Sie sind auf Seite 1von 2

IGLESIA METODISTA BUENAS NUEVAS

MINISTERIO DE EVANGELISMO

IDEAS PARA EVANGELIZAR


1. ¡Sé amable! ¿Qué pescador comienza a limpiar el pescado antes de haberlo
capturado?. Cuando se pescan hombres debemos tener especial cuidado con
no asustar "la presa".

2. ¡Sé paciente! El viñador del Evangelio dijo al dueño: "... 'Señor, deja le
higuera por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré
abono, por si da fruto en adelante...'". Jesús no nos envía como vendedores
enérgicos a manipular a un potencial comprador. Nos envía a sembrar las
semillas.

3. ¡Preocúpate de todos! Mientras mantenemos la opción preferencial por los


pobres, debemos llevar a Cristo no solamente a los que no poseen nada, sino
también a los que lo poseen todo menos la salvación.

4. ¡Invita a todos! Un predicador de Singapur suele decir a la gente: ¡ El que


evangeliza es cualquiera que conoce a Jesús: ¡Y los que deben ser
evangelizados son todos los que no lo
conocen!.mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

5. ¡Comienza por los que están a tu alrededor! Al rector de un seminario


le preguntaron si el anciano jardinero, que trabajaba allí iba a la Iglesia. Su
respuesta fue "no lo sé". A la segunda pregunta: "¡es cristiano?" volvió a
contestar "No lo sé". Entonces el que preguntaba exclamó: "¡Cómo puede
usted preparar pastores si no demuestra interés ni siquiera por evangelizar a
los que trabajan a su alrededor!".

6. ¡Pon toda tu confianza en Dios! No se trata de que nosotros encontremos


a Dios, sino más bien de que Dios nos encuentre a nosotros. Somos nosotros y
no Dios, los que nos hemos perdido.

7. ¡Ora! Para los evangelizadores la oración no es sólo un detalle; es el alma y


el corazón de la evangelización. Mmmmmmmmmmm

8. ¡Que tu oración constante sea: "Ven, Espíritu Santo"! El Espíritu Santo


es el poder creador de Dios. ¡es el que hace nuevas todas las cosas! Quiere
decir que en la Iglesia necesitaremos un "Nuevo Pentecostés" antes de que
pueda haber una "Nueva Evangelización". Jesús afirmó que el espíritu Santo
iba a ser la fuente verdadera de donde brotarían todo pensamiento y todas las
palabras que nos hicieran falta como testigos suyos ante jueces y reyes y
hasta los confines de la tierra. La verdad es que nadie puede hablar de Dios,
como debería hablarse, sino Dios mismo. Mmmmmmmm

9. ¡Haz que sea un esfuerzo unido! La unidad de los Apóstoles en el


Cenáculo produjo el primer Pentecostés y de ahí brotó el comienzo de la
evangelización. Los hombres y mujeres que comparten un mismo esfuerzo de
suprema importancia, compartirán también la experiencia única de
pertenecerse unos a otros. Esto significa una nueva madurez y dinamismo para
la misión de la Iglesia. Mmmmm

10. ¡Trabaja por la Iglesia! Si no evangelizamos, si no trabajamos para que


el Cuerpo de Cristo Crezca sano,¿cómo podemos vivir como Iglesia, como
familia de Dios? ¿Qué hacemos para que la Iglesia se mantenga viva? La
Iglesia es más como la quiere Cristo, muestra más su vitalidad, cuando se
fortalece a través de la evangelización.
11. ¡Prepárate! Yo me prepararía con sumo cuidado si fuera invitado a presentar un
programa en la televisión. Dios nos envía a anunciar a todo el mundo (un público más
numeroso que el que pueda tener cualquier red de comunicación) la Buena Nueva del
nacimiento, muerte y resurrección de su Hijo amado. Tenemos la obligación de estar
preparados aun más cuidadosamente que cualquier presentador o comentador. Nunca
nadie fue enviado por alguien tan importante a divulgar una noticia de mayor
significado histórico.
12. ¡Usa el lenguaje correcto! Una vez, en Tailandia, un evangelizador preguntó:
"Hermano, ¿conoces a Jesús?" y recibió esta respuesta: "No estoy muy seguro, ¿dónde
vive?" No importa cuán "enterado" creas estar, deja de lado todo el "vocabulario
instruido" y sigue el ejemplo de Jesús que, paso a paso explica la salvación a los dos
discípulos en el camino a Emaús. Comienza desde el principio, habla en forma clara,
práctica y bíblica, y ¡sé sencillo!
13. ¡Haz una presentación! Si únicamente pronunciamos la Palabra, puede que la
gente ¡SE SIENTA ABURRIDA! Si nos exaltamos en el Espíritu, puede que ¡SE PIERDA
EL CONTROL! Pero si proclamamos la Palabra con el poder del Espíritu Santo, entonces
nosotros, y los demás, podremos finalmente ¡COMENZAR A CRECER!
14. ¡Hazlo todo! ¡Sé a la vez activo y contemplativo; une oración y
evangelización! Ir a ganar el mundo para Cristo es insensato si antes no nos
dirigimos a Cristo mismo con la oración y el estudio. Estar con Cristo será infructuoso
si luego no vamos por el mundo a llevarlo a los demás. Las obras, sin oración, son
orgullo. La fe, sin obras, está muerta.
15. ¡Convéncete de la importancia de evangelizar! La Buena Nueva proviene de
saber que Jesucristo es el Señor. ¡Las malas noticias provienen de las que aún no viven
la Buena Nueva! Muchos países en el mundo, de una u otra manera. Aún no han oído,
entendido, ni se han sometido al mensaje de Cristo y a su misión de paz a través del
perdón y de la reconciliación. La mayoría de la humanidad sigue viviendo en la
pobreza. Una minoría aún no obedece el mandamiento que dice "Ama a tu prójimo
como a ti mismo"
16. ¡Sé decidido! En tiempos pasados, la buena nueva de una victoria era llevada por
"heraldos" que la historia, la literatura recuerdan como héroes. Con una determinación
ardiente de dar la buena noticia, lo antes posible, estos expertos corredores corrían
literalmente hasta morir. Ahora son los evangelizadores los heraldos. Y la Buena Nueva
de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, pide una entrega aún mayor y que
cada uno de nosotros sea capaz de morir así mismo.
17. ¡Sé valiente! Los jóvenes católicos que evangelizan en Hawai dicen que "tratan de
hacer lo posible y dejan que Dios haga el resto". Una muchacha añade "a veces llegas
ante una puerta cerrada y debes seguir el ejemplo se Jesús y atravesarla sin más".
18. ¡Prepárate para la cruz! Debemos seguir el ejemplo de María: "Estrella de la
Evangelización". Ella fue mejor testigo que muchos de los Apóstoles cuando con Juan,
al pie de la cruz, aceptaba y compartía cada detalle, cada sufrimiento, de la muerte de
su Hijo por nosotros.
19. ¡Empieza enseguida! Hay demasiados "mañana" en la Iglesia. Jesús era todavía
un niño cuando sus padres lo encontraron en el Templo. Su explicación fue que tenia
que ocuparse de los asuntos de su Padre. Tenemos el mismo Padre y por tanto los
mismos asuntos y estos no pueden esperar hasta mañana.
20. ¡No te eches atrás! Se trata de demostrar nuestro amor por Cristo: "Pedro,¿me
amas? Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas".Si nos echamos atrás no
superaremos la prueba. "No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos
vendrá la cosecha si no desfallecemos". Es un gran consejo del apóstol Pablo.