Sie sind auf Seite 1von 3

Ilmo. Sr. D.

Gregorio Pereña y Martín ( de Herrera) Magistrado de Audiencia Territor


ial
D. Gregorio Pereña Martín nace en Aldeadávila de la Ribera el 23 de diciembre de 1821.
Hijo mayor de Pedro Pereña Nieto y Paula Martín Herrera. Estudia Jurisprudencia en
la Universidad de Salamanca y se licencia el 9 de octubre de 1845. Podemos ver s
u matrícula de 2º año en la asignatura de Derecho Romano y Público (figura 1).

Figura 1. Matrícula nº 7, Gregorio Pereña Aldeadávila de la Ribera Salamanca. Registro


e Matriculas de la Universidad de Salamanca. 2º Curso de Historia y Elementos de D
erecho Romano y Público. Día 19 de Noviembre de 1840.
Comienza su carrera profesional en Vitigudino donde ejerce como abogado desde fi
nales de 1846 hasta 1872. En 1852 es elegido diputado provincial por el distrito
de Vitigudino, cargo que compagina con su profesión de abogado y que repite en 18
62 hasta 1865 y en 1870 hasta 1872. Durante estos años es Presidente de la Diputac
ión de Salamanca en dos ocasiones y Secretario en una.
En este periodo de su vida, que transcurre en Vitigudino, ejerce como correspons
al del semanario Crónica de Salamanca. Revista de Ciencias, Literatura y Artes y c
olabora en otras publicaciones. El artículo titulado Observaciones políticas y económic
as sobre el presente y porvenir de nuestra patria , publicado en 1855, llama la at
ención del crítico en nómina del periódico madrileño La España que escribe lo siguiente:
Ha llegado a mis manos un folleto de observaciones políticas y económicas sobre el pr
esente y el porvenir de nuestra patria, que en 1855 dio a luz el Licenciado don
Gregorio Pereña, abogado de merecido crédito en el país. Aunque no entiendo de achaque
s de política y de economía mucho menos, bien puede afirmarse que el joven autor ace
rtó a sembrar en él sanos y nobles pensamientos que le ligan a la patria los más puros
y acrisolados deseos. En política aparece conservador, en religión católico, y en cua
nto a sociedad, del partido de todos los hombres de bien. No falta fuego en el l
enguaje, ni energía de dicción ni brillo de imágenes, resaltando en algunas partes del
escrito la originalidad, tanto de pensamiento, como de expresión. Hubiera sin dud
a logrado su trabajo al lado de otros de su clase si las muchas ideas, que allí se
apuntan, hubieran merecido los honores de la amplificación, si se hubiera esmerad
o algo más en su metódica enunciación , y si las transposiciones de lenguaje no fueran
tan frecuentes, porque sí esta figura avigora la locución, usada con exceso, la ala
mbica, embrolla y desnaturaliza. En parte hay que absolver al autor de estos car
gos en atención a lo triste y azaroso de las circunstancias en que lo dío a luz
En 1856 Gregorio, ejerciendo la profesión de abogado de pobres y juez municipal, c
oincide con su primo, paisano y colega: Cristóbal Martín de Herrera (1). Cristóbal es
10 años más joven que él y aterriza en Vitigudino una vez que acaba su carrera, también
de Jurisprudencia, en la Universidad de Salamanca. La circunstancia de que Cristób
al empiece su actividad profesional como abogado precisamente en Vitigudino, don
de llevaba 11 años su primo Gregorio, no debe pasarse por alto y es el primer encu
entro profesional de ambos. A partir de éste surgirán otros a lo largo de sus vidas.
En 1871 Gregorio, con 50 años y diputado provincial, solicita en Madrid una plaza
de Abogado Fiscal. El 16 de mayo de 1872 toma posesión como fiscal (promotor fisca
l) en el juzgado de 1ª Instancia del distrito de la Universidad de Madrid. Se aloj
a en el piso tercero del nº 38 de la calle Atocha según la Guía de Forasteros de Madri
d. Cesa de este cargo el 2 de Junio de 1875. Vuelve a coincidir en Madrid con su
primo Cristóbal siendo éste ya Ministro.
Por Real Decreto de 11 de Octubre de 1875 se le nombra Oficial de la Clase de 3r
os. del ministerio de Gracia y Justicia con la categoría de Jefe de Administración d
e 4ª Clase. El 10 de Agosto de 1876 se le nombra abogado fiscal de la audiencia de
Madrid. Esta última elección es criticada en la prensa opositora liberal que ve en
el nombramiento la mano de Cristobal, miembro del gobierno:
La Iberia. Diario Liberal de Madrid: El señor Martín de Herrera y el señor Arnau continúa
n imperturbables la senda que se han trazado en cuanto al personal dependiente d
el ministerio de Gracia y Justicia. He aquí la prueba de este aserto que facilitan
los periódicos ministeriales: El oficial del ministerio de Gracia y Justicia, don
Gregorio Pereña, primo del señor Martín Herrera, ha sido nombrado abogado fiscal de la
Audiencia de Madrid
El 10 abril de 1878 fallece Cristobal Martín Herrera con tan sólo 47 años de edad y si
endo ministro; aquel joven que con 20 años se inicia en la profesión, en Vitigudino,
de la mano de Gregorio Pereña y que 20 años después en Madrid cambian las tornas y es
Gregorio el que a su vera ascendió en la carrera judicial. El 28 de febrero de 18
78, 40 días antes de la muerte de Cristobal, le toca a Gregorio desmentir la enfer
medad de su primo, tal como se puede leer de nuevo en La Iberia, diario de Madri
d:
Según telegrama del señor Martín Herrera, fechado ayer 27 en Alicante y dirigido a su p
rimo don Gregorio Pereña, expresa no son ciertas las noticias que acerca del estad
o de su salud han publicado los periódicos, y que sigue sin novedad. Lo celebramos
cordialmente.
Por Real Decreto de 27 de septiembre de 1880 se le nombra Magistrado de la Audie
ncia de Palma de Mallorca. Durante su corta estancia en Palma, apenas un año, apro
vecha para investigar sobre la vida de su admirado Melchor Gaspar de Jovellanos,
que 80 años antes y por orden de otro Aldeadaviluco, José Antonio Caballero (2), mi
nistro de Gracia y Justicia, fue desterrado al castillo de Bellver en Mallorca.
En 1881 publica fruto de esta investigación en varias revistas y periódicos: Jovella
nos en las Baleares (La ilustración Gallega y Asturiana , La correspondencia de Es
paña), referencia obligada de cualquier estudio que se precie sobre Jovellanos.
Gregorio pide el traslado desde Palma de Mallorca tan pronto sale una vacante. E
l 1 de Junio de 1881 toma posesión de la audiencia de Barcelona. En Barcelona perm
anecerá 8 intensos años, en los que participa en las juntas para la construcción de la
cárcel modelo, que se inaugurará 4 años después de su muerte. El 1 de Junio de 1889 tom
a posesión de la audiencia de Valencia. El 21 de julio de 1892 se jubila siendo Ma
gistrado de la Audiencia Territorial de Valencia con 70 años.
Hombre culto e ilustrado mereció La Encomienda de número de la Real y muy Distingida
Orden de Carlos III (3) por sus servicios a España concedida el 21 de Abril de 18
76. Desde su acomodada posición fueron numerosos sus donativos a distintas causas.
Como anécdota en una las muchas subastas de los bienes desamortizados en la segun
da mitad del siglo XIX Gregorio compro el convento de Santa Marina de La Verde,
sus posesiones y sus huertos. En los terrenos del convento, muy probablemente, s
e encargó de cuidar pino uñal según podemos deducir de la siguiente noticia aparecida
en La Correspondencia de España en 1875:
D. Gregorio Pereña ha entregado al ministerio de Fomento 80 piñas de pino uñal, con des
tino a la siembra en la escuela de Aranjuez (4). El Sr. Pereña ha logrado aclimata
r en sus posesiones este árbol de excelentes condiciones.
El 23 de Enero de 1900 fallece en Madrid con 78 años. La revista La Ilustración Españo
la y Americana lamenta su pérdida y en La Correspondencia de España podemos ver la s
iguiente esquela (figura 2) donde aparece su hermana Benigna, mi tatarabuela:
Figura 2. Esquela publicada el 24 de enero de 1900 en La Correspondencia de España
.
1. De BLEIBERG, Germán i altres: Diccionario de Historia de España. (1979). Madrid:
Alianza Editorial. 910, 2 ed., 3 vols. Cristobal Martín de Herrera nace en Aldeadávi
la en 1831 y fallece en Madrid el 10 de Abril de 1878. Hermano del arzobispo de
Santiago, militó en el partido moderado desde 1859; fue elegido diputado por Vitig
udino. Fue ministro de Gracia y Justicia con Prim, en junio de 1869, hasta el 13
de julio del mismo año en que fue sustituido por Ruiz Zorrilla; desempeñó con Sagasta
la cartera de Ultramar en época de Amadeo I. Después de la Restauración ocupó las carte
ras de Gracia y Justicia y de Fomento en el Gobierno Jovellar (1875); siguió siéndol
o con Cánovas hasta poco antes de su muerte. Fue presidente de la Real Academia de
Jurisprudencia y Legislación, y al morir, era vicepresidente del Congreso. [O. B.
] (vol.II, p.946)

2. De wikipedia.org. José Antonio Caballero Vicente Campo Caballero y Herrera (Ald


eadávila, 1754 - 1821) fue un noble y político español, II marqués de Caballero y minist
ro de Gracia y Justicia (1798-1808). Intrigante y para algunos reaccionario, per
siguió a ilustrados y reformistas como Jovellanos ó Meléndez Valdés. Apoyó la expedición qu
llevó la vacuna de la viruela a las posesiones españolas en América y a Asia. En 1807
, a la muerte de su tío heredó el título de Marqués de Caballero. Ese mismo año elaboró el
rimer Plan general de universidades. Se casó varias veces y está retratado por Goya
(Museo Lázaro Galdiano, Museo de Budapest).

3. De wikipedia.org. La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III fue establ


ecida por el Rey de España Carlos III, mediante Real Cédula de 19 de septiembre de 1
771 con el lema latino «Virtuti et merito», con la finalidad de condecorar a aquella
s personas que se hubiesen destacado especialmente por sus buenas acciones en be
neficio de España y la Corona. Desde su creación, es la más distinguida condecoración ci
vil que puede ser otorgada en España. Aunque se encuentra dentro de la categoría de
las Órdenes Militares desde su creación, formalmente se convirtió en orden civil en 18
47.

4. De wikipedia.org. Esta escuela se creó en 1855 bajo el nombre de Escuela Central


de Agricultura y es la escuela de Agricultura más antigua de España. Se ubicó en la fi
nca llamada «La Flamenca», perteneciente al Real Heredamiento de Aranjuez. Se trasla
do a Madrid capital al nuevo edificio que se inauguró en 1881 en la finca La Flori
da y La Moncloa ocupando algo más de 500 hectáreas. El edificio prácticamente destruid
o durante la Guerra Civil fue posteriormente reconstruido con su actual fachada
que alberga la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos (Universidad Politécnica de
Madrid).