You are on page 1of 1

Gargantua y Pantagruel

Gargantua y Pantagruel pertenece al mismo mundo medieval del Arcipreste, aunque no es probable que Rabelais conociera el Libro de Buen Amor. Tienen un semejante aire burln de Don Meln, Trotacoventos o Don Carnal. La trasformacin de la gran novela de Rabelais en una versin escnica est en el lmite del proceso de adaptacin o recreacin del Teatro que Hita representa. Hay, sin duda, una simplificacin de los innumerables elementos crticos de la obra del autor francs. Pero el teatro no solo es dialctica sino espectculo, y las figuras esperpnticas de Gargantua y Pantagruel, de la apoteosis del gran Botelln forman parte de un teatro total que desde siempre mantiene el escenario de Hita. Rabelais y Juan Ruiz coinciden tambin en la ausencia segura de datos seguros sobre su biografa. Todo lo que sabemos del autor francs es dudoso. Fue mdico, franciscano, benedictino, pero ni la fecha en la que naci es segura ni sabemos el porqu de sus cambios, de sus largos silencios ni de sus relaciones amorosas. Hay tambin diferencia entre ellos dos en otros aspectos. Probablemente Rabelais era un buen bebedor, no as el Arcipreste. La mujer apenas existe en la obra del autor francs y es protagonista principal de Juan Ruiz. La largusima obra sobre Gargantua y Pantagruel (Cuatro tomos escritos en periodos muy alejados entre si) no busca una intriga novelesca. Ms bien parece que sus personajes se conforman con hablar ingeniosamente y gozar del espectculo de una humanidad disparatada. Rabelais es, como Juan Ruiz, un autntico humanista. Algo ms de un siglo y medio les separa pero sin duda el lector que disfrute y comprenda el Libro de Buen Amor tambin lo har con el libro de Gargantua y Pantagruel. Entre la pasada versin estrenada en el ao 1.972 y la actual hay una esencial diferencia: En aquellos aos todava la apologa bquica de la bebida no pasaba de ser anecdtica. Hoy no sera posible la apoteosis del Botelln como podra pensarse del antiguo texto. No estamos ante la misma circunstancia y lo que destacamos en el libro del autor francs es una especie de profeca de lo que actualmente supone el dolo juvenil del gran Botelln. El desenlace es radicalmente diferente hoy que ayer.