Sie sind auf Seite 1von 5

Viscosidad

La viscosidad es la oposición de un fluido a las deformaciones tangenciales. Un fluido que


no tiene viscosidad se llama fluido ideal. En realidad todos los fluidos conocidos presentan
algo de viscosidad, siendo el modelo de viscosidad nula una aproximación bastante buena
para ciertas aplicaciones.

Explicación de la viscosidad

Imaginemos un bloque sólido (no fluido) sometido a una fuerza tangencial (por ejemplo:
una goma de borrar sobre la que se sitúa la palma de la mano que empuja en dirección
paralela a la mesa.) En este caso (a), el material sólido opone una resistencia a la fuerza
aplicada, pero se deforma (b), tanto más cuanto menor sea su rigidez.

Si imaginamos que la goma de borrar está formada por delgadas capas unas sobre otras, el
resultado de la deformación es el desplazamiento relativo de unas capas respecto de las
adyacentes, tal como muestra la figura (c).

Deformación de un sólido por la aplicación de una fuerza tangencial.

En los líquidos, el pequeño rozamiento existente entre capas adyacentes se


denomina viscosidad. Es su pequeña magnitud la que le confiere al fluido sus
peculiares características; así, por ejemplo, si arrastramos la superficie de un
líquido con la palma de la mano como hacíamos con la goma de borrar, las
capas inferiores no se moverán o lo harán mucho más lentamente que la
superficie ya que son arrastradas por efecto de la pequeña resistencia
tangencial, mientras que las capas superiores fluyen con facilidad.
Igualmente, si revolvemos con una cuchara un recipiente grande con agua en
el que hemos depositado pequeños trozos de corcho, observaremos que al
revolver en el centro también se mueve la periferia y al revolver en la periferia
también dan vueltas los trocitos de corcho del centro; de nuevo, las capas
cilíndricas de agua se mueven por efecto de la viscosidad, disminuyendo su
velocidad a medida que nos alejamos de la cuchara.
En física y química, la densidad (símbolo ρ) de una sustancia es una magnitud escalar
referida a la cantidad de masa contenida en un determinado volumen.

Ejemplo: un objeto pequeño y pesado, como una piedra de granito o un trozo de plomo, es
más denso que un objeto grande y liviano hecho de corcho o de espuma de poliuretano.

Densidad

La densidad o densidad absoluta es la magnitud que expresa la relación entre la masa y el


volumen de un cuerpo. Su unidad en el Sistema Internacional es el kilogramo por metro
cúbico (kg/m3), aunque frecuentemente se expresa en g/cm3. La densidad es una magnitud
intensiva

donde ρ es la densidad, m es la masa y V es el volumen del determinado cuerpo.

[editar] Densidad relativa


Artículo principal: Densidad relativa

La densidad relativa de una sustancia es la relación existente entre su densidad y la de otra


sustancia de referencia; en consecuencia, es una magnitud adimensional (sin unidades)

donde ρr es la densidad relativa, ρ es la densidad de la sustancia, y ρ0 es la densidad de


referencia o absoluta.

Para los líquidos y los sólidos, la densidad de referencia habitual es la del agua líquida a la
presión de 1 atm y la temperatura de 4 °C. En esas condiciones, la densidad absoluta del
agua destilada es de 1000 kg/m3, es decir, 1 kg/L.

Para los gases, la densidad de referencia habitual es la del aire a la presión de 1 atm y la
temperatura de 0 °C.

Unidades de densidad

Unidades de densidad en el Sistema Internacional de Unidades (SI):

• kilogramo por metro cúbico (kg/m³).


• gramo por centímetro cúbico (g/cm³).
• kilogramo por litro (kg/L) o kilogramo por decímetro cúbico. El agua tiene una
densidad próxima a 1 kg/L (1000 g/dm³ = 1 g/cm³ = 1 g/mL).
• gramo por mililitro (g/mL), que equivale a (g/cm³).
• Para los gases suele usarse el gramo por decímetro cúbico (g/dm³) o gramo por
litro (g/L), con la finalidad de simplificar con la constante universal de los gases
ideales:

En física, la densidad superficial, o densidad por unidad de superficie se refiere a la


cantidad kilos por metro cuadrado que posee un material. Se diferencia de la densidad,
porque esta última se refiere a volumenes - por ejemplo - metros cúbicos por kilo.

Es de mucha importancia en Acústica, ya que los materiales con alta densidad superficial
sirven como aislante acústico.

Capilaridad
La capilaridad es una propiedad de los líquidos que depende de su tensión superficial (la
cual a su vez, depende de la cohesión o fuerza intermolecular del líquido), que le confiere la
capacidad de subir o bajar por un tubo capilar.

Cuando un líquido sube por un tubo capilar, es debido a que la fuerza intermolecular (o
cohesión intermolecular) entre sus moléculas es menor a la adhesión del líquido con el
material del tubo (es decir, es un líquido que moja). El líquido sigue subiendo hasta que la
tensión superficial es equilibrada por el peso del líquido que llena el tubo. Éste es el caso
del agua, y ésta propiedad es la que regula parcialmente su ascenso dentro de las plantas,
sin gastar energía para vencer la gravedad.

Sin embargo, cuando la cohesión entre las moléculas de un líquido es más potente que la
adhesión al capilar (como el caso del mercurio), la tensión superficial hace que el líquido
descienda a un nivel inferior, y su superficie es convexa.

Presión atmosférica
La presión atmosférica es la presión ejercida por el aire atmosférico en cualquier punto de
la atmósfera. Normalmente se refiere a la presión atmosférica terrestre, pero el término es
generalizable a la atmósfera de cualquier planeta o satélite.
La presión atmosférica en un punto coincide numéricamente con el peso de una columna
estática de aire de sección recta unitaria que se extiende desde ese punto hasta el límite
superior de la atmósfera. Como la densidad del aire disminuye conforme aumenta la altura,
no se puede calcular ese peso a menos que seamos capaces de expresar la variación de la
densidad del aire ρ en función de la altitud z o de la presión p. Por ello, no resulta fácil
hacer un cálculo exacto de la presión atmosférica sobre la superficie terrestre; por el
contrario, es muy fácil medirla.

La presión atmosférica en un lugar determinado experimenta variaciones asociadas con los


cambios meteorológicos. Por otra parte, en un lugar determinado, la presión atmosférica
disminuye con la altitud, como se ha dicho. La presión atmosférica decrece a razón de
1 mmHg o Torr por cada 10 m de elevación en los niveles próximos al del mar. En la
práctica se utilizan unos instrumentos, llamados altímetros, que son simples barómetros
aneroides calibrados en alturas; estos instrumentos no son muy precisos.

La presión atmosférica normalizada, 1 atmósfera, fue definida como la presión atmosférica


media al nivel del mar que se adoptó como exactamente 101 325 Pa o 760 Torr. Sin
embargo, a partir de 1982, la IUPAC recomendó que se trata de especificar las propiedades
físicas de las sustancias "el estándar de presión" debía definirse como exactamente 100 kPa
o (≈750,062 Torr). Aparte de ser un número redondo, este cambio tiene una ventaja
práctica porque 100 kPa equivalen a una altitud aproximada de 112 metros, que está
cercana al promedio de 194 m de la población mundial.[1

La ecuación altimétrica establece una relación entre la altitud de un lugar (altura sobre el
nivel del mar) con la presión atmósférica en ese lugar.

Para deducir una expresión elemental de la ecuación altimétrica, será suficiente con
suponer que el aire se comporta como un gas ideal o perfecto y que su densidad viene dada
en función de la presión y de la temperatura por

donde es la masa molar media del aire (≈ 28,9 g/mol). Entonces, sustituyendo la
densidad en la expresión

Principio de Pascal
En física, el principio de Pascal o ley de Pascal, es una ley enunciada por el físico y
matemático francés Blaise Pascal (1623-1662) que se resume en la frase: la presión ejercida
en cualquier parte de un fluido incompresible y en equilibrio dentro en un recipiente de
paredes indeformables, se transmite con igual intensidad en todas las direcciones y en todos
los puntos del fluido.[1]

El principio de Pascal puede comprobarse utilizando una esfera hueca, perforada en


diferentes lugares y provista de un émbolo. Al llenar la esfera con agua y ejercer presión
sobre ella mediante el émbolo, se observa que el agua sale por todos los agujeros con la
misma velocidad y por lo tanto con la misma presión.

También podemos ver aplicaciones del principio de Pascal en las prensas hidráulicas, en los
elevadores hidráulicos y en los frenos hidráulicos.

== Aplicaciones del principio ==la mayoria de personas le ponnen su nombre como es el


principio de PASCAL El principio de Pascal puede ser interpretado como una consecuencia
de la ecuación fundamental de la hidrostática y del carácter altamente incompresible de los
líquidos. En esta clase de fluidos la densidad es prácticamente constante, de modo que de
acuerdo con la ecuación:

Donde:

, presión total a la profundidad


, medida en Metros.
, presión sobre la superficie libre del fluido.
, densidad del fluido.
, aceleración de la gravedad.

La presión se define como la fuerza ejercida sobre unidad de área p = F/A. De este modo
obtenemos la ecuación: F1/A1 = F2/A2, entendiéndose a F1 como la fuerza en el primer
pistón y A1 como el área de este último. Realizando despejes sobre este ecuación básica
podemos obtener los resultados deseados en la resolución de un problema de física de este
orden