Sie sind auf Seite 1von 17

SFDPK

In August 2019, the fifth international congress of the “International Associa-


tion for the Study of the Philosophy of Edith Stein” (IASPES) took place at the
University of Cologne. Of the 57 papers presented at this prominent conference
prepared and chaired by the historian and theologian Harm Klueting, 54 were
accepted for publication in revised versions. Professor Klueting was able to add
three other contributions – among them by the director of the Research Institute
of the German Province of the Carmelites at Bamberg, the historian and theolo-
gian Edeltraud Klueting, who acts as co-editor. The congress volume, published

Edith Steins intellektueller Weg


only a little more than a year after the congress despite significant constraints
due to the Corona pandemic, contains 29 contributions in English, 21 in Ger-
man, and seven in Spanish or French on the subjects “Biographical Questions”,
“Edith Stein and Thinkers of the Past”, “Edith Stein and other Contemporary
Thinkers”, “Anthropology – Women and Men”, “Philosophy – Phenomenology

Edith Stein’s Itinerary


and Christian Philosophy”, “Society and Politics”, “Theology and Spirituality”,
and “Experiences with Edith Stein”.

Im August 2019 fand in der Universität zu Köln der fünfte internationale Kon-
gress der „International Association for the Study of the Philosophy of Edith
Stein“ (IASPES) statt. Von den 57 Vorträgen dieser von dem Kölner Historiker
und Theologen Harm Klueting vorbereiteten und geleiteten, prominent besetz-
ten Tagung wurden 54 in überarbeiteter Fassung zur Veröffentlichung ange-
nommen. Professor Klueting konnte drei andere Beiträge – darunter von der als
Mitherausgeberin fungierenden Leiterin des Forschungsinstituts der Deutschen
Provinz der Karmeliten in Bamberg, der Historikerin und Theologin Edeltraud
Klueting – hinzu gewinnen. Der trotz wesentlicher Arbeitsbehinderungen
durch die Corona-Pandemie nur wenig mehr als ein Jahr nach dem Kongress
erscheinende Kongressband enthält 29 Beiträge in englischer, 21 in deutscher
und sieben in spanischer oder französischer Sprache zu den Themenfeldern
„Biographische Fragen“, „Edith Stein und andere Denker der Vergangenheit“, Harm Klueting | Edeltraud Klueting (Eds.)

(Eds.)
„Edith Stein und andere zeitgenössische Denker“, „Anthropologie, Frauen und
Männer“, „Phänomenologie und Christliche Philosophie“, „Gesellschaft und
Politik“, „Theologie und Spiritualität“ und „Erfahrungen mit Edith Stein“.
Edith Stein’s Itinerary

Edeltraud Klueting
Phenomenology, Christian Philosophy,
and Carmelite Spirituality
Harm Klueting
ISBN 978-3-402-12141-2

Edith Steins intellektueller Weg


Phänomenologie, Christliche Philosophie
und karmelitische Spiritualität

Schriften des Forschungsinstituts der


Deutschen Provinz der Karmeliten
BAND 4
Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl 129

Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl

Carlos Guillermo Viaña Rubio

Edith Stein y su “crítica” al Idealismo Trascendental


de Edmund Husserl

Resumen

Hablaremos de la posición de Edith Stein en el movimiento fenomenológico


y de la razón de su distanciamiento de Husserl por el desacuerdo respecto del
idealismo trascendental. En la primera sección hablaremos del lugar que ocupó
en el movimiento fenomenológico mediante un análisis de su visión acerca de
Husserl en el contexto de la fenomenología temprana, ubicándola en un punto
intermedio entre Husserl y los miembros disidentes del Círculo de Gotinga. La
segunda sección contiene un análisis del Excurso sobre el idealismo trascendental,
para lo cual haremos énfasis en los antecedentes de su crítica al idealismo, hasta
llegar al tratamiento del tema en Potencia y acto. Finalmente, presentamos nues-
tro análisis del Excurso, que busca aclarar las críticas steinianas al concepto de
constitución.

Palabras clave: Stein, Husserl, Idealismo trascendental, constitución, fenomenología.

Abstract

We will talk about Edith Stein’s position in the phenomenological movement


and the reason for her distancing from Husserl because of disagreement about
transcendental idealism. In the first section we will talk about the place she
occupied in the phenomenological movement through an analysis of her vision
about Husserl in the context of early phenomenology, placing it in an interme-
diate point between Husserl and the dissenting members of the Circle of Göt-
tingen. The second section contains an analysis of the Excursus on transcendental
idealism, for which we will emphasize the antecedents of his criticism of idealism,
until he comes to the treatment of the topic in Potency and act. Finally, we pre-

Edith Stein's Itinerary.indb 129 09.12.2020 10:57:18


130 Edith Stein and Contemporary Thinkers

sent our analysis of the Excursus, which seeks to clarify steinian criticisms of the
concept of constitution.

Keywords: Stein, Husserl, Transcendental Idealism, constitution, phenomenology.

I. Aproximación steiniana al problema de la constitución

La fenomenología trascendental tiene por objeto el estudio de la vida


trascendental y su actividad constitutiva. Según esta definición, la refe-
rencia a la objetividad como instancia suprema de conocimiento no pue-
de asumirse más que como un prejuicio. El “retorno a las cosas mismas”,
que configura el itinerario de las Investigaciones lógicas de Husserl, debe
ser entendido en el sentido de aplicar el método fenomenológico tras-
cendental hasta llegar a la evidencia radical y originaria de cada objeto,
tal como se observa en el planteamiento expuesto por la fenomenología
de la constitución. Esto requiere una rigurosa labor de indagación de los
estratos de la superficie del fenómeno construidos por la razón—tales
como la ciencia, la filosofía o la cultura—para llegar al plano más ra-
dical de la vivencia precategorial. La puesta entre paréntesis propuesta
en el método tiene como finalidad la decodificación que conduce a esta
dimensión precategorial de las vivencias; no obstante, la explicitación
dóxica de la vivencia tenga que realizarse en el plano categorial. Husserl
plantea que, en todas sus dimensiones, la evidencia está constituida por
y en la subjetividad trascendental.
Ahora bien, la constitución puede ser entendida desde diversos puntos
de vista. Siempre que quede claro que la función constitutiva del sujeto
trascendental se enmarca en el ámbito de la gnoseología, podemos incli-
narnos por una interpretación realista, es decir, reconocer en la base de
aquella la existencia previa de la materia (punto que no equivale nece-
sariamente a postular la existencia de una “cosa en sí”, sin más), que es
análoga al momento hilético presente tanto en Stein como en Husserl.
Del mismo modo, podemos optar por una interpretación de sesgo ide-
alista, si se entiende, tal como lo hicieron los miembros del círculo de
Gotinga en su análisis parcial de las Ideas, que, para Husserl, no existe
mundo posible independiente de la acción constitutiva del sujeto tras-
cendental—lo que anularía por completo cualquier compromiso onto-
lógico a favor de un solipsismo acrítico contrario al fin originario de la
fenomenología.
La postura de Stein acerca de la constitución se define a partir de su
descubrimiento de la Escolástica. En 1925, comenzó a leer a profundi-
dad las Quaestiones disputatae de Veritate, esfuerzo que resultaría en una
traducción del texto latino al alemán y, posteriormente, en la elabora-
ción de un estudio en que afrontaba la relación de la filosofía tomista

Edith Stein's Itinerary.indb 130 09.12.2020 10:57:18


Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl 131

con el método fenomenológico. En el texto, la filósofa asume que las rea-


lidades no surgen por acción del sujeto trascendental ni desaparecen de
la escena de la investigación fenomenológica debido al interés con que la
filosofía se avoca al estudio de la conciencia, sino que, tras la suspensión
del juicio que inaugura la actitud fenomenológica, las cosas se re-seman-
tizan, es decir, adquieren para la conciencia, su real envergadura.
Para Stein, el resultado global del idealismo trascendental equivale a
una ontología realista modificada bajo la perspectiva que Husserl pro-
mueve al otorgarle un protagonismo extra-ordinario al sujeto trascen-
dental. En el diálogo, Tomás dirigiéndose a Husserl, aclara:

“Aquella ontología que asigna a cada ser espiritual su actividad específica,


tiene espacio seguramente para estas investigaciones constitutivas. Pero no
puede admitir su significación ‘fundamentadora’. El camino de usted le ha
conducido a situar al sujeto como punto de partida y como punto central
de la investigación filosófica. Todo lo demás está relacionado con el sujeto.
El mundo, que se edifica sobre actos del sujeto, permanece siempre como
un mundo para el sujeto. Según le objetaron constantemente voces proce-
dentes precisamente del círculo de sus discípulos, usted no fue capaz de
recuperar de la esfera de la inmanencia aquella objetividad de la que usted
había partido y que se trataba de asegurar”1.

Es decir que el idealismo gnoseológico no puede dejar de afectar la ma-


nera en que concebimos la ontología de lo real. A pesar de todo, Stein se
mantiene firme en su opinión de que existe la posibilidad de conciliar la
postura de Husserl con la opinión que afirma la primacía ontológica de
la realidad sobre la actividad constitutiva del sujeto cognoscente.
La legitimidad de la posición fenomenológica de Stein, siempre fiel al
proyecto fenomenológico de Husserl, se hace patente durante el desa-
rrollo de la Jornada de estudios de la Sociedad Tomista en Juvisy (Sei-
ne-et-Oise) del año 1932, reunión a la que fue invitada para exponer su
opinión acerca de los temas comunes entre la fenomenología alemana
contemporánea y el tomismo. Son dos los puntos a partir de los cuales
se puede apreciar la lealtad con la que Stein defiende el estatus de la
fenomenología como campo de la Philosophia Perennis. En primer lugar,
Stein subraya la importancia del material hilético de los datos sensibles
en el curso de la percepción y en la determinación de la intención que
la gobierna. En segundo lugar, hace hincapié en que la dedicación con
la que Husserl atendió el problema del idealismo trascendental se debió
a las constantes solicitudes de aclaración con las que lo abordaban sus
detractores, lo que terminó por alejarlo de su objetivo inicial de “volver

1 Edith Stein, ¿Qué es filosofía?. Un diálogo entre Edmund Husserl y Tomás de Aquino, en
Obras completas, vol. III, 178 – 179.

Edith Stein's Itinerary.indb 131 09.12.2020 10:57:18


132 Edith Stein and Contemporary Thinkers

a las cosas mismas”, a favor de una fenomenología convertida en filosofía


de la conciencia.
Al hacer énfasis en la contemplación de las esencias, independiente-
mente de la posición en que debe ser situada la experiencia durante el
análisis del proceso cognoscitivo, Husserl resalta un solo aspecto de la
objetividad, dejando de lado el enlace con la realidad que es inherente a
la esencia misma de la cosa. Por esa separación realizada entre hecho y
esencia se hace comprensible que, a nivel argumentativo, Husserl llegara
a una interpretación idealista de la realidad. Por su lado, Stein oscila en-
tre la comprensión del planteamiento husserliano como idealismo gno-
seológico —posición que comparte dentro de los límites anteriormente
expuestos— y su comprensión como idealismo ontológico, en la que el
sujeto se desenvuelve como un absoluto incondicionado, responsable
definitivo del sentido del mundo, tesis con la que está completamente
en desacuerdo. Si bien es cierto que siempre reconoció la importancia
del momento hilético en la idea husserliana de constitución, es posible
afirmar desde ya que la interpretación steiniana del problema constitu-
tivo es una vía intermedia entre Husserl y el resto de los discípulos de
Gotinga.

II. Lectura comprensiva y análisis del


“Excurso sobre el idealismo trascendental”

Para Stein, la diferencia entre el “idealismo” y el “realismo” es la forma


en la que cada uno interpreta la trasformación del phantasma en species
sensibils o, en términos fenomenológicos, la trasformación del dato de
la sensación en motivo trascendental. Como fenomenóloga, Stein asu-
me que la mente se encuentra, de alguna manera, presente en la sensa-
ción, lo que haría a la species no solo sensibilis sino también intelligibilis,
de modo que el problema del Excurso es aclarar cómo se constituye la
objetividad a partir de la acción del sujeto trascendental sobre el dato
sensible, y en qué medida cada uno de estos polos del conocimiento es
autónomo respecto del otro.
Para el realismo, el conocimiento es una captación de la realidad y su
sentido propio independientemente de cualquier aporte constitutivo del
sujeto, todo lo que cae bajo los sentidos se debe a cosas que existen más
allá de ellos. Según Stein, para Husserl, en el conocimiento están presen-
tes “de antemano” el dato de la sensación “carente en sí mismo de senti-
do” y “un sujeto espiritual […], avanzando de acto en acto conforme a
las leyes fijas de la motivación”2 que constituye los objetos intencionales

2 Edith Stein, Excurso sobre el idealismo trascendental (Ediciones Encuentro, Madrid


2005) 20.

Edith Stein's Itinerary.indb 132 09.12.2020 10:57:18


Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl 133

a medida en que da sentido al material sensible. Lo que resulta prob-


lemático en este esquema es la concepción de cosa y ser que subyace al
planteamiento fenomenológico de Husserl, y el hecho de que el idealis-
mo queda con un resto “irresuelto e irresoluble y totalmente irracional”:
el de dónde proceden “el material de la sensación […] y el hecho del
aporte constitutivo”3 ; en palabras de Walter Redmond: “hay una entrada
de datos y un dispositivo cableado duramente que los procesa —pero no
se explica la procedencia ni de los datos ni de los cables”4. Según Stein,
para Husserl, la “cosa (Ding)” y el “mundo de las cosas (dingliche Welt)” no
son sino una etiqueta para redes de actos del sujeto o, en el mejor de los
casos de “una comunidad intersubjetiva de ‘mónadas’ que se entienden
mutuamente”5, con el fin de salvaguardarse de la acusación de solipsis-
mo que pesaba sobre su teoría de la constitución. En este punto, intenta-
remos exponer lo que para nosotros son los tres argumentos centrales de
la crítica de Stein al idealismo de modulación Husserliana.

1. El análisis de las funciones básicas de la intuición evidencia al mundo como


fuente de la intuición

Como base del análisis del idealismo, Stein hace una descripción de las
tres funciones en las que se da el mundo en la intuición: percepción,
memoria e imaginación. En la percepción, el sujeto no es consciente de
la conexión entre el estímulo y su respuesta, ni libre frente a la experi-
encia: “El dato se presenta como algo que reclama y llena la actualidad
de mi vida, pero que en cierto sentido es independiente de mí. […] se
presenta como algo que me acosa, que llega a mí desde fuera”6, aunque
“desde fuera” no signifique, por el momento “fuera de mí”. El estímulo
es interpretado, en un sentido inmanente, como el dato de la sensación
que desencadena un movimiento del sujeto, no como algo que exista
fuera de sí mismo; según Stein: “lo que viene ‘desde fuera’ se convierte
en un haber de mi vida y en ese sentido penetra en mí; sin embargo, algo
‘inmanentemente-trascendente’ queda ahí”7.
Gracias a esto, el sujeto logra ser consciente de la conexión entre el
estímulo y su reacción y reconoce su capacidad de controlar el movi-
miento de su cuerpo y, en cierta medida, las sensaciones que padece. Al
mismo tiempo, reconoce el espacio y logra “localizar” a los datos sen­

3 Ibíd.
4 Walter Redmond, “Edith Stein, santa Teresa Benedicta de la Cruz. Una defensa
del realismo”, en Rosemary Rizo Patrón Boylan de Lerner (ed.), Acta fenomenológi-
ca latinoamericana. Vol. I (Fondo editorial de la Pontificia Universidad Católica del
Perú, Lima 2003, 123 – 141) 131.
5 Stein, Excurso sobre el idealismo trascendental, 20.
6 Ibíd., 21.
7 Ibíd., 22.

Edith Stein's Itinerary.indb 133 09.12.2020 10:57:18


134 Edith Stein and Contemporary Thinkers

sibles, “algunos dentro del cuerpo o al ras del cuerpo y otros fuera en el
espacio”8, no obstante cabe aclarar que, “en el ser humano los datos
­despiertan intenciones que el yo interpreta ‘objetivamente (gegenständ-
lich)’ refiriéndolas al cuerpo o al mundo exterior. El tipo de material, la
índole de los datos sensibles, es lo que determina esta diferencia” 9.
Es decir, que lo que motiva una concepción particular y, por ende, una
actitud determinada del sujeto ante la experiencia, “es la índole del
­ma­terial mismo, su claridad, nitidez, estructura interior”10. Las intenciones
se forman como referidas a una cosa en particular a partir del material
de la sensación al que se dirigen. El mundo es constituido en esa secuen-
cias de actos basados en un “sistema fijo de leyes” dado de antemano que
“gobierna el transcurso de la vida intencional y la construcción (la ‘cons-
titución’), realizada en él, del mundo de los objetos para el sujeto”11.
El sujeto es definitivamente más libre cuando recuerda algo que cuan-
do lo percibe; sin embargo, en la memoria su libertad no es completa,
puede pensar en lo que desee, pero el objeto del recuerdo permanece
aún fuera de su control. El recuerdo sigue ligado a los rasgos de la cosa
tal y como es, o como fue conocida.
En la imaginación, la libertad del sujeto es aún mayor que en el re-
cuerdo, puede “crear” cosas totalmente distintas de cualquier percepci-
ón anterior; no obstante, aún hay dos limitaciones que la imaginación
no puede superar. En primer lugar, tal como en la memoria, la actividad
libre del sujeto al imaginar “siempre funciona sobre una base subterrá-
nea de procesos que transcurren involuntariamente”12, una idea imagi-
naria puede desaparecer o no de una corriente de pensamiento, pue-
de permanecer solo como fondo inconsciente mientras el pensamiento
discurre —o causar que el sujeto interrumpa este discurrir y pase a las
intenciones del proceso imaginativo. En segundo lugar, a pesar de las
amplias posibilidades que nos ofrece la variación libre del mundo de la
experiencia, dice Stein: “La esencia de las cosas, lo que son en sí mismas
y lo que de ahí se sigue pone límites a la imaginación […]. De este modo
toda la vida intencional, en tanto que construya el mundo de las cosas,
resulta atada objetivamente”13.

8 Ibíd., 23.
9 Redmond, op. cit., 133.
10 Stein, op. cit., 23.
11 Ibíd., 25.
12 Ibíd., 31.
13 Ibíd., 31 – 32.

Edith Stein's Itinerary.indb 134 09.12.2020 10:57:18


Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl 135

2. Si se acepta la existencia de otros sujetos por una imagen adquirida por


datos sensibles, el (resto del) mundo objetivo debería ser validado por el mismo
supuesto

La argumentación trascendental atribuye a los sujetos que llevan a cabo


actualmente la acción constitutiva, un ser absoluto, amparada en una re-
ducción intersubjetiva que, a partir de los datos de la percepción, permi-
te descubrir en el otro un indicio de subjetividad de calidad análoga en
todos los sujetos. Stein acepta que el mundo objetivo está constituido in-
tersubjetivamente, pero rechaza la tesis que sostiene que el único sentido
que tiene el “ser” de un objeto sea intersubjetivo; es decir, que cualquier
objeto en el mundo sea tomado meramente como un ser constituido por
una comunidad de mónadas.
La emergencia de los datos sensibles indica que el mundo afecta al
sujeto, la naturaleza de la corporeidad y del mundo exterior actualiza las
funciones cognoscitivas de sus sentidos. De esto se sigue que,

[…] “si creemos que es razonable […] mantener la creencia en la existencia


de otros sujetos independientes de la mía, y si esta creencia o mi concepción
de otros sujetos la motiva el hecho de estar dado su cuerpo, el cual es aná-
logo al mío y cae bajo mis sentidos, ¿qué impide que yo también atribuya
una existencia independiente de la mía tanto a este cuerpo como a todas las
otras cosas que caen bajo mis sentidos, así como hace la creencia ingenua
en torno a la percepción y a la existencia?”14 .

No existe un motivo de fondo por el cual se deba atribuir a las demás


mónadas una existencia real cuando se le ha negado este mismo privile-
gio al resto de objetos corpóreos. En ese sentido,

“Es tan razonable prestar fe a aquella concepción de los sujetos que tienen
el mismo modo de ser que el mío, implicada en la apercepción de los cuer-
pos ajenos, como es razonable retener aquella creencia en torno a la percep-
ción y la experiencia que atribuye al mundo exterior un ser independiente
de la experiencia” […]15.

3. La argumentación trascendental requiere de un principio incondicionado que


fundamente al objeto y al sujeto en el acto del conocimiento

Desde el principio del Excurso, Stein había hecho referencia a una sos-
pecha que justifica plenamente el análisis del idealismo trascendental,

14 Ibíd., 38.
15 Ibíd., 41.

Edith Stein's Itinerary.indb 135 09.12.2020 10:57:18


136 Edith Stein and Contemporary Thinkers

ese resto irresuelto e irresoluble, completamente irracional que queda


“como en el aire” cuando se trata de explicar la génesis del acto consti-
tutivo. Para Stein, la estructura trascendental que da lugar a la constitu-
ción del mundo en la correlación entre sujeto y objeto no está fundamen-
tada. En el planteamiento de Husserl, su existencia es un dato de hecho
que afecta a la constitución de la objetividad en el seno de la colectividad
trascendental.
La duda que atañe a la concepción misma de “cosa” y “ser”, en el
proyecto inaugural de la fenomenología, afecta, sin duda, la visión de
Stein respecto de la viabilidad de la argumentación trascendental, pues,
si el idealismo trascendental no es capaz de explicar los dos lados de la
teoría de la constitución, objeto y sujeto, toda la vida interior que corres-
ponde a la totalidad del ser, se disuelve en un sinsentido. La razón de ser
de la fenomenología de Husserl, es la reconstrucción del sujeto racional
frente a las pretensiones del positivismo de reducir la racionalidad a una
mera cuestión de hecho. Esta es la razón del reparo planteado por Stein
al inicio del Excurso, si bien no queda ahí patente la serie de implicacio-
nes que hemos señalado respecto de la obra de Husserl:

“La emergencia de los datos sensibles como datos inmanentemente trascen-


dentes de la conciencia, emergencia que sigue siendo un hecho totalmente
irracional en la reflexión puramente inmanente, se hace, debido a la aper-
cepción del sujeto como algo psicofísico, evidencia de una ‘afección’ de la
‘physis’, de la corporeidad y del mundo exterior”16 .

Para Stein, a nivel argumentativo, el idealismo de Husserl acabó con la


cosa. En su teoría, admite la existencia de los datos presentes de ante-
mano a la experiencia, pero los coloca meramente como “material de la
­sensación” que; sin embargo, carece en sí mismo de sentido. Este mate-
rial está dado a un sujeto que construye el mundo según ciertas leyes a
priori que regulan su vida consciente. Es la actividad del sujeto trascen-
dental la que conduce a la presuposición del material sensible como un
“algo” a lo que dar sentido. Por lo tanto, lo que cae en los sentidos; es
decir, el mundo, quedaría, únicamente, como una etiqueta para desig-
nar a una serie de de complejos de actos del sujeto, “una mera ‘façon
de parler’”17. Sea o no la auténtica intención del idealismo trascendental
fenomenológico.
Después de exponer sus reparos respecto del idealismo, Stein ensaya
una posible solución al problema gnoseológico-ontológico planteado al
inicio del Excurso, habla de un fundamento en el que el ser y la esencia
coinciden: “sujeto a la vez de contemplación de la objetividad en su inte­

16 Ibíd., 40 – 41.
17 Ibíd., 20.

Edith Stein's Itinerary.indb 136 09.12.2020 10:57:18


Viaña Rubio: Edith Stein y Edmund Husserl 137

gridad, en la totalidad de sus modos de dación, que a su vez tienen en él


su origen”18. Es así como se consolida la objetividad, más allá de lo que al-
canza a explicar la creencia ingenua. Stein propone que en la vida cons-
ciente y libre nos trascendemos de dos maneras: hacia una objetividad
del mundo que sobrepasa nuestra subjetividad y hacia aquel principio
tanto de la objetividad del mundo como de la misma subjetividad. De lo
que se trata es de notar que existen dos absolutos: el sujeto trascendental
y Dios.

III. Conclusión

Una revisión minuciosa del pensamiento de Husserl nos posibilita caer


en la cuenta de que su intención al formular las reducciones como parte
central de su método era poner entre paréntesis todo aquello que damos
por sentado de la realidad, pero no como fin en sí mismo, sino como un
paso necesario para llegar al fundamento absoluto de la experiencia:
la subjetividad trascendental, por quien, tal como enseña el Eduardo
González Di Pierro, “accedemos […] a la justificación de cómo la reali-
dad se presenta y se constituye auténticamente para nosotros”19. Esto es
algo que Stein debía tener presente debido a la posición privilegiada que
mantuvo respecto de Husserl durante los años en que fue su asistente
personal en Friburgo.
En su valoración del método fenomenológico, Stein comprende que
dirigirse al objeto y permanecer en él sin más, no corresponde al ver-
dadero espíritu del la fenomenología según el cual, la actividad consti-
tutiva de la conciencia y sus múltiples operaciones cognoscitivas son el
objetivo de cualquier filosofía que pretenda dar cuenta del origen del
sentido de la realidad, de modo que “habrá de dirigirse, en última ins-
tancia, no tanto a la subjetividad sin más, en un repliegue de carácter
cartesiano-idealista, sino a una objetividad distinta que se desprende
precisamente de la actividad epistémica del sujeto”20. Debemos insistir,
tras la revisión de ambos autores, en que el hecho de que, en alguna
medida, el mundo “dependa” de la acción constitutiva del sujeto no equi-
vale a decir que éste es una creación de aquel, este matiz que distingue
a la “constitución” de la “construcción” de lo real, resulta sumamente

18 Pedro Jesús Teruel, “Edith Stein y el problema de la Konstitution” (Diálogo Filosófico


58, 2004, 79 – 96) 94.
19 Eduardo González Di Pierro, “La fenomenología de Edith Stein como refutación
del ‘realismo fenomenológico’ del ‘Círculo de Gotinga’. Stein y su interpretación
del idealismo trascendental husserliano”, en Mariano Crespo (ed.), Acta fenomeno-
lógica latinoamericana. Vol. V (Fondo editorial de la Pontificia Universidad Católica
del Perú, Lima 2016) 33.
20 Ibíd., 36.

Edith Stein's Itinerary.indb 137 09.12.2020 10:57:18


138 Edith Stein and Contemporary Thinkers

importante para defender nuestro argumento acerca de la verdadera


postura de Stein ante el planteamiento trascendental de Husserl. Para
ambos autores, todo ser trascendente a la esfera íntima de la conciencia
es, en esencia, susceptible de ser aprehendido, cualquier objeto o, mejor
dicho, cualquier cosa es capaz de “existir” independientemente de si es
experimentada o no por un sujeto; sin embargo, en palabras de la propia
Stein, “no se puede negar que lo que caracteriza a la ‘realidad’, […] es su
carácter de experiencia”21.
Es por estas razones que consideramos posible afirmar que Stein debió
comprender a la fenomenología de su Maestro más allá del límite impues-
to por los conceptos cerrados pre-fenomenológicos de idealismo y realis-
mo. Ambos autores estarían de acuerdo en afirmar que la autonomía de
la realidad no anula la noción de “donación de sentido” que explica, más
bien, el modo en que la subjetividad es capaz de tener acceso a ella dentro
del límite de la experiencia.

21 Edith Stein, Introducción a la filosofía, en Obras completas, vol. II, 747.

Edith Stein's Itinerary.indb 138 09.12.2020 10:57:18