Sie sind auf Seite 1von 2

La informatización de procesos, una

herramienta mas para maximizar


valor
March 31, 2010
Archivo dentro de Integración Estratégica de Procesos

Deja un comentario

Comúnmente se observa, sin importar el tamaño y antigüedad de la organización, la


existencia de empleados que pasan horas frente a pilas de papel o frente a su
computadora, puliendo datos brutos que, una vez afinados servirán para tomar
decisiones de corto o largo alcance.

Este fenómeno laboral (omnipresente en esta era de imperfecta compenetración entre el


humano y las máquinas) se repite constantemente, quemando una parte del tiempo útil
del trabajador, en el que éste podría agregar mayor valor para la empresa si dedicara su
inteligencia y talento a tareas más productivas o donde el juicio y talento humano,
insustituible, se aplique. Es por eso que debe valorarse, por áreas o de manera general
en una empresa, la pertinencia de informatizar ciertos procesos. Un análisis costo –
beneficio será la base para la decisión de informatización.

Si la dirección de una empresa decide informatizar algún proceso en particular o todos


los procesos de toda un área o de la empresa, difícilmente la decisión se limita a escoger
y comprar un programa ya diseñado que responda perfectamente a las necesidades
contempladas. Normalmente es necesaria la adaptación de los programas encontrados
en el mercado (si el programa lo permite). En ocasiones, cuando las funcionalidades
buscadas son aún más puntuales, se debe diseñar y programar un sotware a la medida,
ya sea, por personal de la empresa o por medio de alguna empresa externa. Para poder
optar por cualquiera de las dos posibilidades, se impone la necesidad de un
conocimiento profundo de los requerimientos de la empresa y de las posibles
soluciones.

Este conocimiento de requerimientos implica que se sepa claramente qué se espera del
software en cuestión, así como la manera en que estas herramientas informáticas
soportarán los procesos del área (ya sea, los procesos actuales o los procesos
rediseñados para optimizar el funcionamiento del área). Es de crucial importancia que
los programas informáticos sean completamente coherentes con los procesos humanos
de la empresa y los flujos de información, para que estas herramientas potencialicen el
desempeño, en lugar de representar una camisa de fuerza que modele el cómo debe
funcionar la empresa, un lastre para el desarrollo de la empresa.

La informatización de un área o actividad en una empresa representa un trabajo


exhaustivo, de largo aliento, que conviene anticipar y realizar de manera planeada y
concienzuda. Todos lo sabemos: una computadora no puede tomar iniciativas que
sustituyan al humano; sólo ejecuta cadenas codificadas de instrucciones, así sean
correctas o erróneas, inteligentes o ilógicas.
En este esfuerzo de informatización, se debe implicar a un equipo multidisciplinario
(programadores, líderes de procesos, usuarios) que contenga distintas perspectivas para
aportar al análisis, al diseño y a la implantación del nuevo programa. Un diseño basado
en una visión sesgada de la situación real, implicará la realización de un programa
informático destinado a la inutilidad. Un buen diseño o adaptación, llevará a
facilitar el trabajo a aquellos que pasan horas frente a pilas de documentos
tratando de obtener el valioso número de entre miles de cifras, la valiosa frase de
entre anaqueles de expedientes.