Sie sind auf Seite 1von 2

LOS PELIGROS DEL 15 M

Una mirada crítica sobre un movimiento revolucionario.

A una semana vista del inicio de la llamada spanish revolution y con la gente todavía llenando las
plazas de muchas de las capitales españolas , considero que es momento de abrir un espacio para la
reflexión que evidencie los peligros a los que un movimiento tan joven (por su reciente nacimiento,
no por la edad de sus miembros) se enfrenta.

1º ¿Que es lo que pedimos? Para responder a esta pregunta son muchas las comisiones de trabajo y
las asambleas que todos los días se forman en la Puerta del Sol y en las plazas adyacentes. De estas
asambleas de libre participación, emanan las propuestas que han de verse reflejadas como pliego de
condiciones para que este país y su democracia funcionen como debieran. Uno de los primeros
frutos de estas comisiones de trabajo ha sido El Manifiesto de la Acampada Sol, que, siendo
sinceros, ha recogido más críticas que parabienes en el sitio tomalaplaza.net. El porque de esta tibia
acogida es simple y converge como uno de los primeros peligros para este movimiento: presentar
un decalogo de peticiones sin profundizar en como realizar las mismas puede dar la misma mala
imagen que se ha pretendido evitar desde un principio por parte de la Acampada Sol. Cabe recordar
en este momento los tres puntos sobre los que se cimentó el movimiento, a saber:

− Reforma de la Ley Electoral.


− Verdadera separación de poderes.
− Regeneración política.

Estos tres puntos además de ser accesibles para todo ciudadano, recogen y sintetizan de forma
inmejorable, nuestro hartazgo frente a sus clases políticas a la vez que manda a estas un mensaje
claro: “os vigilamos”. Por otro lado y sin que sirva de menoscabo para los conocimientos de nadie,
ciertas materías por no decir todas las que se han llevado a la reflexión de forma pública, abierta y
libre, necesitan de unos conocimientos que no todos tenemos. Cuando se pretende hablar de sanidad
siempre preferimos que un profesional del sector sea quien lance las propuestas. Es por este mismo
motivo que materias como Economía y Educación por citar dos que siempre están en la cabeza de
todos, deben requerir a su vez de personas de probada capacidad que traduzcan los deseos
ciudadanos en propuestas viables.

2º El peligro de la Utopia.

Al hilo de la viabilidad de las propuestas hay que resaltar que lo sencillo para cualquier movimiento
es realizar peticiones, siendo la piedra de toque el saber de que forma se va a realizar esa propuesta
y en que plazo se puede afrontar una reforma de cierta envergadura. El gasto militar que sin duda
alguna es uno de los más superfluos e innecesarios de una sociedad civilizada, podría suponer si
planteamos prescindir de ese gasto de forma inmediata, una masa de personas a la que se le
obligaría a cambiar de profesión o peor aun, se le llevaría a las filas del paro por un bien superior en
el que no hemos contado con su opinión. Este ejemplo debería servir como muestra de que
cualquier cambio de profundo calado debe hacerse de forma escalonada y dando respuesta a los
efectos colaterales que cualquier decisión puede acarrear de tal forma que se minimicen sus
consecuencias perniciosas.

En este sentido hace poco tuve conocimiento de una organización en Seatle que solo afronta causas
de las que tengan altas posibilidades de salir victoriosos. Este modelo de funcionamiento les ha
permitido enfrentarse a cada vez mayores retos a la par que ha visto como sus filas se han ido
engrosando a pasos agigantados de tal forma que sus apariciones en medios de comunicación son
cada vez mayores y alcanzan cada vez a más gente . Puede parecer una maniobra de conformismo,
pero tambien puede ser visto como una estrategia inmejorable de optimización de fuerzas, porque
hay que recordar que en este momento, el Movimiento 15 M y gracias a la vocación apolítica que le
ha caracterziado desde el principio, solo se representa a si mismo, lo que a su vez se traduce en el
peligro de que sus propuestas carentes de quien las transmita a quienes pueden realizar los cambios
exigidos, se queden solo como una anecdota que debatir en las calles.

3º Hasta cuando.

Mayo del 68 se alargó durante dos meses hasta que De Gaulle convoco las elecciones. Es más que
probable que las similitudes entre ese Mayo del 68 y este 15 de Mayo estriben solo en el mes de
inicio de las protestas, pero al igual que aquellos, se debería establecer un fin para la concentración
en las plazas. Es cierto que ningún gobierno aguantaría dos meses de protesta continuada pero hay
que recordar que, dentro de la multitud de objetivos que se barajan, no está el de provocar un
derrocamiento del ejecutivo y convocatoria de elecciones. Si así se planteara seriamente, cabría
recordar el peligro antes expuesto de no tener una bateria de propuestas con un planteamiento de
ejecución lo suficientemente profundo. Así mismo y ante la hipotética pretensión de convocar
comicios, deberíamos echar de nuevo la vista sobre nuestros vecinos franceses y recordar que las
elecciones que siguieron a las protestas estudiantiles y obreras, salió victorioso el propio De Gaulle.

Se hace pues indispensable establecer cual ha de ser el logro que desaloje las plazas, en la creencia
de que mantenerse en las mismas tendrá validez en tanto en cuanto los ciudadanos sigan dando su
apoyo de la forma que lo están haciendo.

4º Renovarse o morir.

No creamos que el desalojar las plazas significara una derrota para el Movimiento. El germen está
sembrado y el símbolo creado, pero no se puede vivir de las rentas eternamente y ahora hay que
traducir toda la fuerza y energía que se ha concentrado en acciones encaminadas a todo lo expuesto
anteriormente, mediante la creación de Asambleas Ciudadanas, Comisiones de Trabajo, protestas y
demás formas de expresión que pongan en evidencia las carencias del sistema y a la vez ofrezcan al
ciudadanos medio una solución a sus problemas.

Conclusiones finales.

Siempre que algo no funciona, el ser humano tiene tendencia a mirar al exterior no sin cierta envidia
y si bien es cierto que la ley electoral y la Consitución que nos amparan no son la más perfectas de
todas las existentes, tampoco deja de ser cierto que muchas de aquellas en las que posamos nuestros
ojos tienen sus carencias. Un sistema de representación proporcional en un solo distrito electoral,
puede traer a nuestro Congreso una situación como la de Israel, donde nunca un gobierno termina
una legislatura y donde el mismo se ve secuestrado por depender de los apoyos de partidos
presentes en la Knéset. Por otro lado la Ley D'Hont favorece al bipartidismo, pero hemos de
recordar que son en primera y última instancia los ciudadanos quienes con su voto deciden por ese
sistema bipartidista. Por último y en referencia a la Constitución, la carta magna de nuestros
derechos es tan amplia y tan abstracta que lo que ha terminado por desvelarla como inutil, no ha
sido la propia Constitución en si, si no las Leyes Orgánicas que han delimitado y acotado sus
funciones. Podríamos extrapolar estos dos ejemplos hacia todos los cambios de calado que se
debaten en las calles pero creo que los expuestos bastan para hacer ver que tal vez deberíamos dejar
de buscar cambios a las herramientas democráticas que tenemos ahora y utilizar las actuales con la
corrección y responsabilidad que como ciudadanos siempre hemos tenido y no olvidar que el
principal deseo de todos es que politicos y gobernantes cumplan su trabajo de velar por los intereses
del pueblo.