Sie sind auf Seite 1von 3

CONSTANZA CARRERA SIERRA

473358
ARQUEOLOGÍA SOCILA LATINOAMERICANA

MARX EN SU (TERCER) MUNDO

Muchas ideas han llegado del exterior y han pretendido arraigarse como
algo natural el espacio de este continente sin tener en cuenta las grandes
diferencias que existen entre las personas, sus pensamientos, problemas y
acciones. Por ejemplo, la teoría marxiana con su trayectoria de 200 años
debería ser entendida y aplicada pero desde una “Traducción” creadora. La
historia de la historia, como elementos de crítica de la teoría y desafío a los
investigadores y a los científicos que las apliquen y desarrollen.

Sin embargo están teorías deben ser comprendidas como el resultado de un


contexto social, responden a interese particulares y su aplicación puede
caer en la colonización del conocimiento, pues reduce las posturas y se
dogmatizan los planteamientos. En el caso del marxismo puede ser
entendido como una teoría lineal y con un sólo eje de revolución, el
proletariado, per que además incluye la acción práctica o filosofía de la
praxis. Estas teorías, entendidas como pensamiento – conocimiento,
resultan en n discurso lineal o transformado, que sigue un camino recto o
que se pregunta porque se transforma, elementos que pueden percibirse en
la teoría marxiana, una semántica transformada del eurocentrismo al
estudio de la periferia, de lo lineal a lo pluricéntrico, diferentes conceptos
como desarrollo, civilización occidental y barbarie, y progreso, serán
abordados por Marx con una pasión diferente a lo largo de su obra.

MARX JOVEN MARX VIEJO


FILOSOFÌA - Adopción del método dialéctico - Complejización del concepto de
- Totalidad y acción progreso
- Crítica a la filosofía de la - Rechazo al carácter de sistemático del
historia marxismo
- Crítica al materialismo - Abandono a la noción Hegeliana de
objetivista, predeterminista y “Pueblos sin historia”
pasivo
- Unidad Sujeto – Objeto
HISTORIOGRAFÌ - Eurocentrismo - Modificación del esquema teórico de
A – desarrollo y evolución de las
ANTROPOLOGÍA sociedades
- Complejización de la noción de
desarrollo histórico
- Reubicación dicotomía “civilización -
barbarie”
- Interés económico y etnológico en lo
rural y la sociedad dominada
“primitiva”
- Reflexión y seguimiento a la teoría de
la evolución en las ciencias biológicas y
sociales
POLÌTICA - Problema de lo nacional – colonial
- Campesinos como subjetividad
revolucionaria
- Estudio de potencialidades (Rusia y
colonias britànicas) efectos futuros
- I Internacional que produce un
abandono al incipiente eurocentrismo
juvenil

Esta nueva racionalidad si prevalece en la teoría para poder dar cuenta del
mundo periférico, colonial, nacional y dependiente. Durante las décadas del
60 y del 70 del siglo XIX, Marx tuvo un marcado interés por los problemas
específicos originados en la relación del capital europeo occidental con los
pueblos y países de la periferia colonial o dependiente, del cual hace parte
el Tercer mundo, así como los casos de Rusia e Irlanda, en los que Marx vio
la viabilidad y posibilidad histórica de transformaciones y desarrollos no
subordinados al capitalismo europeo – moderno – occidental-metropolitano;
se presenta entonces otra mirada, más allá de los modelos analíticas
“típicos” y referentes empíricos, nuevos focos de análisis y cambio.

Marx reconfigura su teoría de la historia, podría decirse que sin adelantarse


a su tiempo, logró vislumbrar las perspectivas futuras. Se volcó en buscar su
sujeto revolucionario, crítico y transformador del capitalismo. Descubrió las
luchas sociales, describió el desarrollo histórico de la periferia e interpretó al
capital imperial no sólo como cruel e inmoral sino como pernicioso para el
desarrollo de económico y social interno del país sometido. Realizó una
etnología empírica, revolucionaria y evolucionista en donde logra la
articulación de la filosofía, el desarrollo teórico y científico y la militancia
política. Para Marx, la historia no es un sujeto aislado y debe ser lo más
amplia posible sin distinciones de centro y periferia, los cambios que se
generen en una de las parte afectará la otra. Y aunque con su compañero
Engels, compartieron muchas cosas, ambos tenía formas de ver la realidad
distinta ambos aportaron elementos críticos y revolucionarios para la
investigación social y filosófica contemporánea y para la práctica política,
aunque la Complejización de cada uno de los pensamiento generaran una
ruptura teórica.

Finalmente hay que tener en cuenta que ningún pensamiento, discurso o


teoría está concluido, no es un dogma ni una ley, son elementos para la
reflexión y la transformación. Hay que crear y aplicar el marxismo desde y
para nosotros, pues no es una idea neutral, fría e imparcial, no es una teoría
más, en tanto evalúa muchos elementos de esa periferia de la cual hacemos
parte. No podemos repetir los trabajos del pasado, en donde se reflexionaba
en América Latina pero no para América Latina. El marxismo así como
cualquier teoría no es un sistema cerrado de conocimiento, es el inicio del
cambio y la transformación desde y para el pueblo.
CONSTANZA CARRERA SIERRA

473358