Sie sind auf Seite 1von 2

www.uninorte.edu.

co/observaeduca/

Responsabilidades públicas y privadas frente a la


crisis invernal

Si realmente la técnica me hace soberanamente libre, si puedo hacerlo todo, entonces soy también
espantosamente responsable de todo. J. Ellul.

Por: Gloria Visbal.


Enfermera: Mg en Bioética.
Directora Departamento de
Enfermería. Universidad del Norte
gillera@uninorte.edu.co

La necesidad de mejorar el acceso y la


equidad se sitúa en el centro de los
objetivos del milenio acordados en el
2001 con metas de cumplimiento a
2015.
Precisamente el objetivo N° 7 hace
referencia a “garantizar un mundo en
el que la sostenibilidad medioambien-
tal es una prioridad y las mujeres y
los hombres vivan en igualdad”, lo
que refleja la necesidad de plantea-
mientos multisectoriales desde los
sectores públicos y privados para me-
jorar la salud, las condiciones de vida
y el bienestar de la población del mun-
Fuente: www.medioambiente.com
do.
Pero, ¿qué tan lejos estamos de cum- nicamente presentan crecimientos de- éticos, que se deberían subsanar a
plir con este objetivo, y que tan res- mográficos y tasas de fecundidad más partir de la formación ambiental que
ponsables son los países y sus habitan- bajas. Lo que se ha constituido en un se imparte desde el hogar, se fortale-
tes de causar desastres ambientales factor desencadenante del efecto inver- ce en el colegio, en la universidad, y
que empeoran ante la crisis invernal? nadero. se consolida cuando el individuo in-
Si bien es cierto, que el aumento de la A la par de los problemas generados gresa al mundo laboral, lo que impli-
población es causante de esta pro- por el cambio climático y la ola inver- ca un desarrollo personal que debe
blemática, también lo es, constatar nal se refleja otra realidad: la ausencia ser integral, traducido en acciones
que la mayor responsabilidad, en de conductas éticas. Muchos argumen- sensatas, solidarias, que ayuden a
cuanto a la emisión de gases la tienen tos que se exponen en foros nacionales construir el bien común.
los países desarrollados, quienes iró- e internacionales tienen serios vacíos En este sentido, el hombre es res-

observaeduca@uninorte.edu.co-Km.5 Vía Puerto Colombia - Tel.: 57 5 3509509EXT: 4670 - Barranquilla, Colombia


2

ponsable de decidir si interviene posi- sobre su “medio”, reviste, de ahora en funda renovación de toda nuestra con-
tiva o negativamente su entorno, adelante, nuevas dimensiones. La im- cepción de los fundamentos éticos.
según Gilbert Hottois (Paradigma Bio- prudencia de romper el equilibrio co- Pues, significaría no sólo que se puede
ético) existen tres formas: intentando rre el riesgo de pagarse muy caro. buscar el bien humano, sino también
todo lo técnicamente posible; optando Esta es la misma “filosofía” oficial de el de las cosas extrahumanas y exten-
por un reconocimiento global y de la la UNESCO quien hace un llamado a der el reconocimiento de “fines en sí
conservación del hombre-naturaleza; “una mejor gestión de lo vivo”, y a una mismos” más allá de la esfera huma-
o buscando una vía intermedia en la “estrategia mundial de conservación”. na, incluyendo la preocupación por
que se intenten algunas posibilidades Se trata de responsabilidad colectiva concebir a la naturaleza como algo
tecno- científicas en función de ciertos de los hombres respecto de las amena- digno de respeto, que ha sido reducida
criterios a determinar. zas que pesan sobre el ambiente y que a la indiferencia y a la necesidad de los
Desde esta perspectiva, es correcto ponen en peligro la calidad de vida de hombres.
preguntarnos si, ¿el hombre tiene las generaciones futuras, e incluso, la De acuerdo con Anthony Giddens, el
algún límite? supervivencia misma de la humani- mundo en el que nos encontramos
El hombre puede, F. Bacón “hacer dad. hoy, en lugar de estar cada vez más
todo lo que es posible hacer”, recono- bajo nuestro control, parece fuera de
ciendo que no se puede vencer a la La vía intermedia, sería la primera él, un mundo desbocado. Es más, al-
naturaleza más que obedeciéndola, ó aproximación, porque las actitudes gunas de las tendencias que se supon-
puede dejarse llevar por la poderosa extremas de no intervención, o con- ía harían la vida más segura y predeci-
tentación e intentar todo lo posible sin servación, nos alejan de la técnica y la ble para nosotros, tienen el efecto con-
importar los efectos que esto conlleve. ciencia, y esto, hoy día, no es posible, trario. El cambio climático global y sus
Entonces, podemos decir que el hom- ni real. Existen soluciones interme- riesgos inherentes resultan probable-
bre es el único responsable de estable- dias que son posibles bajo ciertas con- mente de nuestra intervención sobre
cer sus propios límites, entre actuar diciones, como la concertación y la el medio ambiente. No son fenómenos
bien o mal, desde las bases de sus prudencia, que debe atender, sobre naturales. Ciencia y tecnología mani-
principios éticos. todo, a si se corre o no, el riesgo de pulada por, y para el ser humano,
Por esto, el hombre es el llamado a afectar o suprimir, la capacidad ética están inevitablemente implicadas en
mantener el planeta en un estado de del individuo al tomar decisiones que nuestros intentos por contrarrestar
bien-estar (Gros, Sciences de la vie et pueden afectar a la humanidad. tales riesgos, pero han contribuido
societé Pag 57), pues nosotros Será absurdo preguntarse si la natura- también, y en primer lugar, a crearlos.
“Somos gestores de la biosfera pero no leza no-humana, la biosfera, ahora
sus propietarios”, debemos apostar bajo nuestro poder, depende de nues-
por su preservación, conservación y tra custodia y si nos está dirigiendo
equilibrio con todas sus especies natu- una súplica ética no sólo por nuestro
rales. La acción transformadora que el interés futuro, sino por derecho pro-
hombre ha realizado desde siempre pio. Si así fuera, esto exigiría una pro-

Para conocer más del OECC visite la página :


www.uninorte.edu.co/observaeduca

observaeduca@uninorte.edu.co-Km.5 Vía Puerto Colombia - Tel.: 57 5 3509509EXT: 4670 - Barranquilla, Colombia