You are on page 1of 19

INTRODUCCIÓN

AL DERECHO

Mario I. Álvarez Ledesma

McGRAW-HILL
MÉXICO • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA • LISBOA
MADRID • NUEVA YORK • PANAMÁ • SAN JUAN
SANTAFÉ DE BOGOTÁ • SANTIAGO • SAO PAULO
AUCKLAND • HAMBURGO • LONDRES • MILÁN • MONTREAL
NUEVA DELHI • PARÍS • SAN FRANCISCO • SINGAPUR
ST. LOUIS • SIDNEY • TOKIO • TORONTO
Ubicación, función,
valor y caracteres
del Derecho

SUMARIO 1.1 Derecho, sociedad y conducta. 1.1.1 La presencia cotidiana del Dere-
cho. 1.1.2 La función del Derecho. 1.1.2.1 La función original del Derecho. 1.1.3 El
lenguaje del Derecho. 1.1.4 El Derecho como lenguaje del Estado. 1.1.5 El Derecho y el
poder político. 1.1.5.1 Soberanía y legitimidad. 1.2 El valor del Derecho. 1.2.1 Orden
jurídico. 1.2.2 Seguridad jurídica. 1.2.3 Igualdad jurídica. 1.2.4 El doble estándar
valorativo del Derecho. 1.3 Los caracteres del Derecho. 1.3.1 El Derecho como fenó-
meno social, cultural, histórico y político. Resumen.

SINOPSIS INTRODUCTORIA

En este capítulo se pretende, a un mismo tiempo, identificar nuestro objeto de


estudio, a saber, el Derecho y justificar la razón de ser de dicho estudio.
Para cumplir con tal objetivo procederemos de la siguiente manera: primero
conoceremos la forma en que el Derecho se manifiesta en nuestras vidas, es
decir, lo identificaremos y ubicaremos a partir de los datos que su sola presen-
cia nos aporta, con éstos, podremos deducir las características que lo singulari-
zan y, a la vez, distinguen de otros fenómenos de naturaleza similar, como por
ejemplo, la moral o los convencionalismos sociales.
En segundo lugar, una vez ubicado e identificado el Derecho, será factible
determinar cuál es la función que cumple y el porqué de su presencia e impor-
tancia, esto es, el valor o valores que comporta. Así justificaremos la motiva-
ción de este trabajo y el esfuerzo que implica introducirnos y ayudar a otros a
introducirse en el conocimiento del Derecho. Tal es, entonces, el fin perseguido
en este capítulo inicial, el cual precisamente en virtud de su objetivo se denomi-
na: Ubicación, función, valor y caracteres del Derecho.
4 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 5

1.1 DERECHO, SOCIEDAD Y CONDUCTA sencia que se manifiesta en los actos más simples y que va creciendo en impor-
tancia a medida que éstos pueden afectar o involucrarnos de una forma deter-
minada con los demás. Por ejemplo, el solo hecho de salir todos los días de
1.1.1 La presencia cotidiana del Derecho
nuestras casas y dirigirnos hacia el trabajo; el hacer uso del transporte público o
de uno propio y recibir un salario por el trabajo que hacemos, son todas accio-
1. Quizá la forma más característica de comunicación humana es el lenguaje, nes afectadas por el Derecho.
con éste manifestamos nuestro modo de pensar, nuestras emociones y, en gene- 7. Esta situación la percibimos, sobre todo, cuando la legitimidad de nues
al, nuestra visión del mundo. Precisamente en nuestro lenguaje coloquial utili- tras acciones se pone en duda o su realización en peligro, entonces nos referi-
zamos con frecuencia la palabra 'derecho'. Así, se han vuelto comunes mos a ellas utilizando la expresión 'derecho'. En esos casos las aludimos del
expresiones del siguiente cuño: "Tengo derecho a..."; "No hay derecho..."; modo siguiente: tengo derecho a trabajar y a transitar libremente por las calles;
"Es conforme a derecho..."; "Por derecho propio... " como ciudadano me asiste el derecho de hacer uso del transporte público; como
2. Esta circunstancia revela que el Derecho es una realidad que se encuen propietario de mi automóvil puedo, por derecho propio, utilizarlo en mi trasla-
tra presente en nuestra vida y por ello nuestro lenguaje la alude, tengamos o no do, y los demás no podrán disponer de éste, no tienen derecho a usarlo sin mi
conciencia de ella. Es obvio que el Derecho y con éste los fenómenos jurídicos consentimiento; es conforme a derecho recibir un pago o percibir un salario por
(del latín iuridicus, lo que atañe o se ajuste al Derecho) afecten directamente el trabajo realizado.
nuestra existencia. La pregunta ahora es: ¿cómo la afectan? 8. Conviene subrayar que hacemos referencia a nuestro derecho o al Dere
3. En una primera aproximación, notamos que el Derecho se presenta como cho en general cuando nos vemos en la necesidad de defender, proteger o exi
una realidad a la que el lenguaje alude, y en la que deforma constante consi gir algún bien (cosa o hecho) de las acciones o cuestionamientos de otros
deramos un hecho la presencia e interacción con los demás, porque miembros del grupo social o del poder socialmente organizado (cosas o aconte
cuando cimientos en apariencia nimios o comunes, como poseer y vivir en nuestra casa
nos referimos al Derecho siempre, o casi siempre, queremos reafirmar una si o circular por las calles). Es evidente que en la medida en que ese bien pueda
tuación o estado específico de nuestra persona dentro del grupo social al que afectar o verse afectado por los demás nos acercaremos cada vez más al Dere
pertenecemos. De ahí que cuando decimos 'tener derecho a algo', estamos cho, incluyendo el solo empleo del lenguaje. Considérese, verbigracia, accio
considerando que podemos actuar de una forma determinada o disponer como nes de tanta trascendencia social para las personas, como contraer matrimonio,
mejor nos parezca de determinados objetos o bienes; de igual manera, cuando comprar una propiedad, tener hijos, adoptarlos o morir. En éstas hay una pre
señalamos que 'algo es conforme a derecho', estamos haciendo referencia a sencia más acentuada de lo jurídico, aunque ignoremos el porqué.
acciones que se justifican o legitiman en función de parámetros que nos indi
can que esa acción es posible o correcta.
4. Sin embargo, conviene percatarse de que todas estas situaciones tienen 1.1.2 La función del Derecho
un carácter relaciona!. Afirmar, como lo hacemos a diario en nuestra vida y en
nuestra comunicación con los demás, que se tiene derecho a algo o que alguien 9. Sabemos ya que la sola presencia de la palabra 'derecho' en el lenguaje
puede actuar de tal o cual modo, no es más que justificar y legitimar nuestras coloquial nos indica que existe un hecho o fenómeno al cual aludimos, estemos
acciones o comportamientos en relación con los otros. Es decir, que el Dere conscientes o no de su existencia, que éste es de naturaleza social y que su
cho se refiere siempre, en forma directa o indirecta, a acciones u omisiones presencia se acrecienta en la medida que sea mayor la trascendencia de nues-
humanas que implican una necesaria relación con los que nos rodean. tros actos, al vincularnos de uno u otro modo con los demás miembros del
5. En tal entendido, la sola expresión 'derecho' nos, indica varias cosas: que grupo social. Sin embargo, estas afirmaciones de hechos o realidades no res-
hay una realidad a la cual se alude y que esa realidad se manifiesta en nuestra ponden por sí solas a nuevos cuestionamientos que surgen junto con aquéllas.
vida social, es decir, en nuestra relación o comportamiento con los demás, re Entre tales cuestionamientos es menester plantear, al menos, dos fundamenta-
afirmándose así la presencia cotidiana e ineludible del Derecho. les: ¿Por qué y para qué vivimos en sociedad? ¿Qué vinculación existe
6. Carlos Santiago Niño denomina a esta constante manifestación de lo entre nuestra vida en sociedad y el Derecho?
jurídico en nuestras vidas, como la omnipresencia del Derecho,(1) omni-
pre-

1
Cfr. Carlos Santiago Niño: Introducción al Análisis del Derecho; Ariel, Barcelona, 1987, p. 2. externos relaciónales en los que, aun ignorándolo, están regidos por las normas jurídicas. Porque
Hay, y no debemos olvidarlo, ciertos ámbitos de la vida del hombre, por ejemplo, el de su hay también ámbitos privados de la vida humana en sociedad que hasta en tanto no afecten a
conciencia individua!, que son inaccesibles para el Derecho. Cuando hablamos de la omnipresencia terceros o no caigan en la ilicitud permanecen vedados para el Derecho, aunque éste los proteja.
de lo jurídico aludimos a ciertos aspectos de la vida social y, por tanto, constituida de actos Piénsese, verbigracia, en la vida íntima de las personas.
6 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 7

10. "Que el hombre no puede vivir más que asociado a sus semejantes no 1.1.2.1 La función original del Derecho
es, desde luego, señala Giuseppe Lumia, una constatación reciente, como tam
poco lo es la conciencia de la variedad y complejidad de los problemas susci 15. En primera instancia, el hombre requiere de la sociedad por la mera
tados por su naturaleza social".2 Efectivamente, nuestra vida se da y se necesidad de supervivencia. A esta inicial e insoslayable dependencia se han
desenvuelve en sociedad, en asociación, querida o no, con nuestros semejantes. referido múltiples autores.6 Tal circunstancia constriñe al hombre a una
11. £7 hombre, cabría afirmar, está "condenado"a vivir en sociedad, esa vida comunitaria que no sólo se limita a la existencia biológica, pues desde
es su dimensión existencial, dado que, como explica Recaséns Siches, el ser los primeros contactos de éste con su entorno recibe una serie de influencias
humano requiere de una interpretación inicial del mundo en que se halla y es culturales dadas por el lenguaje y la convivencia que establece con los demás
incapaz de satisfacer por sí mismo todas sus necesidades} Ambas circunstan- desde el mismo seno materno; esto, evidentemente, dota al ser humano de
cias nos constriñen, más allá de nuestra conciencia y voluntad, a desenvolver elementos para interpretar el mundo en que se encuentra.7 La necesidad de
nos en el mundo colectivo dentro del cual nacemos o nos desarrollamos. supervivencia es un aspecto que la sola existencia del hombre impone y su
12. En el mismo sentido se expresa Trinidad García, cuando afirma: "Nor condición no permite satisfaga por sí mismo, produciendo una obvia
malmente, la vida del hombre se desarrolla en sociedad, porque asilo imponen dependencia respecto de los otros. La constatación de este hecho explica, en
las leyes de la naturaleza a que está sujeta nuestra especie. La vida humana es primera instancia, la presencia de la dimensión social del hombre como una
vida de relación; las actividades de los hombres se desenvuelven las unas al necesidad impuesta en función de su existencia biológica, condición sine qua
lado de las otras, bien tendiendo a alcanzar propósitos independientes entre sí, non para realizar (hacer) su vida.
o un común objeto, bien persiguiendo por medios encontrados fines opuestos y 16. Las causas biológicas vinculadas con la necesidad de supervivencia,
dando nacimiento a inevitables conflictos".* por las que el hombre se desarrolla en sociedad no bastan para explicar su di-
13. La explicación del porqué y para qué de la vida en sociedad tiene, evi mensión social. Otra razón propia de la condición humana determina con enor-
dentemente, un carácter antropológico: el hombre para ser y desarrollarse como me fuerza tal dimensión, y es que la vida del hombre no se presenta como algo
tal requiere de la sociedad. De hecho, su concepción del mundo y su mera predeterminado, sino que ésta se va dando gracias al hacer humano. La vida
supervivencia están dados siempre e inicialmente por aquélla. El hombre, en —opina Recaséns Siches— "...es un hacerse a sí misma, porque la vida no
este sentido, es un ser social por necesidad.
14. En consecuencia, la vida del hombre en sociedad se rige por circunstan 6
Aristóteles abordaba la dimensión necesariamente social del hombre en estos términos: "...el
cias que tienen que ver con necesidades derivadas de la misma condición huma hombre es por naturaleza un animal político o social; y un hombre que por naturaleza y no mera
na. De ahí, que en párrafos anteriores, al referirnos a la vida en comunidad como mente por el azar apolítico o insociable, o bien es inferior en la escala de la humanidad o bien está
una especie de "condena", no lo hicimos utilizando el carácter peyorativo de la por encima de ella... Y la razón por la que el hombre es un animal político en mayor grado que
cualquier abeja o cualquier animal gregario es algo evidente. La Naturaleza, en efecto, según
expresión, sino en su sentido de irrenunciabilidad, de necesaria realización. Esto
decimos, no hace nada sin un fin determinado; y el hombre es el único entre los animales que posee
ha dado pie para elaborar una explicación más específica de esta necesaria reali el don del lenguaje. La simple voz, es verdad, puede indicar pena y placer y, por tanto, la poseen
zación y de la función original, genética o primigenia que el Derecho viene a también los demás animales —ya que su naturaleza se ha desarrollado hasta el punto de tener
desempeñar en la sociedad. Con ello se intenta dar respuesta a la segunda de las sensaciones de lo que es penoso o gradable y de poder significar esto los unos a los otros—; pero
preguntas con las que inicia este inciso, es decir, saber a qué obedece el nacimien el lenguaje tiene el fin de indicar lo provechoso y lo nocivo y, por consiguiente, también lo justo y
to del Derecho y cuál es la función original que cumple en toda sociedad.5 lo injusto, ya que es particular propiedad del hombre, que lo distingue de los demás animales, el
ser el único que tiene la percepción del bien y del mal, de lo justo y lo injusto y de las dzmás
2 cualidades morales, y es la comunidad y participación en estas cosas lo que hace una familia y una
Giuseppe Lumia: Principios de Teoría e Ideología del Derecho (Trad. Alfonso Ruiz Miguel); ciudad-estado". Véase: Aristóteles: Política. Libro primero, capítulo I (Trad. Francisco de P.
Debate, Madrid, 1985, p. 9.
3 Samaranch); Aguilar, Madrid, 1973, pp. 1412-1413.
Cfr. Luis Recaséns Siches: Introducción al Estudio del Derecho; Porrúa, México, 1991, p. 21
Guglielmo Ferrero se cuenta, también, entre los estudiosos que se han referido a esta necesaria
yss.
4 dependencia del hombre para vivir en sociedad, de cuyo planteamiento destaca el miedo a 1 a muer-
Trinidad García: Apuntes de Introducción al Estudio del Derecho; Porrúa, México, 1991, p.
9. te y la consecuente necesidad de supervivencia como motor inicial de la sociedad. Puede consultarse
3
Giorgio del Vecchio ha expresado en este sentido que: "La cuestión sobre los orígenes del de este autor su obra clásica: Potere —/ Geni inmibili della Cita—; Collana Argomenti, SugarCo
derecho positivo afecta a la realización empírica o fenoménica; aquí, pues, debemos prescindir de Edizioni, Milano, 1986.
todo modelo especulativo (salvo, bien entendido, el respeto debido a la forma lógica del Derecho) Hoerster, por su parte, ha dicho que: "En principio, como enfoque de fundamentación, bastan
y observar tan sólo cómo el Derecho surge y se desarrolla históricamente, de hecho. En contra de los intereses de supervivencia de las personas reales y la intelección en los medios empíricamente
esto, a menudo fue confundido el origen del Derecho con el fundamento racional del mismo (entre adecuados para la realización de esos intereses". Véase: Norbert Hoerster: En defensa del positi-
otras causas, por la ambigüedad de la palabra 'principio'), de la cual confusión resultó prejuzga- vismo jurídico (Trad. Jorge M. Seña); Gedisa Editores, Barcelona, 1992, p. 27.
7
do el estudio de ambos problemas." Véase: Giorgio del Vecchio: Filosofía del Derecho; (Trad. Véase: L. Recaséns Siches: op.cit., pp. 35 y 36.
Luis Recaséns Siches) Bosch, Barcelona, 1980, p. 465.
8 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 9

nos es dada hecha; es tarea; tenemos que hacérnosla en cada instante cada este sentido ha afirmado: "Ante todo, la evolución jurídica representa el paso
uno de los seres humanos"} de la elaboración espontánea, instintiva e inconsciente (o
17. Efectivamente, la vida es un hacer permanente, hacer que implica, a semiinconsciente), a la elaboración deliberada, reflexiva y consciente. El
su vez, una permanente toma de decisiones, inclusive la decisión de no hacer. derecho nace de manera espontánea casi como un producto orgánico, sin ser
Es este constante decidir hacer o no hacer lo que permite identificar el libre precedido por una deliberación consciente. "l2
albedrío humano, capacidad de optar, que está dada singularmente a la raza 21. Resumiendo lo dicho hasta aquí podemos establecer que: el hombre
humana.9 posee necesidades primigenias que lo hacen un ser social, éstas tienen que ver
18. Este hacer, o mejor aún, este decidir u optar que es característico de la con su supervivencia, el permanente decidir para hacer su vida y la realización
vida humana, se convierte en una necesidad que no se agota en el hacer para de fines propios, que tales necesidades al objetivizarse se convierten en intere
sobrevivir. Porque el tercer elemento que nos impulsa a lo social es otra carac- ses primigenios, esto es, en situaciones convenientes para el hombre y que la
terística singularmente humana: la capacidad de proponernos fines propios convivencia social ayuda a hacer posibles. Empero, es el propio hombre en lo
e individual y social el que, paradójicamente, puede poner en peligro esos inte
individuales, esto es, un hacer distinto del que está motivado por la supervi- reses}^ Para evitarlo las sociedades instituyen reglas de comportamiento que
vencia, un hacer que nos diferencia, como casi ninguna otra cualidad, del resto faciliten una convivencia social que asegure sus intereses primigenios.
de los animales que habitan el mundo, es un hacer no impulsado por el instinto 22. La sociedad regulará entonces, de modo especial, aquellas conductas
de vivir, sino por el vivir para algo}0 En consecuencia, si bien el hacer inmedia- sociales que pudieran afectar o interferir la realización de tales intereses. Así,
to tiene que ver con nuestra sola supervivencia como condición de la que de en una primera aproximación, la función original del Derecho nos permite
penden el resto de las actividades humanas, todo otro hacer es de forma obligada concebirlo como un instrumento que regula la conducta o el
la realización de fines, mayores o menores, que son creación humana: cultura. comportamiento social de los hombres para facilitar una convivencia que
El hombre y sólo él es hacedor de cultura. asegure sus intereses primigenios.
19. Las necesidades de sobrevivir, decidir (libre albedrío) y proponerse 23. El Derecho no es la única forma de regular conductas sociales, mas es
fines propios (autonomía) se convierten en intereses que la sociedad ayuda a la que aquí nos interesa, y por sí misma nos irá mostrando las peculiaridades
realizar y que nosotros hemos caracterizado como intereses primigenios. Es que lo distinguen de otras regulaciones de conducta que rigen y protegen, a la
decir, situaciones que con independencia de cualquier otra condición hacen vez, otra clase de intereses. Nos referimos a sistemas de conducta que se reali
del hombre un ser social y que se producen, reproducen y presentan en toda zan de un modo distinto al Derecho, por no ser su objetivo principal garantizar
sociedad, sea ésta primitiva o compleja.11 los intereses primigenios del hombre en sociedad.
20. Estas necesidades se han caracterizado como intereses en la medida en 24. Estamos haciendo alusión a ordenamientos que, vía preceptos religio
que son situaciones objetivizadas por el hombre, es decir, han sido concebidas sos o de moral individual o social, que si bien es cierto, son también reglas de
como provechosas y, mejor aún, como convenientes. Giorgio del Vecchio en conducta y en eso se asimilan al Derecho, en virtud de la función que desempe
ñan, poseen un modo de realización distinto al de las reglas jurídicas. No obs
8 tante ello, es posible, como de hecho sucede, que estas reglas de conduc
L. Recaséns Siches: op. cit. p. 17. ta coincidan y convivan en la realidad social. No debe dejar de mencionarse
9 Puede consultarse sobre este tema el capítulo titulado "Libre Albedrío y Deterninismo" de la
que en sus primeras manifestaciones era difícil distinguir al Derecho de las
obra de D. D. Raphael: Filosofía Moral (Trad. Juan José Utrilla); Fondo de Cultura Exonómica,
México, 1986, pp. 199-225.
10 Jaime Balmes, refiriéndose en este sentido a las aspiraciones del alma humana, más allá de la
mera supervivencia, escribe: "Para satisfacer sus necesidades y atender a la conservación del 12 G. del Vecchio: op. cit., p. 477. Este mismo autor abunda: "Todo esto
individuo y de la especie tiene el hombre sensaciones y sentimientos que se dirigen a objetos deter induce a excluir la posibilidad de que haya habido una época en la cual los hombres
minados; pero al lado de esas afecciones, limitadas a la esfera en que se halla circunscrito, expe estuvieran privados de toda estructura jurídica. El Derecho es esencialmente una
rimenta sentimientos más elevados que le arrojanfuera de su órbita y que, por decirlo así, absorben afirmación de la persona en relación con otras personas ('hominis ad hominem
su individualidad en el piélago del infinito." Filosofía Fundamental; Biblioteca de Autores Cató proportio' según la definición del Dante). En cada fase de la vida encontramos,
licos, Madrid, 1980, p. 418. consiguientemente, por lo menos los rudimentos del Derecho, esto es, hallamos
" Al respecto opina Recaséns Siches: "La sociedad nos da resueltos una serie de problemas, con lo cual alguna coordinación entre hombre y hombre, por lo menos dentro de un cierto
nos permite despreocuparnos de ellos, y de tal manera nos facilita la posibilidad de otras tareas a grupo, en razón de posibilidades e imposibilidades recíprocas. La observación
emprender por propia cuenta y la posibilidad de inventar nuevas cosas (humildes o egregias); esto es, nos histórica nos muestra sólo hombres que conviven, y la convivencia que no es ni
proporciona ocasiones y tiempo para vivir por nuestra propia cuenta y riesgo. Eso no sería hacedero, si puede ser un simple caos, implica ya un límite y una regla en la práctica recíproca,
tuviésemos que resolver, cada quien por sí mismo, todos los problemas de la existencia." Véase, op. cit., o sea un régimen jurídico por lo menos embrionario." Ver ibid.
p. 36. 13 Cfr. Luciano Pellicani: "Revolucióny legitimidad" (Trad. Juan Carlos
Bayón); en Sistema,
No. 74, Madrid, septiembre de 1986, pp. 3 a 17.
UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 11
10 APROXIMACIÓN AL DERECHO

tareas o actividades".15 Así, el Derecho al normar fija, establece, ajusta la


reglas de conducta religiosa, y tocaba a los ministros de culto la aplicación de
conducta social que puede afectar los intereses humanos primigenios. En suma:
ambas.14
el Derecho a través de las normas jurídicas está indicando, prescribiendo, qué
25. La función original del Derecho explica la aparición de éste en cual-
pautas o conductas sociales deben seguirse. El Derecho no describe cuáles son
quier sociedad, primitiva o compleja, asegurando los intereses primigenios que
las conductas que son o se dan de hecho en la realidad. Las normas jurídicas,
el hombre posee, intereses que surgen en virtud de las necesidades producidas
señala Carlos S. Niño, son un caso del uso prescriptivo del lenguaje.16
por la propia condición humana. Éstas son tres: la supervivencia, el libre albe-
29. García Máynez apunta que la palabra norma suele utilizarse en dos
drío y la capacidad que tiene el hombre de proponerse fines, mismas que se
sentidos, uno amplio (lato sensu) y otro restringido (stricto sensu). n El uso de
suscitan en la vida social. Cabe recordar que el Derecho es sólo uno de los va-
la palabra norma en sentido amplio recibe el nombre de regla práctica y consis
rios modos de regular la conducta social, pues existen otras reglas de conducta,
te en la prescripción de determinados medios a efecto de realizar ciertos fines.
como las religiosas o los convencionalismos sociales que también rigen el com-
Así, cuando se dice, según García Máynez "...que para ir de un punto a otro
portamiento humano, pero cabe diferenciarlas de las jurídicas porque no persi-
por el camino más corto es necesario seguir la línea recta, formularé una regla
guen como fin principal el aseguramiento de los intereses primigenios a los que
técnica ".18 Contrariamente, cuando en sentido restringido utilizamos la palabra
antes hemos hecho alusión. Aunque, convendría continuar preguntándonos:
norma, nos referimos a las reglas de comportamiento cuyo cumplimiento tiene
¿ Cuál es el modo característico de las reglas que constituyen el Derecho ?
un carácter obligatorio —y no potestativo como las reglas técnicas—, esto es,
imponen deberes o conceden facultades. "Si afirmo —continúa el autor cita
1.1.3 El lenguaje del Derecho do—: 'debes honrar a tus padres', expresaré una norma. "l9
30. Las reglas prácticas se expresan formalmente como juicios enunciativos,
26. Sabemos ya que el Derecho se ubica en el mundo de la vida social y cum- porque, según indica su nombre, describen lo que es, denotan el carácter con
ple la función original de regular conductas que pudieran comprometer tingente o necesario de los fenómenos sucedidos en la realidad; en cambio, las
los intereses primigenios del hombre, es decir, las necesidades que su normas en sentido estricto son juicios normativos, es decir, son reglas de con
condición biológica (supervivencia) y psicológica (libre albedrío y autonomía) ducta que imponen un modo determinado de comportamiento, o sea, se
imponen. Estos intereses para concretarse han menester de lo social, de la ocu
presencia, colaboración y participación de los otros. No debemos olvidar que pan del deber ser, del deber ser de alguien?0 Aquí nos topamos con otro dato
entre mayor es nuestra relación con los demás la presencia del Derecho se que nos subraya el carácter relacional y, por tanto, social del Derecho: la norma
acrecienta. tiene sentido en la medida que prescribe una conducta debida por alguien.
27. El Derecho se ocupa de facilitar la necesaria vinculación o colabora 31. En consecuencia, el modo característico de las reglas de Derecho es el
ción social y, por supuesto, el garantizar que no se interfiera con la realización normativo, o sea, ordenar, determinar, prescribir las conductas sociales que
de tales intereses primigenios. Esta garantía implica una regulación, el estable los hombres deben adoptar en función de preservar o proteger ciertos intere
cimiento de un determinado orden que formalice con precisión las facultades y ses. De tal suerte, el lenguaje del Derecho al ordenar impone conductas, no
los límites de quienes conviven en sociedad. ¿De qué medio se vale el Derecho sugiere, determina lo que debe o no hacerse. Sin embargo, toda regla de con
para facilitar la vinculación o colaboración social necesaria, y garantizar la no ducta hace uso de las normas, del lenguaje normativo. Las normas morales, al
interferencia entre los fines e intereses individuales y/o colectivos? Pues bien, igual que las jurídicas, ordenan, prescriben, determinan un comportamiento
el Derecho utiliza un lenguaje, es decir, posee un modo de expresarse, al igual debido. ¿En qué, por tanto, se distinguen unas de otras?
que sucede con las otras formas de regular conductas (la religión, la moral, los 32. Tenemos la certeza de que las normas de Derecho prescriben las accio
convencionalismos sociales, etc.). Este lenguaje común es el de las normas, es nes que deben hacerse o no hacerse en función de facilitar la convivencia social
lenguaje normativo.
28. La palabra norma, en una primera acepción, significa: "escuadra para " Martín Alonso: Enciclopedia del idioma; Tomo III, Aguilar, Madrid, 1982, p. 2987.
arreglar y ajusfar maderos, piedra u otras cosas". Por extensión, una norma es 16
Cfr. C. S. Niño: op. cit., p. 63 y ss. Aunque al estudio particular de las normas jurídicas
"la regla, la pauta que se debe seguir o a que se deben ajusfar las conductas, dedicaremos más adelante un inciso ad hoc, conviene remitirse, para una visión general sobre este
punto, al capítulo segundo de la obra del autor en cuestión.
17
14
Cfr. Eduardo García Máynez: Introducción al Estudio del Derecho; Porrúa, México, 1992,
Del Vecchio ha escrito que: "En las fases primitivas, todo el Derecho tiene un carácter p.4.
sagrado: el ius se confunde con el fas; así como la clase de los juristas se confunde con la clase 18
E. García Máynez: op. cit., p. 4.
sacerdotal. La norma jurídica se considera como un mandato de la Divinidad y por ende el entuer- 19
Ibid.
to jurídico constituye una ofensa a la Divinidad misma, y es, además de injuria, pecado. De aquí el 20
Cfr. Ibíd, p. 8.
significado expiatorio que se atribuye a la pena." Véase: op. cit., p. 475.
12 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 13

y, con ella, asegurar los intereses primigenios que propicia la cooperación entre 36. Para el Derecho el poder se manifiesta como la posibilidad de que las
los hombres. En cambio, otras normas de conducta, las morales, por ejemplo, normas jurídicas vean garantizado su cumplimiento por vía de la coacción, es
garantizan fines individuales que pueden o no generalizarse y cuando se adop- decir, la aplicación de la fuerza. Otras normas de conducta social que no sean
tan en la forma prescrita por el propio sistema de Derecho (vía el proceso legis- las jurídicas carecen de esa posibilidad y ven reducida su observancia sólo a la
lativo), sé convierten en jurídicas. Por eso, ciertas normas religiosas o morales voluntad de las personas. Puede afirmarse en este sentido que las normas jurí
coinciden en contenido con las normas de Derecho. Pero ¿de qué modo singu- dicas son juicios normativos dotados de coacción.
lar —si lo hay— los intereses que cuida el Derecho se garantizan y en qué se 37. En este mismo tenor, respecto de la coacción como característica ex
diferencia esa garantía de la que es propia de las normas no jurídicas? clusiva de las normas jurídicas, se expresa Hans Kelsen: "Otra nota común de
33. La norma jurídica garantiza la efectividad de sus prescripciones a tra los sistemas sociales designados como 'derecho', es que son órdenes coactivos
vés de la amenaza del posible uso de la fuerza. La fuerza organizada y legiti en el sentido de que reaccionan con un acto coactivo (esto es: con un mal),
mada de la sociedad se denomina poder político, esto es, la institucionalización como la privación de la vida, de la salud, de la libertad, de bienes económicos
de la fuerza y potencia que, aplicada al cumplimiento de las normas jurídicas, y otros, ante ciertas circunstancias consideradas indeseables, en cuanto so
recibe el nombre de coacción. El Derecho así garantiza por vía de la coacción cialmente perjudiciales, en especial ante la conducta humana de ese tipo; un
el cumplimiento de sus normas. Por lo tanto, la característica más acusada del mal que debe infligirse contra la voluntad del que la padece, inclusive, de ser
Derecho es la coercibilidad, es decir, el reforzamiento de la observancia de las necesario, recurriendo a la fuerza física, es decir, coactivamente. Que el acto
normas jurídicas a través de la posible utilización de la fuerza socialmente coactivo que funciona como sanción inflige un mal al que lo padece, debe en
organizada e institucionalizada (el poder). tenderse en el sentido de que ese acto normalmente es percibido por el paciente
34. ¿Cómo distinguir de manera más precisa estos dos fenómenos fuerza y como un mal".22 El mismo autor agrega: "Puede aceptarse que el acto de coac
poder! ¿A quién queda encomendada la aplicación de la coacción en el caso de ción que funciona como sanción, normalmente será sentido por el que lo sufre
incumplimiento de las normas jurídicas? Contestaremos a la primera pregunta como un mal. En este sentido, los sistemas sociales designados como 'derecho'
a través de la explicación que de tales conceptos lleva a cabo Elias Canetti, para son órdenes coactivos de la conducta humana. "2y
luego resolver la segunda interrogante en el siguiente subinciso. 38. Puede afirmarse, según todo lo anterior, que los intereses primigenios
35. Dice textualmente Canetti: "Con fuerza se asocia la idea de algo que que asegura la vida social se regulan por normas jurídicas, cuya obligatoriedad
está próximo y presente. Es más coercitiva e inmediata que el poder. Se habla, puede ser garantizada hasta por el uso de la coacción con que el poder (fuerza)
con mayor énfasis, de fuerza física. A niveles inferiores y más animales, es social cuenta. No obstante ello, bien se podría apostillar que hay normas que
mejor hablar de fuerza que de poder. Una presa es agarrada por la fuerza y sin pertenecer al mundo de lo jurídico pueden hacerse cumplir a través de la
llevada a la boca con fuerza. Cuando la fuerza dura más tiempo se convierte en fuerza. Entonces, cabría cuestionarnos: ¿Toda fuerza social es poder? De no ser
poder. Pero en el instante crítico, que llega de pronto, en el instante de la deci así, como preguntábamos antes: ¿A quién en particular se encomienda su apli
sión y de lo irrevocable, es otra vez fuerza pura. El poder es más general y más cación?
vasto que la fuerza, contiene mucho más, y no es tan dinámico. Es más compli
cado e implica incluso una cierta medida de paciencia. La palabra Machí,
1.1.4 El Derecho como lenguaje del Estado
poder, deriva de una vieja raíz gótica, magan, que quiere decir 'poder, ser
capaz', y no está relacionada en absoluto con la raíz machen: 'hacer'. " 21
39. Por principio, podemos sostener que, desde el punto de vista de los fenómenos
21
Elias Canetti: Masa y Poder (Trad. Horst Vogel); Muchnik Editores, Barcelona, 1981, p. 277.
jurídicos, el poder es la fuerza social que puede aplicarse para garantizar
Más adelante este mismo autor establece con una interesante metáfora la distinción entre fuerza y
poder: "La diferencia entre fuerza y poder se puede ejemplificar de manera evidente por la rela- Véase también, en torno a la idea de poder la obra clásica de Max Weber: Economía y Socie-
ción entre gato y ratón. El ratón, una vez atrapado, está bajo el régimen de fuerza del gato: éste lo dad. Esbozo de Sociología Comprensiva (Trad José Medina Echavarría, Juan Roura Parella, Eugenio
agarró, lo mantiene apresado, su intención es matarlo. Pero apenas comienza a jugar con él, Imaz, Eduardo García Maynez y José Ferrater Mora); Fondo de Cultura Económica, México, 1984.
agrega algo nuevo. Lo suelta y le permite correr un trecho. No bien el ratón se vuelve y corre, Puede consultarse, en especial, la parte primera de dicha obra, capítulo I, en sus apartados 5, 6 y 7;
escapa de su régimen de fuerza. Pero está en el poder del gato el hacerle regresar. Si le deja irse así como todo el capítulo III de esa misma primera parte dedicada a los tipos de dominación.
definitivamente, lo ha despedido de su fuerza de poder. Dentro del radio en que puede alcanzarlo Igualmente se sugiere el texto de Heinrich Popitz: Fenomenologia del Potere (Trad. Paolo Volonté);
con certeza permanece en su poder. El espacio que el gato controla, los vislumbres de esperanza II Mulino, Bologna, 1990.
que concede al ratón, vigilándolo meticulosamente, sin perder su interés por él y por su destruc- " Hans Kelsen: Teoría Pura del Derecho (Trad. Roberto J. Vernengo); Universidad Nacional
ción, todo ello reunido -espacio, esperanza, vigilancia e interés destructivo- podría designarse Autónoma de México, México, 1986, pp. 46-47.
como el cuerpo propiamente dicho del poder o sencillamente como el poder mismo. " 23
Ibid., p. 47.
14 APROXIMACIÓN AL DERECHO
UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 15

el cumplimiento del Derecho, cuyas normas facilitan la convivencia social. El 43. La aparición del Estado aporta nuevos elementos al análisis del Dere
poder, además, se distingue de otras clases de fuerza que conviven con él en la cho y de su función primigenia, porque en la medida en que las sociedades se
sociedad en función de un elemento que es, a la vez, una de sus condiciones van haciendo más complejas, las normas jurídicas pasan de ser un lenguaje
esenciales: el sujeto que lo detenta y lo aplica, es decir, a cargo de quien queda puramente social —en cuanto medio original de regulación de las conductas (a
legítimamente encomendado. veces confundido con la moral) que pudieran atentar contra sus intereses
40. La distinción entre lo coactivo del Derecho y de otras fuerzas sociales primigenios— a ser el lenguaje del Estado, de la autoridad. Es decir, se produ
(como una banda de ladrones o la mafia, por ejemplo) es establecida de forma ce un avance que hace del Derecho no sólo un lenguaje que prescribe las con
acertada por autores como Kelsen, Lumia y Kriele, entre otros.24 ¿En qué con ductas debidas entre individuos, sino que legitima y justifica los actos de la
siste tal distinción? Las normas jurídicas prescriben una conducta específica propia autoridad.
que, de no darse, implicará una sanción la que podrá ser impuesta coactivamente. 44. Esta circunstancia tiene una significación mayúscula, ya que los intere
Lo prescrito por la norma jurídica y la fuerza con que ésta se impone está deter ses primigenios que protege el Derecho si bien son originalmente determinados
minado como un deber ser. En cambio, la acción de un delincuente y la fuerza por una necesidad vital y psicológica del hombre en sociedad, tal determina
que impone o con que amenaza a su víctima no pretende ser vista como 'algo ción pasa, con el fenómeno de institucionalización del poder, a la autoridad y al
debido', es decir, como correcta o justificada. La persona agredida por un asal Estado. L. S. Yavich afirma a este respecto: "Son principalmente los intereses
tante se ve. forzada a, y por lo tanto tendrá que, mientras que aquella otra coac de aquellos que ejercen el poder del Estado los que se expresan en el derecho.
cionada por el Derecho se verá obligada a, y por lo tanto deberá de. Dicho en Hasta donde coinciden con los intereses de los miembros de la sociedad y con
otros términos, la presión física del asaltante podría expresarse en juicios des el interés público depende de la etapa histórica de desarrollo. "26
criptivos y no normativos, como sería el caso del Derecho, al que le supone 45. Entonces, es evidente que la forma en que se estructura, otorga y deter
legitimado, justificado para exigir un determinado comportamiento. Es mina el ejercicio del poder estatal es condición del tipo de Derecho que cada
ob Estado produzca. Así, un Estado fascista, autócrata o monárquico, producirá un
vio, por supuesto, que también existe una distinción clara entre el sujeto aplicador Derecho de la misma naturaleza, lo mismo que un Estado democrático produci
de una coacción jurídica y quien es protagonista de una acción violenta contra rá un Derecho democrático. Nos encontramos así con la expresión política del
otra persona. Veamos. Derecho, el Derecho entendido como lenguaje del Estado y el Estado como la
41. Toda sociedad experimenta un proceso evolutivo, Lumia lo explica así: forma en que la sociedad, a partir de un momento histórico determinado,
"Como consecuencia del nacimiento del fenómeno del poder, es característica institucionaliza el ejercicio del poder}1
de los grupos sociales estructurados la institucionalización de la reacción frente
a la desviación. Esto no quiere decir que todas las reacciones a cualquier com
portamiento desviante estén institucionalizadas:, continúan subsistiendo for 1.1.5 El Derecho y el poder político
mas no institucionalizadas de reacción al lado de las formas institucionalizadas,
las cuales, por lo demás, no afectan a cualquier comportamiento desviante, 46. El poder político se revela, según hemos visto, como un factor clave en la
sino sólo a aquellos comportamientos que amenazan intereses considerados realización y efectividad del Derecho, toda vez que gracias a él es posible otor-
como merecedores de una especial tutela por quienes detentan el poder." 25 gar a las normas jurídicas su singular característica: la coacción. Eusebio
42. Este proceso de institucionalización implica la discriminación de ro Fernández acota a este respecto lo siguiente: "La conexión Derecho-fuerza se
les, esto es, defunciones sociales. Aciertos miembros del grupo social se asig ve claramente si la analizamos desde la perspectiva de la relación Derecho-
na la tarea de aplicar aquellas normas que son consideradas como obligatorias, poder soberano o Estado (entendido como el monopolio del uso legítimo de la
como consecuencia se crea la autoridad, que es la institucionalización de la fuerza)." 28 Analicemos, pues, tal relación.
función coactiva. La institucionalización de la fuerza socialmente organizada 47. La organización de la sociedad determina el tipo de Estado que ésta
da lugar al nacimiento del Estado, en tanto fenómeno cultural e histórico que tendrá y "... la condición del funcionamiento de un Estado es la oblígalo rie-
busca dar respuesta a una problemática social, en este caso, la relativa al de
pósito y ejercicio del poder, de la fuerza social que puede aplicarse en el caso
-f> L. S. Yavich: Teoría General del Derecho. Problemas sociales y filosóficos (Trad. Alejandra
de que las normas jurídicas no sean observadas. Arroyo M. Sotomayor); Nuestro Tiempo, México, 1985, p. 242.
27
Cfr. Alessandro Passerin D'Entréves:LaDottrinadelloStato\C. Giappichelli Editore.Torino,
24
1967.
Véase: H. Kelsen, op. cit., p. 57 y ss. G. Lumia: op. cit., p. 17 y M. Kriele: Introducción a la 28
Eusebio Fernández García: Teoría de la Justicia y Derechos Humanos; Debate, Madrid,
Teoría del Estado (Trad. Eugenio Bulygin); Depalma, Buenos Aires, 1980, p. 17 y ss. 21G. 1987, pp. 23-24.
Lumia: op. cit., p. 16.
16 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 17

dad de sus decisiones." 29 Por ello, antes se caracterizó al Derecho como el 51. También es posible deducir que el Derecho no se agota en la satisfac
lenguaje del Estado. Este lenguaje se expresa a través de las normas jurídicas ción de los intereses primigenios del hombre, ya que en la medida en que las
en tanto formas de conducta social acompañadas de la posibilidad de imponer- sociedades se desarrollan aparecen nuevos y más complejos intereses que
se con el uso de la fuerza. Las normas jurídicas, en efecto, son coactivas. El ameriten ser también garantizados. Decíamos antes que la determinación de
Estado no aplica tal coercibilidad a ningún tipo de normas mientras éstas no se esos nuevos intereses está en función de la manera en que la sociedad pueda
hacen jurídicas, como las morales o los convencionalismos sociales. ¿Qué es, organizarse y expresarse. Entonces, el Estado se legitima y el Derecho se valida
entonces, lo que justifica que algunas normas, las jurídicas, sí vayan acompaña- —es decir, se justifican— sólo en la medida que reflejen y se conviertan en
das de la coacción y otras, como las morales, religiosas o de trato social, no? garantes y reguladores de ciertos intereses fundamentales. Por eso Kriele afir
48. En principio, las normas de conducta social que aplica y garantiza ma: "...la fuerza de imposición del poder estatal sólo existe mientras es consi
coactivamente el Estado son las que adquieren, precisamente por tal circuns derada como justificada en términos generales por lo menos por los miembros
tancia, el carácter de. jurídicas. La diferencia entre las normas jurídicas y otra del poder estatal. " 32
clase de normas es de tipo formal: las normas aplicadas por el Estado son jurí 52. De tal suerte, la obligatoriedad del Derecho33 está dada por su validez
dicas, independientemente de su contenido. Recordemos que la determinación y ésta a su vez por razones de orden moral, la primera de las cuales estaría
de los intereses —que a más de los primigenios— garantiza el Derecho, estará determinada por el cumplimiento de la función original del Derecho, a saber,
enfundan de la organización de cada Estado, del tipo de Estado. Por eso, en garantizar tanto los intereses primigenios como aquellos otros que se establez
los Estados monárquicos o en los fascistas o autocráticos, era el rey —o el can como fundamentales. Circunstancia esta última que estará condicionada
tirano— a quien correspondía dicha determinación, junto con la aristocracia o por el lugar, el momento histórico y el modo de organización social que los
los miembros del aparato gobernante, según el caso; es decir, el grupo en cuyas hombres se den. La coacción, como se ve, sólo asegura la eficacia del Derecho,
manos se encontraba el poder. Un poder que se manifiesta en normas de con es decir, su efectiva observancia, pero no su obligatoriedad, la cual está en
ducta obligatorias y coactivas, que se sabe eficaz en la medida en que puede función de otras razones no vinculadas a la fuerza.
imponer sus decisiones. 53. El Derecho, entonces, juega el papel de legitimador del poder político,
49. Empero, cuando el Estado y con él sus normas jurídicas a través de las porque además de regir la conducta social norma la conducta del propio Esta
cuales funciona, desconocen la función original del Derecho, esto es, la satis do para con sus gobernados. Estamos ante la presencia del Estado de Derecho
facción de intereses primigenios, se provoca un primer cuestionamiento de su
validez. Por esto, Yavich afirma: "...el derecho y el Estado nunca pueden igno 32
M. Kriele: op. cit., p. 13.
rar totalmente los asuntos comunes, ni mantener y defender las condiciones de 33
Este punto se atiende con particular cuidado al abordar el problema de la obediencia al Dere
existencia de una sociedad dada, aunque sea únicamente a causa de los intere cho en la tercera parte de este libro.
ses de quienes manejan el poder." 30 Servando Loera define la obligatoriedad como:"...la necesidad o vínculo moral que ata la
voluntad humana a la observancia de una determinada conducta, la cual puede consistir en una
50. Esta circunstancia nos permite desarrollar varias conclusiones: el Dere acción o una omisión. Al hablar de necesidad moral estamos aludiendo a la peculiar y frecuente-
cho, como medio de regular conductas sociales comienza a ser cuestionado si mente irnpredecible mecánica de operación de la voluntad humana, que difiere profundamente de
no cumple, al menos, su función original, esto es, satisfacer los intereses la forma de operación de las tendencias y apetitos irracionales. La necesidad moral u obligación
primigenios del hombre en sociedad; por tanto, la validez del Derecho no se se contrapone a la necesidad física, que se da en las leyes que rigen o describen el comportamiento
agota en la coacción, sino que requiere de su obligatoriedad, la que está dada, de los seres de la naturaleza no dotados de inteligencia y voluntad... En otras palabras, cuando
decimos que una norma es 'obligatoria', ello significa que la conducta establecida por dicha nor-
en principio —se esté consciente o no de esta circunstancia, según ya vimos— ma está sujeta a una necesidad moral o humana, es decir, el hombre debe observar esa conducta,
por la función que éste realiza. La conciencia social que se tiene del Derecho, pero en su naturaleza existe algo que puede impedir la observancia de dicha conducta: ese 'algo',
como algo obligatorio, surge de presuponer que su presencia garantiza, al me de acuerdo con la concepción tradicional, es el libre albedrío o libertad psicológica de la voluntad
nos, sus intereses primigenios. El papel o función original que el Derecho apor humana". Servando Loera Moreno: "¿Existe el Derecho Natural?"; en Revista Jurídica de la
ta como contribución a la convivencia social, al normar las conductas humanas Escuela de Derecho de la Universidad Anáhuac; Año II, Número 2, Universidad Anáhuac, Méxi-
co, 1983, pp. 309 y ss.
que pudieran impedir la realización de ciertos intereses, lo denominaremos el Precisamente, basados en la idea de que la obligatoriedad sólo puede darse en el ámbito de la
valor del Derecho, el valor de lo jurídico.3l moral crítica o individual, hay autores, como González Vicen, que sostienen que los conceptos
obligación y coacción son autocontradictorios, consecuentemente no existe la posibilidad de un
29
Cfr. M. Kriele: op. cit., p. 14. 10 fundamento ético para obedecer al Derecho si éste no coincide con la moral de cada individuo. En
L. S. Yavich: op. cit., p. 244. consecuencia, dice este autor, sólo hay un fundamento ético absoluto para la desobediencia. Véase:
31
El inciso sobre el valor del Derecho de este mismo capítulo esta dedicado enteramente i este Felipe González Vicen: "La obediencia al Derecho"; en Estudios de Filosofía del Derecho; Fa-
tema. cultad de Derecho de la Universidad de La Laguna, 1979, pp. 365 y ss.
18 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 19

M
y no del Derecho de Estado. Esta circunstancia tiene especial importancia y 57. La idea de souveraineté (soberanía) tiene orígenes históricos remotos,38
no se circunscribe a sólo un juego de palabras, toda vez que la fuente del poder aunque su desarrollo sistemático se debe a Jean Bodin,39 quien con esta teoría
en los Estados de Derecho es el Derecho mismo; entonces la actividad y el trata de ofrecer una solución a la grave descomposición que sufría el poder
lenguaje estatales sólo serán comprensibles y aceptados en la medida en que monárquico francés del siglo XVI. "Se trataba, finalmente —acota Pedro Bravo
tengan fundamento en el Derecho. De otro modo, la actuación estatal será invá- Gala— de una crisis política que, en virtud de causas diversas, comprometió el
lida e ilegítima, por lo tanto, su obligatoriedad podrá ser cuestionada, dado que poder real en manos de partidos y facciones, con la consiguiente desintegra
la fuerza o la coacción sólo se justifica si se aplica al Derecho y nunca para ción de la autoridad."40
apoyar la conducta arbitraria de la autoridad, o sea, aquélla no justificada por 58. Ante este reto y en el marco de una guerra entre dos facciones religio
una norma jurídica. El Derecho no aplicado al poder deslegitima al Estado.35 sas, los hugonotes y los cristianos, de una virulencia tal que amenazaba con
diluir el poder de los reyes franceses, un grupo de juristas, intelectuales e histo
riadores, llamados a sí mismos los políticos (politiques), pensaban que "...la
1.1.5.1 Soberanía y legitimidad superación de la crisis y, por consiguiente, la vía de la salvación, sólo podía
encontrarse en la constitución de una instancia inapelable capaz de instaurar
54. Antes se hizo mención del poder como soberano. ¿Qué es, entonces, la •y asegurar la concordia y la paz." 41
soberanía? ¿Hay algún tipo de relación entre este concepto y el de Derecho? 59. Los politiques, a quienes pertenecíaBodin, sostenían que el objetivo fun
¿Esta relación existe entre soberanía y legitimidad y, por consecuencia, entre damental era terminar con la guerra religiosa, estableciendo la paz como condi
ambos conceptos y el Derecho? Hagamos un sucinto repaso de los orígenes del ción clave para poder llevar a cabo cualquier otra actividad humana en sociedad,
concepto 'soberanía', porque allí se encuentran algunas de las respuestas. dentro de las cuales quedaba incluida, por supuesto, la profesión y el ejercicio de
55. La soberanía como propiedad o característica asignable al poder del una determinada fe religiosa. De esta forma, la doctrina de la soberanía perseguía
Estado ha sido objeto de múltiples estudios.36 La generalidad de los autores la fortalecer la autoridad de los reyes, a un grado tal que permitiera hacer efectivas
explica como la nota distintiva del mismo en relación con otras fuerzas sociales sus decisiones. Dicha autoridad estaba cuestionada por otros poderes con los cuales
con las que convive. El poder soberano es el poder por excelencia, el poder convivía, como el de los estamentos y el de las ciudades. Son éstas las vicisitudes
supremo dentro de un ámbito geográfico, cultural y temporal determinado. de un poder no soberano. "En la práctica —dice Kriele— se trataba de que el
56. El concepto 'soberanía' alude, entonces, a la fuerza de imposición del ejército real fuera lo suficientemente fuerte para poder imponerse a ambos par
poder estatal,3'' fuerza de imposición sin la cual las normas jurídicas no podrían tidos en guerra para forzar la paz. Para este objetivo era necesario crear una
hacerse coactivas. Tal circunstancia es la que explica la relación entre sobera base de lealtad suficientemente fuerte que todas las ataduras feudales y merce
nía y Derecho. Ha de subrayarse que éste es el concepto actual de soberanía, narias. A este objetivo servía la doctrina de la soberanía. "42
derivado de uno que, en principio, poseía un carácter más absoluto. 60. La base teórica que sustenta la doctrina de la soberanía de Bodin es la
siguiente: la razón impone reconocerla estructura jerárquica de los intereses de
abajo hacia arriba. Por tanto, lo primero es conservarla vida, lo cual no es posi
34
Para una ampliación de esta concepción, puede consultarse: Mario I. Álvarez: "Estado de ble sin la paz, como convivencia civilizada que garantice la supervivencia. Una
Derecho o Derecho de Estado"; en Elector; Año I, Núm. 3, México, Mayo-Junio de 1994, pp. 5-9. vez satisfechas estas primeras condiciones, se hacen relevantes las convenien-
35
Señala textualmente y al respecto Martin Kriele: "Tenemos que ver, pues, con una confronta
ción típicamente dialéctica: el poder proviene del derecho y el derecho proviene del poder.
38
Las Escribe Pedro Bravo Gala en su estudio preliminar a los seis libros de la República de Bodino,
dos proposiciones, que parecen excluirse, son, sin embargo, ambas verdaderas. Los órganos esta que: "...afín de no exagerar la 'novedad'de la aportación bodiniana, es preciso llamar la aten
tales deciden qué es el derecho, pero ellos deciden gracias a la competencia jurídica. También las ción sobre un par de hechos. Con anterioridad al siglo XV, puede señalarse ya, tanto el uso del
normas de organización que deciden sobre la competencia pueden ser modificadas, pero sólo por vocablo 'soberanía' -aunque en un sentido diferente- como la existencia misma del concepto, si
los órganos competentes y con arreglo al procedimiento previsto." Véase M. Kriele: op. cit., p. 20. bien expresado a través de otras palabras. En efecto a partir del siglo XII, hallamos, especialmente
36
Sobre el tema de la soberanía la literatura es abundante, aquí se sugieren para efectos de en los textos que orquestaron la polémica entre la Iglesia y el Imperio, conceptos tales como
consulta sobre variadas posturas teóricas, las siguientes obras: Felice Battaglia: Estudios de Teo auctoritas y potestas, que encierran algunas de las nociones que habían de ser expresadas más
ría del Estado (Trad. de Elias Díaz y Pedro de Vega); Publicaciones del Real Colegio de España en tarde por el término souveraineté". Cfr. Jean Bodin: Los seis libros de la República (Trad. Pedro
Bolonia, Madrid, 1966; Hermann Heller: La Soberanía (Trad. Mario de la Cueva); Universidad Bravo Gala); Tecnos, Madrid, 1992, p. LVII.
39
Nacional Autónoma de México, México, 1965; Teoría del Estado (Trad. LuisToribio); Sección de Cfr.: Jean Bodin: op.cit.
40
Obras de Ciencia Política, Fondo de Cultura Económica, México, 1982; Francisco Porrúa Pérez: P. Bravo Galán: op. cit., pp. XH-XIII.
41
Teoría del Estado; Porrúa, México, 1982; André Hauriou: Derecho Constitucional e Institucio Ibid., p. XIII.
42
nes Políticas (Trad. J. González Casanova); Ediciones Ariel, Barcelona, 1971. M. Kriele: op. cit., p. 58.
37
Cfr.M. Kriele: op.cit., p. 13.
20 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 21

cias para la vida (construcción de herramientas, medicinas, etc.). Logrado esto el 64. Vistos pues los orígenes y finalidades de la idea de soberanía, proceda
hombre puede dedicarse al cultivo de las ciencias y, claro, de la religión.43 mos a esbozarla en términos de su vinculación con el Derecho y el Estado:
61.La doctrina de la soberanía afirmaba que la única manera en que el po-
Soberanía es poder que se manifiesta en dos direcciones distintas, según se
der era capaz de concitar y crear una base de lealtad suficiente que lo pusiera
exprese hacia afuera o hacia adentro del Estado. En tal virtud, cabe hablar de:
por encima de los otros poderes, era situando en lo social la satisfacción de los
intereses fundamentales como primigenia (la ética de la política), pues la jerar- Soberanía interna.—La capacidad de que goza el Estado para actuar legítima-
quía de los valores era propia de la ética individual misma que no podía, sin mente. Esta capacidad, entendida como poder, adquiere dos sentidos:
graves perjuicios, ser trasladada íntegramente al ámbito social. Sólo de ese modo
a) Soberanía como poder pleno.—Es la fuerza mayor dentro de un ámbito
—según Bodin— era posible crear una lealtad política que garantizara la paz, y
geográfico, cultural y temporal determinado; fuerza reconocida y capaz de
no tuviera que imponer, a costa de ella, los valores morales de un grupo.
62. Con esta sustentación Bodin definió la soberanía como "...elpoder imponerse a los otros poderes con que convive;
absoluto y perpetuo de una república (Majestas est summa in cives ac b) Soberanía como poder dinámico.—Es la capacidad de ser fuente for
subditos legibusque soluta potestas). "M Es evidente que este concepto original mal del Derecho y hacer efectiva la obligatoriedad de las normas jurídicas a
de soberanía "...no limitada, ni en poder, ni en responsabilidad, ni en tiempo" través de la coacción.
45
está superada. Soberanía externa.—Entendida como la capacidad (poder) para conducirse
63. Hoy día, se comprende como poder soberano: el superior—por supues con independencia (no arbitrariedad) y ser tratado como igual en el ámbito
to no absoluto— en un espacio y tiempo determinado. Más aún, en términos internacional.
democráticos —acuñados un par de siglos después al calor de la Revolución
francesa— la soberanía reside originalmente en el pueblo; sólo en este sentido 65. Así, sólo nos restaría responder a esta pregunta: ¿Qué relación existe
podría ahora referirse a un poder absoluto y perpetuo, lo cual fue excluido de la entre soberanía y legitimidad por una parte, y soberanía, legitimidad y Derecho
idea primera de Bodin.46 por la otra? "Legitimar—expresa con claridad Elías Díaz— es justificar, tratar
de justificar y —hablando de cuestiones políticas— tratar de dar razón de la
43
Ibid. fuerza (en este caso de la que está detrás del Derecho y del Estado) por medio
44
J. Bodin: op. cit., p. 47. de la razón o de su valor —presunto o real— alegando y probando, pues, las
45
Ibid., p. 49. posibles razones de la razón. "41
46
Decía Bodin respecto de las características del concepto soberanía: "Es necesario definir la 66. El poder soberano requiere, necesariamente, de una justificación. ¿Por
soberanía, porque pese a que constituye el tema principal y que requiere ser mejor comprendido al
tratar de la república, ningún jurisconsulto ni filósofo político la ha definido todavía. Habiendo
qué? Porque dicho poder no podrá imponer sus decisiones si no goza de una
dicho que la república es un recto gobierno de varias familias, y de lo que les es común, con poder base mínima de aceptación, de voluntad, del querer ser obedecido en virtud de
soberano, es preciso ahora aclarar lo que significa poder soberano. Digo que este poder es perpe considerársele justificado. La legitimidad, sostiene Levi, es "...aquel atributo
tuo, puesto que puede ocurrir que se conceda poder absoluto a uno o varios por tiempo determina del Estado consistente en la existencia en una parte relevante de la población
do, los cuales, una vez transcurrido éste, no son más que súbditos. Por tanto, no puede llamárseles de un grado de consenso tal que asegure la obediencia sin que sea necesario,
príncipes soberanos cuando ostentan tal poder, ya que sólo son custodios o depositarios, hasta que
place al pueblo o al príncipe revocarlos. Es éste quien permanece siempre en posesión del poder. salvo en casos marginales, recurrirá la fuerza. Por lo tanto, todo poder trata
Del mismo modo que quienes ceden el uso de sus bienes a otro siguen siendo propietarios y posee de ganarse el consenso para que se le reconozca como legítimo, transforman
dores de los mismos, así quienes conceden el poder y la autoridad de juzgar o mandar, sea por do la obediencia en adhesión. "48
tiempo determinado y limitado, sea por tanto tiempo como les plazca, continúan, no obstante, en 67. En efecto, la legitimidad como justificación del poder político hace del
posesión del poder y la jurisdicción, que los otros ejercen a título de préstamo o en precario. Por
esta razón, la ley manda que el gobierno del país, o el lugarteniente del príncipe, devuelva una vez
Derecho, por extensión, un lenguaje legitimado, cuyas normas prescriben con
que su plazo ha expirado, el poder, puesto que sólo es su depositario o custodio. En esto no hay ductas o comportamientos sociales dotados de obligatoriedad, comportamien
diferencia entre el gran oficial y el pequeño. De otro modo, si se llamara soberanía al poder tos que, de no ser asumidos u omitidos, pueden justificadamente —gracias a
absoluto otorgado al lugarteniente del príncipe, éste lo podría utilizar contra su príncipe, quien sin dicha legitimidad— imponerse coactivamente, haciendo uso de la fuerza que el
él nada sería, resultando que el súbdito mandaría sobre el señor y el criado sobre el amo. Conse poder soberano les otorga. Es evidente, que sólo un Estado dotado de legitimi-
cuencia absurda, si se tiene en cuenta que la persona del soberano está siempre exenta en términos
de derecho, por mucho poder o autoridad que dé a otro. Nunca da tanto que no retenga más para
sí, y jamás es excluido de mandar o de conocer por prevención, concurrencia o evocación, o del 47
Elias Díaz: De la Maldad Estatal y la Soberanía Popular, Debate, Madrid, 1984, p. 21.
modo que quisiere, de las causas que ha encargado a su súbdito, sea comisario u oficial, a quienes 48
Lucio Levi, voz Legittimitá, en Dizionario di Política, diretto da Norberto Bobbio e Nicola
puede quitar el poder atribuido en virtud de su comisión u oficio, o tolerarlo lodo el tiempo que Matteucci; Redatore Gianfranco Pasquino; Unione Tipografico-Editrice, Torino, 1976, pp. 520-
quisiera." Ibid., op. cit., pp. 47-48. 523. Hay versión española de la obra en la Editorial Siglo xxi, Madrid, 1983.
22 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 23

dad puede hacer uso de la fuerza para imponer sus decisiones, traducidas en "fuerza", no obliga, que implica un tener que y no un deber. Es mandato eficaz
Derecho, sin ser cuestionado.49 aunque carente de validez.50
68. En suma y con base en la ya explicada relación poder-soberanía-legiti- e) De tal guisa la coacción que acompaña a las normas jurídicas dota
midad-derecho, puede concluirse que: al Derecho de eficacia, mientras que la validez dota al Derecho de obliga
toriedad.
a) El poder soberano del Estado hace posible que las normas jurídicas pue f) La validez del Derecho, es decir, su obligatoriedad, radica en la conside
dan contar con la fuerza necesaria para, en su caso, garantizar su cumplimien ración de que su presencia y su observancia garantizan algo bueno y valioso.
to. La soberanía es así la fuerza de imposición con que cuenta el Estado. El En una primera aproximación tal valor está dado porque el Derecho facilita
Derecho, a su vez, el medio que utiliza —legítimamente— dicha fuerza. la convivencia social, asegurando, gracias al orden que su normatividad
b) La legitimidad otorga las razones que justifican al poder y a sus normas coactiva procura, la realización de intereses primigenios y fundamentales que
jurídicas. Por tanto, la legitimidad afecta al poder político y al Derecho, pues se son objeto de la vida en sociedad. Nos hallamos en presencia del valor de lo
convierte injustificación de ambos. jurídico.
c) La legitimidad transforma la relación Derecho-fuerza en Derecho-po
der; o sea, el Derecho como norma de conducta que se considera obligatoria
por los gobernados y qué en caso de incumplimiento puede hacerse efectiva
por medio de la coacción, sin que ello afecte la estabilidad política del Estado. 1.2 EL VALOR DEL DERECHO
d) Es obvio, entonces, que la obligatoriedad del Derecho no se agota en la
coacción, en la fuerza de imposición que la soberanía hace posible, es necesa 69. Es importante hacer hincapié en que al plantear la explicación de lafunción
rio que las normas jurídicas estén dotadas de una validez material (un sustento original del Derecho, se trata de mostrar al fenómeno jurídico del modo como
o motivación moral o de justicia) que las haga obligatorias. Ello permite distin primero aparece y se presenta a la experiencia humana, es decir, en cuanto
guir también a las normas jurídicas de otras normas con las que convive en hecho social y creación cultural gestada y vivida en sociedad. Queda claro que
sociedad y de otras relaciones de fuerza, como por ejemplo, la exigencia de un la función original del Derecho en cualquier grupo humano consiste en facilitar
delincuente o de un grupo de mañosos, que puede imponer a alguna o algunas una convivencia que garantice la satisfacción de ciertas necesidades, lo cual
personas sus deseos, y en casos ocasionales la adopción de ciertos comporta sólo es posible en medio de una relación social ordenada y pacífica, regulada
mientos a través de la fuerza. La fuerza aplicada por los delincuentes no es y asegurada por ciertas reglas que la hagan posible. Estas reglas especiales
(considerada) ni soberana ni legítima, es fuerza pura que, en consecuencia, de conducta social, diferentes de la moral o los convencionalismos sociales,
se estructuran con base en un sistema de normas coactivas que conforman el
49
Tan fundamental es, pues, la relación entre estos conceptos que, dice Kriele: "Cuando se Derecho.
conmueve el fundamento de la legitimidad del poder del Estado, surge la resistencia pasiva y
activa, la negación de obedecer las normas jurídicas, el sabotaje, y finalmente la polarización
50
total y la guerra civil, que desemboca en el sometimiento de un bando por el otro, es decir, el terror, Es en relación a esta circunstancia que Ronald Dworkin ha escrito: "Decir que alguien tiene
en la guerra civil con métodos policiales. La soberanía del Estado depende de su legitimidad, y la una 'obligación legal'equivale a afirmar que su situación está comprendida en una norma legal
legitimidad fundamenta su soberanía." Véase M. Kriele: op. cit., p. 13. Sobre el tema de la legiti- válida que le obliga a liacer algo o a abstenerse de hacerlo. (Decir que tiene un derecho legal, o un
midad y la estabilidad del poder político puede consultarse el trabajo de Ernesto Garzón Valdés: poder legal de la clase que sea, o una inmunidad o un privilegio, es afirmar, reticentemente, que
"Acerca del concepto de legitimidad"; en Anuario de Derechos Humanos, número 5; Instituto de otros tienen obligaciones legales, reales o hipotéticas, de obrar o de abstenerse en determinados
Derechos Humanos, Facultad de Derecho, Editorial de la Universidad Complutense de Madrid, sentidos). En ausencia de la norma legal válida, no hay obligación legal..." Posteriormente, Dworkin
Madrid, 1988-1989, pp. 343-366. En general sobre el tema de la legitimidad, donde la bibliografía amplía la idea de obligatoriedad en el mismo sentido señalado por nosotros: "Cuando una persona
es abundante, se sugiere la consulta, en el tenor de la legitimidad por nosotros manejado, de: Elias está sometida a una norma, se halla obligada -no se ve obligada por simple coacción- a hacer lo
Díaz: "Legitimidad democrática versus legitimidad positivista y legitimidad iusnaturalista "; en que esa norma ordena; de ahí la diferencia entre estar sujeto a una norma y exponerse a un daño
Anuario de Derechos Humanos, número 1; Instituto de Derechos Humanos, Facultad de Derecho, si se incumple una orden. Una norma difiere de una orden, entre otras cosas, por ser normativa,
Editorial de la Universidad Complutense, Madrid, 1981-1982; "La justificación de la democra- por establecer una pauta de comportamiento que entraña una exigencia sobre el objeto que tras-
cia"; en Sistema, número 66, mayo, Madrid, 1985; Jürgen Habermas: Problemas de legitimación ciende de la posible amenaza para asegurar su cumplimiento. Una norma no será jamás obligato-
en el capitalismo tardío (Trad. José Luis Etcheverry); Amorrortu editores, Buenos Aires, 1973; ria por el mero hecho de que una persona dotada de poder material asilo desee; esa persona ha de
LEGITIMACY/LEG1TIMITE; (Proceedings of the Conference held in Florence June 3 and 4,1982); tener autoridad para emitirla o no habrá tal norma, y dicha autoridad sólo puede provenir de otra
Edited by Athanasios Moulakis, Series C, Political and Social Sciences, European University Institute, norma que obligue ya a las personas a quienes se dirige. Ésa es la diferencia entre una ley válida
Walter de Gruyter, Berlin-New York, 1986; Raúl Hernández Vega: Problemas de Legalidad y y las órdenes de un pistolero. " Véase del autor: "¿Es el Derecho un sistema de normas?" (Trad.
Legitimación en el Poder; Universidad Veracruzana, Xalapa, 1986; León Olivé: Estado, Legiti- Javier Sáinz de los Terreros); en Filosofía del Derecho (R.M. Dworkin, compilador); Fondo de
mación y Crisis; Siglo xxi Editores, México, 1985. Cultura Económica, Breviarios, México, 1980, pp. 76, 80 y 81.
24 APROXIMACIÓN AL DERECHO
UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 25

70. El interés que mueve las acciones humanas surge de la conveniencia jurídicas, son situacionales. En suma, el valor es el resultado de la relación
por satisfacer una necesidad o un deseo. El interés es objetivación de la ventaja entre el sujeto y el objeto, y ofrece, por tal razón, una cara subjetiva y otra
o provecho que la satisfacción de esa necesidad o deseo nos aporta. Sin embar objetiva.56 Los valores, de esta suerte, se traducen en cosas o conductas que
go, es preciso subrayar que aquí se utiliza el concepto interés no en el sentido estimamos —valga la redundancia— valiosas, buenas moralmente para nues-
que le otorga el subjetivismo valorativo, como reacción directa y sin tra vida y funcionan como parámetros para calificar nuestras acciones o nues-
intermediaciones, que se reduce a un me agrada o no me agrada, sino a la tras omisiones, tal calificación puede aludir también a una institución o un
opinión que un sujeto se forma de la conveniencia de algo, opinión con carácter fenómeno social como el Derecho.
intelectivo que considera razones o motivos.5I 73. ¿En qué se distingue entonces un interés de un valor? En principio,
71. En cambio, el concepto valor corresponde al mundo de la ética y, con opina Frondizi: "Quien hace equivaler el valora interés tendrá que abandonar
cretamente, al de la axiología.52 Cuando se habla de un valor se alude a un bien esa interpretación si se muestra que hay intereses que no otorgan valor a un
moral, es decir, a ideas o criterios (ideales) que nos permiten discriminar en la objeto o, por el contrario, que hay objetos valiosos que no suscitan interés. "51
realidad entre lo que es bueno y malo, correcto e incorrecto, la fealdad de la El interés contribuye a dar origen al valor, pero éste no se agota en el interés.
belleza, lo útil de lo nocivo, lo agradable de lo desagradable. Los valores están Asimismo, el valor precede moralmente al interés, toda vez que mientras el
relacionados con los distintos ámbitos de la vida humana, en tal medida es hecho de satisfacer un interés nos aporta siempre un provecho, cumplir con un
dable hablar de valores económicos, religiosos, estéticos y, por supuesto, jurí valor nos puede aportar hasta un perjuicio, incluso de índole material. Hay ejem
dicos. "Por ser una realidad cultural —opina Jaime Brufau— el derecho es plos muy ilustrativos de lo anterior: el ayuno es para algunas religiones un
una realidad de sentido y, por tanto, orientada hacia la realización de un ideal valor que se encuentra por encima de la necesidad de alimentarse, del interés de
valioso. "53 hacerlo. Quien ayuna puede provocar perjuicios a su salud, de hecho, un ayuno
72. Los valores, según Frondizi, surgen de la relación entre el sujeto y el prolongado puede ocasionar la muerte. Sin embargo, por encima y aun en con
objeto —individual o colectivo—, la que otorga a dicho objeto una cualidad tra del interés primigenio de sobrevivir o alimentarse, se imponen valores como
estructural empírica (Gestalqualitat),5* cualidad55 que se da en una situación el ayuno. Por otra parte, los valores pueden o no realizarse, el hecho de su
humana concreta, pues los valores dependen de las necesidades y éstas, a su realización no afecta su fuerza moral.
vez, varían según los cambios económicos, sociales y políticos. La jerarquía 74. Otro ejemplo es claro: la honradez y la honestidad son valores morales
de los valores, en consecuencia, es también situacional y compleja, no lineal. apreciados por la mayoría de las personas. Empero, a pesar de que en la socie
Los valores sirven de fundamento a las normas éticas y éstas, lo mismo que las dad haya personas deshonestas ello no significa que la honestidad no exista,
que sea menos importante o que no pueda darse. Recaséns Siches apunta al
51
Cfr. Risieri Frondizi: Introducción a los problemas fundamentales del hombre; Fondo de respecto: "...la efectiva realidad de algo no implica la garantía de que ese algo
Cultura Económica, Madrid, 1977, p. 503. sea valioso: el hecho de que algo sea, de que esté ahí, no implica que por eso
52
Para obtener una visión introductoria y general sobre el problema de los valores véase: Gus tal algo encarne un valor; puede representar precisamente la negación de un
tavo Escobar Valenzuela: Ética. Introducción a su problemática y su historia; McGraw-Hill/ valor, esto es, un desvalor o antivalor. "58
Interamericana de México, México, 1988, pp. 84 y ss.; y Risieri Frondizi: ¿Qué son los valores? 75. Finalmente, respecto de la distinción entre interés y valor, cabe apuntar
Introducción a la axiología; Fondo de Cultura Económica, México, 1972.
53
Jaime Brufau Prats: Teoría Fundamental del Derecho; Tecnos, Madrid, 1990, p. 66. que diversos estudiosos59 otorgan a este último ciertas características que lo
54
"El valor —explica Frondizi— no es una estructura, sino una cualidad estructural. Una 50
catedral gótica, una orquesta sinfónica, una estatua, son estructuras. Pero bueno, bello, útil, agra Ibid., p. 537.
57
dable, no tiene ese carácter; son cualidades, adjetivos. La noción de 'cualidad estructural' nos Ibid., p. 508.
58
permite comprender... que el valor depende de las cualidades descriptivas y no se puede reducir a Ibid.
59
la suma de ellas. Esto se debe a que la relación del conjunto es lo fundamental. Se lo advierte en un Cfr. G. Escobar: op. cit., p. 94-98. García Máynez refiriéndose al racionalismo axiológico de
paisaje, un arreglo floral, un ballet, un gobierno, una persona. £n oteas palabras, el valor emerge Heinrich Henkel otorga a los valores las siguientes características (relaciones): los valores están en
de una determinada relación de cualidades descriptivas. Un error consiste en intentar reducirlo a conexión esencial con un sujeto, sólo existen como valores 'para alguien', para quien pueda expe
una cualidad descriptiva o la suma de ellas; el otro, transferirlo a un mundo no empírico, como si rimentar su valiosidad; existe una conexión esencial entre el valor y su portador, pues un valor sólo
lo bello o lo bueno dependieran de. esencias celestiales". Víase: Introducción a los problemas... adquiere vigencia cuando es portado por un objeto real, por ejemplo, los valores vitales como la
salud, la fuerza física, etc., tienen como portadores a los seres vivientes; hay también una conexión
; op. cit., pp. 543-544.
55 esencial entre lo valioso y determinadas situaciones vitales, por ejemplo, la honradez o la valentía
También Gregorio Peces-Barba concibe a los valores como 'cualidades de los objetos'. Véa
de un hombre sólo puede manifestarse en una situación determinada, y ésta condiciona no única
se del autor: Los valores superiores; Tecnos, Madrid, 1982, p. 53. Sobre el tema puede consultarse
mente la aparición del valor sino que determina su altura jerárquica; los valores reaccionan toman
asimismo: José María Rodríguez Paniagua: La ética de los valores como ética Jurídica; Facultad
do decisiones en una situación dada, lo que supone una elección de carácter axiológico. Véase de
de Derecho, Universidad Complutense, Madrid, 1972.
Eduardo García Máynez: Filosofía del Derecho; Porrúa, México, 1980, pp. 432-434.
26 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 27

singularizan, algunas de las cuales, como podrá deducirse, no pueden asignarse cualquier ulterior consideración moral, como más adelante señalaremos. Es decir,
al concepto de interés. Así, se dice que a los valores corresponden las notas de se trata de valores que la sola presencia del Derecho comporta, a saber: el or-
dependencia (no existen por sí mismos, requieren de un depositario, que es el den, la seguridad y la igualdad jurídicas.
bien; los valores son cualidades de los bienes; la belleza es el valor; una pieza
de música, una pintura son el bien respecto del cual se predica el valor belleza); 1.2.1 Orden jurídico
polaridad (encierra dos opuestos: bien y mal, belleza y fealdad)-Jerarquía (po-
seen una gradación; hay valores superiores e inferiores, de hecho se dice que el
78. El Derecho, como conjunto de normas jurídicas, instaura o procura un or-
hombre tiende a realizar los primeros). Para Clyde Kluckhohn: "Un valor no es
den determinado. Con ello quiere decirse que la presencia de lo jurídico impli-
simplemente una preferencia, sino una preferencia que se cree y/o se considera
ca la sistematización de conductas sociales, cuáles de éstas deben adoptarse,
justificada-ya sea moralmente, como fruto de un razonamiento o como conse-
cuáles omitirse. El orden jurídico es el primero de los valores, de los bienes
cuencia de un juicio estético aunque por lo general se compone de dos o tres de
que la presencia del Derecho asegura en la sociedad. De ahí que al Derecho
estos criterios o de la combinación de todos ellos. '>6°
también se le identifique con ordenamiento jurídico.^ Bobbio califica a esta
76. El Derecho, con su sola aparición y presencia en sociedad, al cumplir
labor ordenadora como la función estabilizadora del Derecho, respecto de la
una función, adquiere un valor.61 El valor de lo jurídico, entonces, está dado
cual expresa: "Dentro de la mutación histórica, el derecho representa aquello
inicialmente por lo que el Derecho aporta a la vida social. Consecuentemente,
que detiene el movimiento, que lo canaliza y solidifica; en la variación de las
es dable afirmar que el Derecho, por sí mismo, en cuanto conjunto de normas
jurídicas, encarna y propicia ciertos valores, ciertos bienes propiamente jurí acciones humanas representa la determinación de un orden. "M
79. El orden jurídico implica la existencia de un conjunto sistematizado y
dicos, sin los cuales sería imposible cumplir su función original, a saber, la de
jerarquizado de normas, es decir, de prescripciones obligatorias y coercibles
facilitar la convivencia social que asegure intereses primigenios. Felipe Gon
que deben ser observadas por los miembros de la sociedad. Delimita instancias
zález Vicen ha afirmado a este respecto: "El Derecho como ordenamiento de
y competencias, es decir, el ámbito concreto de lo que la autoridad debe hacer
conducta crea ya de por sí toda una serie de valores —lo que Fuller llama the
o debe abstenerse de hacer y con que límites. Obviamente, adscribe los ca
morality oflaw— que son otras tantas razones para su cumplimiento. "62
racteres y condiciones para ser autoridad, para producir y decir el Derecho (ins-
77. Los bienes o valores que el Derecho con su sola presencia aporta, cons
titucionalidad). Todo ello, a través de un sistema normativo, o sea, un conjunto
tituyen el ya mencionado valor de lo jurídico, el valor del Derecho.
de normas lógicamente articuladas, o sea, jerarquizadas, entrelazadas e
Dichos
interactuantes, aquello que Hart denominaría el 'Derecho como unión de nor
valores los contiene todo sistema jurídico normativo, independientemente de
mas primarias' (las que imponen deberes) y 'normas secundarias' (de reconoci
60
Clyde Kluckhohn: "Valué and Valúes Orientations in the Theory ofAction "; Towarda Gene miento, cambio y adjudicación).65
ral Theory ofAction; Talcott Parsons and Edward A. Shils, Harvard University Press, Cambridge, 80. Ahora bien, el valor de la función ordenadora del Derecho implica la
Mass, 1971, p. 396. Para O. Machotka, el valor es un conjunto interiorizado de principios susten generación de paz social. El Derecho como orden es también la renuncia al uso
tados en función de su moralidad. Los principios permiten al individuo adoptar una conducta de la fuerza para dejar su monopolio en manos de la autoridad, a efecto de que
previsible y metódica, con plena conciencia de sus actos y una sensación interior de corrección.
los conflictos sociales sean resueltos por vía de lo previsto por las normas jurí-
Cfr. Otakar Machotka: The Unconscious in Social Relations; Philosophical Library, Inc., New
York, 1964, pp. 221 y ss.
61
Aristóteles ha dicho al respecto: "...en el plano de las relaciones sociales o políticas entre los 63 Aftalión y Vilanova señalan: "El ordenamiento jurídico tiene cierta estructura. Las normas
hombres, no se puede hacer nada sin que haya en el hombre un carácter o cualidad moral. " Véase: se interrelacionan en forma tal que algunas comparten un mismo plano jerárquico, mientras que
Gran Ética (Trad. Francisco de P. Samaranch); Aguilar, Madrid, 1973, p. 1314. otras están en relación de subordinación respecto de normas 'superiores'. El conjunto de normas
62
Felipe González Vicen: "La obediencia al Derecho. Una anticrítica"; en Sistema, número integran un 'sistema' normativo en el cual unas normas se fundan o derivan de otras". Cfr. Enri
65, Madrid, marzo de 1985, p. 103. El mismo autor, refiriéndose a las razones que el propio Dere que R. Aftalión y José Vilanova: Introducción al Derecho; Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1992, p.
cho aporta para su observancia, agrega que: "Una de estas razones es que el Derecho hace posible 507. D.D. Raphael ha escrito sobre el orden jurídico que: "La ley existe para mantener el orden en
la certeza de las relaciones humanas en la convivencia, como lo es también que por el Derecho la sociedad. Cuando se juzga a los delincuentes de acuerdo con el derecho penal, la intención es
posee un ámbito de acción social definida y protegida eficazmente, como lo es, en fin, el llamado conservar la sociedad y la forma en que es regida. La sociedad es una estructura de trabajo que
principio de fairness, tan en boga en el pensamiento jurídico anglosajón a partir de Rawls: si
depende de seguir reglas." Véase : op. cit., p. 152.
gozamos de la ventaja de una sociedad organizada, debemos también cumplir sus exigencias, si el
cumplimiento de las normas jurídicas por parte de los demás me hace posible el disfrute de ciertos
64 Norberto Bobbio: "Formalismo Jurídico" (Trad. Ernesto Garzón Valdés); en El problema
derechos, es un imperativo delfairplay que yo también cumpla las normas que hacen posible el del Positivismo Jurídico; Distribuciones Fontamara, México, 1992, p. 33.
disfrute de sus derechos a los demás. Al Derecho hay que obedecerlo por estas y otras razones, 65 Cfr. H.L.A. Hart: El concepto de Derecho (Trad. Genaro R. Carrió); Editora Nacional, Méxi
pero lo que ninguna de ellas nos dice, es que haya un fundamento ético para la obediencia al co, 1980, p. 101 y ss.
Derecho."
28 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 29

dicas. Exclusivamente en casos extraordinarios como el de la legítima defensa, de procedimientos sociales. Como afirma Sánchez de la Torre, sintetizando en
el Derecho tolera la autocomposición, la justicia por propia mano, en todos los una frase los valores jurídicos de orden y seguridad: "El Derecho es el orden
demás el ordenamiento jurídico habrá de prestar los modelos para la solución colectivo de la libertad social. "68
de controversias o, en su defecto, los criterios interpretativos o integradores
para que el juez señale, con carácter obligatorio, a quién corresponde un mejor 1.2.3 Igualdad jurídica
derecho poniendo a su disposición, entonces sí, la fuerza legitimada de la auto-
ridad para hacerlo efectivo. 84. El Derecho genera, asimismo, el valor igualdad.69 La igualdad en términos
jurídicos significa que las normas de un sistema de Derecho otorgan el mismo
trato (iguales derechos y deberes) a todos aquellos que se encuentren en un
1.2.2 Seguridad jurídica mismo plano normativo. Igual trato a los iguales jurídicamente, es decir, a quie-
nes la norma da la misma posición, trato diferente a los ubicados en una situa-
81. El segundo valor que el Derecho genera y aporta a la sociedad es la seguri- ción jurídica distinta. La preocupación por la igualdad jurídica aparece subrayada
dad jurídica. Esto es, la certeza o posibilidad de predicción con que cuenta el en los juristas romanos a través de frases como la siguiente: "En derecho se ha
gobernado para saber qué conductas son jurídicamente debidas y cuáles no. de buscar siempre la igualdad, pues de otro modo no habría derecho" (Ius semper
Gracias al Derecho en las sociedades se establece claramente el margen entre lo quaerendum est aequabile, ñeque enitn aliter ius esset).
jurídico y lo no jurídico y, por lo tanto, se distingue entre las acciones u omisio- 85. En el adagio latino anterior subyace la igualdad como el valor jurídico
nes que pueden ser reprimidas coactivamente de aquellas que no pueden serlo. que más se identifica con la idea de justicia. Quizás por ello es que Hart haya
Es decir, que la presencia de lo jurídico hace posible discriminar entre conductas escrito en el mismo sentido que: "Elprincipio general latente en (...) diversas
indebidas desde el ámbito religioso, la costumbre o los convencionalismos aplicaciones de la idea de justicia es que los individuos tienen derecho, entre
sociales y las que lo son por virtud de la normatividad jurídica. Es factible que sí, a una cierta posición relativa de igualdad o desigualdad. Esto es algo que
al ámbito del Derecho se traslade alguna de las normas de los otros sistemas, debe ser respetado en las vicisitudes de la vida social, cuando hay que distri-
dotándosele de coacción, pero antes tales normas deberán asumir el proceso y buir cargas o beneficios; también es algo que debe ser restablecido cuando ha
forma que el ordenamiento jurídico en cuestión señale. De esta suerte, a ninguna sido alterado. Por ello es que la justicia es tradicionalmente concebida como
norma ajena al sistema jurídico puede dotarse de sanción coactiva. que mantiene o restablece un equilibrio o proporción, y su precepto
82. El valor seguridad jurídica encuentra su polo contrario en la arbitrarie principal se formula con frecuencia de la misma manera: 'tratar los casos
dad, ya que la autoridad tiene proscrito hacer u omitir lo que la norma no auto semejantes de la misma manera'; aunque es necesario añadir 'y trata los casos
riza. Para Ralf Dreier ".. .por más injusto que pueda ser el contenido del derecho, diferentes de diferente manera'." 70
hay un fin que siempre cumple en virtud de su mera existencia: el de la seguri
dad jurídica. >>66 En efecto, la creación del Derecho ha significado a la civiliza 68 Ángel Sánchez de la Torre: Los Principios Clásicos del Derecho; Unión Editorial, Madrid,
ción humana un avance substancial entre la decisión caprichosa, absoluta, del 1975, p. 82.
más fuerte, y la decisión de poder ajustada a Derecho, sometida y constreñida a 69 Laporta piensa que la idea de igualdad implica, al menos, tres sentidos correlativos: "...la
los límites establecidos por la ley. Principio este en el que se sustenta la idea del ¡dea de igualdad o la desigualdad no están determinadas principalmente, a pesar de las aparien
Estado de Derecho. cias, por hechos, sino que son simplemente un producto de la estructura normativa de la sociedad.
Ello quiere decir que no es un conjunto de hechos lo que define la relación de igualdad o desigual
83. La seguridad jurídica garantiza dos situaciones básicas: un margen de
dad entre unos seres humanos y otros, sino la valoración, la 'mediación' normativa de esos hechos
acción a los gobernados y la certidumbre de que la acción de la autoridad que lleva a cabo el conjunto de las normas operativas en una sociedad al atribuir un significado y
tendrá límites. De ahí que el valor seguridad jurídica produzca en la realidad unas consecuencias a ciertos hechos"; "...la idea de igualdades un 'principio' y no una descrip
social un ámbito en el que las personas puedan actuar, es decir, coadyuva al ción genérica de la realidad. Es decir, que la idea de igualdad no pretende describir lo que sucede,
ejercicio de la libertad (mayor o menor, según el orden jurídico de que se tra y está interesada sólo parcialmente en si los hombres comparten o no ciertos rasgos"; "La última
te),67 estableciendo reglas claras que eviten la interferencia entre unos seres dimensión normativa del enfoque consiste, consecuentemente, en adoptar un punto de vista que
humanos y otros. La seguridad jurídica prescribe y garantiza un número cierto pueda engarzar estas dos afirmaciones. Y este punto de vista global se incorpora al considerar la
idea de igualdad como una gran 'metanorma'respecto de las normas de la sociedad. Ello supone
66
concebirla como un mensaje prescriptivo dirigido a ellas, como una exigencia genérica frente a la
Ralf Dreier: "Derecho y Moral" (Trad. Carlos de Santiago); en Derecho y Filosofía (Ernesto estructura, contenido y efectos de esas normas sociales. Así, la igualdad aparece como una exigen
Garzón Valdés, compilador); Distribuciones Fontamara, México, 1988, p. 81.
67 cia o demanda frente a normas, como una constricción genérica respecto a sus elementos inte
Cfr. Francisco Laporta: "Sobre el uso del término 'libertad' en el lenguaje político"; en
Sistema, Madrid, No. 52, enero de 1983. DP. 23 -43 grantes o a sus consecuencias posibles." Cfr. Francisco Laporta: "El principio de igualdad:
Introducción a su análisis"; en Sistema, Madrid, pp. 3-31.
70 Cfr. Hart: El concepto...; op. cit.T p. 198.
30 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 31

86. Sin embargo, la igualdad que en términos jurídicos se predica es, en 89. No debemos olvidar que se parte del presupuesto de que la ley (forma
principio, una noción formal, que se circunscribe a la exigencia de no distin en que las normas jurídicas se expresan en la realidad social) es tal porque
guir donde la norma jurídica tampoco distingue. Por ello Bobbio piensa que del cumple y asegura intereses socialmente valiosos a través del orden, seguridad e
"...valor de la igualdad del hecho de que los sujetos a los que se dirigen las igualdad que las normas jurídicas generan (obligatoriedad prima facie, es decir,
reglas se conformen a ellas, se deduce la consecuencia muy importante de que que obligan hasta en tanto no se demuestre su invalidez). La traducción del
todos estos sujetos son tratados de igual manera. Que esta igualdad sea relati valor de lo jurídico, del valor formal del Derecho se denomina legalidad, por
va y dependa del criterio que ha inspirado la regla, de la cantidad de ventajas que es en las leyes donde se traduce, precisamente, la observancia del orden, la
o de desventajas por distribuir y de la cantidad de personas a las que la regla seguridad y la igualdad jurídicas.
se refiere, es decir, que no sea una igualdad absoluta, no impide que la obe 90. Huelga decir, que la legalidad es insuficiente para justificar al Dere
diencia a la regla en cuanto tal, por el solo hecho de ser una regla y no ya por cho, así como para fundamentar plenamente la obediencia del orden
su contenido, tenga como consecuencia la igualdad de tratamiento. "71 jurídico
87. En efecto, lo mismo que el orden y la seguridad, la igualdad es un valor establecido. El valor de lo jurídico no es el único que sustenta el cumplimiento
instrumental, porque "...mientras no se establezca —afirma de nuevo Hart— de las normas jurídicas, porque hay otros valores a los que el Derecho debe
qué semejanzas y qué diferencias son relevantes, 'tratar los casos semejantes responder, lo cual resulta sencillo deducir si nos preguntamos: orden, seguri
de la misma manera' será una forma vacía."12 Corresponde, como veremos dad e igualdad ¿para qué? Cualquier orden, ámbito de libertad y tipo de igual
enseguida, al segundo estándar valorativo que comporta y protege el Dere dad ¿justifican la obediencia al Derecho?
cho: otorgar sentido y contenido a dicha fórmula, precisando cuáles son los 91. El valor de lo jurídico es un marco que, por sí mismo, aporta algo a la
valores superiores a los que los instrumentales, como el orden, la seguridad y la sociedad pero que no se agota con su establecimiento, con su institucionalización,
igualdad jurídica han de conformarse. porque el Derecho no es un fin en sí mismo, sino que es el medio ordenado,
seguro e igualitario por el que cada sociedad, en cada momento histórico, rea
1.2.4 El doble estándar valorativo del Derecho liza otros valores superiores, como el respeto de los derechos fundamentales de
la persona humana. Los valores jurídicos son valores instrumentales,1* son el
88. En atención a todo lo antes dicho, cabe concluir que la sola presencia del medio que tiene por objeto la realización y el aseguramiento de otros valores.
Derecho en cualquier sociedad aporta una serie de valores jurídicos, valores En efecto, "...lo que importa es darse cuenta —apostilla Bobbio— de que
que realiza, con más o menos éxito, por virtud de su función original. Tales estos valores no son los únicos, y que como tales pueden entrar en conflicto con
valores —orden, seguridad, igualdad— le otorgan al Derecho una primera e otros valores y, por consiguiente, hay que considerarlos como relativos y no
inmediata validez, una validez de orden formal. Así, el Derecho obliga, en ver en ellos valores absolutos. "1S El Derecho es un medio para coadyudar a la
principio, por virtud de sus valores puramente jurídicos. Ello explica la idea consolidación de valores superiores.
socialmente aceptada de que, con independencia de otros cuestionamientos 92. En consecuencia, el Derecho implica un doble estándar valorativo, el
morales, es moralmente correcto obedecer al Derecho, a las normas jurídicas.73 cual está conformado tanto por el valor de lo jurídico {primer estándar) y que
¿Por qué? denominaremos legalidad (una especie de justicia formal, cuyo contenido son
los valores instrumentales que el Derecho genera); como por un sistema de
71
N. Bobbio: "Formalismo..."; en op. cit., p. 17.
valores superiores (como la vida y dignidad humanas, por ejemplo) del que el
7
- Hart: El concepto...; op. cit., pp. 198-199. Derecho es portador y garantizado {segundo estándar). A la adecuación del
73
Un ejemplo del cumplimiento del Derecho por su propio valor y la importancia de obedecer primer estándar con el segundo lo llamaremos justicia.
sus mandatos, incluso si fuesen injustos, es la actitud adoptada por Sócrates en el juicio al que fue 93. La legalidad se manifiesta como una condición necesaria para dar obli
sometido y que, no obstante su inocencia, le costó la vida. En sus Diálogos, Platón pone en boca de gatoriedad jurídica a las normas, mas no suficiente, para dotarlas de validez
Sócrates las siguientes palabras: "Pero sin hablar de la opinión, atenienses, no me parece justo
suplicar al juez ni hacerse absolver a fuerza de súplicas. Es preciso persuadirlo y convencerlo,
moral. "La obligatoriedad del derecho —indica Laporta— se produce cuando
porque el juez no está sentado en su silla, sino para hacerjusticia obedeciéndola. Así es como lo ha
ofrecido por juramento y no está en su poder hacer gracia a quien le agrade, porque está en la 74
"En axiología se distingue habitualmente entre valores intrínsecos e instrumentales. Los
obligación de hacerjusticia ". Más adelante, al escuchar su condena Sócrates habló así: " Yo voy a primeros son un fin en sí mismos -como la belleza, ¡ajusticia, el amor, la caridad, etc.-; en cambio,
sufrir la muerte, a la que me habéis condenado; pero ellos sufrirán (sus acusadores) la iniquidad y los segundos son medios para lograr fines que los trascienden, como la utilidad. Un objeto es útil
la infamia a que la verdad los condena. Con respecto a mí, me atengo a mi castigo y ellos se para algo. Si la creación se refiere a un valor instrumental queda limitada por la altura del valor
atendrán al suyo." Véase: Platón: "Apología de Sócrates "; en Diálogos, Porrúa, Colección "Sepan que debe servir y, en segundo término, por el modo como desempeña esa función." Véase: R.
Cuantos...", No. 13, México, 1978, pp. 14 y 17. Frondizi: Introducción a los problemas...; op. cit., p. 452.
75
Norberto Bobbio: "Positivismo Jurídico"; en op. cit., p. 63.
32 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 33

sus normas, además de su mera condición de jurídicas, cumplen algunos otros c) El Derecho es instrumento creado por el hombre que de suyo posee un
requisitos ulteriores de carácter muy variado y complejo. "76 En otras palabras, valor, al cumplir una función social, la cual realiza al instaurar un determinado
el que una norma jurídica cumpla con las características formales que el orden orden, seguridad e igualdad jurídicas.
jurídico asigna, no garantiza necesariamente su validez moral. Por ello, es per- d) El Derecho, también, en tanto que instrumento, se constituye en un me
fectamente factible, en prácticamente todos los sistemas jurídicos, la existencia dio por el que la sociedad o el grupo en el poder y su organización estatal
de leyes injustas, es decir, de normas jurídicas válidas desde el punto de vista expresan un sistema de valores que las normas jurídicas realizan a través del
formal, por ejemplo, leyes prescritas según las exigencias del sistema jurídico orden, la seguridad y la igualdad. Los valores jurídicos son instrumento para
en cuestión, pero sustantiva o moralmente incorrectas, al prescribir conductas la expresión de otros valores. El Derecho, en consecuencia, no es ni bueno
que contradicen el sistema de valores contenido en el segundo estándar valorativo ni malo en sí mismo: es sólo un medio creado por y para el servicio de los
o que son conforme a una moral ideal.77 La justicia, pues, no se agota ni en la hombres.
legalidad, ni en la Ética. Respecto de la primera, porque el orden, la seguridad e) Por tanto, el Derecho es orden, paz social, ámbito de acción y situación
y la igualdad estarían vacíos de no hallarse en función de otros valores a más determinada por la ley que cada sociedad pone al servicio de ciertos fines o
de los meramente jurídicos; respecto de la segunda, porque bien poco eficaces valores. Depende de los hombres que el Derecho contribuya al cambio y a la
resultan los sistemas de valores ausentes del orden, seguridad e igualdad jurí- mejora social.
dicas que la coactividad del Derecho asegura. 96. El Derecho es por todo lo anterior un producto cultural. Ello signifi
ca que:
1.3 LOS CARACTERES DEL DERECHO a) Es resultado del hacer colectivo de hombres en interacción social, de tal
guisa que adopta y expresa los caracteres culturales de la sociedad de la que
94. En los incisos y subincisos precedentes se delinearon la ubicación, la fun forma parte.™
ción y el valor del Derecho. De las consideraciones que sustentan lo dicho, y b) El Derecho es producto de un hacer que, si bien en su función original
como una primera manera de acercarnos e introducirnos al estudio del fenóme permite garantizar la supervivencia, es además reflejo de los valores superiores
no jurídico, han ido, paralelamente, cobrando forma el conjunto de rasgos o de cada sociedad.
circunstancias que distinguen al Derecho. A continuación procederemos a sis
97. El Derecho aparece como un producto histórico. En consecuencia:
tematizar y explayarnos sobre tales caracteres.
a) Acaece en un tiempo social, se realiza en la historia.
b) El Derecho como fenómeno social, cultural e histórico muestra las pre
1.3.1 El Derecho como fenómeno social, ocupaciones, intereses, valores e ideales de la sociedad de cada época y lugar
cultural, histórico y político determinado.
c) El Derecho, como cualquier instrumento social, puede evolucionar e
95. El Derecho se presenta antes que nada como un producto o fenómeno so involucionar.79 No existe un necesario desarrollo positivo, porque ello depende
cial. Ello implica que: de las conquistas históricas colectivas, del hacer de cada sociedad.
a) El Derecho es creación humana y por lo tanto surge como un instrumen d) En este sentido, el Derecho es reflejo de la civilización, es decir, del
to que adopta las virtudes e imperfecciones de los hombres. grado de desarrollo de cada comunidad.
b) El Derecho es creación humana de carácter social, esto es, se expresa en
las relaciones con los demás, en la vida comunitaria. De ahí que su función 78
Gregorio Peces-Barba ha escrito que: "El Derecho es cultura y está inserto en una forma
original se dirija a facilitar la convivencia social que asegure los intereses general de cultura propia de cada tiempo histórico y también propia de las líneas de evolución y de
las influencias producidas en cada sociedad." Véase del autor: Introducción a la Filosofía del
primigenios del hombre. Derecho; Debate, Madrid, 1986, p. 86.
79
Giorgio del Vccchio ha escrito, en torno al Derecho como producto histórico que: "Aun
después de haber adquirido el Derecho una figura propia y distinta, no permanece inmóvil, sino
76
Francisco Laporta: "Ética y Derecho: un panorama general"; en Entre el Derecho y la que se desarrolla. Las normas jurídicas, en su existencia histórica o positiva, están sujetas al flujo
Moral; Distribuciones Fontamara, México, 1993, p. 38. continuo: quedan en vigor por algún tiempo más o menos largo y después son substituidas o modi
77
Este enfrentamiento puede darse, también, entre la moral crítica o individual de uno o varios ficadas por otras... Además, variando las condiciones de vida y las circunstancias de lugar y
gobernados y el valor o valores que el Derecho prescribe. Este es el esquema planteado en el tiempo, estas mutaciones deben reflejarse a su vez en el derecho, porque todos los fenómenos y en
problema de la desobediencia civil o la objeción de conciencia, por ejemplo. Ambos puntos se especial los de la vida social (entre los cuales está también el fenómeno jurídico) están concatenados
tratarán cuando abordemos la obediencia al Derecho en el último capítulo de este libro. entre sí." Véase del autor: op. cit., p. 476.
34 APROXIMACIÓN AL DERECHO
UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 35

98. El Derecho es también un fenómeno político, es decir: moral. Unas y otras se expresan en normas, es decir, en juicios normativos, ya
a) Expresa las relaciones de poder en una sociedad, que a su vez se refieren que prescriben conductas presuntamente obligatorias, conductas que deben
a los fenómenos de mando y obediencia. asumirse.
b) El Derecho es normatividad coactiva, lo que significa que puede impo Sin embargo, lo que distingue a las normas jurídicas de otras, está dado por
nerse por la fuerza. su papel singular y, sobre todo, por la forma en que puede garantizarse su
c) El Derecho requiere de un poder soberano, esto es, de la utilización de la cumplimiento, apoyándose en la coacción. Las normas de Derecho se encuen-
fuerza para garantizar la eficacia de sus prescripciones. tran respaldadas con la fuerza legítima de un poder soberano.
d) Por lo tanto, el Derecho se ve afectado por las circunstancias políticas La institucionalización de la fuerza social en el poder político y la conse-
en que se da, por las relaciones de poder en que se gesta y, en consecuencia, cuente aparición del Estado, hacen avanzar al Derecho de mero lenguaje social
requiere como el poder mismo de una justificación que se refleje en aceptación lenguaje estatal. En otras palabras, si las normas jurídicas se ocupaban origi-
—aun mínima—por parte de quienes están sujetos a sus mandatos. nalmente de regular las conductas que pudieran afectar intereses primigenios,
e) Si la autoridad como garantizadora de la observancia coactiva del De con la institucionalización del poder, el Derecho expresará y protegerá los in-
recho es cuestionado en su legitimidad, el Derecho, a su vez, se ve afectado en tereses fundamentales que se determinen por la autoridad. La coincidencia de
su validez moral. estos intereses con los de la sociedad, dependerá del grado de desarrollo polí-
tico de la comunidad en cuestión.
Asimismo, la aparición del Estado y de la autoridad como institucio-
RESUMEN nalización del poder y su aplicación, implica que las normas jurídicas regulen
no sólo las relaciones de los ciudadanos entre sí, sino las de éstos con el Esta-
do, y al Estado mismo. Ésta es la base del Estado de Derecho, es decir, del
Ubicación, función, valor y caracteres del Derecho
Estado sometido a las normas jurídicas por él mismo sancionadas; la antítesis
de éste es el Derecho de Estado, es decir, la prescripción de normas a capricho
La realidad de lo jurídico se halla siempre presente en nuestras vidas, por ello, y conveniencia exclusiva de quienes ejercen el poder.
conscientes o no de dicha realidad, la aludimos constantemente en el lenguaje Evidentemente, la forma en que se estructura y ejerce el poder del Estado
coloquial al utilizar expresiones como: 'Tengo derecho a...'; 'Por derecho pro- es condición del tipo de Derecho que el Estado produce. Un Estado fascista,
pio...'; 'Es conforme a derecho...' en tales expresiones podemos identificar autocrático o democrático producirá un Derecho de la misma naturaleza. Ello
cómo el Derecho actúa en cuanto elemento justificador de conductas o situa- denota que el Derecho posee una acentuada dimensión política.
ciones sociales. La validez del Derecho está determinada por su obligatoriedad, su eficacia
La vida humana posee una dimensión social necesaria. Hay elementos de- por la coacción. El Derecho si bien cumple la función originaria de garantizar
terminantes que impelen al hombre, dada su propia condición, a desarrollar su intereses primigenios, también se ocupa de regular otros intereses individuales
vida en sociedad. Estos elementos, de orden biológico el primero y psicológico o colectivos que son considerados relevantes enfundan del momento y lugar
los dos últimos, son: la necesidad de supervivencia, la capacidad de decidir histórico respectivos.
(libre albedrío), proponerse fines propios (autonomía). Una vez que éstos son La relación poder-soberanía-legitimidad-derecho expresa varias cuestio-
objeto de reflexión, de objetivación, adquieren el carácter de intereses primi- nes estrechamente relacionadas con la función y el modo en que el Derecho se
genios, es decir, situaciones provechosas que no pueden satisfacerse plenamente desenvuelve como fenómeno político. Así, soberanía y legitimidad significan,
si no es en sociedad, con la ayuda y colaboración de los otros. respectivamente, la fuerza de imposición (coacción-eficacia) y la obligatorie-
Paradójicamente es el propio hombre, de forma individual o colectiva, quien dad (validez) de las normas jurídicas.
amenaza sus propios intereses. A efecto de salvarlo de tal amenaza, las socie- Jean Bodin fue el primero en plantear el concepto de soberanía como ca-
dades instituyen reglas de comportamiento que faciliten y aseguren la convi- racterística propia de un poder político ubicado por encima de los demás po-
vencia o cooperación social. Entre tales reglas están las jurídicas, por eso, en deres con los que convive, con base en un núcleo de lealtad que en torno a tal
una primera aproximación, la función original del Derecho no es otra que ser
poder estructurara los intereses de abajo hacia arriba como ética de lo políti-
un instrumento regulador de aquellas conductas sociales que pudieran afectar
co; es decir, primero asegurar la paz y la supervivencia para hacer posible mo-
los intereses primigenios del hombre.
dos de vida superiores.
El Derecho convive en sociedad con otras formas de regir la conducta hu-
A partir del concepto clásico de soberanía que propone Bodin se ha desa-
mana, como la religión, las reglas de comportamiento social, la costumbre y la
rrollado una concepción contemporánea de la misma, concibiendo a ésta como
36 APROXIMACIÓN AL DERECHO UBICACIÓN, FUNCIÓN, VALOR Y CARACTERES DEL DERECHO 37

una propiedad del poder político que se expresa 'hacia adentro' (soberanía Como el valor de lo jurídico está puesto al servicio de otros valores o fines,
interna) y 'hacia afuera' (soberanía externa) del propio Estado. el Derecho implica una doble dimensión valorativa: la legalidad (el valor
Soberanía interna es la capacidad de actuar con que goza el Estado en cuanto que comporta la observancia de la ley) y la justicia, es decir, el cumplimiento
el poder más pleno dentro de un ámbito geográfico, cultural y temporal deter- de los valores o fines de los que el Derecho se constituye como portador y
minado. Esta capacidad implica la posesión de una fuerza reconocida y sufi- garantizados
ciente para imponerse a los otros poderes con los que convive. La soberanía Los caracteres del Derecho se explican como las notas distintivas con que
interna se expresa dinámicamente como fuente formal del Derecho que hace se presenta en la realidad. Éstas evidencian que el Derecho es un producto
efectivas o eficaces las normas jurídicas a través de la coacción. La soberanía social, cultural, histórico y político, por darse, respectivamente, en comuni-
externa es la capacidad que posee el Estado para conducirse con independencia dad, ser producto de lo social y humano, estar sujeto al paso del tiempo y ser
y ser tratado como igual en el concierto internacional de las naciones. reflejo necesario de las relaciones de poder.
La legitimidad, por su parte, es la justificación del poder del Estado con la
cual se crea la base mínima de aceptación que permite que las normas jurídi-
cas por aquél emitidas sean vistas como dotadas de obligatoriedad, es decir, de
validez.
Interés y valor son conceptos distintos y su distinción es útil para entender
la función y el valor que el Derecho posee. Los intereses surgen de la conve-
niencia de satisfacer una necesidad. Los valores pertenecen al ámbito de la
ética o la axiología y se definen como las ideas, criterios o principios que per-
miten discriminar entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. De una
necesidad surge un interés, de un interés un valor. Los valores pueden o no
realizarse sin que se afecte su fuerza moral, a diferencia del interés que si no se
expresa fácticamente pierde su fuerza.
La sola aparición y presencia del Derecho en la sociedad asigna a éste un
valor social: el valor de lo jurídico o del Derecho deriva de lo que aporta a la
sociedad. El Derecho, como conjunto de normas jurídicas, cumple una misión
social; al menos, la función original de velar por los intereses primigenios del
hombre. Los bienes o valores que el Derecho por su sola presencia asegura son
el orden, la seguridad y la igualdad jurídicas.
El orden jurídico aporta la sistematización de conductas sociales, es el or-
denamiento de la conducta social y la renuncia al uso de la fuerza, o sea, la paz
social. La seguridad jurídica aporta a la sociedad el conocimiento exacto de las
acciones sociales correctas o no según el Derecho, diferenciando lo jurídico de
lo moral o de cualquier otro tipo de sistemas normativos que no son acreedores
de coacción ninguna. El antivalor de la seguridad jurídica es la arbitrariedad.
La igualdad jurídica es el idéntico tratamiento que confiere el Derecho tanto a
los que se hallan en la misma posición jurídica como el diferente tratamiento
que dispensa a quienes se hallen en situación diferente.
El valor de lo jurídico es un valor inicial que asigna validez formal al De-
recho. La legalidad, entonces, implica la observancia del orden, seguridad e
igualdad que se traduce en las leyes.
El orden, la seguridad}' la igualdad jurídicas no son fines en sí mismos, se
dirigen y orientan por y hacia otros fines superiores, porque el Derecho es un
medio, un instrumento.