Sie sind auf Seite 1von 3

The software is a free version,upgrade it into the registered

version,please visit the website to access more.


www.officeconvert.com

Francisco Suárez Dávila

MÉXICO VISTO DESDE LOS ORGANISMOS ECONÓMICOS


INTERNACIONALES
05 de abril de 2011.
Las reuniones de primavera de los organismos financieros internacionales han
generado un buen acervo de aportaciones intelectuales. Un documento del FMI
se llama “Tensiones Derivadas de la Recuperación a Dos Velocidades”. México
en este estudio pertenece al grupo de la 1ª velocidad, el de los países
emergentes que, impulsados por China e India, crecerán 6.5% promedio en
2011 y 2012. Para México se estima 4.5% que es el crecimiento esperado para
la economía mundial. Los países industriales de la 2ª velocidad crecerán a sólo
2.5%. El tamaño de la economía mexicana, por su PIB a precios corrientes,
desciende al 15º lugar mundial, y medido por poder de compra asciende al 10º,
superando a Italia y Canadá.

En general, hay buenas noticias. El FMI estima que la recuperación económica


mundial se fortalece. Sin embargo existen varios riesgos. El primero es los altos
niveles de desempleo, siendo particularmente serio el que afecta a los jóvenes.
El más elevado se sitúa en el Norte de África, 30% y, en el Medio Oriente, 25%.
No es casualidad dónde se originó la llamada "primavera árabe. Los riesgos en
los países avanzados son los altos desequilibrios fiscales, como en Estados
Unidos; los débiles balances de los bancos y la deuda soberana de algunos
países del euro. En los países emergentes son el sobrecalentamiento de sus
economías, presiones inflacionarias por los precios de materias primas, burbujas
en sus bolsas de valores y bienes raíces, y las apreciaciones cambiarías por
influjos de capital.

Un excelente documento del BID se llama “Una Región, Dos Velocidades”. Su


análisis parte de la base de que está surgiendo un nuevo orden económico
mundial muy diferente del que prevaleció hasta antes de 2007. Para enfrentarlo,
los países de América Latina se agrupan en torno a 2 paradigmas. Uno lo llama
el “del grupo México”, donde están los países del Caribe y Centro América. Es el

1
que tiene como características los más fuertes vínculos comerciales (91%) con
los países industriales; casi todos son importadores netos de productos
primarios y dependen en mayor medida de las remesas. En el contexto de
América Latina es el de la 2ª velocidad, la más lenta, porque está vinculado al
grupo de menor dinamismo mundial. ¡La parte equivocada de la nueva etapa
histórica! Cada grupo debe seguir políticas diferentes. Éste último debe realizar
cambios de estructura en la dirección y la composición de su comercio. México,
pienso, requiere un Banco de Comercio Exterior fuerte para que, con promoción
y financiamiento integrados, impulse ese cambio estratégico.

El otro paradigma es el “del grupo brasileño”, integrado por los países de


Sudamérica. Son los exportadores netos de productos primarios, tienen un alto
nivel de comercio (56%) con los países emergentes, la parte más dinámica de la
economía mundial y una baja dependencia de remesas de países industriales.
Captan la parte mayor de la inversión extranjera directa. Éste es el grupo de la
1ª velocidad, el que crece más rápido.

El Banco Mundial presentó un documento: “El Éxito de Latinoamérica se Somete


a Prueba”. Considera que ésta puede ser la década de América Latina, muy bien
posicionada para la recuperación. Sus fortalezas son “su buen sistema
inmunológico macro-financiero, sus mayores nexos comerciales con Asia
emergente (México no califica) y su buena integración a los mercados
financieros”. Desafortunadamente también confirma la tesis BID que “el
desempeño cíclico es desigual: Argentina, Brasil, Perú… han registrado una
recuperación vigorosa (arriba de 7.5%)... En el otro extremo se encuentra
México y los países del Caribe, con la mayor caída en el 2009 y donde el
crecimiento del 2010 no ha sido suficiente para revertirla totalmente”.

Un elemento muy sintomático es que el Banco Mundial ha dedicado su


prestigiado Informe sobre el Desarrollo Mundial al tema: “Conflicto, Seguridad y
Desarrollo”. El Informe establece que seguridad, buen gobierno y desarrollo
están interrelacionados. Su análisis plantea que los riesgos de violencia se
relacionan con diversos factores: bajos ingresos, desigualdad, pobreza,
desempleo particularmente de jóvenes, volatilidad en precios de alimentos,
instituciones que no protegen adecuadamente a los ciudadanos o no los
defienden de la corrupción y, donde no hay buen acceso a la justicia. Este
peligroso cóctel caracteriza a los países árabes en rebelión, pero la patología se
aplica igualmente a México. Ante esta problemática las instituciones tienen que
reformarse y fortalecerse y realizar una estrategia integral.

La OCDE a su vez ha publicado su “Informe de Indicadores Sociales”. En casi


todos estamos a la cola entre sus 34 miembros. Hay un nuevo indicador: el
número de horas trabajadas, inclusive las de trabajo no remunerado (trabajo
doméstico, aseo, comida). ¡En éste somos los primeros!

2
Twitter: @suarezdavila
Ex subsecretario de Hacienda