You are on page 1of 1

IGLESIA NACIONAL PRESBITERIANA “PUERTA DE SALVACION”

ESCUELA DE EDUCACIÓN CRISTIANA


CURSO DE CATECUMENOS

EL CULTO PRESBITERIANO 1/

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México, reconoce que el culto cristiano es la


expresión suprema de la adoración y entrega a Dios como nuestro Creador, Soberano y
Redentor en Cristo Jesús y deberá expresarse de una manera contextual, espontánea,
sincera, comunitaria, decente y en orden (Ro. 12: 1-2; 1 Co. 14: 40) y sobretodo, con un
amor profundo y una fe viva.
Para la celebración del culto comunitario, se seguirán los principios, normas y orden del
culto de nuestra herencia reformada y calvinista, que deberá expresarse en libertad del
Espíritu, alegría en la alabanza, entrega y rendición incondicional a Cristo como Rey y
Señor, al Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, Creador, Sustentador y Redentor de
todo cuanto existe.
Los elementos del culto, de acuerdo con las Sagradas Escrituras son:
1) La Palabra de Dios: lectura, proclamación y enseñanza. En uno y otro caso, se
usarán pasajes de la Escritura tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento
(Neh. 8: 3; Lc. 4: 14-22; Hch. 15: 21).
2) Música y Alabanza (Sal. 117 y 150, Ef. 5: 19; Sal. 47: 7). (Los ángeles no cantan)
3) Oración (Hch. 6: 4; 1 Ti. 2: 1; Lc. 18: 1; Mt. 6: 6; Mc. 2: 20) con confesión de
pecados y seguridad del perdón (Sal. 51 y 32).
4) Diezmos, ofrendas (Ex. 23: 16, Mal. 3: 10) y primicias (1 Co. 16: 1-4).
5) Administración de los sacramentos (bautismo y santa cena (Hch. 2: 38; 16: 33 y
20: 7). Ofrendas para la gloria de Dios (ofertorio) y sostenimiento de su obra, como
parte de la consagración de la vida al Señor (Fil. 1: 4; 4: 15-16; 1 Co. 16: 1-4; 2
Co. 8: 1-9; 9: 7; Gál. 2: 10).
6) Testimonios (2 Co. 11: 23-33).
7) Declaración de fe (Ro. 10: 8-10).
8) La Bendición Apostólica (2 Co. 13: 13; He. 13: 20-21; Sal. 67: 1; Num. 6: 24-26).

La Iglesia Nacional Presbiteriana de México, A. R., en su libertad de Espíritu, reconoce la


necesidad de celebrar distintos tipos de culto, de acuerdo a las diferentes celebraciones y
calendarios de actividades de las iglesias durante el año y estas actividades se les llama
con toda propiedad cultos o servicios de adoración o alabanza.
Cada uno de estos cultos, debe seguir un orden apropiado, siempre de acuerdo con las
normas litúrgicas de nuestra Iglesia. Se aclara y expresa que, cada uno de estos
diferentes tipos de culto, deben estructurarse en forma ordenada, sin necesidad de
enumerar sus parte, debe evitarse el referirse al culto como programa. El nombre propio
es el de “Orden de Culto”.

1 /
Extractos de la “Constitución General de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México, A. R. Libro de
Orden y Gobierno”, capítulo 9, Publicaciones El Faro, S. A. de C. V. México, (2002).

A. Morales N. Octubre de 2008 1