Sie sind auf Seite 1von 6

LA DIETA EN EL PACIENTE RENAL

Dieta, en griego, significa “manera de vivir”, y así se podría titular este trabajo. Y es que la
comida juega un papel muy importante en la vida de toda persona. No solo es fuente de energía, sino
que es parte responsable de nuestro bienestar, a la vez que centro y encuentro con la familia y los
amigos.
En condiciones normales el aparato digestivo selecciona de los alimentos aquellos nutrientes
que necesita, eliminando lo que no se puede aprovechar y los productos de desecho del metabolismo
celular. Los riñones son responsables de filtrar, depurar y equilibrar la sangre. En la insuficiencia renal
avanzada esta capacidad está anulada y los productos nitrogenados (junto a fosfatos, sulfatos y ácidos
orgánicos) se acumulan en proporción a la pérdida de masa nefrológica, por lo que el manejo nutricional
y de la dieta se considera crucial en el tratamiento de la insuficiencia renal (IRC).

I. OBJETIVOS:
A.- Objetivos de la dieta en prediálisis
1.- Retrasar la progresión de la insuficiencia renal.
2.- Evitar la toxicidad urémica.
3.- Mantener nutrido al paciente.
B.- Objetivo de la dieta en diálisis
1.- Mantener nutrido al paciente.
2.- Cuidar la ganancia de peso interdiálisis.

II. ¿ CÓMO LLEVARLOS A CABO ?

1.- Sodio y Agua.


La ingesta líquida variará según la diuresis residual del sujeto. Para un indivÍduo normal se estima
que requiere 1.500-2.500 ml/día (aproximadamente 1ml por cada Kcal), variando según la actividad física
y la superficie corporal…Durante la etapa prediálisis, normalmente la diuresis se conserva, o es incluso
superior a la normal (entre 1,5-3,5 l /día) por lo que no tienen limitaciones. La restricción salina suele
bastar para frenar la sed y mantener el equilibrio del agua. La medición de la diuresis nos orienta sobre
los requerimientos hídricos de estos pacientes, que deben ser el volumen de diuresis, más 500-1000 ml
aproximadamente.
Por regla general a los enfermos hipertensos y con IR (cuando la filtración glomerular es inferior a
10ml / min.) es necesaria la dieta hiposódica.
Sin embargo, existen nefropatías perdedoras de sal que conducen a un balance hidrosalino
negativo. Medir la excreción de sodio urémico en 24 horas es enormemente útil para valorarlo.
Por tanto los aportes de agua y potasio deben ser individualizados.
Práctica orientativa de la administración:
Restricción moderada: 5 - 7 gramos de sal/día.
Restricción severa: 1,5 - 2 gramos/día. En paciente con HTA o con retención de
líquidos.

2.- Proteínas
Dado que la IRC conduce a la retención de productos nitrogenados, el principio de restricción
protéica ha prevalecido durante décadas en el manejo dietético de la uremia. Con la utilización de dietas
hipoprotéicas se han conseguido básicamente tres objetivos: prevenir la función renal, prevenir la
aparición de síntomas urémicos y mantener al mismo tiempo el estado nutricional del paciente. Sin
embargo, a pesar de la amplia información, la eficacia de la restricción protéica continúa siendo un tema
controvertido. Parece ser que depende en cierta medida de la etiología de la IRC.

¿Cúando iniciar la restricción protéica?


El momento de iniciar la restricción protéica es otro tema a debate. Si buscamos retrasar lo
posible la progresión de la IRC, debería iniciarse la restricción protéica desde las etapas tempranas de
la misma, corriéndose el riesgo de desnutrición. Si lo que se pretende es, sobretodo, prevenir la
aparición de síntomas urémicos, debería iniciarse dicha restricción cuando el BUN está por encima de
90/día que corresponde a un aclaramiento aproximado de 25 ml / min. Esta parece ser la postura más
prudente.

Como criterio orientativo esta puede ser la pauta:


Dieta hipocalórica: 0,6 - 0,8 mg/kg/día: de 100 gramos de carne, 100 gramos de pescado, 1
huevo y 20 cc. de leche. Dos diarias.

3.- Potasio
A.- El riñón es la principal vía de eliminación de potasio y su acumulación
puede provocar graves arritmias. En la etapa prediálisis no existen mayores dificultades para mantener
la homeostasis del potasio, aunque hay que actuar con cautela en paciente con hipoaldosteronismo
hiporreninémico, como en el caso de los diabéticos, o que reciben inhibidores de la enzima de
conversión de la angiotensina (IECA). Estos enfermos cursan con discreta hiperpotasemia, aunque la
expresión clínica es infrecuente.

B.- Criterio práctico orientativo:


Dieta con restricción en potasio: fruta, tomate, patatas…
4.- Fósforo
La retención de fósforo es una complicación frecuente de la IRC, que estimula la secreción de
PTH y favorece la aparición de calcificaciones extraesqueléticas. La ingesta de fósforo es proporcional a
la de proteínas, por lo que en la etapa prediálisis, la restricción protéica conlleva la reducción discreta de
la ingesta de fósforo. Sin embargo, ésta no suele ser suficiente cuando el filtrado glomerular es menor
de 15 ml/min, debiendo recurrirse a los ligantes intestinales del fósforo.
Criterio práctico orientativo:
Moderación en la ingesta de fósforo: restricción de proteínas, bollería, pasta, leche y derivados.

En resumen y de modo genérico podría explicarse así el tratamiento de un enfermo en diálisis.


DIETA SIN SAL, POBRE EN POTASIO ( 1 pieza de fruta al día, verduras hervidas dos veces,
patatas dejadas 12 horas en remojo, pocas legumbres, no frutos secos ni chocolate) y POBRE
EN LECHE Y DERIVADOS ( queso, yogur, natillas ).
Puede tomar al día 100-250 gramos de carne o pescado más un huevo. Procurar no acumular
más de 2 - 2,5 kgrs. de peso entre sesiones de diálisis

A modo de conclusión
Es evidente que la dietética renal juega un papel esencial en el tratamiento conservador y
satisfactorio de la IR.
Pero el seguimiento del régimen conlleva restricciones y limitaciones al paciente. El enfermero/ra
debe impartir los conocimientos y consejos de la dietética renal a los pacientes y ayudarles con apoyo
y afecto para que puedan cumplirla. Una información comprensible y en plan positivo para los pacientes
es el primer paso para un tratamiento satisfactorio.

BIBLIOGRAFÍA

”Nefrología Clínica”. Luis Hernández Avendaño. Edit. Panamericana.


”La alimentación en Diálisis”. Cristina Noriega Morán, Enfermera del Hospital de Cabueñes, Gijón.
”Guía Clínica de Nutrición para el Paciente Renal”. Laboratorios ABBOTT.
”Hemodiálisis, una ayuda profesional para personas con IRC”. Proporcionada por ALCER- Málaga.
Poster de Solau de Cabras. E-mail: solau@citelan.es
”Nutrición para pacientes con IR”. Marianne Vennegon. Publicación de EDTNA-ERCA.
Tabla 1
Necesidades clínicas de personas normales y enfermos con IRC

Normales I.R.C.
(1)
Proteínas ( g / Kg / d ) 0,8 0,4-0,6; ( 80% (VB)) ( 2 )
Calorías ( Kcal / Kg / d ) ( 1 ) 30 35
% Proteínas 10 -12 7-8
(3)
% HC 50 - 60 50 - 60
(4)
% Lípidos 30 - 40 30 - 40
(5)
P:S 1,0 : 1,0 1,5 : 1,0
Líquidos ( cc / día ) 1500 - 2500 Variable
(6) (7) (8)
Sodio 80 - 90 mEq (± 2 g 7 d ) 40 - 130 mEq ( 1 - 3 g / d )
Potasio (9)
1 mEq / Kg d, ( 2 - 2,7 g / d ) Restringir con Ccr < 10 ml / min
( 10 )
Calcio 0,8 - 1,2 g / d 1,4 - 1,6 g / d
( 11 )
Fósforo 8 - 17 mg / kg / d 4 - 12 mg / kg / d
Hierro > 10 mg / d ≥ 10 - 18 ( 12 )

( 1 ) Referido al peso ideal del sujeto para su edad, talla y sexo. Los requerimientos aumentan en
función de la actividad física que desarrolle el sujeto.
( 2 ) VB: proteínas de alto valor biológico.
( 3 ) Deben ser básicamente hidratos de carbono complejos.
( 4 ) Si predomina la hipertrigliceridemia, reducir los hidratos de carbono (HC) al 35-40% y
aumentar los lípidos al 50-55% para mantener el aporte calórico. Si prevalece la
hipercolesterolemia reducir los lípidos al 30% y aumentar los HC al 50-60%.
( 5 ) P:S proporción de ácidos grasos poliinsaturados : saturados.
( 6 ) 1 gr Na = 42,5 mEq = 42,5 mMol. 1 gr ClNa = 0,4 Na = 17 mEq Na = 17 mMol Na.
( 7 ) Estos son los requerimientos básicos , aunque en el sujeto sano con una dieta corriente,
suele oscilar entre 150 - 250 mEq / día.
( 8 ) Variable según la diuresis.
( 9 ) 1 mEq K = 39 mg, ó 1 g K = 25 mEq.
( 10 ) La dieta suele ser insuficiente, requiriendo suplementos orales.
( 11 ) Suelen requerir ligantes intestinales para reducir la absorción.
( 12 ) Suelen requerir suplementos orales.
Tabla de contenido de Sodio y Potasio de algunos alimentos más comunes

Contenido Sodio Potasio Contenido Sodio Potasio


en 100 gr. ( mg ) ( mg ) en 100 gr. ( mg ) ( mg )

Frutas
Albaricoque seco 11 1.700 Piña fresca 0,3 210
Cereza fresca 2 260 Dátil seco 0,9 760
Fresa 2 145 Higo fresco 2 190
Limón 6 148 Manzana fresca 1 116
Melón 12 230 Naranja 0,3 170
Plátano 1 420 Uva fresca 2 254
Aguacate 3 340 Piña en almíbar 1 120
Ciruela fresca 0,6 170 Frambuesa fresca 3 190
Grosella 2 261 Higo seco 34 780
Mandarina 2,2 110 Melocotón fresco 0,5 160
Pera 3 129 Sandía 0,3 121
Uva seca 31 708 Aceitunas 2.400 55

Hortalizas
Alcachofas 43 430 Col 15 294
Coliflor 16 400 Espárrago en lata 410 130
Guisante fresco 0,9 380 Judía verde 1,2 300
Lechuga 12 140 Patata cruda 0,8 410
Puerro 40 260 Remolacha 11 350
Tomate en lata 18 130 Cebolla 1 130
Col de Bruselas 12 400 Espárrago fresco 2 240
Espinaca 42 489 Guisante en lata 270 96
Judía blanca seca 1 1201 Lenteja seca 3 1.200
Pimiento verde 0,5 186 Rabanillo 8 229
Tomate fresco 4 268 Zanahoria fresca 48 311

Cereales
Harina de trigo 1 130 Pan blanco 370 109
Pastas 12 174 Harina de maiz 2 120
Pan tostado 250 150 Tapioca 4 20
Azúcar y dulces
Azúcar refinado 0,3 0,5 Miel de abejas 5 10
Chocolate dulce 86 420

Grasas y aceites
Aceite de oliva 0 0 Mantequilla 10 14

Lácteos y Huevos
Huevo crudo 130 100 Leche descremad. 130 140
Queso Camembert 340 90 Leche vaca fresca 58 138
Leche condensada 140 340 Requesón 30 180

Carnes
Cerdo 69 280 Cerdo ( jamón ) 2.400 610
Cerdo ( hígado ) 77 350 Conejo 40 390
Ternera 84 301 Vaca 70 338

Aves
Pavo 66 367

Pescado y Marisco
Sardinas en lata 760 260 Langosta fresca 210 180
Ostras 471 204 Trucha 80 334
Mero 56 340 Salmón crudo 45 396

Setas
Champiñón 9 467 Robellón 6 580

Nueces
Almendra 3 690 Cacahuete 2 740
Avellana 19 618 Castaña fresca 7 410
Nuez 4 450

Diversos
Cacao en polvo 60 900 Coca-Cola 1 52
Cerveza 8 46 Vino medio 7 104