Sie sind auf Seite 1von 1

Actualmente la concepción que subyace es la de un sujeto critico por ende la literatura en

muchos casos ya no cumple con la función formalizadota de sujeto . ya que su función radica
en el goce y disfrute son los formatos que cambian para llamar la atención de cada lector.

Literatura juvenil del comúnmente aceptado literatura infantil y juvenil. Ambos están tan
profundamente ligados que son difíciles de aislar para su análisis por separado. Además ésta
separación es un fenómeno fruto de los mercados y las editoriales.

Según señala Silvia Adela Kohan en su libro Escribir para niños la diferencia entre la literatura
juvenil y la de adultos es “que en muchos casos los temas con los mismos (el poder, el amor, la
guerra, la injusticia...) pero difieren las características de los elementos narrativos,
especialmente los personajes que suelen identificarse con el público al que el libro va dirigido”.

Lo positivo del momento actual es que en las estanterías de las librerías nos encontramos con
diversas colecciones para el público

CARMEN FERNÁNDEZ ETREROS (Madrid, 1969) es redactora especializada en literatura infantil y juvenil.
Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha proseguido sus estudios de doctorado
en la rama de Filología. Ha desarrollado su labor periodística en medios de comunicación como ABC, Actualidad
Económica, Telecinco y Gaceta Complutense así como en diversas editoriales. En la actualidad colabora con sus
críticas literarias en la Revista Babar de Literatura Infantil y Juvenil.
http://www.literaturas.com/v010/sec0510/suplemento/Articulo12octubre.htm

A los textos literarios para adultos no se les suele designar ninguna función utilitaria: sirven para
divertir, intrigar, producir un placer intelectual o incluso provocar a determinados lectores. No se
descarta, sin embargo, que también ilustren o instruyan, aunque de manera implícita, al público
lector, como es el caso de sátiras o determinadas obras dramáticas.

En el caso de los libros para niños suele prevalecer un afán pedagógico o didactico, más o menos
explícito, por parte de autores, editores, padres, educadores, maestros, profesores y demás
personas mediadoras implicadas en el proceso de confección, venta/promoción y compra de tales
libros (cf. Reiss 1982).

Puede considerarse a la literatura no tanto como una cualidad o un conjunto de


cualidades inherentes que quedan de manifiesto en cierto tipo de obras, sino como
las diferentes formas en que la gente se relaciona con lo escrito. No es fácil
separar, de todo lo que en una u otra forma se ha denominado "literatura.", un
conjunto fijo de características intrínsecas. No hay absolutamente nada que
constituya la esencia misma de la literatura. Literatura es cualquier texto que, por
una razón u otra, alguien tiene en mucho. Éste término se refiere al papel que
desempeña un texto en un contexto social, a lo que lo relaciona con su entorno y a
lo que lo diferencia de él, a su comportamiento, a los fines a los que se puede
destinar y a las actividades humanas que lo rodean.