Sie sind auf Seite 1von 2

Fortaleza para los días difíciles

por MFL
Cómo fijar nuestros afectos en cosas celestiales:
Texto Bíblico 2 Corintios 4:16-18

Lea
Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va
desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta
leve tribulación momentáneamente produce en nosotros un cada vez más
excelente peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las
que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se
ven son eternas. (2 Co. 4:16-18)

Comprenda
En el capítulo 4 de 2 Corintios, Pablo describe su ministerio apostólico, su
finalidad, sus paradojas. Es un cuadro sorprendente, lleno de la gloria de Dios,
pero igualmente lleno de la lucha humana. En realidad, el cuadro sería casi
desolador («la muerte obra en nosotros», dice Pablo en el versículo 12), pero
luego vuelve a la razón por la cual está dispuesto a soportar tales
contratiempos.

Por una parte, dice, Jesús lo va a resucitar entre los muertos algún día y
llevarlo a la gloria eterna. Por esa sola razón, Pablo no pierde el ánimo.
Luego, en los versículos mencionados, compara el increíble futuro que le
espera con el dolor que experimenta en ese momento.

¿Qué nos puede hacer perder la motivación en el ministerio? El tiempo y las


presiones de horario, las dificultades o conflictos con la gente, un cierto nivel
de desorganización que a menudo caracteriza a los grupos de voluntarios
tales como iglesias, pocos resultados, la falta de capacitación o una sensación
de incompetencia.

Pablo muestra que los «desmotivadores» de cualquier grado no necesitan


apagarnos si nuestra perspectiva es correcta. Considere su «leve tribulación
momentánea»: en 2 Corintios 11 dice que, por servir a Cristo, ha sido
confinado a prisión, le han destrozado la piel de la espalda con 39 azotes en
cinco ocasiones diferentes, le pegaron y lastimaron con palos tres veces y,
entre otras dificultades, una vez le arrojaron piedras hasta que quedó
inconsciente y lo dieron por muerto.

El secreto simple de Pablo fue que fijó su corazón en realidades espirituales


invisibles en lugar de en lo que se ve, en lo que es permanente en lugar de lo
que es temporal. Un enfoque de vida como ése puede no ser natural para
nosotros. Llevar este ministerio realmente puede convertirse en una carga;
podemos pensar: mejor paso el tiempo arreglando mi casa. Pero cuando
vivimos por las cosas eternas que verdaderamente importan, las dificultades
se hacen triviales.
—CRAIG BRIAN LARSON

Comente

1. Dios nos llama a vivir en este mundo, y a manejar gente, propiedades y


responsabilidades para él. ¿Cómo podemos hacer todo esto de manera tal
que mantengamos nuestro enfoque espiritual y eterno?

2. ¿Aproximadamente qué porcentaje de su tiempo pasa enfocado en lo


invisible y permanente?

3. ¿Qué lleva su enfoque a las cosas temporales que no tienen nada que ver
con las cosas de Dios? ¿Qué lo hace volver a Dios?