo general tiranos y
despóticos, consagró la Democracia como forma de gobierno, a principios del siglo V a.
C., siendo, en palabras del propio Pericles, con motivo de un discurso en homenaje a los
caídos en la Guerra del Peloponeso, y reproducido por el historiador Tucídides, un
modelo para otros estados.

En el siglo V a. C Atenas fue centro de la literatura, la filosofía y las artes. Algunas de


las figuras más importantes de la historia cultural e intelectual occidental vivió en
Atenas durante ese período: dramaturgos: Esquilo, Aristófanes, Eurípides y Sófocles,
filósofos: Aristóteles, Platón y Sócrates, historiadores: Heródoto, Tucídides y Jenofonte,
el poeta Simónides de Ceos y el escultor Fidias. El gobernador de ese período era
Pericles, que usó los impuestos pagados por la Confederación de Delos para construir el
Partenón y otros grandes monumentos de la Atenas clásica. La ciudad se convirtió, en
palabras de Pericles, en “la escuela de Hellas (Grecia)”.

ESPARTA
La invasión doria, posibilitó que esta cultura, se instalara en las
fértiles tierras del sur del Peloponeso, durante el siglo X a. C.
Sus descendientes, formaron una comunidad militarizada, lo que
les permitió dominar a otros pueblos, más numerosos,
convirtiéndose en una potencia terrestre.
La organización espartana se atribuye al legislador Licurgo
(siglo VIII a. C.) que realizó una serie de reformas, que no
fueron escritas, ya que consideraba que debían guardarse en el
corazón de los ciudadanos
Su gobierno evolucionó por obra de Licurgo, de una monarquía hereditaria, ejercida por
dos reyes de diferentes familias, que no podían emparentarse, cuyas personas eran
sagradas y morían con honores, que luego fueron perdiendo poder para conservar sólo
funciones religiosas y militares, ejerciendo este último poder, fuera de Esparta, como
comandantes en jefe de los ejércitos, a una aristocracia, gobierno de pocos, en este caso,
ejercido por los ciudadanos, denominados espartiatas o iguales, categoría que sólo
poseían los descendientes de los dorios.