You are on page 1of 3

Gerencia Tradicional vs Gerencia del Futuro

Actualmente los ejecutivos se enfrentan a un mundo más complejo, ambiguo y


de cambios extremadamente rápidos que desactualizan velozmente los
conocimientos, tecnologías y análisis anticipados.
Hoy en día , la mayoría de los gerentes modernos conocen los sistemas de
medición y su papel en el seguimiento , control y comunicación del
desempeño. Los anaqueles de las librerías están repletos de textos sobre
reingeniería , control de gestión, benchmarking, ISO 9000, calidad total:
entre otros muchos que pretende tener la clave del éxito empresarial.

Sin embargo, abundan los ejemplos de organizaciones que continúan


utilizando los tradicionales indicadores financieros; los cuales, aparte de
evidenciar resultados de acciones pasadas muestran una visión de corto plazo
que impide la proyección a futuro, exigida por un entorno en constante
cambio.

¿Cual es, entonces, la escogencia correcta, entre indicadores financieros e


indicadores operacionales?. Ninguno de los dos. La respuesta está en el uso
de una metodología gerencial que combina lo mejor de ambos mecanismos,
en torno al ámbito estratégico.

Aquí es precisamente donde entra en escena el Balanced Scorecard (BSC),


una herramienta diseñada por David P. Norton y Robert S. Kaplan - cuya
particularidad reside en que transformar la estrategia de la empresa, en
objetivos específicos cuantificables.

"Una vez que uno convierte algo etéreo como la estrategia, en algo tangible
como los objetivos estratégicos, es entendible. Y si es entendible, es medible,
cuantificable y seguible".
La gerencia no debe entenderse como un mecanismo de análisis de
situaciones, sólo con el fin de facilitar la escogencia entre diversas
alternativas. Por el contrario se trata de un proceso que se inicia con la
determinación del propósito básico de la organización, y se extiende a través
de un complejo proceso de planes. Procedimientos y programas, concebidos
en forma integrada, y orientados al logro de los objetivos de la organización.

La gerencia es la función de un equipo debidamente estructurado para actuar


con sentido de proyección hacia el futuro, donde el gerente cumple el papel
de estratega de la organización.

Se ha dicho que todo equipo gerencial tiene dos tipos de responsabilidades


muy concretas: el primero que comprende el funcionamiento de los negocios
actuales, que se cumplen mediante procesos de toma de decisiones referidas a
las actividades coordinadas en forma cotidiana; y el segundo referido a la
proyección futura de la organización, para hacer frente al cambio con
perspectiva de éxito, dadas las demandas determinantes impuestas por el
mundo moderno de los negocios.

Es indudable que las organizaciones más exitosas de los

próximos años, serán aquellas que mejor aprovechen sus recursos para
explotar áreas de oportunidades, en un ambiente cada vez más exigente y
cambiante, y que más intensivamente desarrollen sus cuadros gerenciales,
para que actúen con sentido de estrategas de la organización. Por eso, las
organizaciones de nuestros días tienen que utilizar su capacidad de liderazgo
para desarrollar la gerencia tanto como los otros recursos operacionales con
que cuentan.

El gerente moderno no sólo debe ser una persona organizacionalmente culta,


sino que además debe ser flexible, y debe estar preparado para actuar en un
ambiente de complejidad reciente, en el que además de diagnosticar
situaciones con acierto, sea capaz de gerenciar estratégicamente,
implementando procesos de toma de decisiones cada vez más exigentes.