Sie sind auf Seite 1von 7

Trigo

Tecnología de la Fertilización
de Trigo
Ing. Agr. (Ph.D.)
En un sistema de producción que busque maximizar la Ricardo Melgar
rentabilidad, la nutrición adecuada de los cultivos de la rota- Coordinador
ción es el aspecto más importante a considerar. Si bien la Proyecto Fertilizar
INTA Pergamino,
medida más inmediata de la fertilización es el resultado físico Buenos Aires
a los precios corrientes, restan como beneficios una mayor
cantidad de rastrojo que protegerá al suelo de la erosión,
capitalización en fósforo y azufre residuales para el o los
cultivos siguientes y una garantía de sostenibilidad de la
empresa agropecuaria

Los distintos escenarios de precios y En la actualidad, los premios por calidad se


expectativas que se presentan en cada ini- desenvuelven en un mercado no del todo
cio de campaña motivan a los productores, maduro. Si bien hay una cantidad conside-
asesores técnicos y administradores a acu- rable de contratos entre productores y
mular información para tomar decisiones molineros o exportadores, todavía funciona
sobre cuál será el porcentaje de superficie el boca a boca de los corredores, que iden-
del establecimiento destinada a trigo, qué tifican áreas donde no haya golpes de calor.
niveles de tecnología aplicarán y qué ries- En esas zonas, existen buenos manejos o
gos asumir en cada situación. quizás no hay rendimientos elevados que
Se considerará un planteo de trigo hayan diluido el N del grano, consiguién-
diferente en la región del SE de Buenos dose buenos valores de proteína.
Aires, con una visión de altos rendimientos
-un verdadero cultivo de renta-, del de uno MANEJO DE LOS NUTRIENTES
netamente oportunista o de segunda que Si bien el manejo, las dosis y tipos de
se siembra en áreas marginales y está des- fertilizantes involucrados en uno y otro
tinado a financiar un cultivo de gruesa o caso son diferentes, los criterios que se
simplemente brindar una cobertura al suelo aplican son similares a los demás cultivos.
durante el invierno. La base es considerar el criterio de suficien-
Las diferencias de rendimiento potencial, cada cia o de reposición para el manejo del fós-
vez mayores, hacen imprescindible planificar la foro (P) y el de reposición o de balance para
fertilización de una manera u otra. el nitrógeno (N) y el azufre (S).

Las diferencias de rendimiento potencial, cada vez mayores, hacen imprescindible planificar la fertilización de una
manera u otra.

idiaXXI 43
Trigo

FÓSFORO línea; de esta manera se facilita su


El P extractable o disponible, generalmente aprovechamiento por parte del cultivo. Las
utilizando el extractante Bray 1 determina- diferencias entre aplicar al voleo o a la
do por análisis de suelo, es un indicador siembra se reducen a medida que el nivel
que correlaciona en forma consistente el de P en el suelo aumenta, siendo indistinto
rendimiento del trigo con las necesidades aplicar de una u otra manera cuando se
de fertilización fosfatada. Se ha encontrado dispone de altos niveles de P en el suelo.
que para maximizar el rendimiento del cul- Trabajos recientes confirmaron la ausencia
tivo se debe disponer de 15-20 ppm de P de diferencias de respuestas en aplica-
(Bray I) en los primeros 18-20 cm de suelo ciones a bandas o al voleo en sistemas bajo
en presiembra. Los niveles críticos determi- siembra directa de varios años y altos nive-
nados para el Sudeste han ido aumentando les de P asimilable.
a medida que el mejoramiento genético y La reducida movilidad del P en el suelo
otras tecnologías de manejo han levantado hace que si se sobrefertiliza, el excedente
los rindes potenciales. En trigos de alta quedará disponible para los próximos cul-
producción en el sudeste bonaerense, las tivos (efecto residual). Esta es una gran
respuestas a la fertilización fosfatada son diferencia con respecto al N, donde el exce-
rentables con niveles de P disponible so aplicado queda expuesto a las vías de
menores de 20 ppm (Fig. 1). pérdida. Asimismo, se pueden plantear
estrategias de fertilización tendientes a
A pesar de lo concluyente de estos trabajos incrementar el nivel de P disponible en el
y la extensa difusión de balances de suelo cuando se presentan situaciones de
nutrientes negativos en sistemas agrícolas relaciones de precio de fertilizante/precio
pampeanos, prácticamente se cultiva trigo de los granos favorables. A modo orientati-
con aplicaciones de fertilizantes fosfatados vo, por cada 9-10 kg de P que se agregue
apenas suficientes. Las dosis promedio de por encima de lo necesario para reponer el
uso oscilan entre 60 y 80 kg/ha de fosfato exportado en el grano, se incrementa 1 ppm
diamónico, unos 35 kg/ha de P2O5, que de P en el suelo y viceversa.
son apropiados para reponer lo extraído y Evaluaciones del efecto residual de P en
exportado por el grano de un trigo de 3 o 4 secuencias de trigo continuo durante siete
t/ha, pero insuficientes para rindes años en el sudeste de Buenos Aires han
mayores o si se desea dejar P residual para permitido estimar eficiencias de uso de
cubrir los requerimientos de la soja de 2da. superfosfato triple o fosfato diamónico de
En estos casos se debe modificar la dosis hasta 22 kg trigo por kg de fertilizante apli-
según los rindes esperados. La tabla 1 cado. Estas eficiencias resultan en benefi-
muestra las dosis de P orientativas según cios del orden de 310 a 340 $/ha (Tabla 2).
distintos niveles de rendimientos. Trabajos conducidos por la Agencia de
El manejo del fósforo ha sido estudiado Extensión Rural 9 de Julio del INTA indican
desde hace muchos años. Debido a su baja resultados similares de residualidad de
movilidad en el suelo, el P debe ser aplica- fertilizantes fosfatados en suelos franco-
do a la siembra lo más cerca posible de la arenosos, con respuestas de rendimientos

Tabla 1. Dosis de fosfatos (como pentóxido: P2O5) recomendadas según nivel de disponibilidad de fósforo en el
suelo (P-Bray I, 0-20 cm) para tres rendimientos esperados de trigo (Echeverría y García, 1998).

Rendimiento (kg/ha) Contenidos de P (Bray I)


............................... ppm ...........................
5 10 15 20 25
............................kg/ha de P ....................
3000 18 14 10
4000 24 20 16 12
5000 30 26 22 18 14
Nota: para pasar a kg equivalente de fertilizante (fosfato diamónico o superfosfato triple) se debe multiplicar por 5 los
valores mostrados.

44 idiaXXI
Trigo

acumulados luego de aplicaciones masivas opciones quedan a disposición del produc-


similares a aplicaciones anuales de reposi- tor para que elija entre una u otra, según se
ción. Sin embargo, para aplicar dosis privilegien cuestiones financieras y logísti-
mayores a 120 kg/ha de fosfato cas. El mismo criterio se aplica para el
monoamónico, unos 62 kg/ha de P2O5 -el manejo del azufre.
fertilizante con mayor concentración de P-
es difícil encontrar máquinas que regulen NITRÓGENO
esa cantidad y aun si las hubiera, el pro- Un resumen de repaso del nitrógeno que
ductor temería fitotoxicidad. Ese problema considere el mejor retorno de la inversión
se magnifica cuando se utilizan fertilizantes en fertilización nos indica los pasos a
mezclas con urea, ya que la concentración seguir. La tecnología disponible nos per-
de P es bastante menor. Por ejemplo, 150 mite distribuir el riesgo de la inversión en
kg/ha de un fertilizante de grado 18-31-0 fertilización a lo largo del ciclo del cultivo.
está colocando 27 kg/ha de N-urea en la El planteo inicial del balance de N para cal-
línea junto con la semilla y apenas 47 kg/ha cular su manejo hay que hacerlo a la
de P2O5, insuficientes para trigos de 6 t/ha siembra, considerando nivel de rinde espe-
y 12 ppm de P-Bray. Esa cantidad de urea rado, tipo de labranza (directa o conven-
resultará en pérdidas de plantas. Por la fre- cional), cultivo antecesor y respuesta de la
cuencia de estos casos puntuales, resulta variedad al manejo para aumentar los nive-
mejor considerar planteos de fertilización les de proteína.
que manejen un criterio de reposición en Para rendimientos entre 3.500 kg/ha pro-
todos los cultivos de la rotación. Datos pro- pios de la región pampeana norte, se
porcionados por el ensayo de larga procura alcanzar entre 100 y 120 kg de N
duración en el sudeste de Buenos Aires sumando el presente en el suelo a la
indican que por cada 10 kg de P en exceso o siembra y el total aplicado. En cambio, para
defecto del balance entre lo aplicado y los rindes que se esperan en el Sudeste -
exportado por el grano de una rotación, los cercanos a los 6.000 kg/ha- la suma del N
valores de P-Bray del suelo aumentan o dis- del suelo y el aplicado deberían llegar hasta
minuyen en una ppm. 150 kg/ha o más si hay SD y maíz como
En la región pampeana norte, práctica- antecesor. Este N a la siembra se determina
mente todo el trigo sembrado en una cam- evaluando el nivel de nitratos en la profun-
paña se sucede con soja de 2da. Una didad del perfil explorado por las raíces,
opción cuya rentabilidad es muchas veces usualmente hasta 60 cm. Un excelente tra-
superior a la del maíz o incluso a la de la bajo determinó, sobre la base de la
soja de 1ra. Resultados del Proyecto variación observada de los nitratos en pro-
Fertilizar indican que los rindes resultantes fundidad, que tomar el 70% del valor
de aplicar todo el requerimiento del doble encontrado en la capa superficial es repre-
cultivo al trigo no son diferentes de dividir sentativo del perfil 0-60 cm. Estos valores
esa dosis entre los dos cultivos. Las dos de N iniciales o N residual varían según el

Tabla 2. Respuesta acumulada, eficiencia de uso y resultados económicos de distintos esquemas de fertilización fos-
fatada en una secuencia de trigo continuo durante siete años en el sudeste de Buenos Aires. (Berardo y Grattone,
2000)

Dosis P Dosis Total Fert. Respuesta Eficiencia de uso Costo 3 Ingreso Beneficio
………….. kg/ha ……………….. kg/kg P kg/kg Fert. ......... $/ha .............

44 1 220 4887 111 22.2 75 391 316


88 1 440 6080 69 13.8 150 486 337
11R 2 385 5456 71 14.2 131 436 306
22R 2 720 9216 64 12.8 262 737 476
1

2
: Dosis única de P al inicio de la secuencia de siete años .
3
: R indica dosis de P anual en cada uno de los siete años .
: Precios considerados. Fertilizante fosfatado 1.7$/kg P. Trigo 100 $/t - Neto 80 $/t; en US $.

idiaXXI 45
Trigo

cultivo antecesor, condiciones climáticas, N/ha por año. La eficiencia de uso del ferti-
calidad de la materia orgánica del suelo, lizante definida como la relación entre la
etc. Respecto del costo del análisis, no cantidad de N aplicado y la de N absorbido,
existe otra recomendación que hacer un puede asumirse como constante e igual a
buen muestreo y determinarlo. 0,5, aunque puede variar entre 0,3 y 0,7.
Muchos productores creen estar tranquilos
Fig. 1. Rendimientos y respuestas a la fertilización
con 22 kg P/ha en trigo bajo distintos niveles de disponi-
con la aplicación a la siembra pero difícil-
bilidad de P en suelo (P Bray 1) en el sudeste de mente, aun con bajo potencial de rinde, se
Buenos Aires. Promedios de 1996/97 y 1997/98. pueda aplicar N a la siembra en cantidad
(Berardo y colaboradores, 1999) suficiente para lograr rendimientos acepta-
bles. Las dosis de N decididas para estas
6000
aplicaciones pueden modificarse en función
R en dim ien to (kg/ha)

del estado hídrico, es decir, excesos que


5000
provoquen lavados o déficit que compro-
4000 metan el rendimiento esperado. También
3000
por las expectativas de precios que predigan
mayores o menores beneficios.
2000
<5 5-10 10-15 15-20 20-25 > 25 Se menciona como una herramienta útil el
Respuesta 1882 1611 1310 1009 708 407 chequeo de nitratos en la savia de la base
3291 3648 4044 4440 4836 5232
Testigo
de los tallos para evaluar correcciones en
Nivel de P en el suelo (ppm Bray)
las dosis de N a aplicar. Valores citados por
Restan varios momentos para aplicar el fer- algunos autores señalan que menos de
tilizante nitrogenado y salvar las diferencias 2.500 ppm indicarían estrés de N. Sin
con el valor determinado a la siembra en el embargo, las condiciones de fotosíntesis
suelo. Desde el aporte del N con el fosfato variables durante el día hacen necesario
diamónico o monoamónico, o mezcla, apli- realizar muestreos durante la mañana tem-
cado con la sembradora, continúa con las prano para lograr datos confiables.
operaciones de aplicación complementaria Condiciones lumínicas para una alta tasa
de cobertura, que pueden realizarse desde fotosintética consumirá mas rápidamente
la emergencia (aún en presiembra) pasando los nitratos absorbidos.
por 2-3 hojas hasta el macollaje. En resumen, para trigo se han desarrollado
La concentración de nitratos en presiembra métodos de diagnóstico que determinen
ha resultado ser un indicador bastante con- las necesidades de N. Estos incluyen: 1) ba-
sistente del rendimiento del cultivo. Debido lances de N simplificados a escala regional
a la dinámica de este nutriente en el suelo o zonal, 2) análisis de N -nitratos del suelo
(alta solubilidad y movilidad), es posible en presiembra o en estados vegetativos- ,
plantear un esquema de decisión de la 3) análisis de nitratos en pseudotallos y 4)
dosis de fertilizante a utilizar mediante la determinación del índice de verdor de las
diferencia entre la cantidad de N presente hojas utilizando el Minolta SPAD 502. Es
en el suelo en presiembra (kg/ha) y el nivel frecuente que estas metodologías se utili-
de N requerido para alcanzar el rendimien- cen simultáneamente para alcanzar un
to objetivo (cuadro 1). El trigo requiere de diagnóstico más preciso pero no todas han
28 a 30 kg de N para producir una tonelada sido adaptadas extensivamente.
de rendimiento; por lo tanto, si el
rendimiento previsto fuera de 30 q/ha se
necesitaría que el cultivo dispusiera de 90 Cuadro 1: Esquema simplificado para eva-
kg de N/ha, aproximadamente. Este esque- luar las necesidades de fertilización nitroge-
ma supone que el N aportado por la mine- nada del trigo en función de un balance de N
ralización de la M.O. del suelo durante el
desarrollo del cultivo es constante para los Dosis de N (kg/ha) = [(Rendimiento objeti-
suelos de la región. Experiencias de la vo - kg/ha- x 30 kg de N/t de rinde)- N
región pampeana indican que este valor es disponible en el suelo en presiembra
muy dependiente de la temperatura y pre- (kg/ha) - N mineralizable (kg/ha)] *
cipitaciones, varía entre 50 y 150 kg de Eficiencia de fertilización

46 idiaXXI
Trigo

Ya logrado un buen macollaje y encañazón rendimientos y respuesta a la fertilización


y asumiendo que los rindes potenciales se nitrogenada. Con esta información el pro-
acercan a los esperados, llega el momento ductor puede estimar niveles de riesgo y
de aprovechar la oportunidad de la apli- resultados económicos.
cación de fungicidas para control de enfer-
medades de hojas y agregar unos kg de N. AZUFRE
Estos son absorbidos directamente en la El uso del azufre en la rotación ha
hoja bandera e irán derecho al grano, en demostrado ser una práctica rentable en
particular a aumentar el contenido de pro- amplias zonas de producción de la región
teína, quizás la variable de calidad más pampeana. En efecto, se han confirmado
importante que define la bonificación o respuestas directas tanto a la aplicación
descuento. El mismo resultado debe espe- sobre el trigo como residuales en la soja
rarse si se aplicó azufre en etapas previas. de 2da. subsiguiente. Las respuestas
Ante un panorama de creciente sofisticación directas han sido comprobadas de manera
de los compradores, la calidad y en especial experimental en numerosos ambientes,
el contenido de proteína son decisivas a la pero mayoritariamente en la región pam-
hora de comercializar el trigo y obtener pre- peana norte y con fuentes de S solubles
mios de precio. Resultados de 9 ensayos (de sulfatos SO4=).
realizados por técnicos de la Chacra El uso de azufre elemental, aún micronizado,
Experimental Barrow del INTA, en el área de no alcanza a mineralizarse en el ambiente de
Tres Arroyos, determinaron que aplicar 20 kg bajas temperaturas y humedad de la época
de N/ha como urea en solución en antesis invernal y las respuestas son menores a las
aumentó los rendimientos en un 7% y en un fuentes solubles.
4% el porcentaje de proteína (de 10,6 a En experimentos conducidos en varios
11,0%); con la dosis de 40 kg N/ha el aumen- sitios de la región pampeana norte, en cam-
to de proteína fue el doble, entre un 10,6 y un bio, el efecto residual del S elemental sobre
11,5% (Tabla 3). Es posible llegar a un buen la soja de 2da. es igual o aún mayor que el
diagnóstico de probabilidad de lograr estas S de sulfatos, ya que este puede perderse
respuestas a aplicaciones tardías sobre la por lixiviación.
base del control del estrés nutricional por Considerando las respuestas promedio de
medio de las lecturas con el clorofilómetro los tratamientos de S en un amplio rango
(Minolta SPAD) o bien por el análisis del con- de evaluación, se obtuvieron 26, 25 y 15 kg
tenido de N en la hoja bandera. de soja de 1º, trigo y soja de 2º, respectiva-
Trabajos recientes incluyen el uso de mode- mente por kg de S aplicado. La figura 2
los de simulación de crecimiento y muestra los efectos del S aplicado con-
rendimiento (Ceres Trigo) para determinar siderando todas las fuentes sobre los
las necesidades de N integrando los fac- rindes relativos al máximo.
tores suelo, clima y manejo que afectan la
dinámica del N y el crecimiento y OTROS NUTRIENTES EN CAMINO
rendimiento del cultivo. Estos modelos per- En los últimos años se han conducido
miten evaluar diferentes escenarios climáti- numerosas experiencias con la finalidad de
cos a partir de series históricas, obtenién- evaluar respuestas a nutrientes diferentes
dose probabilidades de ocurrencia de del N, P y S. Observaciones comunicadas

Tabla 3. Efecto de pulverizaciones foliares con urea sobre el rendimiento, contenido de proteína y tamaño de
grano (peso de 1000 granos). Promedio de 9 ensayos en el sudeste de Buenos Aires. (Bergh, 2002)

Rendimiento Proteína PMG


Tratamientos --- kg / ha --- --- % --- ----g ---
Sin fertilización foliar 4409 d 10.6 de 37.0 ef
Urea sol.(20 kgN/ha) 4705 bc 11.0 c 38.1 cde
Urea sol. (40 kgN/ha) 4746 b 11.5 b 39.1 c
Urea sol.(20 kgN/ha) + Fungicidas 5205 a 10.7 d 42.1 a
Fungicidas solos 5165 a 10.1 g 41.7 ab

idiaXXI 47
Trigo

por AAPRESID (Asociación Argentina de económicos como la fertilización, ya sea


Productores en Siembra Directa) sobre nitrogenada, fosfatada o azufrada, cuando
ensayos a mediano plazo de distintos los suelos son deficientes, siempre que las
esquemas de fertilización que llevó a cabo condiciones hídricas sean las adecuadas.
en nueve sitios experimentales de la región
pampeana, resultados de respuestas signi- Utilizando el criterio de la relación
ficativas a S en un sitio, a K + magnesio Valor/Costo (o Beneficio/Costo) y tomando
(Mg) en dos sitios y a KCl en un sitio. los valores de los insumos y productos en
Los resultados más consistentes han sido dólares, que muestran relativa estabilidad
observados por el agregado de cloruro a par- en el tiempo por su carácter de genéricos
tir del KCl u otras fuentes. En ensayos de (commodities), en la tabla 4 se presenta los
fertilización nitrogenada y fosfatada de trigo beneficios derivados de la fertilización ante
en la provincia de Bs. As., encontró respues- situaciones de respuestas promedio. Estas
tas del 7% en rendimiento al agregado de respuestas son esperadas bajo regímenes
cloruro de potasio (KCl) en la zona norte. de producción normales, en dosis mode-
Otros autores encontraron respuestas de radas promedio. Estas relaciones son, sin
780 kg/ha (28%) en el oeste, e INTA 9 de duda, altamente positivas y superiores a la
Julio reportó respuestas de 300 kg/ha (7%) unidad y se espera que disminuyan a medi-
en el centro-oeste. El efecto del cloruro sería da que las dosis sean más elevadas.
lograr un incremento de la sanidad por
medio de una mejora en la resistencia a la CONSIDERACIONES FINALES
entrada de patógenos causantes de enfer- En un sistema de producción que busque
medades fungosas de las hojas, logrando de maximizar la rentabilidad, la nutrición ade-
esa manera una mayor y más duradera cuada de los cultivos de la rotación es el
superficie foliar fotosintéticamente activa. aspecto más importante a considerar. La
En Alberti (Bs. As.), se compararon los efec- fertilización del trigo no debe cegar al pro-
tos de una fertilización completa; N, P, 7 kg ductor, de modo que no tiene que dejar de
K, 7 kg S, 4-5 kg Mg, 1 kg cobre (Cu), 1 kg pensar en la rotación que lleva en su lote.
zinc (Zn) y 0.3-0.5 kg boro (B) con una
fertilización NP. En dos años de evaluación, Si bien la medida más inmediata de la
el rendimiento de trigo (promedio de 4 fertilización es el resultado físico a los pre-
lotes) de la fertilización completa superó al cios corrientes, restan como beneficios una
de la fertilización NP en 350-580 kg/ha (9- mayor cantidad de rastrojo que protegerá
12%) y el efecto residual sobre la soja de al suelo de la erosión, capitalización en fós-
segunda fue de 298-316 kg/ha (13-19%). foro y azufre residuales para el o los cul-
tivos siguientes y una garantía de sosteni-
ANÁLISIS ECONÓMICO DE LA bilidad de la empresa agropecuaria.
FERTILIZACIÓN
No hay práctica de manejo del trigo que
tenga más impactos en los resultados

Fig. 2. Efecto del S sobre los rindes relativos de trigo soja 1º y soja de 2º siguientes al trigo.

48 idiaXXI
Trigo

Tabla 4. Beneficio económico derivado de la


fertilización con distintos nutrientes en trigo.

Secuencia de estrategias recomendadas para


fertilizar trigo

• Haga un análisis de suelo para calcular la dis-


ponibilidad de Fósforo y nivel de N-NO3 resi-
duales.
• Controle y calibre el equipo.
• Aplique en lo posible y según el equipo dis-
ponible, al menos la mitad del N total a la
siembra.
• Siembre en fecha el cultivar de ciclo más
apropiado a la densidad planificada.
• Complemente durante el macollaje el resto
del N necesario para el rinde objetivo.
• Si considera el uso de mezclas con nutrientes
“extras”, asegúrese de que la cantidad de fós-
foro y nitrógeno a aplicar sean suficientes.
• Además del precio por unidad de nutriente,
considere calidad y servicio.
• Asigne al N el mejor manejo recomendado,
en especial para SD, sea que utilice UAN, nitra-
to de amonio o urea.
• Considere la aplicación de N junto con el con-
trol con fungicidas para el manejo del porcen-
No hay práctica de manejo del trigo que tenga más taje de proteínas.
impactos en los resultados económicos como la • Con SD y con volúmenes de aplicación limi-
fertilización, cuando los suelos son deficientes, siempre tados por el equipo (150 kg/ha), no incluya el
que las condiciones hídricas sean las adecuadas. N en la mezcla.
• Destine un manejo separado al N. Urea:
incorporación en sembradoras con cajones
separados en el entrelíneo, UAN: chorreado o
inyectado, nitrato de amonio o CAN: al voleo.

Bibliografía
- Berardo A., F. Grattone y G. Borrajo. 1999. Fertilización fosfatada de trigo: Respuesta y forma de aplicación.
Informaciones Agronómicas del Cono Sur. No. 2. P. 1-3. Acassuso, Argentina.
- Berardo A. y F. Grattone. 1998. Efecto de la aplicación de P y de su residualidad sobre la producción de trigo
(8 años). Actas IV Congreso Nacional de Trigo. Mar del Plata, Argentina.
- Bergh R. G., M. S. Zamora, M. L. Seghezzo y E. R. Molfese. 2002. La fertilización nitrogenada en trigo: Un fac-
tor determinante de la calidad . Fertilizar Nº 27.
- Echeverría, H. y F. García, 1998. Guía para la fertilización fosfatada de trigo, maíz, girasol y soja. Boletín
Técnico No. 149. EEA INTA Balcarce. Centro Regional Buenos Aires Sur. ISSN 0522-0548.
- Vigliezzi A., H. Echeverría y G. Studdert. 1996. Nitratos en pseudotallos de trigo como indicador de la disponi-
bilidad de nitrógeno. Ciencia del Suelo 14 (2):57-62.

idiaXXI 49