You are on page 1of 11

Programa de Diplomado en Salud Pública y Salud Familiar

LA VIOLENCIA EN LA PAREJA:

¿SOLO LAS MUJERES SON VICTIMAS?

Autores:

María Eugenia Báez R.


Alfredo Carrasco K.
Claudia Hernández S.

Módulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y


Comunitaria y Promoción. Osorno, marzo - mayo del 2006
INTRODUCCIÓN

Como violencia en la pareja se entiende a todas las situaciones o formas de abuso de


poder o maltrato (físico o psicológico) de un miembro de la pareja sobre otro que se desarrolla
en el contexto de las relaciones familiares y que ocasionan diversos niveles de daño a las
víctimas de esos abusos. (1)

La violencia puede manifestarse a través de golpes, insultos, manejo económico,


amenazas, chantajes, control, abuso sexual, aislamiento de familiares y amigos, prohibiciones,
abandono afectivo, humillaciones o al no respetar las opiniones, son estas las formas en que se
expresa la violencia de pareja, comúnmente en las relaciones de abuso suelen encontrase
combinadas, generándose daño como consecuencia de uno o varios tipos de maltrato.

Algunas acciones de maltrato entre los miembros de la familia son evidentes,


generalmente las que tienen implicancia física, otras pueden pasar desapercibidas, sin
embargo todas dejan profundas secuelas. La violencia de pareja puede adoptar una o varias de
las siguientes formas: violencia física, violencia Psicológica, abandono, abuso sexual y abuso
económico.

La causa de la aparición y mantención de la violencia en la pareja es compleja y


multifactorial, se relacionan con ella actitudes socioculturales como la desigualdad de género,
las condiciones sociales, conflictos familiares, conyugales y los aspectos biográficos como la
personalidad e historia de abusos en la familia de origen.

La violencia ha sido y es utilizada como un instrumento de poder y dominio del fuerte


frente al débil, del adulto frente al niño, del hombre frente a la mujer, su meta es ejercer control
sobre la conducta del otro, lo cual se evidencia en los objetivos como “disciplina”, “ educar”, “
hacer entrar en razón”, “poner límites”, “proteger”, “tranquilizar”, etc., con qué quienes ejercen
violencia y también muchas víctimas intentan justificarla.

La estructuración de las jerarquías que avalan el uso de la fuerza como forma de


ejercicio del poder es uno de los ejes conceptuales del proceso de naturalización de la violencia
el cual históricamente ha dificultado su comprensión y reconocimiento al instaurar pautas
culturales que permiten una percepción social de la violencia como natural y legítima
favoreciendo su mantención.

En 1993 la asamblea de las Naciones Unidas dictó la declaración sobre la eliminación


de la violencia sobre la mujer y en su artículo primero define la violencia: “todo acto de violencia
por razones de sexo que tengan o puedan tener como resultado un daño o un sufrimiento físico,
sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la cohesión o la
privación de su libertad en forma arbitraria tanto en el ambiente público, como privado. La
violencia en la pareja puede entenderse como realidad enquistada en nuestra organización

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
social, afectando a todo nivel, no respetando clases sociales, credos y nivel educacional. La
diferencia es que va a ser menos silenciosa y menos oculta en la medida en que las personas
afectadas opten por hacerla pública.

La violencia en la pareja es un fenómeno importante en nuestro país. Esto lo verifica un


estudio que realizó el SERNAM: “el 34% de las mujeres actual o anteriormente casadas de
nuestro país han vivido violencia física o sexual por parte de su pareja, y un 50.3% han
experimentado situaciones de violencia de pareja alguna vez en la vida.” (2)

Tanto en países desarrollados como en los en desarrollo se da énfasis en la violencia


en la pareja dirigido hacia la mujer, pero esta es una realidad a medias porque el hombre
también suele ser víctima y no solo victimario.

El 24 de enero del año 2000 se crea en el parlamento Europeo el “programa Daphme”


que trata sobre medidas preventivas para combatir la violencia contra niños, adolescentes, y las
mujeres, siendo esto un primer esfuerzo para desenmascarar marañas políticas y estratégicas
que demostraban que Europa era un territorio distinto a los demás en lo que se refiere al tema
violencia.(8)De los estudios de este programa Europeo se quiere demostrar que no tan solo la
mujer es sujeto de violencia en la pareja, lo cual trataremos en detalle en la discusión posterior,
es verdaderamente ¿Solo la mujer víctima de violencia? .

La postura del grupo es demostrar que hay que situar la violencia de la pareja no solo
con el prisma de mujer agredida y el varón solamente como el agresor, si no que la violencia es
una realidad que afecta tanto al hombre como a la mujer, pudiendo también llegar a afectar
directa o indirectamente a los demás miembros de la familia. En Chile nos encontramos con un
tabú respecto a la violencia en contra del varón, por una estrategia política que pretende la
victimización de la mujer, como una forma de mantener el hombre siempre el poder.

Desgraciadamente la mayoría de los estudios a nivel mundial, nacional y local solo se


preocupan en la mujer como sujeto sobre el cual se ejerce violencia y no existen estudios serios
que muestren al varón como sujeto violentado.

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
DISCUSIÓN

Como grupo creemos que cuando se plantea el tema violencia en la pareja, lo primero
que se viene a la mente es la violencia física contra la mujer, sin embargo la violencia en la
pareja no solo involucra a la mujer si no también al hombre y a los hijos. Además no solo es de
tipo física, si no que sus manifestaciones son múltiples, que van desde violencia psicológica
(descalificaciones de todo tipo) y violencia sexual. La violencia está presente tanto en parejas
“legales” (matrimonio), “convivientes” (no casados legalmente) y en “pololeos”. Ya desde el
comienzo de una relación de pareja podrían estar presentes algunas manifestaciones de
violencia y que usualmente no son percibidas o no valoradas. Los varones, en la mayoría de los
casos, son víctimas anónimas y excluidas de la mayoría de las intervenciones sociales que
propenden a dar apoyo tanto psicológico como legal.

Un estudio realizado en Chile el año 2001 por el centro de análisis de Políticas


Públicas de la Universidad de Chile, concluye que el 34% de las mujeres actual o anteriormente
habían vivido violencia física y/o sexual, un 16% violencia Psicológica y un 50.3% había
experimentado violencia de algún otro tipo (2). De esto se evidencia entonces que todas las
políticas públicas en Chile pasan por un concepto de violencia ejercida sobre la mujer, todos
los esfuerzos y estudios muestran la situación de estas, es que existe un problema, todos los
programas de diagnóstico solo preguntan a mujeres y si no fuera así, por un interés político solo
se muestra la información deseada, victimizar a la mujer, siendo esto, una media verdad.
También es importante mencionar que la política a nivel de país es crear y fortalecer
instituciones que protejan a los grupos vulnerables (mujeres, niños y ancianos). Esto no hace
otra cosa que sesgar la realidad y minimizar, bajo el alero de lo mencionado surge la institución
SERNAM. Entonces la victimización de la mujer que antes se menciona es una estrategia de
poder, pues transforma a la mujer en un “pobre grupo muy afectado y vulnerable ante el poder
del hombre” entonces el poder seguirá en manos de ellos.

Nos sorprende que en otras realidades, que creíamos distintas a la nuestra, en cuanto
a desarrollo económico y sociocultural, se halla manipulado la información de ciertos estudios,
con el fin de perpetuar la victimización de la mujer.

El 24 de enero del 2000,el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa toman la


decisión de aprobar un programa de acción comunitario (Programa Daphne 2000-2003) sobre
medidas preventivas destinadas a combatir la violencia ejercida sobre los niños, adolescentes y
las mujeres. En este programa se encontraron algunas trampas científicas. El Programa
Daphne permite en particular, promover y estimular la difusión de buenas prácticas” (4)”.Como
estudio es llamativo, pero es un estudio manipulado, demostrando que en realidad no se han
realizado esfuerzos serios para estudiar la violencia en la pareja en todo su contexto.

En los estudios referentes a violencia se ven dos tipos de trampas, una que hace
relación con el cambio de definición de violencia y las trampas en donde se oculta información.

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
TRAMPAS:

1. Las creadas cambiando la definición de violencia. Usan estudios que solo miran denuncias,
o solo preguntan a mujeres, así sacan una inmensa cantidad de víctimas solo mujeres, En
este lo corrobora el párrafo “en este sitio nos concentramos exclusivamente en la violencia
conyugal ejercida contra las mujeres, porque representa más del 95% de los casos de
violencia conyugal”

2. Las realizadas ocultando, conscientemente, datos de estudios que representan como


“prueba” la violencia contra la mujer, pero que con toda la información, no les son favorables
a la mentira que desean imponer. Las “medias verdades”.Esto es mucho más grave que lo
anterior.” (3)

En un estudio en Inglaterra, se muestran datos de que “……….el 44% de los actos de


violencia contra mujeres se producen en su domicilio, y 9 de cada 10 actos de violencia
cometidos contra mujeres en su vivienda, son perpetrados por hombres (estudio british crime
survey,1996) De modo exacto, en el estudio original: British survey, 1996, tenemos los
siguientes datos:

Prevalencia de asaltos domésticos por tramos de edad, en 1995, aparte de la practica


igualdad, en las edades de 20 a 34 años (edades de convivencia en pareja mayoritaria, y de
problemas de pareja), la mayoría son víctimas masculinas. El riesgo de asalto doméstico, por
grupo étnico, en 1995, el grupo donde los hombres tienen más riesgo que las mujeres de ser
víctimas, es, el blanco.

La proporción de víctimas que todavía vivía con su agresor en el momento del estudio
es mayoritariamente hombres (mujeres: 25% - hombres 59%)(6)

Finalmente, sobre el dato dado por la comisión Europea (9 de cada 10 actos de


violencia cometidos contra la mujer en su vivienda, son perpetrados por hombres), el párrafo
original del British crime survey, dice: 99% de los agresores a mujeres eran hombres.

Pero, un reglón a continuación dice: los hombres eran víctimas de mujeres en el 95%
de los incidentes más recientes(6)

Con esta última información nos queda más que claro que se ocultó información y no
fue involuntaria, pues la finalidad es victimizar solo a la mujer.

La realidad de otros países reafirma nuestra postura:

En el estudio, statistics Canada, The violence against women survey, february and
june1993, realizado en Canadá se puede ver el párrafo: el 25% de las mujeres Canadienses

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
han experimentado violencia por la pareja actual o pasada desde los 16 años, y el 29% de las
mujeres han estado casadas o han vivido en una relación común legal (5). Al ver la metodología
que se utilizó en este estudio se vio que no se preguntó a hombres, solo a mujeres.

En Holanda, un estudio distinguió entre violencia recibida unilateralmente por las


mujeres y la violencia en las que la mujer también ha sido agresora. Pero, solo preguntaron a
mujeres y nunca la violencia unilateral ejercida por ellas.(9)

Todo esto es callado por la comisión europea, en su información oficial para médicos,
jueces, fiscales.

Las trampas realizadas en los datos de Holanda y Canadá, ocultar que hubo trampa
metodológica, no preguntar a los hombres, son de un nivel, pero nunca mucho más grave es la
realizada con los datos de Inglaterra. Allí si se preguntó a los hombres. Salieron iguales tazas
mujer – hombre. En las edades de mayor relación de pareja, hay más víctimas masculinas. Por
grupos étnicos, los blancos fue en el único grupo en donde los hombres eran más víctimas de
las mujeres. Se ven datos sobre más ocultación hacia el exterior, de los hombres a las mismas
agresiones, no diciéndoselo ni a amigos, médicos, policías, y los que se atrevían a decirlo,
obtenían menos ayuda por parte de los médicos y policías. Es uno de los pocos estudios
mundiales donde se ve esto.

Se constató mayor porcentaje de hombres aguantando a mujeres agresoras crónicas de


violencia domestica, que mujeres a hombres. Todo esto se ocultó y solo dijo, en el trabajo oficial
de la comisión europea, para jueces, políticos, médicos, de toda Europa.

Esto fue aprovecharse de la ignorancia de jueces y médicos, cualquiera sin ser experto
podría darse cuenta, sin necesidad de estudios sobre violencia y es una de las cosas que
pueden hacernos entender que es la Comisión Europea, que es el Parlamento Europeo, y que
es exactamente, todo lo hecho en la estructura política llamada “Unión europea”, sobre violencia
contra la mujer.

En Chile el ejemplo más característico del enfoque político respecto a la violencia hacia
la mujer es la creación del SERNAM.

Como grupo creemos que el problema de fondo es que se quiere hacer ver que el mayor
daño para la sociedad es la violencia física y psíquica contra la mujer, y que los varones son
siempre los victimarios.” Cada niño golpeado y cada mujer golpeada es el alma de chile la que
es golpeada”, ha señalado la Ministra Directora del SERNAM.(7) ¿y qué pasa entonces con
cada hombre que es humillado y agredido por su pareja, el alma de chile se enaltece, se llena
de júbilo, o igual se deteriora y empequeñece?.

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
Miles de mujeres sufren a diario, es verdad, agresiones físicas y psicológicas, por parte de sus
parejas, que debieran cuidarlas, honrarlas y protegerlas. Los agresores son unos pobres
diablos, fruto de una sociedad machista…….Requieren tratamiento, antes que condena, si es
posible hacer terapias individuales, en circunstancias de que es la sociedad entera que
enferma. Pero un número no despreciable de varones sufren violencia por parte de sus
mujeres.

El más débil no es ahora el que puede denunciar, aquel cuyo caso sale a la luz pública y
que recibe el apoyo del Estado. El más débil es aquel que debe sufrir en silencio pues si
reclama o denuncia, lo mirarán con desprecio y nadie lo tomará en cuenta (7)

Esto que se señala anteriormente es el caso de miles de hombres Chilenos, que son
víctimas de sus mujeres y que no se atreven a denunciar por miedo a no ser escuchados, por
no tener apoyo, por elementos socioculturales (machismo), por falta de conocimientos (ley
19.325 sobre violencia hacia el varón) Y porque no hay una institución que apoye a los varones
frente ante la violencia de la mujer.

Acerca de la violencia en la pareja, sólo las mujeres son interrogadas. Se da por


supuesto que los varones son siempre los agresores, nunca las víctimas. Así que a nadie en
Chile se le ha ocurrido hacer una investigación al respecto.

Pero hay indicios inquietantes, dos jóvenes asistentes sociales, Andres Gatica y Carol
Fontena, de la Universidad Mayor de Temuco. En su trabajo“En las noches de Navidad y Año
Nuevo, muchos hogares no viven un clima de celebración o recogimiento. Los gritos y los
golpes se escuchaban más fuerte y los reproches son más hirientes que nunca. La violencia
intrafamiliar, incluida la de mujeres a hombres, aumenta en estas fechas” (7)

Estos chicos descubrieron en su estudio que hay una gran cantidad de casos de
hombres cesantes que son violentados por sus parejas, pues no pueden responder a las
exigencias económicas de la familia, la violencia de la mujer al hombre es muy parecida y
viceversa y en lo único que es posible diferenciar es el porcentaje de denuncia. Los hombres
reciben maltrato psicológico en la forma de frases del tipo “no sirves para nada” y “poco
hombre” (7)

Los entrevistados en el estudio contaron que sus mujeres además los amenazaban con
suicidarse o llevarse a los niños. También hay violencia física. ”La pareja le tira agua caliente o
los ataca con objetos cortopunzantes,(7) Luego de leer esto nos queda mas que claro que no
solo los hombres, por su evidente diferencia fisiológica, son agresores violentos y peligrosos.

El hombre antes de hacer público que esta siendo víctima de violencia lo piensa ”mil
veces”, las medidas de protección están hechas para la mujer y los hijos. “…….Carol, recuerda
que un seminario internacional sobre el tema se comentó que la violencia hacia el hombre

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
puede ser tan grave como lo es en la actualidad el maltrato hacia la mujer. Cuando ellos se
reconocen agredidos, son discriminados igual que si fueran agresores, dice la joven, porque los
consideran “pollerudos” o que “no tienen pantalones” (7)

Esta situación se puede ejemplarizar con un caso visto en la experiencia laborar de uno
de los integrantes de este grupo de discusión: Don Juanito decide ir a la urgencia de un
hospital a las tres de la madrugada para estampar una denuncia por violencia. Este hombre
llegó a su casa pasada las dos de la madrugada, después de haber asistido a una fiesta de la
empresa donde él trabajaba, en ella bebió unas cuantas copas de vino, al llegar a su casa lo
recibe su esposa, quien lo recrimina por el estado y la hora que llega al hogar, le da un empujón
para sacarlo de la casa, el hombre pierde el equilibrio y se cae de espalda dándose un fuerte
golpe en la cabeza que le provoca una herida importante, sin importar lo sucedido la mujer
cierra la puerta de la casa. Es en estas condiciones como don Juanito llega al servicio de
urgencia del hospital. Al iniciar el relato de lo sucedido al paramédico que lo recibe, junto al
medico y al enfermera, se ríen de la situación y le dicen ”Señor son las tres de la mañana y no
estamos para que usted nos venga a mentir” lo atienden, suturan la herida, pero a nadie de los
presentes se le pasó por la mente hacer un informe de VIF y tomar en serio la denuncia del
paciente. Ante la actitud de estos personales de salud no quedó más para don Juanito no dar
más vueltas al asunto y resignarse. No se supo nada más de él.

La historia de Don Juanito, tenemos la seguridad que se repite con la mayor frecuencia
que creemos, no solo en el ámbito asistencial, si no también en todos los componentes de la
sociedad (amigos, familiares, instituciones públicas, etc.)

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
CONCLUSIONES

Como grupo nos llama la atención que en Europa, siendo una sociedad evolucionada,
moderna y con una gran visión de futuro, los estudios sobre violencia solo se den importancia
al ejercido contra la mujer. Vemos la necesidad de la igualdad de género frente al tema. Es
aberrante ver como nos aferramos a encuestas, porcentajes y realidades numéricas, donde se
sigue consultando a mujeres, esta actitud lo único que conseguirá es seguir victimizando a la
mujer y centrando las políticas y acciones solo en torno a lo que ella pueda aportar, sin crear
una institución social que englobe el problema macro “VIOLENCIA”, mientras esto no se logre
continuará siendo la violencia un importante problema social, sin soluciones concretas. La
creación del SERNAM, a nuestro modo de pensar es la victimización del rol de la mujer en la
sociedad Chilena, lo que se contrapone a la visión actual del gobierno que es la igualdad de
género.

Soñamos con el día en que el hombre y la mujer tengan verdaderamente el mismo


acceso, la misma acogida, la misma atención médica y jurídica que se merece.

Estimados profesores, desde ya comprometemos nuestro esfuerzo a nivel local,


provincial o regional, para demostrar que lo planteado por el grupo es cierto y que las políticas
están abiertas solo para el género femenino y sus hijos según la edad.

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
RECOMENDACIONES

A los docentes del instituto de Salud Pública, le recomendamos que con alumnos de
pre-grado se realicen estudios completos sobre esta temática y futuros diplomados de verdad
discutan el tema de violencia en la pareja con equidad de género y también avanzar en la
eliminación del estigma hacia la mujer. Trabajar seriamente en la prevención de la violencia en
la pareja, modificando el objetivo represivo por formativo de las actuales políticas, no solo su
preocupación sea la solución del problema ya instalado, si no la verdadera promoción a la vida
en pareja armónica, respetuosa y tolerante, creemos que esta es la clave. Sabemos que como
parte de una sociedad que avanza podemos ser agentes de cambio.

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006
BIBLIOGRAFIA

1. www.violencia intrafamiliar,org/chile/categoria.php.

2. www.mujereschile.cl

3. www.sivic.org/esp/site/texte/violence.htm#cifras

4. www.homeoffice.gov.uk/rds/pdfs/hors191.pdf

5. appendixC-International survey estimates of domestic violence.pag. 96/136

6. Capitulo 6, the assailants,page.53/106

7. www.granvalparaiso.cl

8. http://europa.eu.int/scadpius/leg/es/ivb/133062.htm

9. Appendix C – international survey estimates of domestic violence.pag 98/136

10

Modulo I: Tendencias en Salud Pública: Salud Familiar y Comunitaria y Promoción


Osorno, marzo - mayo del 2006