Sie sind auf Seite 1von 19

Literatura Alemana Carolina Silva

L.U:84/2203

Relación entre el Werther de Goethe y Carlota en Weimar de Thomas Mann

“Polonius : ... What do you read, my lord?


Hamlet: Words words, words.”1
W.Shakespeare. Hamlet2

Escena de lectura

La cita de Shakespeare escenifica la situación de lectura; Hamlet entra a escena

leyendo. El libro se convierte, de este modo, en tema de conversación, en el vehículo que

hace avanzar la trama y, al mismo tiempo, pone en evidencia la importancia que éste

tiene para él. De modo similar esta cita me permite emparentar esta obra con Werther de

Johann Wolfgang Goethe y, a su vez, con Carlota en Weimar de Thomas Mann.

La influencia que Goethe recibió de Shakespeare podemos leerla en un texto


celebrativo: En el día de Shakespeare. En este texto Goethe se refiere a Shakespeare
como amigo, se identifica con él, se sitúa como discípulo. Leer a Shakespeare es
liberarse de las leyes de la cultura, “ de un salto gané el aire libre” le hace reconocerse
como ser vivo; es como abrir una caja de sorpresas en donde todo puede suceder y, por
otro lado, las cosas no son previsibles, pueden ocurrir sin un orden establecido.

“ Sus planes no son, si usamos la palabra en su sentido


corriente, tales planes, pero todas sus piezas giran alrededor del
misterioso punto (...) en el que la individualidad de nuestro Yo,
nuestra perdida voluntad libre, choca con el desarrollo necesario
del universo. Pero nuestro gusto pervertido ofusca de tal modo
nuestra vista que casi necesitaríamos una nueva creación para
poder salir de estas tinieblas.”3 (subrayados propios)
1
“ P: ...qué lee, mi Lord? /H: Palabras, palabras, palabras.”
2
Shakespeare, William. “Hamlet”, en The complete works of W. Shakespeare. London. Pordes 1993. p954
3
Probst, Juan C. Goethe frente a Shakespeare. p 96
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

La lectura de Shakespeare posibilita la creación de la metáfora que generara

nuevas escrituras.

“La metáfora del libro abre el camino a Goethe hacia su mayor

ambición como poeta, encarnar y extender la tradición literaria europea sin

verse superado por contingencias, y sin perder la imagen de sí mismo.”4

De Shakespeare a Goethe y, de Goethe a Thomas Mann. La imagen que presenta

Hamlet permite pensar una cadena de lecturas sucesivas, esta escena me remite a

pensar un linaje, que se inicia en Shakespeare y, une a Goethe y Mann. La cita de Harold

Bloom nos sitúa en el libro como punto de partida y, a su vez, de llegada. La lectura

vehiculiza el vínculo que se establece entre estos tres autores. Al leer Hamlet leemos el

libro del personaje que lee otro libro, como en una galería de espejos la escena de lectura

se multiplica, podemos pensar la imagen de las cajas chinas, donde cada lectura supone

lecturas anteriores. Goethe lector de Shakespeare y, a su vez, objeto de lectura de

Thomas Mann. De este modo, lo vemos en el centro de una cadena, de un linaje de

lecturas. Mann, heredero de una tradición libresca. Al igual que hiciera Goethe, Mann

recreará los tópicos escritos ya por su antecesor, Goethe. Este linaje se percibe

claramente en la obra Carlota en weimar5 en la que se recrea un supuesto encuentro en la

edad madura entre el gran poeta, Goethe y Carlota Buff, quien habría inspirado el

Werther6.

Puesto que leer es escribir, Mann lee a Goethe, su lectura operaría completando

o, como plantearía H. Bloom, seria una tesera, en la que la crítica supone otra crítica

4
Bloom, Harold. El Canon Occidental. Barcelona. Anagrama, 1995. p 218
5
Mann, Thomas. Carlota en Weimar. Barcelona. Plaza &Janes Editores. 1976
6
Goethe, Johann Wolfgang. Werther. Buenos Aires. Sudamericana. 1999-
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Thomas mann, un gran enfermo de la angustia de las

influencias, y uno de los grandes teóricos de esa angustia sufrió

más agudamente por el hecho de que Goethe no hubiera sufrido

de ella de ningún modo, como se dio cuenta el propio mann.7

Sufrir la angustia que necesita ser llenada con escrituras, es un tributo y, al mismo

tiempo una misión. Thomas mann en esta obra quiere rescatar la figura de Goethe, limpiar

el nombre de quien ha sido tomado como ideal alemán, de quienes, valiéndose de

afirmaciones del propio Goethe, tomaron la supremacía alemana en detrimento de otros

grupos étnicos o, nacionalidades.

“Goethe alabó las virtudes genéricas de este pueblo singular, su

afición a la música y sus disposiciones para la medicina (...) Los judios

eran verdaderamente el pueblo del Libro, y en esto se reconocía de las

cualidades humanas y las convicciones morales debían ser consideradas

como las formas secularizadas de la religión”8

En el libro Carlota en Weimar, Goethe es presentado como un hombre sabio que

es admirado por quienes lo rodean, a diferencia del ímpetu que domina en Werther; la

serenidad y la calma dominan el texto, rasgos que se observan, inclusive a nivel

estructural; la novela avanza lentamente a través de largas conversaciones, con días que

avanzan a paso quedo, como el caminar de un anciano, las conversaciones de Goethe en

la reunión que organiza en su casa tienen la particularidad de ser expresadas de manera

cuidadosa, Carlota en varias oportunidades remarca que elegía la palabra justa para decir

las cosas.

7
Bloom, Harold. La angustia de las influencias. Caracas. Monte Ävila Editores 1991. p 65
8
Mann, thomas. Op cit. p 286
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

La escena de lectura que aparece en Hamlet que me permitió pensar una cadena

de lecturas, también sirve de metáfora textual puesto que la lectura es lexicalizada y

representada textualmente en ambas novelas.

La lectura de Ossian , poeta apócrifo escocés que Goethe tradujo al alemán y,

Homero aparecen en Werther en varias oportunidades, ya sea que werther lee solo o

junto a Carlota.

“-‘¿no tenéis nada para leer?’- preguntó ella. No tenía nada. –‘Ahí,

en mi cajón- dijo Lotte- está vuestra traducción de algunos cantos de

Ossian; no los he leído todavía pues estoy esperando oíroslos leer a vos;

pero hasta ahora no se ha presentado ocasión.’ El sonrió fue a buscar los

cantos, al tomarlos en sus manos se estremeció y los ojos se le llenaron de

lágrimas al hojearlo. Se sentó y comenzó a leer”9

Tomar un libro y emocionarse, conectarse con los sentimientos a partir del vínculo

con el libro y la voz que leería esos cantos que, luego, pasados los años va a recrear

Mann:

“- Buenas noches, querida –dijo con la voz que antaño leía a

Ossian y a Klopstock a la prometida-.”10

Carlota imagina una conversación con Goethe estando sola en el coche que él le

enviara para que asistiese al teatro, ahí ella recibe la aparición del anciano poeta tal cual

ella quiere verlo, con la intimidad que reflejaba el werther y con la madurez y la mesura

que no se manifestaba en el libro de la juventud de Goethe. Es la voz lectora la que le

9
Goethe, Johann Wolfgang. Ib Idem 6. p 142
10
Mann, Thomas. Op Cit p. 304
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

brinda la tranquilidad, la que la remite a zonas ya transitadas. Mann hace continuas

referencias al libro planteando un diferente punto de vista a alguna de las escenas más

significativas.

Por otra parte, el tema de la importancia de la lectura para Goethe es reelaborado

en el monólogo:

“Cuando lo leíste, el año de la campaña de Rusia, fuiste cautivado

por este libro que era de la moda intelectual de ese tiempo, y como tú no

puedes leer nada, sin dejarte influenciar...”11

En este monólogo Mann le hace decir a Goethe su poética; el deseo de escribir a

partir de la lectura de un texto significativo, cosa que al mismo tiempo le sucede al propio

Mann. Carlota en Weimar nos presenta la visión de un artista del siglo XX acerca de un

Hombre de letras del siglo XVIII. El monólogo es muy significativo ya que da un nuevo

contexto a las afirmaciones hechas en su momento por Goethe. Permite un modo de

entender a Goethe desde su propia interioridad; el hecho de que nos encontremos con

este discurso interior hacia el final de la novela, luego de que se han volcado acerca de él

numerosas opiniones, es un modo de contribuir a redefinir a este artista que fue admirado,

venerado y también mal interpretado.

Pensar la novela de Mann como una forma de autosituarse políticamente y

artísticamente a partir de su propia lectura de la obra de Goethe y de su vida nos lleva a

plantearnos cuestiones teóricas tales como la autobiografía y la biografía.

11
Mann, Thomas. Op Cit. p 233
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

De La Autobiografía A La Biografía

“ Esos textos entran, por lo tanto, en la categoría de ‘novela

autobiogáfica’: llamaré así a todos los textos de ficción en los cuales el

lector puede tener razones para sospechar, a partir de parecidos que cree

percibir, que se da una identidad entre el autor y el personaje, mientras

que el autor ha preferido negar esa identidad o, al menos, no afirmarla”12

Abordar el análisis del Werther supone pensar el personaje en relación con la

biografía de Goethe. Hay muchos indicios, sobre todo en la primera parte, que nos

permiten pensar la novela en clave autobiográfica. Esta cuestión nos lleva a plantearnos

el problema de la representación en el arte.

Werther, en tanto representación de Goethe, es un reflejo de su concepción

estética, posee las características de impulso y naturalidad que Goethe desarrolla en sus

ensayos de la época. El modo en que Werther, a lo largo de la novela, va reflexionando

acerca de las posibilidades de plasmar en el lienzo, o por escrito, aquello que ve o que

siente, responde, en alguna medida, a problemáticas de la época titánica del autor.

El modo en que la naturaleza es descripta siguiendo los estados de ánimo del

personaje va desde una apacibilidad, en los momentos en que puede disfrutar del amor

de Charlotte, hasta la desolación del sufrimiento, nos da cuenta de la importancia que la

idea de naturaleza tiene para el autor. La naturaleza se constituye en otredad que

posibilita las condiciones de aparición de sujeto.

12
Lejeune, Philippe. “ El Pacto Autobiográfico” en Suplementos Anthropos/29. Buenos Aires. Selección de
textos hechos por la cátedra de Literatura Francesa. Profesora Salerno. 1997. p 36
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

El personaje de Charlotte estaría inspirado en Charlotte Buff aunque el mismo

Goethe lo desmintiera y, según escribe Alice A. Kuzniar13 ante la constante pregunta

acerca de si werther se trataba de un hecho verídico, él contestó que la novela contenía

una ”innocent mixture of trueth and falsehood”14. Según este artículo escribir para Goethe

es operar por diferencias, no por mimesis. A diferencia de Werther que se mimetiza con

los objetos a representar, para Goethe, el arte es creación, es artificio.

Werther abandona el relato cuando ya ha perdido toda posibilidad de dar orden al

mismo. El editor acude a ordenar la narración. El yo narrativo de la novela se ve superado

por su propia subjetividad al no poder construir su imagen en contraste con la otredad, no

se distingue de Charlotte, ni de la naturaleza. Es un personaje que se ha refugiado en su

imaginación, para terminar acorralado dentro de su propio relato. La tercera persona nos

muestra los últimos días del personaje, nos describe lo irremediable de su destino. El

final.

La novela de Thomas Mann nos presenta el encuentro de dos ancianos. El paso

del tiempo a dejado huellas en sus cuerpos. Carlota tiene una oscilación de cabeza que

coquetamente intenta disimular y, Goethe sufre de gota que lo mantiene alejado de la vida

social. Sin embargo, el paso del tiempo también opera en ellos favorablemente. El joven

Werther es un joven atolondrado y pasional, la joven Lotte es, según es descripta en una

carta que figura en el último capítulo de la novela de Mann,

“...cuenta como ‘la impertinente rubita’ de la novela, ahora entre las

otras señoras, tenía la figura de una mujer madura y reposada. En todas

estas circunstancias, Carlota, ya se supone, fue rodeada de mucho


13
Kuzniar, Alice. “Werther versus Goethe” The misrepresentation of self
14
“inocente mezcla de verdad y falsedad”
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

respeto. Acogía los homenajes con una dignidad graciosa y con sosiego;

por otra parte, pronto dejaron de referirse a su posición literaria, haciéndolo

a su persona, al ser humano, cuya dulce melancolía era uno de sus

mayores encantos.”15

La obra de Mann nos muestra una evolución de los personajes acorde a cómo

eran vistas estas personas por quienes los conocieron. Nos describe la forma de pensar y

de vivir de ellos. El paso del tiempo borra los rastros de impertinencia y delirio, les

permite una posición en mundo: ella una señora dedicada al cuidado de sus hijos; él un

maestro y sabio.

Si al abordar el análisis del Werther la cuestión de la definición del género se

imponía, al abordar el trabajo de Carlota en Weimar, la noción del género biográfico se

hace igualmente necesaria plantear. La referencia es en este caso clara, se habla en

tercera persona de alguien. Ese alguien es el referente identificado con Goethe, la novela

se alimenta de la novela previa, y de datos y otros textos del propio Goethe, así también

como de decires de otros seres que también tuvieron existencia real. El referente aquí no

pareciera obstáculo para considerarla biográfico, sin embargo no es una biografía pura,

puesto que parte de una ficción para construir otra ficción.

Entre una novela y la otra dista no sólo el tiempo sino también el narrador. y,

puesto que como afirma Walter Benjamin16, cada texto lleva la huella de su narrador, en
15
mann, Thomas. Op Cit. p 301
16
“La atrofia creciente de la experiencia se refleja en el relevo que del antiguo relato hace la
información y de ésta a su vez la sensación. Todas estas formas se destacan por su parte, de la
narración, que es una de las formas comunicativas más antiguas. Lo que le importa a ésta no es
transmitir el puro en-sí de lo sucedido (que así lo hace la información); se sumerge en la vida del
que relata para participarla como experiencia a los que oyen. Por eso lleva inherente la huella del
narrador, igual que el plato de barro lleva la huella de la mano del alfarero” Benjamin, Walter, Poesía
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

ambos textos estas huellas pueden traducirse en concepciones estéticas y en contextos

sociopolíticos diferentes.

Thomas Mann en un artículo titulado “la carrera de Goethe como hombre de letras”

lo define a Goethe desde su actividad principal, la escritura; acto que según relata realizó

hasta la muerte “Goethe murió escribiendo”17. En este texto Mann rescata la importancia

del Werther en tanto que implicó una ruptura con respecto a la norma. Cita a su vez un

aforismo de Goethe conservado por el secretario Riemer que dice “ la maestría es

confundida a menudo con el egoísmo” esta línea de pensamiento es la que organiza la

mayor parte del discurso de Riemer cuando en el tercer capítulo Riemer va a visitar a

Carlota. Este ejemplo nos sirve para pensar el modo de construcción de Mann en relación

con esta novela; a partir de frases, aforismos y otros textos conservados de quienes lo

conocieron en vida, elabora diálogos y conversaciones, no inventa sino que su arte

consiste en recontextualizar los discursos. Es aquí en el nuevo contexto donde se observa

la poética de Mann. La figura de Goethe como símbolo de la Alemania, frente a Goethe,

un hombre de letras, un autor leído del cual se nutre él mismo como escritor.

“Para Mann, Goethe es “ese gran hombre encarnado en poeta”, el

profeta de la cultura alemana y del individualismo idealista, pero, por

encima de todo, “ese milagro de personalidad”, y el “hombre divino” de

Carlyle. Como Hombre Representativo burgués, el propio Goethe habla de’

un libre comercio de ideas y sentimientos’, que Mann interpreta como una

transferencia característica de los principios de la economía liberal a la

vida intelectual”18

y capitalismo, Taurus Humanidades, Madrid, 1991, (P.127)


17
Mann, Thomas. Freud, Goethe, Wagner, Tostoi. Buenos Aires. Editorial Poseidón. p 60
18
Bloom, Harold. El Canon Occidental. Barcelona. Anagrama, 1995. p 219
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Cuando Goethe es honrado por el Tercer Reich, cuando es visto como un

monumento de mármol frío, Mann contrapone a esa representación, una propia, la visión

viva, la representación del escritor. Esta novela que se funda en hechos reales y

ficcionales al mismo tiempo es también un posicionamiento político, para este paso es

necesario lavar el nombre propio y el de Goethe al mismo tiempo, de ahí la elección de la

figura respetada por todos para darle un nuevo significado, y una nueva identidad a

Alemania frente a Hitler:

“No es por eso ninguna casualidad que precisamente en los años

terribles de la tiranía de Hitler, de la degeneración fascista del pueblo alemán,

escribiera Thomas Mann su única gran obra de carácter histórico, ‘Lotte en

Weimar’. (...) Thomas Mann purifica su figura de la basura reaccionaria; mientras la

burguesía alemana se rebajaba al máximo, caminando por la ciénaga sangrienta

de un embriagado barbarismo, le era ofrecida así una imagen de sus más altas

posibilidades, de su humanismo, problemático hasta la raíz, pero desde la raíz

misma auténtica y progresista19

Lukacs sostiene que Mann es un realista, que sus oscilaciones políticas

coincidieron con los vaivenes que sufría la sociedad que él representaba. Mann al igual

que Goethe representan a su contexto histórico. Puesto que como afirma Erich Auerbach,

“ningún otro escritor poseía semejante aptitud para captar lo sensible y lo

real...20

Cada uno de ellos representó y percibió su tiempo. Ambas novelas al hablar de

otro, al cruzar historias, los reflejan a ellos mismos y a su tiempo.


19
Lukacs, Georg. “ A la búsqueda del burgués” en Thomas Mann. Barcelona. Grijalbo. 1969. p. 45
20
Auerbach, Erich. Mimesis. Mexico. Fondo de Cultura Económica. 1996. p 417
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Mann resume en boca de Goethe la problemática del mal entendido nacionalismo,

una bandera que generaba fanatismos:

“el incienso, la humareda y todos los frenesíes les son queridos; es

repugnante; se confían al primer venido, al primer exitador de sus instintos

más bajos, que les fortalece en sus vicios y les enseña a oír la palabra

nacionalidad en el sentido de aislamiento y brutalidad. (...) Que no me

aman, perfectamente; yo tampoco los amo, y estamos en paz. Tengo mi

germanidad para mí, que se los lleve el diablo. Creen que son la Alemania;

la Alemania soy yo; ...”21

Contra la Barbarie que menciona Lukacs, Mann reacciona como Goethe,

Restableciendo una demarcación política. El mote de escritor de torre de marfil que le era

asignado a Goethe es reformulado.su escritura partía del contacto con la sociedad, se

alimentaba de ella y a partir se daba su creación.

Relación Arte/Vida

“en otras palabras, este centro estético de la novela está en una

estrecha y sincera vinculación con la profunda y veraz realidad de la vida,

cuya parte e intérprete es el artista”22

21
Mann, Thomas. Op Cit. p 229
22
Alcalay, Jaime. “Thomas mann y el problema del artista” en Clásicos Modernos. Buenos Aires. Galatea.
1960. p. 61
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

La relación del arte y la vida es una temática que preocupaba a Thomas Mann.

continúa las reflexiones que Werther tenía en relación con este eje de discusión, pero a

diferencia de werther, Goethe, en tanto personaje de Mann, puede crear puede pensar y

reflejar la vida.

“In contradiction to Goethe, who disengages himself from his

literary alter ego, Werther (as schiller observed) desires inmediated

communication between art and life; he longs for unimpaired proximity of

signifier to signified. This makes him extremely mistrustful of signs, since

they belie such inmediacy and resist coalescence.”23

Werther falla en interpretar el mundo ya que es absorbido por su propia

percepción, la pasión lo devora, lo arrastra sin poder él evitarlo, no puede él regir su

dirección, se deja llevar. La subjetividad y la irracionalidad son elementos que desde la

concepción estética del Sturm und Drang caracterizan al genio creador; sin embargo,

Werther no puede crear, continuamente en sus cartas escribe que se encuentra limitado

de expresarse, cuando más artista se siente, menos logra pintar. La percepción de él

mismo lo engaña ya que no logra pasar a la acción, contempla la naturaleza; la vivencia

desde su materialidad cambiante, no obstante, no actúa, se paraliza. Siente su

emocionalidad como una condena de la que intenta desprenderse, su deleite frente al

tormento sería realizar acciones que impliquen la extenuación de sus fuerzas, no se

anima a sentir la intensidad de sus emociones es por eso que intenta huir.

En Werther la vida, el amor por Carlota es leído como un obstáculo para la

creación, ante la imposibilidad de poseerla werther desespera, el momento de mayor

23
Kuzniar, Alice. “Werther versus Goethe” The misrepresentation of self..
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

condensación de la imposibilidad es la escena en la que la besa a Carlota. Esta escena

es revalorada por Mann, en términos de definición de una poética:

“Es más bien en la felicidad y en el beso, que tú te sientes a tus

anchas, en la visita fugaz de la efímera belleza por la lúcida pasión. He

aquí la diferencia entre el arte y la vida; pues la plenitud de la vida, de la

Humanidad, el engendramiento, no son el hecho de la poesía...”24

La poesía está en el beso, en ese instante de transición y de seducción, sin amor

no habría poesía, sin embargo aquello que hace posible la vida, la relación carnal, no es

poesía. Se encuentra en ese límite fugaz, en el rapto de éxtasis que Werther sufrió como

carencia, puesto que no era un artista.

“El mundo desapareció para ellos. Werther la estrechó entre sus

brazos, la apretó contra su pecho y cubrió sus temblorosos y balbucientes

labios con ardientes besos. –‘¡Werther! –exclamó ella con voz ahogada

apartándose de él...”25

El beso es el límite del amor de Werther y Carlota. En esa fisura de la relación de

ambos personajes es donde se da la fuerza narrativa, es la pugna entre la pasión y la

razón. La novela de Goethe se fortalece en ese acto. La imposibilidad de consumar ese

amor es lo que posibilita el deseo de nombrarla, de escribir: la poesía. La ausencia de la

mujer amada se sustituye por objetos; el lazo rosa del vestido blanco simboliza en ambos

textos la ausencia y la compensación, es aquello destinado a perdurar, rastro que une a

los dos amantes.

24
Mann, Op. Cit. p 221
25
Goethe, Johann Wolfgang. Ib Idem 6 p.151
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

“ Hoy es mi cumpleaños y muy temprano recibí un paquetito de

parte de Albert. Al abrirlo lo primero que me saltó a la vista fue uno de los

lazos rosa que lotte llevaba el día que la conocí y que después le he

pedido varias veces.”26

Esta escena, este símbolo, aparece referida en Carlota en Weimar; ella, al ir a

Weimar tiene el propósito de reencontrarse con Goethe, no quiere ser olvidada, lleva

consigo el vestido blanco con lazos rosas al que le falta uno, el que le regalara a él el día

del cumpleaños. Ante la vergüenza de su hija y las burlas de los demás asistentes al

encuentro en la casa de Goethe, ella viste la ropa de la joven, un atuendo poco indicado

para una señora de su edad, esta broma, como ella misma la considera al hablar con la

aparición de Goethe en el coche, la pone en ridículo.

27
“ Carlota enrojeció bajo su pañuelo y de nuevo su corazón de

colegiala sexagenaria latió con más fuerza, más rápidamente. La pequeña

Lota ignoraba que su madre había llevado tan lejos la ingeniosidad, al

hacer que el vestido preparado (copia de aquel de otros tiempos) tuviera

un lazo menos; su sitio permanecía vacío; el lazo faltaba porque era

propiedad del Otro”

El amor que se describe en Werther es un amor parasitario, como lo dice Carlota

en la entrevista con Reimer. Es un amor que se alimenta de otros, pero también es un

amor que se sacrifica puesto que, como el mismo werther sostiene, luego del abrazo en el

26
Goethe, Johann Wolfgang. Ib Idem 6. p 72
27
Mann, Thomas. Op Cit. p 26
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

que se enlazaron ella lo recordará al estar en brazos de Albert. La lectura de Mann

acerca del amor leído entre ambos personajes, es un amor que se nutre del amor.

“el efecto de mistificación que el arte puede ejercer sobre la

razón”28

La concepción acerca del arte de Mann se nutre en la vida y a su vez, la rescata,

otorgándole seducción. Goethe se emparenta, de alguna manera, en esta concepción

puesto que, en su llamada época clásica, a diferencia de la época titánica en la que fue

escrita el Werther, busca la conciliación más que la tragedia conciliación que se da a partir

del amor

“He aquí que he nacido más pronto para la conciliación que para la tragedia”29

Conclusión:

El eje que atraviesa ambos textos es el concepto de lectura generadora de

escrituras. Carlota en Weimar cristaliza la cadena de lecturas sin apagar el brillo

propio de las lecturas anteriores.

Nombrar es dominar afirma Goethe en el monólogo de la novela; escribir es

permitir que el libro siga circulando, la escritura mantiene viva las escrituras

28
Mann, Thomas. Op Cit. p 293
29
Mann, Thomas. Op Cit. p 229
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

anteriores como un palimpsesto. Es un modo de identificarse y de rendir

homenaje.

El cuerpo textual Werther es atravesado por la lectura. El cuerpo del joven

werther lleva inscriptas las huellas del paso del tiempo, sobe este cuerpo se da la

escritura de Thomas Mann. El pasaje de la novela autobiográfica a la novela

biográfica supone una evolución, un progreso. Los ancianos permiten a Mann

oponerse a la barbarie, rasgos que estaban presentes en Werther, y recatar al

hombre que lo escribió, fuera de la tragedia, en constante crecimiento.

El artista refleja la vida, este reflejo no es mimético, es creación; puesto que

el arte otorga espiritualidad. El arte es comparable a la metáfora del beso; un

instante de revelación que es capturada en su amplia carga emotiva. Ambos

artistas toman como eje el amor en tanto nutriente espiritual. El amor

desenfrenado de Werther le impide la creación, lo subsume y lo lleva al fracaso.

Introducción:

Hay artistas que la crítica y la cultura han colocado en mausoleos de

los que parecería imposibles recatarlos. La novela de Thomas Mann, Carlota en

Weimar significó para mí la posibilidad de imaginar lecturas posibles de la obra de

Goethe.
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Un texto que es capaz de enamorar tanto a su lector que lo mueve a

escribir es un texto que permanece vivo. La lectura entendida de modo creativo se

impuso como eje natural de este trabajo. La multiplicación en tejidos textuales a

partir de la escena de lectura me llevó a pensar hacia atrás en el tiempo: Hamlet y,

también hacia delante: nosotros lectores de finales de siglo, para quienes las

nociones teóricas se entrecruzan con homenaje y absoluto placer por la lectura.


Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Bibliografía Consultada

 Auerbach, Erich. Mimesis. Mexico. Fondo de Cultura Económica. 1996

 Alcalay, Jaime. “Thomas mann y el problema del artista” en Clásicos Modernos. Buenos Aires.

Galatea. 1960.

 Benjamin Walter. Poesía y capitalismo. Madrid. Taurus Humanidades, 1991

 Bloom, Harold. La angustia de las influencias. Caracas. Monte Ävila Editores 1991

 Bloom, Harold. El Canon Occidental. Barcelona. Anagrama, 1995

 Goethe, Johann Wolfgang. Werther. Buenos Aires. Sudamericana. 1999

 Kuzniar, Alice. “Werther versus Goethe” The misrepresentation of self

 Lejeune, Philippe. “ El Pacto Autobiográfico” en Suplementos Anthropos/29. Buenos Aires.

Selección de textos hechos por la cátedra de Literatura Francesa. Profesora Salerno. 1997

 Lukacs, Georg. “ A la búsqueda del burgués” en Thomas Mann. Barcelona. Grijalbo. 1969

 Mann, Thomas. Carlota en Weimar. Barcelona. Plaza &Janes Editores. 1976Probst, Juan C.

Goethe frente a Shakespeare. p 96

 Mann, Thomas. Freud, Goethe, Wagner, Tostoi. Buenos Aires. Editorial Poseidón. p 60

 Shakespeare, William. “Hamlet”, en The complete works of W. Shakespeare. London.

Pordes 1993.

 Siegler, Wilheim. Thomas Mann: Del “apolítico” al defensor de la democracia.Universidad

Nacional de la Plata.1975
Literatura Alemana Carolina Silva
L.U:84/2203

Thomas Mann lector de Goethe:

Relación entre Werther y Carlota en Weimar

Diciembre 1999