You are on page 1of 9

UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTICULAR DE LOJA

ESCUELA DE GEOLOGÍA Y MINAS

GEOLOGÍA DE MINAS

Alumno:

Diego Jamil Jara Guamán

Docente:

Ing. José Guartán Medina

Tema:

Topografía Subterránea, Documentación

Geológica

Fecha:

20 – IV – 2010
TOPOGRAFÍA SUBTERRANEA

La topografía de una cavidad es, ante todo, un trabajo de equipo. El número que
resulta ideal para topografiar es de cuatro espeleólogos: uno se hace cargo de medir el
rumbo y los grados de inclinación desde el punto topográfico anterior; otro se sitúa
como referencia en el punto topográfico de destino; otro se encarga de las mediciones
laterales con la cinta métrica; y el cuarto es el que realiza el apunte de los datos y los
cálculos necesarios. No siempre será posible contar con efectivos suficientes y habrá
que considerar que tardaremos algo más en realizar la topografía.

Lo primero que hacer es la topografía de la planta. Más adelante podremos realizar la


del alzado.

Como es presumible que sea preciso repetir más de una vez las mediciones, para
comenzar, y desde la misma entrada, es preciso colocar un punto en la pared o en el
suelo, con un lápiz de labios una marca que después no sea difícil eliminar. Esta
marca, cuanto más pequeña sea, más precisión tendrá a la hora de realizar las
medidas. Por lo tanto no hace falta un gran borrón.

Una vez marcado este primer punto, un compañero avanza por la galería hasta
alcanzar un lugar en el que colocará el segundo. Es importante que no haya ningún
obstáculo entre los dos puntos que interrumpa la línea recta de la cinta métrica.
Trazamos así el primer eje de la cavidad. Es importante que lo hagamos con respecto
al norte magnético, es decir, hay que medir también el rumbo que tiene nuestro eje.
Una vez obtenidas esas dos medidas, podemos ir midiendo también el contorno. A
partir del eje, se efectúan medidas a derecha e izquierda que nos permitan ir
reconstruyendo la forma de la galería. Hay que señalar si hay bloques de piedras en el
camino, columnas o alguna otra cosa digna de reseñar, pero recordando que no es
conveniente describir exhaustivamente la cavidad. Eso se puede dejar para otro
momento. Una vez visto el eje y el contorno, es también importante no desperdiciar el
momento para medir el desnivel de la galería. Para ello hay que tener algunos
elementos en cuenta.

El primero de ellos irá referida a la altura de los espeleólogos dado que generalmente
la altura de referencia para el clinómetro va a ser la luz de acetileno. Siempre es
preferible poner el clinómetro en un trípode, y su altura también tendrá que ser tenida
en cuenta. Nuestra manera de obrar será siempre la misma.

1.- Se monta el clinómetro sobre el trípode y se mide la distancia al suelo (t).

2.- Se mide la altura del espeleólogo hasta la luz de acetileno (e).

3.- Se halla el ángulo (n) desde el lugar del trípode hasta el acetileno del espeleólogo, y
se mide la distancia (h).
4.- Con la fórmula sen nx h = a obtenemos la altura y por tanto el desnivel entre el
clinómetro y el espeleólogo.

5.- A esa altura, hay que sumarle la altura a la que está puesta el clinómetro y restarle
la altura del espeleólogo

Desnivel = a + t – e

Es posible que el lugar donde se coloque el espeleólogo de referencia no permita que


este esté de pie. Habrá entonces que medir la altura a la que tiene la luz de acetileno.

Topografía de algunos casos particulares.

Topografía de una sala: Es lógico que de vez en cuando lleguemos a una sala en la
que los contornos no permiten realizar una topografía como la que se indico
anteriormente. Para afrontar esta situación, habremos de colocarnos en un punto de
ella, en continuidad con la progresión de la cavidad que venimos desarrollando, desde
donde sea posible acceder en línea recta a la mayor parte de las paredes. Desde este
punto, trazaremos radios en los que anotaremos el rumbo y la distancia desde ese
punto hasta la pared.
Topografía de alzado: Es posible, siguiendo los cálculos de altura de las galerías y de
los desniveles, trazar una vista alzada de la cavidad. Y eso, en sí, no difiere demasiado
de lo expuesto hasta ahora, aunque es preciso considerar que a veces vamos
desarrollando una topografía alzada y nos encontramos con un desnivel demasiado
pronunciado. Como criterio general, nunca deben trazarse alineaciones cuya
inclinación supere los 45º.

Medición de un techo inaccesible: Si llegamos a un lugar en el que es imposible


llegar al techo, podemos calcular su altura de la siguiente manera. Elegimos un punto
justo perpendicular al lugar al que queramos medir la altura. En ese punto situamos
una linterna que lance un haz de luz hasta el techo. A una distancia, que será la planta
(p) en nuestra ecuación, colocamos el clinómetro sobre el trípode que tiene una altura
(t) sobre el suelo. Medimos el ángulo hasta el lugar donde rebota el haz de luz en el
techo. Con la fórmula

a = tag jx p

Hallamos la altura, a la que hay que sumar la del trípode. Por tanto la altura total será
A=a+t

El paso de datos al papel

Quizás lo más laborioso sea, después de haber realizado el trabajo de campo,


encerrarse a pasar todos los datos a papel. Para ello hay que tener en cuenta los
siguientes puntos:

.- Cuando entre dos estaciones existen cambios significativos de anchura o desnivel, es


preciso recogerlos dando los valores intermedios.

.- Hay que marcar siempre el norte magnético y la escala que estamos utilizando.

.- Para construir la planta, lo más rápido es representar directamente la distancia


proyectada, haciendo primero una especie de esqueleto de la cueva. Para ello, iremos
colocando el portaángulos sobre los puntos topografiados. Una vez trazado el
esqueleto, procederemos a ir representando los contornos.

.- Cuantas más secciones se representen, mejor, pero tampoco hay que sobrecargar el
dibujo.

.- Las curvas de nivel sólo dan una idea orientativa. Es lo más engorroso de dibujar.

.- Las líneas del contorno tienen que tener un grosor mayor que las de los detalles
interiores.

.- Colocar flechas que indiquen el desnivel.

.- No hay que olvidar nunca: nombre de la cavidad, municipio y provincia donde se


encuentra, nombre de los autores y equipo al que pertenecen, fecha del levantamiento
topográfico, orientación, escala y desnivel total.
DOCUMENTACION GEOLÓGICA
Es toda información grafica, escrita e incluso fotográfica obtenida como resultado de la
realización de trabajos geólogos de prospección-exploración.

Sirve tener una idea mucho más clara acerca de la zona estudiada, es objeto de
interpretación de análisis para obtener un mapa de información procesada, además es
un material de base para elaboración posterior de una información geológica.

Fundamento de la documentación geológica son: dibujos, medidas, fotos, muestras de


rocas, resúmenes escritos y hablados, los cuales se registran en la libreta de campo o
en libretas especializadas.

Las rocas muestreadas: para elaboración de láminas pulidas y delgadas.

Hay dos tipos de información: La preliminar y la documentación sintetizada.

La preliminar es aquélla que se hace en cada galería minera, cada afloramiento, cada
sondaje y otros, generalmente la documentación preliminar se hace por partes,
intervalos sobre la superficie terrestre y en forma subterránea.

La sintetizada es la que generaliza (unifica) la información geológica realizada en


diferentes puntos y afloramientos y cuyo resultado generalmente es la presentación de
carta geológica, esquemas geólogo estructurales, cortes geológicos, cartas de niveles
subterráneos proyecciones del cuerpo o de las zonas mineralizadas en cualquier tipo
de plano o también la elaboración de bloques diagramas en tres dimensiones.

La documentación preliminar → contenido


En la libreta de campo y gráficos tipo de organización, el lugar donde se encuentra,
parte de ubicación, el tiempo, numeración de labores, si es una carta topográfica o una
carta geológica los primeros son geólogos mineralizados.
La parte escrita debe describir los datos geólogos general de las rocas en las cuales se
encuentra nuestro objeto de interés o estudio, entonces tenemos:

1.- estudio geológico mineralógico general luego una información de la formas en


particular de cada aspecto;

2.- luego el tipo de contactos, estructuras, posibles controles de la mineralización.


Importante es la numeración de trabajos de: galerías, muestras, labores superficiales.

Galerías → niveles
Muestras → numeración

A la descripción escrita: nombre y descripción de la roca en el punto de estudio, el


color, la estructura, el contenido mineral, la distribución mineral, porcentajes,
propiedades físicas, químicas y mecánicas, porosidad, cristalización
Rocas magmáticas, color, cristal, minerales encontrados. Si son rocas sedimentarias,
potencia, características de unas capas, textura, tipo de cantos rodados, cantidad de
estos, grado de redondez presencia de fauna flora. Rocas metamórficas, esquistocidad,
foliación, micropliegues. Etc.

Descripción del cuerpo mineral, forma tipo de contacto con las rocas encajantes,
dimensiones, potencia, medidas de orientación, se debe definir tipo del cuerpo mineral.
En la parte grafica, se debe tener en cuenta que sea un corte, plano o dibujo en 3
dimensiones. La dirección de rumbo, en un plano (el norte) en un corte (lado de corte
N-S, E-O, etc.), si es un diagrama o dibujo, especificando su ubicación.
La simbología, escalas, la escala está en función de la escala de exploración pero en
general la escala, 1:100 hasta 1.20 seria para galerías mineras, para columna
litológicas elaboradas sobre la base de resultados de sondajes se utiliza 1:100 - 1:500,
cuando se trabaja en trabajos de prospección: 1.100 - 1:500.
Parte importante de la documentación subterránea es la ubicación de los puntos
topográficos. En el techo se ubica los puntos y si hay cambios en la dirección se anota
estos cambios.

BIBLIOGRAFÍA

 http://geo.ya.com/padrecarburo/topografia/espeleotopo.htm
 GEOLOGIA DE MINAS Ing. José Arturo Guartán – ECTS-UTPL – Escuela de
Geología y Minas