Sie sind auf Seite 1von 14

LA HISTORIA

POLÍTICA
HOY
Sus métodos y las Ciencias Sociales
Editor
César Augusto Ayala Diago

Universidad Nacional de Colombia


Facultad de Ciencias Humanas
Depattamento de Historia
Línea de investigación en Historia Política y Social
La Historia Política Hoy
Sus métodos y ias demias Sociales

Universidad Nacional de Colombia. Sede Bogotá, D.C.


Facultad de Ciencias I lumanas
Ciudad Universitaria, Bogotá, D . C , Colombia
Coordinación de Publicaciones l'.C.II.
Tels: 316 5149 - 3165000 Hxt. 16208
www.humanas.unal.cdu.co

Carlos Miguel Ortiz Sarmiento


Decano
I acuitad de Ciencias Humanas

Ovidio Delgado Mahecha


Vicedecano Académico
('acuitad de Ciencias Humanas

Roch Little
Director
Departamento de I fístoria

Editor
Cesar Augusto Ayala Diago

C o o r d i n a c i ó n editorial
Nadeyda Suárez Morales

D i s e ñ o y diagramación:
Julián R. Hernández
(gothsimagencs@yahoo.es)

I m a g e n carátula:
Placa de huevos, Jean Arp
(tomado de I listona del Arte Salvat Vol 27 pag. 45)
ISBN: 9588063-17-5
Impreso en Colombia-Printed in Colombia

l o d o s los derechos reservados. Usta publicación no puede ser reproducida ni en su rodo ni en sus partes,
ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por
ningún medio sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier
otro, sin ci perrruso por escrito de la ('acuitad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional.
Catalogación en la publicación Universidad Nacional de Colombia

La historia política hoy : sus métodos y las ciencias sociales / ed. César Augusto Ayala
Diago — Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2004

424 p.

ISBN: 958-8063-17-5

1. Ciencias políticas 2. Historia política - Colombia I. Ayala Diago, César Augusto, 1954-,
ed. II. Seminario La Historia Política Hoy: sus métodos y las Ciencias Sociales (2002: Bogotá)
III. Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Humanas. Departamento de
Historia

CDD-21320.9861 /H673H/2004
índice

Prólogo 5
César Augusto Ayala

Parte I
La emergencia de nuevos temas en la historia política

La Historia comparada: Retos y posibilidades para la


historiografía colombiana 15
Medófdo Medina
Los estudios de comunicación y la historia política 33
Fahio Lópe% de la Roche
Los intelectuales y la historia política en Colombia 56
Gilberto Loai^a Cano

Parte II
Región e historia política

La experiencia del grupo de investigaciones históricas sobre


el Estado Nacional colombiano: Derroteros, concepto
fundamental y temas seleccionados 97
Armando Martine^ Gamica
Contribución a un balance y perspectivas de la historia política
regional en el suroccidente colombiano, desde la relación
Historia-Antropología 117
Osear Almario G.
La historia política a través de sus actores: Historias con sentido 186
Adolfo León Atehortúa Cru\

Parte III
Historia Política en Colombia

Lo social y lo político en Colombia (1958-2000) 207


Mauricio Archila Neira
Lecturas sobre la iglesia católica como actor en la historia
política colombiana 235
José David Cortés Guerrero
Caricatura y caricaturistas en la historiografía política colombiana 264
Darío Acevedo Gamona

Parte IV
Ciencia política, Politología e Historia Política

Aportes al dialogo entre historia y ciencia política. Una


contribución desde la experiencia investigativa en el CINEP 299
Fernán Gon^ále^.
El redescubrimiento de las relaciones internacionales para
la historia política de Colombia 328
Diana Marcela Rojas
La prensa de oposición como recurso del historiador de
la política: El caso de pedro escudriñez 350
Alberto Bejarano

Parte V
Proposiciones para la nueva Historia Política

La interacción histórica entre política y cultura 361


IngridJohanna Bolívar
Metáfora y conflicto armado en Colombia 386
Fernando Estrada Gallego
Prólogo

En mayo de 2002 se llevó a cabo en la sede de Bogotá de la


Universidad Nacional el Seminario La historia política hoy:
sus métodos y las ciencias sociales. El evento convocó a los
estudiosos de la historia política colombiana a pensar sobre sus
métodos, sus temas y su relación con las ciencias sociales. Vie-
jos y nuevos especialistas sociabilizaron sus experiencias
investigativas. Se trató de un encuentro de curtidos y jóvenes
historiadores, rodeados por una juventud sedienta de luces y
orientaciones. La convocatoria llamó la atención sobre el olvi-
do de la historia política en la constitución de nuevos campos
del conocimiento como la ciencia política y la politología, las
ciencias de la comunicación y la tecnología jurídica, que rem-
plazó la antigua carrera de Derecho.

El seminario constituyó un interesante intercambio más que


interdisciplinario, transdisciplinario. Filósofos, lingüistas,
antropólogos, comunicólogos, economistas, sociólogos,
politólogos, abogados, novelistas e historiadores mostraron
las maneras transdisciplinarias como están abordando la his-
toria política. Quedan las estructuras propias de cada profe-
sión pero al abordar sus problemas el nuevo científico social
colombiano está amparado indistintamente por paradigmas
nuevos. En los contenidos de las ponencias se hizo evidente
que la interdisciplinariedad no consiste en trabajos de conjun-
to o de grupo sino en el modo como el investigador se apoya
en los avances de las ciencias sociales distintas a la suya.

Los asistentes al evento se percataron de la importancia de la


historia para comprender el presente colombiano, y advirtie-
ron nuevas maneras de abordar nuestro complejo pasado desde
las ciencias del lenguaje como la lingüística, la semiótica, la
teoría de la comunicación y la ciencia política. Una historia
política reconstruida con la colaboración de todas las especiali-
dades de las ciencias sociales permitirá avanzar y profundizar
en la comprensión de la cultura política de los colombianos.

De igual manera los asistentes señalaron la utilidad de la his-


toria y de los historiadores para iluminar la vida cotidiana de
las sociedades. Se insistió en la necesidad de un historiador
en uso del derecho ciudadano para expresar lo que piensa,
reflexiona y siente sobre los problemas del mundo contem-
poráneo, de tal modo que pueda mantener un contacto di-
recto con los apremios inmediatos que a veces desde su gre-
mio no reciben opinión ninguna.

Ponentes y asistentes reflexionaron sobre la situación de la


memoria histórica del colombiano. La mayoría de los estudian-
tes de la universidad egresan de sus facultades sin un mínimo
de conocimientos en historia de Colombia. De historia de Co-
lombia nada saben al egresar los lingüistas, los literatos, los
filósofos, los estudiantes de lenguas; incluso los abogados, los
antropólogos, los politólogos y los sociólogos. Se ha llegado al
absurdo, en Colombia, de concebir una sociedad, una cultura,
una filosofía y una lengua sin su dimensión histórica. Las cosas
se agravan si tenemos en cuenta la manera cómo la discipli-
na de la historia que se impartía en la escuela se diluyó en el
espectro de la totalidad de saberes sociales. H o y es apenas
un referente, prácticamente ha desaparecido. Una escuela y
una universidad sin la historia nacional en sus programas
básicos explican, en parte, el porqué de un país sin identi-
dad, sin memoria y sin autoconciencia nacionales.

En el evento participaron investigadores de la universidad del


Valle; de la de Antioquia; Industrial de Santander; de CINEP y
de las diferentes sedes de la Universidad Nacional de Colom-
bia. El Seminario estuvo organizado por la Línea de Investiga-
ción en Historia Política del Departamento de Historia de la
Universidad Nacional y por la División de Educación continua-
da de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Na-
cional de Colombia, Sede Bogotá.

Bajo el signo de la transdiciplinaridad fueron discutidos temas


como los siguientes: historia política e historia comparada, his-
toria de los intelectuales en Colombia, historia de las relacio-
nes internacionales, el uso de la metáfora por parte de los acto-
res del conflicto armado colombiano, nuevos enfoques para
abordar la historia regional en el país y sus relaciones con la
historia política, las relaciones entre comunicación y la historia
política, entre otros. En los escritos encontramos un llamado a
que los historiadores colombianos en formación no sólo renue-
ven los temas tradicionales de la historiografía nacional, sino a
que los aborden desde una perspectiva más amplia que los lle-
ve al terreno de la comparación. Es esa la invitación que hace
en su escrito el profesor Medófilo Medina, que critica a su vez
la forma como se constituyó la historiografía colombiana en el
marco de las historias nacionales, a diferencia de otras ciencias
sociales más abiertas a la comparación. En esa misma direc-
ción, la investigadora del IEPRI Diana Rojas aborda la histo-
ria diplomática, un campo poco trabajado en Colombia,
como lo constata en su balance historiográfico. Rojas pro-
pone la consolidación de una línea de investigación sobre
las relaciones internacionales de Colombia que llene ese pro-
fundo vacío en la historiografía nacional.

Es novísimo en Colombia el estudio de nuestros intelectuales.


El escrito de Gilberto Loaiza abre la brecha. Su ensayo intenta
una tipología histórica sobre los intelectuales en Colombia.
Aborda al intelectual político del siglo XIX, al intelectual críti-
co entre 1870 y 1930; al intelectual ideólogo del mismo perio-
do, al intelectual comprometido en la época del Frente Nacio-
nal hasta llegar al actual intelectual subordinado. Loaiza asesta
una dura crítica a este último. "Llamo intelectual subordinado
a aquel tipo de intelectual que le sirve al Estado, a las institu-
ciones, a grupos sociales y económicos dominantes, que se de-
dica a reproducir y administrar sus pautas de control, sus le-
mas, su moral, su ideal de sociedad. Su dependencia es simple
como asalariado de una institución y se vuelva más compleja
cuando debe estar disponible para sus controles y censuras,
cuando debe adecuarse a sus normas de escritura, a la legalidad
que lo circunda y determina. La subordinación no solo se en-
tiende como la dependencia pasiva, aceptada, ante los contro-
les que se le imponen; se vuelve activa cuando se autoconsidera
miembro del cuerpo institucional y se siente impelido a ser dis-
tribuidor, administrador y guardián de su normatividad".

La investigación histórica colombiana está obligada a abordar


de una manera distinta a la de los años setenta la historia regio-
nal. Urge la incorporación de nuevas metodologías y temáti-
cas. El seminario debatió al respecto y escuchó al profesor Ar-
mando Martínez Cárnica, animador de uno de los proyectos
más audaces y polémicos sobre el Estado Nacional colombia-

8
no a partir de la experiencia del Estado Soberano de Santander.
El historiador Osear Almario incorporó a la discusión su expe-
riencia investigativa en el sur-occidente colombiano. Almario
reniega de las fronteras entre Historia y Antropología y se ma-
nifiesta a favor de una metodología de investigación común.
Dice que mientras la historia política insiste en el paradigma de
la construcción del Estado Nacional como el concepto funda-
mental, él propone un descentramiento a través del concepto
de etnicidad, con el que pretende la visibilidad de otros actores
sociales. Otra visión de lo regional está expresada en la investi-
gación de Adolfo Atehortúa, quien hace un recorrido por su
experiencia como investigador de la violencia urbana en el Va-
lle del Cauca durante la segunda mitad del siglo XX. Para
Atehortúa la historia oral ocupa un lugar destacado para la re-
construcción de los procesos históricos en la región. Habla de
su relación con las gentes para lograr de ellas su testimonio y
luego de las maneras de procesar la información. Establece la
relación individuo-sociedad a través de las historias de vida.

El profesor Fabio López convoca a historiadores de la política


y a periodistas investigadores a abordar la historia de la comuni-
cación. Considera importante el estudio de los usos políticos
que de diferentes aspectos de la comunicación han sido hechos
por los aparatos de poder y por la generalidad de los movimien-
tos políticos y sociales de todo tipo; lo mismo que los efectos
sociales que ha implicado la introducción de nuevas tecnolo-
gías en la comunicación y su impacto histórico. Llama la aten-
ción que un procedimiento de tal naturaleza iría en beneficio
del ejercicio de un periodismo más profundo, lo que enriquece-
ría de paso aspectos de la historiografía política colombiana.

El artículo del profesor Mauricio Archila reconsidera las rela-


ciones establecidas en Colombia entre "lo social" y "lo políti-
co". Aborda las relaciones entre los movimientos sociales y el
Estado de 1958 al año 2000. Advierte que si bien desde 1931 la
legislación colombiana limitó la acción política de los sindica-
tos, a pesar de ser cooptados e instrumentalizados por los par-
tidos tradicionales, lograron generar dinámicas que los hicieron
parte constitutiva de las maneras de hacer la política en el país.

El profesor José David Cortés ofrece una crítica a la historio-


grafía que de manera tradicional ha abordado la historia de
la iglesia católica colombiana. Esclarece los presupuestos teó-
ricos que han nutrido cada uno de los enfoques y recomien-
da no limitar su accionar político tan solo al entramado bipar-
tidista. Cortés invita a reconsiderar la historia de la iglesia
católica colombiana como parte de un cuerpo mayor, como
un sistema cultural complejo, que excede por entero los mar-
cos de la política convencional.

Dos de los ensayos invitan a renovar y complementar las fuen-


tes para abordar la historia política. Darío Acevedo incita a
incorporar la caricatura a la explicación histórica. A través de
un recorrido por algunos hitos de la historia de tal género en
Colombia, Acevedo nos ilustra sobre los contenidos imagina-
rios y partidistas que se pueden aprehender por medio del estu-
dio de este interesante documento histórico. De otro lado, el
politólogo Alberto Bejarano, apoyándose en la prensa decimo-
nónica colombiana, aborda al periodista Pedro Escudriñe^ opo-
sitor de Rafael Núñez y Miguel Antonio Caro. La lectura de la
prensa le sirve a Bejarano tanto para ilustrar una coyuntura
histórica del país, como para indagar sobre el proceso de
construcción en Colombia del espíritu público.

La reconstrucción del itinerario intelectual y profesional de


historiadores cuya obra ha sido influyente es pertinente. El

10
escrito de Fernán González aborda su historia personal como
historiador que desde la ciencia política llega a la historia po-
lítica. Su artículo ilustra, además, sobre la participación del
CINEP en algunos de los proyectos más abarcantes de la
historia política colombiana contemporánea, y da pistas para
entender los dos núcleos centrales de su obra: las relaciones
entre Iglesia católica, el Estado y la sociedad; y el de la rela-
ción entre los conflictos sociales y las violencias.

La politóloga Ingrid Bolívar invita a repensar la política históri-


camente. En su artículo se critican dos "hábitos de pensamiento"
que nutren a varias ciencias sociales: la aparente oposición y
mutua exclusión entre política y cultura, y la definición de suje-
tos políticos en tanto entidades autónomas. Retomando una
advertencia de Marc Bloch, Ingrid Bolívar se pregunta ¿por qué
la política debe ser vista como algo superficial?, lo cual la con-
duce a autores como Norbert Elias, E.P. Thompson y Peter
Burke. La autora recuerda que el concepto de cultura surgió en
el proceso de consolidación de los estados nacionales, en el
que cada pueblo buscaba distinguirse de los demás. La sociolo-
gía decimonónica contrapuso así identidades primarias y se-
cundarias, suponiendo que unas de ellas eran prescindibles y
otras no. El artículo confronta estos supuestos y sugiere que no
hay vínculo cultural que no sea construido sobre la base de
estrategias de supervivencia y relaciones desiguales. Por últi-
mo, Ingrid Bolívar realiza un recuento de la forma como han
sido trabajadas estos categorías en la historiografía colonial de
Colombia.

El profesor Fernando Estrada realiza una aplicación de la teoría


de los actos del habla al problema de la violencia en Colom-
bia. Analiza el uso que de la metáfora hacen los medios de
comunicación en Colombia cuando se trata del conflicto

11
armado. Estrada argumenta que la utilización de la metáfora
por parte de medios constituye un "juego de actos de ha-
bla", enmarcado en dos opciones: la guerra como una for-
ma de argumentación y la argumentación como una forma
de guerra. Así aborda el conflicto colombiano desde
entramados conceptuales que arrojando nuevas luces sobre
el análisis.

La línea de investigación en historia política y social expresa


especiales agradecimientos al equipo de trabajo que hizo posi-
ble la realización del evento. En particular al grupo liderado
por Juan David Figueroa, Carlos Andrés Lagos y Jorge Alberto
Cote entre tantos estudiantes involucrados en las actividades
del evento. Extendemos nuestro reconocimiento a Amalfi Serpa,
la autora del afiche y plegable originales del seminario; a María
Cristina Nieto de la División de Educación Continuada, nues-
tro soporte logístico y una voz de aliento permanente, lo mis-
mo que a la entrañable Nadia, entonces vinculada a esa uni-
dad. Extendemos nuestros agradecimientos a los amigos que
contribuyeron en la edición y publicación del libro que ofrece-
mos hoy a los lectores. Manifestamos, por igual, reconocimien-
to a los colegas que participaron en el Seminario. Y por supues-
to muchas gracias al Departamento de Historia y a la Facultad
de Ciencias Humanas, sin cuyo apoyo no hubieran sido posi-
bles seminario y libro. A Nadeyda Suárez y Julián Hernández,
de la Unidad de Publicaciones de la Facultad, que nos han brin-
dado especial ayuda en la diagramación y el diseño editorial.
Queremos también agradecer a Juan Carlos Villamizar y a Rubén
Darío Florez por su oportuna colaboración.

César Augusto Ayala Diago


Línea de Investigadón en Historia Políticay Sodal

12