Sie sind auf Seite 1von 11

  MARCHAS EN LA MEMORIA COLECTIVA DE UN PAÍS LLAMADO COLOMBIA 

Por: Henry Córdoba‐ Equipo de redacción de La Direkta 

“RECORDAR: Del latín re‐cordis, volver a pasar por el corazón”. De este modo comienza “El 
libro de los abrazos” de Eduardo Galeano. Quise traer dicha frase porque si bien recordar es vivir, la 
memoria también es un campo de disputa. Por eso, este texto hace un breve recorrido por algunas 
marchas  y  manifestaciones  que  hacen  parte  de  la  memoria  colectiva  de  Colombia,  las  cuales 
condensan  experiencias,  repertorios  de  protestas  y  acumulados  históricos,  que  pueden  ser 
significativos si se tienen en cuenta para el próximo 21 de noviembre, ya que comparten actores y 
reivindicaciones,  así  como  las  estrategias  empleadas  por  el  gobierno  para  disuadir,  censurar  y 
reprimir los movimientos sociales. De algún modo nos pueden dar algunas luces sobre lo que podría 
pasar,  pero  también  lo  que  podrían  constituirse  como  rupturas  con  el  pasado.  De  hecho,  será 
significativa la confluencia de sectores, que empiezan a tener mayor visibilidad en el presente, como 
los movimientos feministas y ambientalistas, con aquellos que se han opuesto a las políticas del 
gobierno o han protagonizado la protesta social, pero que por primera vez en este gobierno saldrán 
juntos a la calle: estudiantes, víctimas del conflicto, sindicalistas, indígenas, profesores, defensores 
de Derechos Humanos, trabajadores urbanos, entre otros.  

Ahora  bien,  noviembre  de  2019  es  un  momento  coyuntural  para  el  país:  el  rechazo  a  la 
militarización  de  la  sociedad  que  nos  quiere  llevar  a  los  peores  momentos  de  la  Seguridad 
Democrática, ante la  negativa de aceptar e implementar los Acuerdos de Paz,  demostrado  en el 
bombardeo a 8 menores  de edad en el Caquetá; los asesinatos a líderes sociales, defensores de 
Derechos Humanos e indígenas, sin que haya acciones decididas por parte del gobierno; anuncio de 
medidas laborales y pensionales, que aunque no se apliquen enseguida hacen parte de una agenda 
de  reformas  sociales  en  contra  de  las  mayorías  del  país,  al  ser  parte  de  los  planes  del  FMI  para 
Colombia; el desempleo y la informalidad en aumento sumado al incremento en los costos de vida 
y servicios públicos; élites desinteresadas y al servicio de la corrupción y el sectarismo; además de 
un contexto social y político en la región, que ha llevado a los ciudadanos a tomarse las calles y 
manifestarse  en  contra  de  los  gobiernos  neoliberales  y  neoconservadores,  e  incluso,  generando 
formas  alternativas  de  organización  y  fuertes  deseos  de  cambios  sociales  que  reduzcan  las 
desigualdades.  

Lo que suceda durante y después del 21 es un enigma. Podrían desencadenarse un ciclo de 
protestas más intensas y continuas para presionar al cumplimiento de los puntos establecidos en 
este paro, pero también podría limitarse a una manifestación multitudinaria de un solo día que no 
vaya más allá de un llamado de atención para el gobierno. Lo cierto es que se trata de un punto de 
inflexión o de quiebre de las mayorías hacia alternativas al uribismo y los partidos tradicionales, 
encauzadas en un proyecto distinto de país y de gobierno.  

A  continuación,  algunas  marchas  que  hacen  parte  de  nuestra  memoria  colectiva  como 
colombianas y colombianos: 


 
1. La Marcha del Silencio: 7 de febrero de 1948 

Cerca  de  100  mil  personas  en  un  tiempo  en  que  Bogotá  apenas  sobrepasaba  los  400  mil 
habitantes, participaron en una sola noche, con crespones negros, antorchas y en completo silencio 
hasta la Plaza de Bolívar, para denunciar la violencia ejercida por las élites detrás de los partidos 
políticos, Liberal y Conservador, que ya sembraba muertos y desaparecidos a lo largo y ancho del 
país, y que se profundizaría a partir de los meses siguientes, dejando un saldo de dos millones de 
muertos. Ese 7 de febrero, dos meses antes de ser asesinado, Jorge Eliécer Gaitán pronunció uno 
de sus discursos más recordados, La Oración por la Paz, del cual comparto el siguiente fragmento:  

“Impedid, Señor, la violencia. Queremos la defensa de la vida humana, que es lo que puede 
pedir un pueblo. En vez de esta fuerza ciega desatada, debemos aprovechar la capacidad de trabajo 
del pueblo para beneficio del progreso de Colombia”. 

 
Gaitán y las multitudes. Fotografía nocturna de los participantes en la Marcha del Silencio. 
Fuente: Archivo El Espectador/ Luis Alberto Gaitán (Lunga)‐1948 
 
2. Marchas del 8 de junio de 1954 y la resistencia al Régimen de Rojas Pinilla 

En su momento el golpe de Rojas Pinilla fue considerado un “golpe de opinión” y el General 
prometió ser un pacificador. La violencia nunca cesó del todo y continúo ensañándose contra el 
pueblo, mediante persecuciones, torturas y censura, heredadas de los conservadores. El 8 de junio 
de 1954, cerca de 10 mil estudiantes universitarios, principalmente de la Nacional pero también de 
otras universidades como el Externado y las Américas, salieron a marchar con motivo del Día del 
Estudiante Caído, en conmemoración de los hechos del 8 de junio de 1929, donde fue asesinado 
Gonzalo Bravo Páez. La irrupción de la fuerza pública que pretendía dispersarlos, hizo que los 
estudiantes decidieran continuar hasta el Palacio Presidencial con pañuelos blancos y consignas de 
justicia. La decisión del gobierno fue fatal: sacar a las calles el Batallón Colombia del ejército, que 
había combatido previamente en la guerra de Corea, para reprimir a los estudiantes. El saldo, 
entre 9 y 12 personas asesinadas por las ráfagas de los fusiles, entre ellas Uriel Gutiérrez. La 
censura y la desinformación no fueron suficientes para cesar el rechazo de los colombianos hacia 
el régimen militar, por el contrario, se generó un movimiento de resistencia, que, si bien contó con 


 
el apoyo de partidos políticos y medios de comunicación, fue importante para que Rojas Pinilla 
renunciará en medio de un paro cívico nacional.  

 
Los estudiantes y la represión del Batallón Colombia sobre la Carrera 7ª en Bogotá. 
Fuente: Archivo El Espectador 
 
3. El Paro Cívico Nacional: 14 de septiembre de 1977 

El paro del 14 de septiembre de 1977 fue la mayor protesta popular de la segunda mitad del 
siglo XX y su objetivo no fue tumbar al régimen. La crisis económica del gobierno de Alfonso López 
Michelsen, primer gobernante electo después del Frente Nacional, se reflejó en alzas en servicios 
públicos  y  tarifas  de  transporte.  El  lema  de  López,  “mandato  claro”  pasó  a  ser  para  las  y  los 
colombianos, el “mandato caro” y de los cambios sociales prometidos por López, se pasó a un país 
con  una  inflación  del  32%.  De  ahí  que  tanto  los  asalariados,  pobladores  urbanos  y  estudiantes, 
tuvieran motivos de sobra para manifestar su indignación y voz de protesta. En las semanas previas 
el  gobierno  desatendió  el  pliego  de  las  centrales  obreras  y  estigmatizó  el  paro  al  considerarlo 
subversivo. Ese día hubo un estallido popular, con el transporte paralizado y la digna rabia expresada 
en los barrios populares de Bogotá, además de 500 detenidos y entre 25 y 30 muertos; en Colombia, 
fueron  más  de  3000  los  detenidos.  Sus  peticiones  eran  claras:  congelación  de  los  costos  de  los 
servicios  públicos  y  la  canasta  familiar,  reapertura  y  desmilitarización  de  las  universidades, 
suspensión del Estado de Sitio y respeto por el derecho de los trabajadores a asociarse y a la huelga. 
Luego del Paro, el gobierno tuvo que subir el salario mínimo tres veces en un año y se hicieron cerca 
de 20 paros cívicos más en 1978. Posteriormente el gobierno legalizaría la violación de Derechos 
Humanos con la declaración del Estatuto de Seguridad por parte de Julio César Turbay.   

   

 
Los gritos de dignidad se hicieron sentir por toda la ciudad. 
Fuente. El Tiempo‐Pacifista 
 
4. Homenaje Nacional a las Víctimas del Paramilitarismo y del Terrorismo de Estado: 6 de 
marzo de 2008. 

Organizada por el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) con el 
propósito  de  ser  un  “Homenaje  nacional  a  las  víctimas  del  paramilitarismo,  la  parapolítica  y  los 
crímenes  de  Estado”.  La  jornada  fue  una  respuesta  por  parte  de  la  ciudadanía  a  la  marcha 
organizada el 4 de febrero de 2008, denominada “Un millón de voces contra las FARC”, la cual debió 
su éxito al apoyo gubernamental y de los medios de comunicación, pero en el que se desconoció las 
víctimas de otros actores en el conflicto armado colombiano, el cual negaba sistemáticamente el 
gobierno de Álvaro Uribe mediante su alusión al terrorismo, a pesar de la existencia de más de 60 
mil desaparecidos en el país, 3500 masacres cometidas por los paramilitares entre 1985 y 2006, más 
de  6  millones  de  hectáreas  de  tierra  robadas  y  los  constantes  escándalos  por  la  relación  entre 
gobierno, congresistas y paramilitares. 

   Cerca de 30 mil personas salieron en Bogotá con destino a la Plaza de Bolívar y un millón en 
otras  ciudades  de  Colombia  y  el  mundo,  entre  estos,  familiares  de  personas  desaparecidas, 
asesinadas o secuestradas por los paramilitares o agentes del Estado, expresando su repudio de 
forma  pacífica  frente  a  un  Estado  responsable  por  acción  y  omisión.  En  vez  de  un  llamado  a  un 
diálogo o a la reconciliación, el gobierno de Uribe se dedicó a descalificar la marcha, desconociendo 
las amenazas y hostigamientos a sus organizadores por parte de grupos como las Águilas Negras. 
Esta marcha es importante porque fue la primera vez que hubo una manifestación masiva en el país 
en contra del terrorismo de Estado y los paramilitares.  

 
El repudio al paramilitarismo y al terrorismo de Estado. 
Fuente: Youtube. Blog doriselisabustamante 
 
5. Gran Minga por la Vida o Minga Nacional. 2 de noviembre de 2008 

Minga significa trabajo comunitario y colectivo para un fin social. En el 2008 entre 40 mil y 60 
mil indígenas de Colombia, principalmente Nasa, fueron protagonistas de una larga marcha entre 
Santander de Quilichao (Cauca) y Cali, para luego caminar hasta Bogotá y realizar una movilización 
el 20 de noviembre. Los motivos se sustentan en los incumplimientos del gobierno a los Nasa, luego 


 
de la Masacre del Nilo en 1991, así como la violencia ejercida entonces por grupos armados (AUC, 
FARC y Ejército) violando el respeto y la autonomía de las comunidades indígenas y sus territorios. 
Los puntos de la minga fueron: rechazo a los Tratados de Libre Comercio, denuncia del terror y la 
guerra  como  estrategias  de  despojo  mediante  el  Plan  Colombia  y  la  Seguridad  Democrática, 
exigencia de cumplimiento de las normas y acuerdos con los indígenas y los sectores sociales, y la 
construcción de la Agenda de los Pueblos.  

Durante la Minga Nacional, el ejército y antimotines salieron a reprimir a los indígenas cuando 
taponaban  la  Panamericana,  dejando  más  de  100  heridos  y  4  muertos;  Uribe  fue  renuente  a 
reunirse, ya  que quería  que se  hiciera a puerta cerrada; además del asesinato del líder indígena 
Edwin  Legarda,  motivos  todos  para  marchar  hasta  Bogotá.  Las  situaciones  presentadas  en  2019, 
donde han sido asesinados 56 indígenas en el Cauca, entre estas una gobernadora, Cristina Bautista, 
debido  a  la  renuencia  del  gobierno  Duque  para  implementar  los  Acuerdos  de  Paz  en  la  región  y 
brindarles garantías jurídicas a las comunidades indígenas, son un recordatorio de la persistencia 
del Estado en su desprecio por las minorías, desconociendo el carácter pluralista concedido después 
de la Constitución de 1991.  

 
La Minga rumbo a Bogotá, acompañada por estudiantes, profesores y sindicalistas. 
Fuente Semana. Blog. Kolombia insumisa. 
 
6. Movimiento estudiantil universitario: 2011 y 2018 

En los 2010s los estudiantes universitarios reaparecieron con fuerza en el escenario del país y 
de los movimientos sociales. Primero en 2011, con la  conformación de la  Mesa Amplia Nacional 
Estudiantil (MANE) y en 2018, con la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES). 
En  2011  el  motivo  de  la  movilización  fue  la  propuesta  de  reforma  a  la  Ley  30  de  1992,  la  cual 
reglamenta la educación superior, por parte de Santos y la entonces ministra de educación, María 
Fernanda Campo, que incluía aspectos como la creación de Instituciones de Educación Superior con 
ánimo  de  lucro,  mayor  inversión  en  créditos  educativos  y  flexibilización  por  parte  de  las 
universidades  públicas;  sumado  a  el  abandono  del  gobierno  y  la  asfixia  financiera  a  las 
universidades.  Luego  de  que  se  tramitará  la  propuesta  de  reforma  ante  el  Congreso,  32 
universidades  públicas  se  declararon  en  paro  y  se  lanzaron  a  las  calles.  Hubo  marchas  el  7  de 
septiembre, el 7 de octubre, el 12 y 26 de octubre, la “Toma a Bogotá” el 10 de noviembre y la 
“Marcha de Antorchas” el 10 de noviembre. Santos tuvo que retirar la reforma y aunque la MANE 


 
se  desinfló  al  intentar  construir  la  Propuesta  Alternativa  de  Ley  de  Educación  Superior,  fue  un 
referente importante en las movilizaciones actuales de los estudiantes universitarios de todo el país.  

 
La Toma a Bogotá‐10 de noviembre de 2011 
Fuentes: Wikipedia y Revista Semana. 
 
Siete años después, en 2018, la crisis de financiación de la educación superior en el que no había 
recursos para poder cerrar el año en las universidades públicas, así como el programa Ser Pilo Paga, 
que, por debajo de cuerda, destinaba recursos públicos a las universidades privadas por medio de 
los subsidios a estudiantes de bajos ingresos, motivó a que los estudiantes de las 32 universidades 
públicas fueran a paro, conformando la UNEES y apoyados por universidades privadas, docentes y 
padres  de  familia.  El  Paro  se  prolongó  desde  octubre  hasta  diciembre,  en  medio  de  la  fuerte 
represión por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y la indiferencia de un presidente 
Duque, que prefirió en un principio reunirse con la estrella de reggaetón Maluma que recibir a los 
estudiantes en su despacho. Se recuerdan las marchas del 10 de octubre, la “Marcha Zombi” del 31 
de octubre, la Marcha de los Libros y los Lápices el 15 de noviembre y la marcha del 13 de diciembre. 
Finalmente, el gobierno Duque y su ministra de educación, María Victoria Angulo, acordaron tras 16 
sesiones en la mesa de negociación, levantar el paro, con el compromiso de adicionar $4.5 billones 
al presupuesto de la educación entre 2019 y 2023. 

Tanto en 2011 como en 2018 el centro fue la defensa del derecho a la educación. Se valora la 
creatividad,  en  los  “besatones”  y  “abrazatones  a  la  policía”  de  2011,  y  la  Marcha  Zombi  con 
disfraces,  como  formas  efectivas  de  contrarrestar  la  deslegitimación  ejercida  por  los  medios, 
además  de  la  persistencia  y  dignidad  con  la  que  llevaron  a  cabo  su  lucha  las  y  los  estudiantes 
universitarios.   


 
 
El Paro Nacional Estudiantil de 2018. 
Fuente: Sia Radio. Noticias Uno. 
 
7. Paro Nacional Agrario: Agosto a septiembre de 2013 

Los efectos en contra del campesinado colombiano causados por la firma del Tratado de Libre 
Comercio con Estados Unidos y el abandono sistemático por parte del gobierno de Colombia: costo 
de los insumos agropecuarios, precios de los productos de exportación agrícolas, prohibición del 
uso de semillas nativas en favor de cultivos transgénicos, contrabando y pérdida de la soberanía 
alimentaria. El día 19 de agosto de 2013 se dio comienzo al paro en 30 de las 32 grandes ciudades 
del  país,  con  la  participación  de  los  cafeteros,  paperos,  arroceros,  paneleros,  cacaoteros, 
algodoneros, cultivadores de cebolla, cortadores de caña, productores de leche, ganaderos, mineros 
artesanales  y  transportadores.  El  pliego  de  peticiones  incluyó:  medidas  frente  a  la  crisis  de  la 
producción agropecuaria,  acceso a la propiedad de la tierra, reconocimiento de la territorialidad 
campesina,  participación  de  las  comunidades  y  los  mineros  pequeños  y  tradicionales  en  la 
formulación y desarrollo de la política minera, adopción de medidas para el ejercicio de los derechos 
políticos de la población rural e inversión social en la población rural y urbana en educación, salud, 
servicios públicos, vivienda y vías.  

Enfundados en sus ruanas y ponchos, las protestas llegaron a Bogotá el 29 de agosto de 2013. 
En los días que le precedieron hubo bloqueos en carreteras, desabastecimiento de alimentos en las 
ciudades, además de desmanes del ESMAD que se hicieron virales en videos compartidos en redes. 


 
El gobierno de intentó restarle importancia al asunto y se recuerda el ridículo de Santos con una 
frase deleznable: “El tal paro agrario no existe” La represión fue tan intensa durante el paro, que se 
presentaron 8 muertos, más de 400 heridos y 500 detenidos, e incluso el día de la protesta en Bogotá 
el ESMAD lanzó gases de distintos colores en la Plaza de Bolívar.  El paro cesó cuando el gobierno se 
sentó con los campesinos, del cual salieron 183 acuerdos, de los cuales en 2016 no había cumplido 
ni el 50%.  

   
¿Cuál de las dos fotografías expresa el sentir de los colombianos? 
Fuente Semana. Boyacá. Sysmaya.net. RCN Radio. CRIC. 

 
Fuentes: Semana.  
8. Marcha por la Paz de Colombia: 5 de Octubre de 2016 

Cuesta creer que la pregunta hecha en el Plebiscito del 2 de octubre de 2016 (¿Apoya usted el 
acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?) 
recibiera una respuesta negativa por parte de un sector de colombianos, sobrepasando por escasos 
50 mil votos el apoyo por el sí. Parte de la explicación está en la campaña de manipulación mediática 
con noticias falsas, como el castrochavismo y la ideología de género, hecha por los opositores de los 
Acuerdos.  Esto  sumado  a  la  incertidumbre  generada  por  los  resultados,  tanto  por  la  inminente 
renegociación de los Acuerdos después de cuatro años de negociaciones entre el gobierno de Santos 
y las FARC‐EP, como por la situación de las bases guerrilleras de las FARC ante un posible retorno de 
las confrontaciones, llevó a que desde la ciudadanía se generará un movimiento cívico en respaldo 
a la Paz y a los Acuerdos, que decidió salir a las calles la noche del 5 de octubre de 2016. Se podría 
decir que esta fue la segunda marcha del silencio después de la convocada por Gaitán en 1948 y 
demostró la existencia de un compromiso de los colombianas y colombianas por la paz, más allá de 
partidos  y  movimientos  políticos.  Es  de  destacar  el  apoyo  multitudinario,  pero  también  la 


 
creatividad  que  se  desplegó  en  ese  momento,  con  acciones  como  Paz  a  la  Calle.  Esa  noche  una 
mancha blanca pidió por la Paz de Colombia.  

 
Colombia, un solo sentir por la Paz. 
Fuente: El Tiempo 
 
9. Velatón por los Líderes Sociales: 6 de Julio de 2018 

La implementación de los Acuerdos de Paz en Colombia no ha estado exenta de obstáculos, que 
empezaron  a  aumentar  con  el  regreso  en  2018  del  uribismo  al  gobierno  y  su  férrea  posición  en 
contra de los puntos acordados, como la reforma rural integral, sino también en las garantías de 
seguridad para excombatientes y, en especial, para los dirigentes sociales y defensores de Derechos 
Humanos en las regiones (como reclamantes de tierras, ambientalistas, impulsores de los Acuerdos 
y de la sustitución de cultivos ilícitos). Tragedia que no cesa y que, para ese momento, llevaba 123 
líderes y dirigentes sociales asesinados.    

Bajo la consiga #NosEstánMatando, decenas de miles de colombianas y colombianos, vestidos 
de blanco y con velas en mano, se reunieron en la Plaza de Bolívar de Bogotá, en una sola voz para 
manifestar rechazo ante las muertes de los líderes, el retorno de la guerra y la falta de acción del 
gobierno. Esa noche, además de las velas simbolizando la vida, se hicieron figuras en cartón con los 
rostros  de  los  líderes  sociales,  a  lo  que  habría  que  agregar  la  emocionalidad  y  la  solidaridad 
expresada por los manifestantes. La jornada se realizó en otras 59 ciudades de Colombia y el mundo.  


 
 
Ser líder social no es un delito 
Fuente: El Tiempo 
 

10.  Marcha por la vida y los líderes sociales: 26 de Julio de 2019 

La imagen desgarradora de un niño de 9 años que llora desesperadamente ante la muerte de su 
madre  en  Tierralta  (Córdoba),  María  del  Pilar  Hurtado,  lideresa  reclamante  de  tierras,  indignó  a 
quienes la vieron e hicieron más que evidente la incapacidad y falta de voluntad de Iván Duque, su 
gabinete ministerial y su partido político el Centro Democrático durante su primer año de gobierno 
para garantizar la vida de los líderes sociales, a pesar del clamor de la mayoría del país. Si en un 
principio  los  asesinatos  se  concentraban  en  dirigentes  sociales  en  zonas  de  conflicto  y 
excombatientes, con el tiempo la mano negra de la muerte se ha extendido a jóvenes, mujeres que 
lideran luchas, indígenas, docentes, periodistas y comunicadores, para sumar el aterrador número 
de 462 líderes asesinados entre 2016 y 2019. El uribismo requiere de la guerra para hacer política, 
se ha valido del despojo y protege los crímenes de guerra de los paramilitares y las fuerzas armadas, 
así  como  la  participación  de  políticos  y  empresarios  en  el  conflicto,  avalando  la  impunidad  y  el 
desprecio sobre quienes han sido más afectados como las víctimas y la población rural.  

Por esto, las y los colombianos no han dejado de pronunciarse, siendo la marcha del 26 de junio 
de 2019 una de las últimas manifestaciones de apoyo a los líderes sociales y una demostración de 
la existencia de un movimiento social en Colombia en contra de las políticas militaristas, elitistas y 
en pro de la muerte. Con un carácter emotivo, de respeto hacia las víctimas y con la consigna de 
defender la vida y la paz en los territorios, donde ser líder social no sea un delito, salió desde el 
Centro de Memoria Histórica hacia la Plaza de Bolívar de Bogotá, con un número de decenas de 
miles de personas.  Esta jornada también se hizo en 29 municipios del país y 28 ciudades del mundo. 

10 
 
 
Nos siguen matando +765 líderes sociales asesinados 
Fuente: El Tiempo. Telesur 
 

Valdría la pena preguntarse por elementos más específicos de las movilizaciones, como sus 
rituales, consignas, cambios en los modos de protestar. Aunque aquí hice una selección de las más 
significativas, podrían incluirse muchas más que hayan tenido lugar en otras ciudades y regiones de 
Colombia en donde también han marcado el panorama de las luchas sociales y han sido parte de 
nuestra memoria como nación. Con este recuento esperamos que la memoria colectiva en torno a 
nuestras luchas como país, sea un impulso y un recordatorio para el 21 de noviembre de 2019, tanto 
por  las  experiencias  vividas  como  por  el  hecho  de  que  se  reúnan  consignas  y  reivindicaciones 
expresadas en otros momentos históricos: el derecho a la vida digna, al trabajo, a tener garantías 
laborales, a la educación, a la salud, por el medio ambiente y, en contra de la represión y la censura, 
de  la  militarización  de  la  sociedad.  Conocer  nuestra  historia  para  entender  el  presente  es 
fundamental  en  un  proyecto  por  el  cambio  y  un  país  diferente  para  todas  y  todos,  el  cual  ya 
comenzó, pero podrá tener un punto de ruptura en un futuro muy próximo.   

11