Sie sind auf Seite 1von 2

El hombre, se correlaciona con diferentes aspectos que a la final se unen para crear un

ser esencial digno de una conciencia limpia y humanista, claro está que sin importar el
qué, el cómo y el cuándo, en diferentes situaciones se podrá vivir implicaciones que
generen al hombre una des concientización y desconocimiento de sí mismo, por esto es
de crucial importancia, aprender su verdadero yo, principalmente para actuar de forma
idónea y seguir lo que la voz de Dios quiere que se entienda y se practique, pues en el
momento en que se relacionan estos dos (conciencia y voz de Dios), se crean discusiones
y/o problemas dentro de sí mismo, como qué es lo que realmente se debe seguir, pues es
difícil seguir la conciencia cuando esta involucra el pensamiento y el sentimiento (que
aunque en algunos casos pueden llegar a lo mismo, en otras estos dos pueden concluir
cosas diferentes) o lo que es la intuición y el sentimiento que pueden llegar a involucrar
discrepancias en el momento de tomar una decisión sea mínima o compleja.
En la toma de decisiones o de buscar una forma de actuar existe un elemento que, a mí
parecer es fundamental en el ser humano (claro está que es uno los muchos elementos
que hacen parte del ser yo), y esta, la sombra, aunque muchas personas pueden llegar a
verlo como el mal, realmente Jung la traduce como algo inferior que puede abarcar
diferentes aspectos y que puede llegar a ser inferior, pero que a la vez vitaliza al ser y lo
llega a embellecer, pero esta inconsciente la cual es vista como sinónimo de maldad hace
permanecer y/o no permite olvidar la realidad en la que se presenta el ser humano sin
importar la condición en la que viva, pues, lo que permite es mantener al hombre en el
presente.
Ahora bien, como mencione anteriormente el hombre desprende diferentes elementos
fundamentales para mantener un equilibrio entre el bien y el mal, es transcendental saber
cómo la ética se relaciona de forma directa con todos estos; pues tener claro el
protagonismo que presenta esta en la vida del hombre, en su diario vivir, en su actitud
frente a otros y cómo mantener la sombra del lado positivo, en especial en las elecciones
que se tomen (teniendo en cuenta que, cada elección que se toma, que no sea
correspondiente a la que está predestinada sea por el destino o por lo que ya se ha
estipulado por Dios) deberá mantener una armonía entre la elección individual y una
elección ética que sea al final de forma autónoma y no, por ejemplo solo por el hecho de
que para algunas personas la decisión a tomar esté mal.
Al final, el hombre se verá involucrado en diferentes situaciones que pueden mantenerlo
entre la espada y la pared, pues en muchas ocasiones el tomar una elección y/o decisión
involucra a otras personas aun cuando esto se hace de forma individual, y se complica
tomar una decisión moralmente correcta, ahí es donde entra el gran cambio que puede
llegar a tener el conocer su sombra, su verdadero yo y comprender la ética para así
conseguir unas solución menos compleja siguiendo la razón y sus costumbres y
creencias.