Sie sind auf Seite 1von 10

La terapia de Biomagnetismo desarrollada por el Dr.

Isaac Goiz Durán de Mexico,


involucra descubrimientos tan importantes para el futuro de la medicina que su
trabajo ha sido avalado por la Universidad de Chapingo de México y la Universidad
de Loja en Ecuador, la cual ha adquirido los derechos de edición de su libro "El
fenómeno tumoral".
Simplificando para el ciudadano
común, en la práctica el
Biomagnetismo demuestra que
aplicando imanes de una
determinada fuerza y polaridad en
puntos específicos del cuerpo, se
consigue exterminar en tiempo
breve, virus, bacterias, hongos o
parásitos, que son causa de la
mayoría de las enfermedades
graves del hombre, incluso algunas
en las que la medicina oficial no
siempre reconoce una etiología
microbiana como la diabetes, el
cáncer, la artritis y otras.
Los que hemos tenido la fortuna de
presenciar los resultados del
Biomagnetismo, podemos
testimoniar que en pocas sesiones,
un gran porcentaje de pacientes
experimentan rápidas y notables
mejorías, que no se dan
comúnmente con otros
tratamientos.

Esto se debe principalmente al aniquilamiento de los escurridizos virus, que como


sabemos son de muy difícil tratamiento para la medicina convencional, que sólo
tiene éxito exterminando bacterias por medio de antibióticos.

Ver testimonios que pacientes mejorados con Biomagnetismo han dado en


diversos programas de televisión de Chile y el extranjero pulsando en:
http://www.ohani.cl/biomagnetismo_testimonios_en_TV.htm

(Hemos comprobado que muchas personas se imaginan el Biomagnetismo con


equipos tecnológicos con electricidad, invasivos o dolorosos. Tenemos que
tranquilizarlos contándoles que éste es un método extremadamente simple e
inofensivo, donde se utilizan sólo imanes y el paciente no necesita desvestirse).

Debido a que nuestro Centro Ohani trajo al Dr. Goiz por primera vez a Chile a dictar
cursos de Biomagnetismo, tenemos los más antiguos, experimentados,
seleccionados y probados terapeutas en en esta extraordinaria terapia con imanes:
Adriana Rubio, Biomagnetismo, directora del CENTRO OHANI, terapeuta floral y
maestra de Reiki, Osteopatía bioenergética celular
Nuna Peralta, Biomagnetismo, Reiki II, terapeuta floral, aromaterapia,
Osteopatía.
Michele Buijuy, Biomagnetismo, Reiki II, terapeuta floral, Osteopatía.
Octavio Ortiz, Biomagnetismo, Osteopatía.
Pamela Ebensperger, Biomagnetismo, Terapeuta floral, Osteopatía, Reiki II
Yolanda Espinoza, Biomagnetismo

El Biomagnetismo que ciertamente para muchos es difícil de creer, involucra


muchos años de paciente investigación del Dr. Goiz en el campo de las terapias
energéticas, también encuadradas en lo que se conoce como Medicina Vibracional,
que pone de manifiesto la importancia para la salud, de las múltiples vibraciones
energéticas u ondas electromagnéticas que recorren el cuerpo humano.
Es en este ámbito que el Dr. Goiz realizó en 1988 el descubrimiento del fenomenal
concepto denominado "Par Biomagnético".

Para ver testimonios en la edición de Marzo 2007 de la REVISTA PAULA, pulse aquí

¿Qué es el Par Biomagnético?


Podríamos graficarlo como la existencia en el cuerpo de puntos específicos que van
hermanados y presentando polaridades magnéticas contrarias, Norte y Sur como en
un imán común. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación
de estos pares biomagnéticos están ya definidos por el Dr. Goiz en un mapa del
cuerpo.
Con el transcurso del tiempo se fueron descubriendo nuevos pares hasta llegar hoy
a una cifra cercana a los 250 pares.
Lo sorprendente es el descubrimiento de que cuando estos pares se desequilibran,
en el polo sur de ellos se concentran focos de determinados virus (ya identificados
por sus nombres) en un ambiente de pH ligeramente más ácido, mientras que en el
polo norte se ubican ciertas bacterias también previamente identificadas, pero en
un medio de pH algo más alcalino que en el resto de los tejidos.
El Dr. Goiz logró determinar además que entre ambos focos de virus y bacterias se
establece una comunicación a distancia, en forma de ondas electromagnéticas, en
lo que se conoce como bioresonancia magnética, lo que permite la
retroalimentación energética entre dichos microorganismos, los que se potencian en
su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema
inmune.
Cuando a través de un singular test se
identifican los pares biomagnéticos
desequilibrados e infectados, sobre los
puntos correspondientes de estos pares,
se colocan imanes de la misma
polaridad y de una fuerza superior a los
1000 gauss, lo que produce una
interrupción de la retroalimentación
energética y simultáneamente se tiende
a corregir el pH alterado. Esto redunda
en el exterminio de los mencionados
microorganismos que pierden su
sustento energético.
Hay que destacar que el
Biomagnetismo extermina con gran
efectividad especialmente a los virus, lo
que la medicina convencional hasta la
fecha no consigue. Por su pequeñísimo
tamaño y rapidez de reproducción el
virus no soporta el impacto magnético
que altera su ADN y produce un
verdadero cortocircuito en su estructura
electromagnética. Al liberarse de estos
indeseables huéspedes el paciente
experimenta substanciales mejorías.

Ejemplo de puntos entre los que pueden


formarse pares biomagneticos

Si consideramos que los virus están presentes en la gran mayoría de las


enfermedades, algunas de ellas consideradas como incurables por la medicina
oficial, entonces podemos imaginar los alcances extraordinarios que el
Biomagnetismo tiene para la salud humana.
A la fecha se han estudiado, diagnosticado y atendido con Biomagnetismo,
durante doce años aproximadamente a unos 60,000 pacientes, llegando a
conclusiones muy importantes. El Biomagnetismo médico, por ser un
procedimiento de orden físico y natural así como externo, no produce yatrogenia ni
efectos colaterales indeseables.
Es bien sabido que los organismos superiores pueden ser portadores asintomáticos
de microorganismos patógenos, aparentemente en las mucosas de los sistemas
respiratorio y digestivo. En realidad lo hacen en los pares biomagnéticos y por ello,
el Biomagnetismo médico es también un procedimiento preventivo de la salud, al
detectar oportunamente la patología, aún antes de su manifestación clínica.
El primer par biomagnético descubierto en 1988 por el Dr. Goiz fue el del síndrome
de inmunodeficiencia humana (SIDA), que se genera en el timo y el recto desde las
primeras horas en que se instala el virus, produciendo en el enfermo dos
fenómenos simultáneos: inmunodeficiencia y seropositividad. Este conocimiento le
ha permitido a este científico la loable hazaña de revertir esta enfermedad en miles
de casos debidamente registrados y comprobables.
En los años posteriores el Dr. Goiz se dedicó a investigar la relación de este
conocimiento con la etiología del cáncer. Este extenso trabajo quedó plasmado en
su libro "El fenómeno tumoral" que fue recientemente publicado por la Escuela de
Medicina de la Universidad de Loja en Ecuador.(ver página con libros
publicados sobre Biomagnetismo cliqueando aquí)
En este obra básicamente se plantea que en el origen del crecimiento caótico de las
células cancerígenas, también está presente la influencia de determinados virus,
bacterias, hongos y parásitos que según sea el tipo de cáncer, se combinan de
distintas formas para agredir y finalmente desquiciar el orden genético del núcleo
de las células y provocar la multiplicación descontrolada de ellas.
Es importante destacar que los descubrimientos del Dr. Goiz con su
Biomagnetismo fueron mucho más allá de lo que anteriormente se conocía como
"Magnetoterapia", que ya había percibido ciertos efectos sedantes, y
desinflamantes del polo norte del imán, o bien estimulantes y aceleradores del
crecimiento de las células con el polo sur.
Esta comprobación había dado origen a la venta indiscriminada en ciertos países
desarrollados, de distintos accesorios como cinturones, fajas, colchonetas, cintillos,
parches, etc., magnetizados o provistos de imanes para ser usados con distintos
fines terapéuticos.
Podemos decir que este uso de los magnetos es como disparar a la bandada, sin
tener claro a lo que le estamos apuntando.
Es evidente que al proporcionarnos un mapa exacto de estos pares de puntos en el
cuerpo, el Dr. Goiz con su Biomagnetismo no deja chance a especular con la
posible ubicación del magneto. Además él nos dice precisamente el nombre del
microorganismo que se ubica en tal o cual punto. Este conocimiento y el peculiar
método de testeo, permite el insólito hecho de poder reconocer en una primera
sesión, enfermedades que solo el paciente sabía que tenía por medio de exámenes
previos.
Respecto de la diabetes por ejemplo la medicina
convencional nos plantea normalmente como
única posibilidad de tratamiento el empleo de
ciertos fármacos hipoglicemiantes o, en los casos
más graves el empleo de insulina para poder
bajar los niveles del azúcar en la sangre. Sin
embargo el Dr. Goiz nos asevera que en la gran
mayoría de los casos, la diabetes se origina por
la agresión de microorganismos, ya sea
directamente a las células pancreáticas, o bien
por el daño químico que estos microbios
producen por sus deshechos metabólicos en el
torrente sanguíneo. Estos deshechos producen
una disminución en la calidad y en el
aprovechamiento de la insulina.

Colocación de imanes sobre


pares biomagnéticos
Además se sugiere que algunos de estos microorganismos tendrían incluso la
capacidad de ingerir y asimilar esta vital hormona producida en el páncreas.
Todo lo anterior no pasaría de ser tan sólo una teoría si no fuera porque hemos
visto como algunos diabéticos se han visto en la necesidad de reducir sus
medicamentos o sus dosis de insulina, después de algunas sesiones de
Biomagnetismo.
A los que se han visto sorprendidos por la aparición repentina de esta dolencia, a
veces a temprana edad, les sugerimos hacer memoria de qué proceso viral o
infeccioso tuvieron poco antes de que se les descubriera el mal. Muchos lograrán
recordarlo y darse cuenta de que nunca habían hecho tal asociación.
En la familia de enfermedades afines que constituyen los distintos tipos de
reumatismo, artritis o artrosis, los mencionados deshechos liberados por diversos
microorganismos, atacan la membrana sinovial que cubre el cartílago de las
articulaciones, produciendo inflamación y luego degeneración que con el tiempo
puede llevar a graves deformaciones.
Al eliminar con Biomagnetismo los mencionados microbios se puede producir
primero notorios alivios del dolor y la inflamación, y luego con el tiempo una
reparación de los tejidos dañados.
Se puede presumir también el mismo dañino efecto -directo o a distancia- de
diversos microorganismos, en otras enfermedades que son de difícil tratamiento
para la medicina oficial, como son algunos tipos de Parkinson, Alzheimer, esclerosis
múltiple, psoriasis, etc., especialmente causados por virus farmaco-resistentes, a
los cuales se pueden añadir en su efecto nocivo, otras sustancias tóxicas como
metales pesados -mercurio de las amalgamas, plomo, aluminio, etc.- también
algunos preservantes, colorantes, drogas, pesticidas y otras, presentes en los
alimentos industrializados, y que no alcanzan a ser eliminados por algunos
organismos ya cansados y deteriorados por los años.

Recomendamos un excelente artículo con una completa investigación sobre


Biomagnetismo, realizado por la revista y sitio web español Discovery Salud, que
hoy por hoy es una de las instituciones de mejor nivel en investigación en torno a
las medicinas alternativas a nivel mundial. Pueden acceder a este artículo a través
del link http://www.dsalud.com/numero76_2.htm

Para los que se pregunten: ¿y cómo es que esta maravilla no es más conocida y
difundida en todo el planeta?, podemos preguntarles a su vez: ¿ cómo es posible
que tan pocas personas, incluidos profesionales de la salud, conozcan la existencia
y las bondades de equipos de Bioresonancia de muy sofisticada tecnología, capaces
de detectar muchas variables fisiológicas importantes en el cuerpo y
comparativamente de bastante más bajo costo que equipos como scaners y
resonancias magnéticas?
En efecto esta tecnología se remonta al año 1950 en que el médico alemán Dr.
Reinhold Voll, acupunturista, desarrolló un aparato para medir la energía que fluía
en los meridianos de acupuntura. Este aparato electrónico lograba captar
pequeñísimas diferencias de voltaje entre los puntos conocidos por la acupuntura,
contrastados con otros puntos que no lo eran. Esta fue una forma de comprobar
tecnológicamente la real existencia de los citados puntos que sólo la medicina
oriental conocía y trabajaba desde hace milenios, mientras que a la medicina
occidental fármaco-dependiente, todavía le cuesta creer y aceptar.
Con el transcurrir de los años estos equipos de bioresonancia fueron progresando
en sus capacidades, hasta llegar en el día de hoy a detectar una cantidad
impresionante de distintas variables fisiológicas en el cuerpo humano.
En efecto con el simple contacto en la piel de algunos cátodos metálicos, estos
equipos computarizados nos pueden decir por ejemplo, el nivel de metales pesados
y otros oligoelementos presentes en nuestro organismo. También pueden detectar
a qué somos alérgicos a partir del chequeo vibracional de miles de sustancias
registradas magnéticamente en la memoria del computador, todo esto en contados
minutos.
Aún más, algunos de estos equipos son capaces de enviar la misma onda que
produce la alergia pero invertida en su fase. Al cabo de algunos tratamientos, se
puede producir así la desensibilización y la supresión de la alergia del paciente.
Vamos percibiendo de esta forma la importancia crucial que tienen los fenómenos
ondulatorios, energéticos o vibratorios para la salud humana y no es difícil imaginar
que los grandes logros de la medicina del futuro irán por este camino. El problema
es que casi la totalidad de las investigaciones médicas en la actualidad, son
solventadas directa o indirectamente por los grandes consorcios farmacéuticos que
sólo apoyan la búsqueda de nuevos fármacos para el tratamiento de las
enfermedades.
Otro ejemplo en esta temática lo constituye las investigaciones de la Doctora Hulda
Clark residente en Estados Unidos (ver en http://drclark.ch/info/ hay un menú de
las páginas de su sitio en inglés y castellano).
Al igual que el Dr. Goiz ella ha descubierto que el origen de la gran mayoría de las
enfermedades se encuentra en la influencia en nuestro cuerpo de la contaminación
ambiental y los parásitos, bacterias, virus y hongos que colonizan nuestro cuerpo.
En Su libro "The cure for all diseases" (La cura para todas las enfermedades)
Explica cómo llegó a esta conclusión a través del uso de la tecnología electrónica, y
cómo a través de ésta y unas curas simples con hierbas podemos acabar con todos
los parásitos y todos los tóxicos que hay en nuestro cuerpo, consiguiendo así la
mejoría de muchas enfermedades.
Con la ayuda de científicos expertos en electrónica, desarrolló un pequeño
dispositivo denominado "Zapper" capaz de producir ondas electromagnéticas en un
cierto rango de frecuencias en las que se encuentra el punto de resonancia de la
mayoría de los microbios y parásitos. Después de aplicar por algunas minutos estas
vibraciones en la piel durante varios días, se consigue finalmente eliminar todos los
microorganismos indeseables y recuperar así la salud. La Dra. Clark ha conseguido
también notables resultados en enfermedades complicadas como el cáncer y la
diabetes.
Vemos en su trabajo puntos de gran coincidencia con los descubrimientos del Dr.
Goiz, sólo que por ignorar ella la existencia de los pares biomagnéticos, su
tratamiento parece más lento. Además el Biomagnetismo del Dr. Goiz solo
requiere de imanes de cierta potencia, que son fácilmente asequibles para
cualquiera.
Usted podrá acceder al conocimiento del Biomagnetismo a través de un curso
intensivo de 5 días de 9 a 20 horas que impartirá el Dr. Goiz, desde el 24 al 28 de
Abril de 2009, los interesados deberan pedir mas información y un formulario de
postulación, a nuestro mail terapias@ohani.cl, o concurrir a nuestro Centro Ohani
en Nevería 4697 - Las Condes - Metro Escuela Militar Fonos 4948954 - 2084148 -
2075968
FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS DE
LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS
En esta página intentaremos mostrar parte del trabajo que han desarrollado algunos
científicos pioneros , para explicar cómo y por qué las medicinas alternativas o
complementarias realmente sí funcionan. Utilizaremos un lenguaje lo más simple
posible para facilitarle a la mayoría la comprensión de los conceptos generales más
básicos e importantes, sin perjuicio que para los que tengan una formación científica y
deseen profundizar en este tema, desarrollaremos páginas anexas o haremos links con
páginas de contenidos más complejos.
Hay que advertir previamente el hecho de que a pesar de haber un interés cada vez
mayor por parte del público -y en consecuencia de los académicos- la ciencia y la
medicina occidental no han logrado llegar todavía a una explicación oficial acabada
respecto a las terapias alternativas, por razones que ya veremos. Tradicionalmente esto
ha inducido a mucha gente a subestimar las medicinas alternativas por considerar que
no son científicas. Otros cuantos piensan que son antagónicas a la medicina oficial y
que incluso pueden ser contraproducentes.
Lo cierto es que las medicinas alternativas no pretenden ni oponerse ni desplazar a la
medicina oficial. Por el contrario permiten complementar y enriquecer la terapéutica
oficial, incorporando métodos de comprobada eficacia y de gran utilidad social, en una
importante área de la salud que todavía la medicina oficial no cubre. De ahí que la
expresión " terapias complementarias ", aunque menos utilizada parece ser más exacta
que " terapias alternativas ", que sugiere la supuesta necesidad de optar por alguno de
dichos sistemas de salud, en circunstancias que se pueden combinar ambos.
En cuanto a su validez científica, las terapias complementarias están establecidas sobre
bases experimentales sólidas, y de comprobación sistemática por parte de la población,
de resultados positivos evidentes, a través de miles de años de práctica en algunos casos.
Los profesionales de la salud que se han decidido a utilizarlas se han dado cuenta que
con estos sistemas naturales de salud, es perfectamente posible aplicar también el
método científico recurriendo a la observación, el análisis, la comparación, la
experimentación, la inducción, etcétera, al igual que en el campo de la medicina oficial.
El quid del desencuentro de la ciencia y de la medicina oficial con las explicaciones
para las medicinas alternativas, parece radicar en un área que tiene que ver más bien
con física moderna, y la dualidad onda-partícula en la estructura de la materia.
En efecto, podemos tomar de base, por ejemplo, el excelente trabajo de más de 30 años
desarrollado por el doctor Richard Gerber, condensado en sus obras: "LA CURACION
ENERGETICA - La revolucionaria medicina vibracional" (1988) y la más reciente " LA
CURACION VIBRACIONAL" (2000)
En el primero de estos voluminosos textos, y ya en el año 1988, el doctor Gerber nos
hablaba de revolucionarios conceptos - compartidos por otros pocos científicos de
avanzada - de la existencia en el ser humano de una condición multidimensional, vale
decir de la presencia de cuerpos energético sutiles, duplicados o moldes energéticos, que
ubicados en otras dimensiones de espacio-tiempo, se interconectan, se interpenetran y se
traslapan con el cuerpo físico.
La importancia que reviste la existencia de estos cuerpos energéticos, sutiles o cuerpos
dimensionales, es extraordinaria y decisiva para la salud humana, porque es
precisamente en estos cuerpos sutiles donde a partir de conflictos emocionales
profundos y no resueltos, se originan la gran mayoría de las enfermedades.
Por lo tanto es llegando a esos niveles profundos desde donde se pueden revertir estas
dolencias, incluyendo las más graves. Es en este ámbito entonces donde las llamadas
Medicinas Alternativas pueden realizar un aporte significativo al bienestar de las
personas.
CUERPOS SUTILES (ESTRUCTURA MULTIDIMENSIONAL)

Si todo lo anterior a muchos les puede parecer osado, sin embargo lo más audaz para la
época en que el Dr. Gerber escribió su libro, fue su aseveración de que estos cuerpos
sutiles además están conformados por ondas o vibraciones más rápidas que la velocidad
de la luz, lo que normalmente impide que los podamos percibir con nuestros 5 sentidos .

Dichos sentidos sensoriales están diseñados para captar cierto rango my limitado de
frecuencia y velocidad de las ondas, y son éstos sentidos los que nos proporcionan una
sensación de solidez de la materia que conforma nuestro cuerpo físico. Sin embargo esta
supuesta solidez de la materia es aparente, ilusoria o "virtual", considerando que las
partículas atómicas están a grandes distancias unas de otras y que todas ellas exhiben un
comportamiento doble: en algunos experimentos se muestran como partículas sólidas y
en otros, se comportan como ondas. De esta consideración se deduce que nuestros
cuerpos sutiles también podemos considerarlos como reales, concretos y "sólidos", sólo
que por estar conformados por una materia más sutil, no alcanzamos a percibirlos con
nuestro sentidos normales.
Por cierto que en el año 1988, la aseveración de que podía existir algo más veloz que la
luz, constituía una herejía para gran parte de la comunidad científica, que todavía hoy
sólo acepta el postulado de Einstein que asevera que tal velocidad de la luz, "c"(de
apróximadamente 300.000 kilómetros por segundo) es insuperable.
Sin embargo el 20 de Julio del 2000, en la revista de ciencia Nature, se publicó un
artículo en que el físico nuclear Lijun Wang, mas dos colegas del Instituto de
Investigación de la NEC, en Estados Unidos, dieron a conocer un experimento en que a
un micropulso de rayo láser lograron imprimirle un equivalente a 300 veces la velocidad
de la luz, dentro de un recipiente con gas de cesio enrarecido.

LIJUN WANG
F ísico nuclear de la NEC en USA
Logró superar la velocidad de la luz
en sus experimentos

Ver parte de su trabajo en las páginas:


http://www.skybooksusa.com/time-travel/physics/gas.htm
http://www.phy.duke.edu/research/photon/qelectron/proj/infv/making_fast_light.ptml?print
http://physicsworld.com/cws/article/print/18660
Por otra parte, el 22 de Mayo del mismo año 2000, la revista Physical Review Lettters,
publicó el trabajo de los científicos italianos, Daniela Mugnai, Anedio Ranfagni y
Rocco Ruggeri, quienes utilizando microondas en el aire lograron imprimirles una
velocidad un 25% mayor que la de la luz.
A partir de experimentos como estos, queda claro que el dogma de la invencibilidad de
la velocidad de la luz ha sido ya recientemente superado. Por ende cobran cada vez un
mayor asidero científico las antiguas propuestas de investigadores que como el Dr.
Gerber, reconocen la existencia e importancia de estas energías y cuerpos sutiles
estructuradas por ondas más veloces que la luz.
Es el caso del destacado científico William Tiller Profesor Emérito del Departmento de
Ciencia de los Materiales e Ingeniería de la Universidad de Stanford.
http://www.tiller.org/
Tiller ha explorado el área del desarrollo espiritual y la física de la fenomenología
psicoenergética, lo que lo inspiró a escribir más de 80 artículos y varios libros, entre
ellos "Ciencia y Transformación Humana: Energías Sutiles, Intencionalidad y
Conciencia". Tiller es además director fundador de la Academia de Parapsicología y
Medicina, y del Instituto de Ciencias Noéticas.
Ha investigado los nexos existentes entre sus planteamientos y la "Teoría de las
Supercuerdas", respaldada por muchos físicos modernos que creen en la existencia de
otras dimensiones de espacio-tiempo invisibles, y que sin embargo son requeridas por
los procedimientos de altas matemáticas de esta Teoría. Estos procedimientos
matemáticos normalmente anteceden a los descubrimientos de las grandes leyes físicas.
Tiller es también colaborador de una prestigiosa agrupación denominada "Sociedad
Internacional para el Estudio de las Energías Sutiles y la Medicina Energética"
(www.issseem.org) que reune a más de 1600 académicos de altísimo nivel. De todo lo
anterior se deduce que si ya hay un número respetable de científicos que aceptan la
existencia de estas energías sutiles, de ondas más rápidas que la luz y de dimensiones
paralelas, es cuestión de no mucho tiempo más en que los nuevos avances de la física
permitan que el resto de la comunidad científica acepte completamente estos
descubrimientos.
A pesar de las dificultades que ha tenido la ciencia para percibir y definir estos cuerpo
sutiles, por todo lo anteriormente expuesto, sin embargo existen indicios indirectos de la
realidad de la existencia de dichos cuerpos dimensionales.
Estos indicios los podemos encontrar más bien en el campo de la parapsicología donde
desgraciadamente, y por diversas razones, no siempre es posible reproducir los
fenómenos estudiados en el laboratorio, en cualquier momento que lo desee el
experimentador, como requiere el método científico para llegar a formular leyes. No
obstante cada vez hay una mayor cantidad de casos registrados respecto a fenómeno
paranormales que tienen su justificación en la existencia de dichos cuerpo energéticos.
Es el caso por ejemplo del fenómeno denominado como "desdoblamiento astral",
experimentado por un gran número de personas, que sin embargo normalmente no lo
comentan con otros, porque al no encontrarle explicación de acuerdo a lo conocido,
tienen temor al ridículo o a estar volviéndose dementes.

En este estado las personas tienen la sensación de separarse de su cuerpo físico, al cual
pueden observar a distancia, aunque éste se encuentre en estado de sueño o
inconciencia..
Hay un menor número de individuos que logran desdoblarse voluntariamente, y de este
modo pueden atravesar muros sólidos y proyectarse con toda su conciencia a lugares
muy distantes, en fracciones de segundo, venciendo la gravedad y conservando el
recuerdo de lo que han visto y oido.
Podemos aseverar responsablemente
que en nuestro Centro Ohani hemos
podido comprobar este fenómeno en
reiteradas ocasiones, pero
entendemos que no es fácil para
otros investigadores el poder
constatarlo, por la escasez de sujetos
capacitados dispuestos a prestarse
para estos experimentos.
Hay muchos casos también de personas que debido a un accidente, muerte clínica, o
fuertes shocks, experimentan este desdoblamiento en que flotando por sobre sus cuerpos
físicos totalmente inconcientes, pueden observar el desplazamiento de médicos y
enfermeras, escuchando todo lo que estos hablan.
No es poco frecuente además el número de casos en que el paciente se ve transportado a
través de un túnel a otras dimensiones donde tiene encuentros con parientes previamente
fallecidos, a quienes pueden incluso tocar y experimentar como sólidos.
Esto nos da evidencia de dos situaciones de extrema importancia:
a) La supervivencia de estos cuerpos sutiles y de la conciencia más allá de la muerte del
cuerpo físico.
b) La conciencia asentada en un determinado cuerpo sutil, puede percibir como sólido
otro cuerpo sutil ubicado en la misma dimensión, y por lo tanto conformado por ondas
situadas en un mismo rango de velocidad y frecuencias.
Actualmente muchos científicos y neurofisiólogos consideran que la conciencia es sólo
el resultado del metabolismo de las neuronas, por esta razón, cuando la ciencia dentro
de poco compruebe la realidad de los enunciados a y b (y otros derivados), se
producirán consecuencias inimaginables en todas las ramas del saber: ciencia, física,
medicina, psicología, filosofía, religión, etc.
Otra interesante posibilidad de percepción de realidades energéticas procedentes de
otras dimensiones, es ofrecida por el conjunto de técnicas conocidas como la
"Transcomunicación Instrumental" (TCI). Link a la historia de la TCI:
http://www.iespana.es/vocesimposibles/HISTORIA.HTM
En efecto, se ha demostrado que a través de cintas de audio, y bajo determinadas
condiciones de experimentación, se pueden registrar voces pertenecientes a personas
fallecidas que aportan datos inéditos de sus vidas. También en pantallas de televisor y
computador se han registrado "trans-imágenes" de personas que han partido.
El tema de la Transcomunicación Instrumental fue ampliamente tratado en un evento
organizado por nuestro Centro Ohani, con la participación del matrimonio francés
Ivonne y Marivone Dray, y el sacerdote católico François Brune, quien lleva más de 20
años estudiando esta temática.
Ver programa Cada Día Mejor de Red Televisión con Alfredo Lamadrid entrevistando a
Sergio Córdova Director de Centro Ohani cliqueando en