Sie sind auf Seite 1von 3

SINDLAB

Serie Normas

ECUADOR:
CONSTITUCIÓN POLÍTICA
DEL ECUADOR
Aprobada por referéndum
nacional en septiembre 2008

CONTENIDOS SOBRE
TRABAJO AUTONOMO

Antecedentes constitucionales del trabajo autónomo


Por Dr. Joaquín Viteri LL, asesor laboral ecuatoriano

En el Ecuador la mayoría de la población económicamente activa se


encuentra en el sector discriminatoriamente identificado como “de la
economía informal”, para quienes no ha existido ninguna regulación legal,
reglamentaria, o de ordenanza municipal, que norme su trabajo o garantice su
participación en el mercado laboral, todo lo contrario, no obstante ser uno de
los sectores mas importantes en la permanente reactivación de la economía
nacional, jamás fueron protegidos por la legislación nacional, y por lo contrario
han sido perseguidos y estigmatizados calificando de irregular su actividad
laboral.

Esta injusta marginación y discriminación a la que se han visto sumidos y


postergados los trabajadores autónomos, sin reparar que es a este sector
donde acuden los trabajadores y trabajadoras desempleadas, los
profesionales que no logran ubicarse en algún empleo formal conforme a su
especialización, se ha visto agravada por la expedición de ordenanzas
municipales que prohibían el trabajo autónomo en los sectores públicos de
concentración humana, sancionándoles de ser encontrados en su actividad
autónoma con el decomiso de sus productos, materiales y herramientas con
las que laboraban de manera honrada en las calles de la Ciudad.

Este problema social y humano que afectaba de manera gravitante a quien


ejercía el trabajo autónomo fue asumido de manera justa en la vigente
Constitución expedida en el Registro Oficial del 20 de octubre del 2008, al
reconocer de manera categórica todas las modalidades de trabajo, en las
cuales se incluye las de la trabajadora o del trabajador autónomo que labora
por cuenta propia. La norma constitucional de manera particular protege y
garantiza al trabajador ambulante que presta sus servicios en los espacios
públicos, el mismo que otrora tiempo reitero era victima de las persecuciones
y confiscaciones por la policía nacional o metropolitana, de sus productos y
herramientas lo cual motivaba que esta actividad se la ejercía de manera
clandestina o en guardia de que aparezca la policía y deban huir de su
control, so pena de perder su único patrimonio que se constituía en la
mercadería o herramientas con la que laboraba para su sustento diario y el de
su familia.

Ante era realidad lacerante, la Constitución de manera expresa prohíbe toda


forma de confiscación de los productos, materiales y herramientas del
trabajador (a) autónomo, y por lo contrario imponiéndole al Estado la
obligación de estimular todas las iniciativas del trabajo autónomo impulsando
su formación y capacitación para que dicha actividad constituya un elemento
fortalecedor de la reactivación de la economía nacional. De otra parte es
importante destacar que en esta misma Constitución, se garantiza el derecho
del trabajador autónomo identificado en esta sección como “independiente”, a
ser protegido por la seguridad social, todo lo cual contribuye a una protección
integral de la trabajadora y del trabajador autónomo por parte del Estado
faltando solamente la expedición de la Ley de Defensa del Trabajador
Autónomo con lo cual la incorporación de esta fundamental actividad a la
constitucionalidad y legalidad del ordenamiento jurídico permitirá un
fortalecimiento de la ecoonoma nacional y local del Ecuador.

TEXTO CONSTITUCIONAL

Sección tercera
Formas de trabajo y su retribución

Art. 325.

El Estado garantizará el derecho al trabajo. Se reconocen todas las


modalidades de trabajo, en relación de dependencia o autónomas, con
inclusión de labores de autosustento y cuidado humano; y como actores
sociales productivos, a todas las trabajadoras y trabajadores.

Art. 329.

Se reconocerá y protegerá el trabajo autónomo y por cuenta propia realizado


en espacios públicos, permitidos por la ley y otras regulaciones. Se prohíbe
toda forma de confiscación de sus productos, materiales o herramientas de
trabajo.
El Estado impulsará la formación y capacitación para mejorar el acceso y
calidad del empleo y las iniciativas de trabajo autónomo.

Art. 331.

El Estado garantizará a las mujeres igualdad en el acceso al empleo, a la


formación y promoción laboral y profesional, a la remuneración equitativa, y a
la iniciativa de trabajo autónomo. Se adoptarán todas las medidas
necesarias para eliminar las desigualdades.

Art. 333.

Se reconoce como labor productiva el trabajo no remunerado de autosustento


y cuidado humano que se realiza en los hogares.

El Estado promoverá un régimen laboral que funcione en armonía con las


necesidades del cuidado humano, que facilite servicios, infraestructura y
horarios de trabajo adecuados; de manera especial, proveerá servicios de
cuidado infantil, de atención a las personas con discapacidad y otros
necesarios para que las personas trabajadoras puedan desempeñar sus
actividades laborales; e impulsará la corresponsabilidad y reciprocidad de
hombres y mujeres en el trabajo doméstico y en las obligaciones familiares.
La protección de la seguridad social se extenderá de manera progresiva a las
personas que tengan a su cargo el trabajo familiar no remunerado en el hogar,
conforme a las condiciones generales del sistema y la ley.