Sie sind auf Seite 1von 3

CONCEPTOS BÁSICOS DE ECONOMÍA Y MERCADOTECNIA

CONCEPTO Y FUNCIÓN DE LA ECONOMÍA

Las personas tienen una serie de necesidades de orden material, como son: el alojamiento, el vestido, la

alimentación, el ocio que satisfacen con bienes y servicios escasos, al encontrarse en menor cantidad que

la deseada; éstos son llamados bienes económicos.

Por otra parte las personas necesitan también necesidades físicas como el aire, el calor, la luz del sol que en principio son ilimitadas; éstos son los bienes libres.

Se define la Ciencia Económica como aquella que estudia la administración de los recursos escasos susceptibles de usos alternativos, necesarios para satisfacer las necesidades humanas.

Las cuestiones básicas de cualquier sistema económico son:

a) ¿Qué hay que producir?

b) ¿Para quién hay que producir?

c) ¿Cómo hay que producir?

LOS SISTEMAS ECONOMICOS

Las respuestas a estas preguntas son distintas según el modelo económico que predomine en cada sociedad. Entendemos por Sistema Económico la forma de realizar las relaciones entre los distintos elementos que componen la realidad económica de un país, así como la existencia y características de dichos elementos (sector público, instituciones, empresas, familias ).

En Economía se distinguen tres modelos económicos:

- El Capitalista o de Economía de mercado.

- El del Socialismo real (antiguos países comunistas).

- El tradicional, propio de sociedades atrasadas.

Estas formas de organización económica no se dan en versión pura, sino que en cada país predomina una u otra con signos de las demás.

SISTEMA DE SOCIALISMO REAL

Actualmente este sistema es residual, tras demostrarse su inviabilidad en los países del Este Europeo, y en aquellos lugares en que todavía predomina, sufre fuertes presiones internas y externas para su supresión o

modificación. Este sistema responde a las dos primeras cuestiones básicas definidas antes como a y b , a través de un plan económico central en la que se programa la cantidad de producción de las diferentes empresas y sectores económicos, los precios asignados a los productos La propiedad de los medios de producción es del Estado, no admitiéndose las empresas privadas. En teoría, el fin de la producción es obtener la máxima renta nacional, para satisfacer el mayor número de necesidades individuales y sociales de los trabajadores. En realidad este sistema se ha mostrado muy ineficiente, los problemas en la planificación han sido constantes; por ejemplo, se podía suspender la fabricación de tractores por no haber neumáticos, y

la corrupción y escasez que generó este sistema fueron importantes, a pesar de las buenas intenciones por

conseguir un mundo más justo; estas circunstancias provocaron su hundimiento en todo el Este de Europa.

EL SISTEMA TRADICIONAL

La organización de la economía según modelos de producción y distribución tradicionales se da en mayor

o menor medida, tanto en países capitalistas como socialistas. Este sistema tradicional es propio de

sociedades atrasadas, en que se producen los bienes de siempre, como los medios y técnicas tradicionales,

dirigiendo la producción hacia el consumidor a través de las vías que se han utilizado toda la vida.

1

El defecto de este método es que no se optimizan los recursos, ni se corrigen las deficiencias, ni existe competencia, es decir, que en este sistema se anteponen las costumbres, sean operativas o no, a la racionalización y a la eficacia, lo que conlleva elevados índices de pobreza. Superar esto requiere, en primer lugar, cambiar las mentalidades y contar con el adecuado capital humano capaz de transformar las cosas, para lo cual hay que hacer un gran esfuerzo en educación; en segundo lugar es preciso que se produzcan las inversiones necesarias que permitan introducir maquinaria, tecnología y forma de producción modernas y adecuadas a las circunstancias. Los países atrasados suelen enfrentarse con grandes dificultades a la hora de conseguir los recursos necesarios para cambiar la situación de su economía tradicional.

SISTEMA CAPITALISTA O DE ECONOMIA DE MERCADO

Este sistema es el más usado en los distintos países del mundo, a pesar de las numerosas críticas que se le pueden hacer, como por ejemplo la de ser un sistema insolidario con los más desfavorecidos, se ha revelado como el que permite alcanzar mayores niveles de vida y progreso.

Este sistema basa su funcionamiento en los pilares esenciales:

- El criterio de eficacia, basado en obtener el máximo resultado con el mínimo esfuerzo.

- El mercado, que sirve como instrumento de regulación automática de las fuerzas, con intereses contrapuestos, que confluyen en el mismo.

Se debe producir lo que los consumidores están dispuestos a comprar y el producto será para quienes estén dispuestos a pagar los precios que fije el mercado. En lo que respecta a la pregunta: ¿Cómo hay que producir?, su contestación es: conforme al criterio de la máxima eficiencia o eficacia; esto no significa emplear siempre la tecnología más cara o sofisticada, sino la que mejor se adapte a cada circunstancia.

A la vez el mercado no es siempre el instrumento adecuado para distribuir determinados productos y servicios, entonces el Estado interviene para corregir los impulsos automáticos de aquél, o de forma directa presta determinados servicios, bien en exclusiva o compartida con la iniciativa privada.

EL MERCADO: OFERTA Y DEMANDA

El mercado está integrado por el conjunto de oferentes y demandantes que intentan ponerse de acuerdo sobre la cantidad de un bien o servicio que quieren intercambiar y el precio al que desean hacer dicha transacción.

En el lenguaje cotidiano, entendemos por mercado el lugar físico donde se realizan las transacciones, pero en sentido técnico, el mercado es la relación entre las personas e instituciones que intervienen en el mismo.

Las fuerzas que determinan la actividad de un mercado, son la oferta y la demanda, y a estas personas se les llama oferentes o demandantes. El acuerdo entre éstos se realiza a un precio determinado, y a este precio se le llama equilibrio.

La demanda traduce los deseos de los consumidores en lo que respecta a un bien, es decir, cuando alguien quiere comprar algo lo solicita en el merado de ese producto. Generalmente cuando existe mucha demanda de un producto suben los precios, y éstos bajan cuando hay mucha oferta. No obstante no todo aumento en los precios hace descender la demanda en la misma proporción, y viceversa, ya que existen bienes y servicios de primera necesidad en la que la cantidad consumida es muy poco sensible a las variaciones de los precios; en estos casos nos encontramos con artículos de demanda rígida. Por el contrario, cuando una elevación de los precios de algo se traduce en un fuerte descenso en su consumo, y al contrario, para un descenso de los precios, estamos ante una demanda elástica.

2

CLASES DE MERCADO

- Mercado libre: un mercado es libre cuando los oferentes y los demandantes actúan de acuerdo con sus deseos, sin ser influenciados por terceros. Aquí el precio se fija con total libertad, solo condicionado por el volumen de oferta y demanda.

- Mercado intervenido: un mercado está regulado o intervenido cuando una fuerza ajena a los oferentes y demandantes influye en el mismo (normalmente los poderes públicos). Con frecuencia los gobiernos intervienen en los mercados para determinar unos precios máximos que protejan a los consumidores, o mínimos que protejan a los productores. También lo hacen por medio de impuestos que dificulten el consumo, por ejemplo, sobre el alcohol y tabaco, o mediante subvenciones que abarate el producto o servicio y faciliten su adquisición.

- Mercado perfecto: se considera así al mercado que ofrece productos homogéneos, por lo que no existen razones para fijar diferentes precios; hay pocos mercados perfectos, quizás uno de ellos sería el mercado en divisas extranjeras, por ejemplo, el franco cotiza siempre igual respecto a la peseta.

3