Sie sind auf Seite 1von 4

“Presupuesto Participativo”

Que impulsar la transparencia y participación ciudadana


refleja la naturaleza de un buen gobierno en una comunidad, de una sociedad
abierta y democrática: ciudadanía informada, canales formales de participación
pública, mecanismos de rendición de cuentas, procesos de gobierno transparentes
y participativos, y una política de estado reflejada en el protagonismo del vecino.

Que transparencia, más participación y protagonismo


constituyen la base de un proceso presupuestario democrático y sustentado en la
visión y problemática del vecino de las distintas zonas y localidades del territorio.

Que en una ciudad encontramos diversidad de


situaciones que afectan a una zona y no a otra, además cada barrio o localidad esta
habitada por personas que presentan distintas realidades de vida, de cultura,
económicas y diferentes de necesidades, siendo su visión y opinión válida para
conocer el entretejido social, su problemática zonal, y dar la posibilidad de que ellos
mismos sean protagonistas en la elaboración de la soluciones, este es uno de los
objetivos, sino el principal, del Presupuesto Participativo.

Que existen varias experiencias que demuestran que


esta herramienta es transformadora de la calidad de gestión gubernamental y tiene
un fuerte impacto en la sociedad: en la recepción y cumplimiento de sus demandas,
y, sobre todo, en la inclusión de los protagonistas en la mesa de discusión sobre la
distribución y asignación de recursos.

Que el presupuesto participativo es un sistema de


formulación, seguimiento y control de ejecución del presupuesto, mediante el cual la
población determina, dentro del marco de un proceso colaborativo —a través de
debates y consultas—, dónde se harán las inversiones y cuáles son las prioridades,
obras y acciones que van a ser desarrolladas por el gobierno en zonas específicas
del municipio.
Que la cuestión que debemos dilucidar es si estamos
preparados para encarar esta forma de gestión en todo el territorio, tanto el gobierno
local como los vecinos y diversos actores del territorio municipal.

Que en General San Martín hace unos años se


emprendió el desafío del Presupuesto Participativo, no en todo el territorio, con una
experiencia que es enriquecedora para los funcionarios y vecinos, pero de forma
muy acotada en cuanto a zonas y cantidad de personas e instituciones u
organizaciones de la sociedad que participan.

Que buscamos establecer una norma para implementar


el Presupuesto Participativo (PP) en todo el territorio del municipio e incorpore a
todas las zonas o localidades y de esta manera darle, a toda la comunidad y las
organizaciones de la sociedad, la posibilidad de participar a través de esta
herramienta o instituto de la democracia participativa.

Que con la implementación, a través de una norma, de


esta herramienta reforzamos la transparencia presupuestaria, motivamos e
incentivamos la participación del vecino y reforzamos la democracia como sistema
de gobierno.
Que lo ideal sería constituir en cada una de las veinte y
siete (27) localidades del municipio la Asamblea del Presupuesto Participativo, pero
esto sería más una traba que un eficaz comienzo.

Que por esta razón proponemos la división del territorio


en doce (12) zonas integradas por las veinte y siete localidades (Ver Anexo III) para
iniciar un camino y dando la misma participación a todos los habitantes del
municipio, sin dejar a criterio de un funcionario quienes son los privilegiados para
participar y quienes los marginados o ignorados de la comunidad.

Que la igualdad debe ser la base de una democracia, y


darles a todos los actores del territorio el mismo derecho y oportunidad es la
obligación de quienes administran el municipio. Luchar y defender ese derecho es
obligación de quienes representamos a los vecinos.

Que posiblemente la composición de las zonas no sea


perfecta, no sea la ideal, no sea la más justa y equitativa, pero es una propuesta para
equiparar el derecho de todos y darle al estado municipal la posibilidad de organizar
y llevar adelante el trabajo en las zonas establecidas, para en un futuro, con el
transcurso de los años y la experiencia desarrollada, llegar a realizarlo en cada una
de las localidades del municipio.

Que en cuanto a los recursos para ser destinados a las


Asambleas del Presupuesto Participativo para su asignación a propuestas o
proyectos en la zona puede manejarse distintos criterios. Uno podría ser el de
seleccionar los proyectos y el gobierno municipal decidir si se incluye, si le asigna
recursos o entra dentro de estrategias o planes a realizar. Otro obligar a asignar
recursos al Ejecutivo Municipal a los primeros proyectos asignados en cada zona,
procedimiento que dejaría a las zonas en desigualdad de condiciones. Y la que
hemos decidido adoptar en esta iniciativa.

Que asignar a cada una de las zonas un monto


determinado de recursos para ser asignados a los problemas que afectan la zona
hace que sean los vecinos quienes deciden sobre la asignación y la prioridad sin
tener que esperar la decisión de un funcionario. Hace que los vecinos también
trabajen con las limitaciones de recursos y deban articular las múltiples
necesidades de su zona con un parámetro que establece restricciones en cuanto a
su posible implementación por los recursos necesarios.

Que este criterio adoptado y propuesto no libera al


Gobierno Municipal de las responsabilidades de atender los servicios y necesidades
de todo el territorio, de asignar más recursos por su decisión para emprender obras
necesarias para el distrito, como de tomar iniciativas de las Asambleas y llevarlas
adelante con recursos no asignados al Presupuesto Participativo o complementar
recurso necesarios para atender la necesidad de llevar una iniciativa adelante.
Que proponer un sistema de módulos hace que los
recursos destinados al Presupuesto Participativo se mantengan actualizados
automáticamente y que además no dependa de la decisión de políticos o
funcionarios que cantidad de recursos se asignaran. Ver Anexo III.

Que hoy el valor del módulo es equivalente a la suma de


un mil ochocientos cuarenta pesos ($ 1.840,00) y el total de módulos asignados al
Presupuesto Participativo es de diez y nueve mil doscientos módulos (19.200) con lo
cual los recursos asignados serían de treinta y cinco millones trescientos veinte y
ocho mil pesos ($ 35.328.000,00) equivalente aproximadamente al seis por ciento (6
%) del Calculo de Recursos del Presupuesto para el año 2011.

Que estos recursos están contemplados en el


presupuesto y lo que solo cambia es quien los asigna y quien decide en que se
gastan o invierten.
Que esto genera un cambio en cuanto a la participación
y al rol que el vecino puede cumplir en la administración de su zona y la comunidad
toda en la administración del municipio.

Que daríamos inicio a una nueva forma de gestión


donde la arbitrariedad, la política, el clientelismo, las conveniencias u otros males
que afectan el razonamiento de algunos funcionarios, a la hora de tomar una
decisión, queden marginados o limitados en parte.

Que buscamos herramientas, procedimientos y


mecanismos para que el soberano tenga un rol protagónico en la vida de su
comunidad, que no sea solo su voto en una elección su papel, o rol, en la vida
democrática de su pueblo, de su comunidad.