Sie sind auf Seite 1von 12

literatura inglesa

teorico 1. 08/08/06
prof. laura cerrato

el viernes vamos a hacer la inscripción a prácticos. les aclaro que como esta materia
es de promoción directa tiene, como exige el reglamento de la carrera, doble práctico: martes
y viernes en distintos horarios para tratar de cubrir todo el espectro. les pediría que el viernes
trajeran una ficha con sus datos y, según sus prioridades, dos horarios: la comisión a la que
querrían ir y, en segundo lugar, una alternativa por si la primera no es posible. cuando pongan
sus datos, agreguen si saben inglés; en ese caso, si hay suficiente cantidad de alumnos y
coinciden los horarios, podemos armar una comisión para ver los textos en inglés.
generalmente ponemos una antes del teórico y otra después. además, en la ficha que
presenten, pongan una dirección de mail que usen con frecuencia. a veces mandamos material
por mail o para avisar de alguna cosa.
nuestro programa para este cuatrimestre se relaciona con la figura del poeta y con la
imagen que proyecta a lo largo de los distintos períodos de la literatura inglesa; básicamente
cómo lo ve una época, cómo lo ven los demás, y cómo se ve a si mismo. para poder percibir
este aspecto, tan importante dentro de la historia de la literatura, es imprescindible conocer el
medio, el contexto, las ideas que primaron en cada periodo para penetrar un poco más en los
rasgos, las características de esta persona que es el poeta. entiendo por "poeta" una
proyección más amplia que, simplemente, el escritor de poesía lírica o épica; es decir, el
hacedor, el creador. también es interesante ver cuáles son las palabras que aparecen en cada
época como indicio de la mirada con que es visto por sus contemporáneos o por los escritores
que le suceden.
en principio tendríamos dos temas que hacen al eje del programa. uno tiene que ver
con las relaciones intertextuales, ya que todo escritor que escribe sobre algún poeta (vamos a
ver las distintas formas de escritura que se establecen) o sobre los temas y las obras que
escribió ese autor establece una relación intertextual. por otra parte, tanto más importante,
qué visión tiene el propio autor con respecto a su obra. esto se manifiesta a través de distintas
formas; algunas de ellas específicamente criticas, ensayísticas (o a través de una poética
donde alguien dice que busca tal cosa en su escritura o creo que la literatura es esto, algunos
son más absolutistas). otros se han referido, de manera más tangencial, a su propia actividad.
entonces, intertextualidades, elaboración de poéticas más o menos explícitas y articuladas.
estos poetas tendrán, más o menos explícitamente, una cosmovisióri, una concepción
del mundo, que, en muchos casos, tal vez refleja literalmente la cosmovisión de una época y
otras veces no; incluso puede disentir con ella. lo que no debemos olvidar es que la historia
(aquel corpus de textos que pretende explicitar y clarificar alguna época pasada) se basa,
fundamentalmente, en los testimonios aportados por estos creadores o por los que han escrito
sobre ellos. me refiero a la escritura, la plástica, la arquitectura: elementos que nos ayudan a
conocer ese pasado.
habiendo establecido en forma somera, por ahora, los ejes básicos alrededor de los
cales se va a mover este programa, tenemos un punto de partida que es el período isabelino.
vamos a tomar a shakespeare como el paradigma de este período (y del poeta y creador del
mundo renacentista) con dos obras: la tempestad, una obra última, y los sonetos que son de
un período intermedio. quiero hacer notar que esta calificación de shakespeare
como poeta paradigmático del renacimiento es algo que -tiene que ver con el juicio de la
posteridad. no fue así en vida de shakespeare, donde poetas más cultos, con más
estudios, con pretensiones de practicar una literatura de estirpe neoclásica, incluso llegaron a
despreciarlo. en este juicio valorativo vamos a tener en cuenta los comentarios, análisis,
estudios y opiniones que se emitieron después.
comenzaremos con un último shakespeare, el de la tempestad, lo cual implica un
recorte que puede ser objetable o discutible (yo soy la primera en planteármelo). más allá de
que hay que recortar, sino no acabaríamos con ningún programa, la razón por la que he
elegido la última obra teatral de shakespeare obedece a varias cuestiones. por un lado, es una
obra donde se refleja muy fielmente ese período renacentista que da cuenta de una nueva
posición del hombre en el cosmos. una posición lábil, inestable, si se quiere, donde el sistema
de jerarquías heredado de la edad media (llamado "la cadena del ser") lo ubica en una
posición ambigua, con pertenencia a los estadios inferiores (los animales, las plantas, las
piedras, lo que está por debajo del hombre según esta concepción) y a los estados superiores:
los seres celestes, los querubines, etc. esta cadena tiene que ver con la teoría platónica y los
dogmas medievales y en este momento el ser humano toma consciencia de esta contradictoria
pertenencia. esa "cadena del ser" que, durante la edad media, fue aceptada como un dogma y
sin discusiones, se convierte en materia opinable y con ello la peculiar posición del ser
humano. si esto es materia opinable, las posibilidades de divergencias, de sostener diferentes
puntos de vista, se vuelven mucho más amplias. no hay una verdad a la que todos se someten
sino que estas cosas son vistas con una relatividad mayor. en este periodo, todo tipo de
conocimiento parte de la necesidad de descubrir la verdad: la verdad no es algo revelado sino
algo que todo individuo debe descubrir.
si para la edad media, la cuestión del pecado original determinaba hasta qué punto la
criatura podía y debía, le estaba permitido, penetrar en los designios divinos y de la
naturaleza, una creación de la divinidad, para el hombre renacentista el saber, el indagar y el
buscar la verdad, se convierte en un desafío y casi en una obligación. el cielo y lodo lo
relacionado con la astronomía se convierte en uno de esos continentes por descubrir de la
misma manera que lo era el nuevo mundo. tenemos este paralelo que se establece entre la
búsqueda de nuevas tierras y la exploración de nuevas estrellas. estas exploraciones sitúan al
ser humano en una postura menos triunfalista, menos antropocéntrica, como lo era en el
pensamiento medieval, dado que el ser humano estaba creado a semejanza de dios. esto abre
un panorama de mayor riqueza para el conocimiento y, al mismo tiempo, un terreno donde la
duda y la aprehensión se vuelven muy importantes.
con esta relativización del lugar del ser humano en la escala de la totalidad, se
producen (son elementos muy vigentes en la época de shakespeare) las persecuciones a los
nuevos científicos (giordano bruno. galileo) porque atentan contra una cosmovisión
dogmática y absolutista y crean resquicios para la duda, el cuestiónamiento, produciendo
situaciones que, en el siglo xx, llamaríamos de angustia existencial. para esto quiero citarles a
pascal, es un poco posterior a shakespeare, que resume muy bien todo lo que ha sucedido en
los siglos-xvi y xvii. dice pascal en sus pensamientos: "cuando considero la breve duración de
mi vida, absorbida en la eternidad que la precede y la que la sigue, el pequeño espacio que
lleno, y cuando por lo demás me veo abismado en la infinita inmensidad de los espacios que
ignoro y que me ignoran, me aterro y me asombro de verme aquí antes que allá. ya que no
hay razón para que esté aquí antes que allá, por qué existe ahora más que entonces. ¿quién me
ha puesto aquí? ¿por orden de quién me han sido destinados este lugar y este tiempo? el
silencio eterno de los espacios infinitos me aterra. ¡cuántos reinos nos ignoran! ¿qué es el
hombre? no es más que una nada respecto al infinito, un todo respecto a la nada. un punto
medio entre la nada y el todo, infinitamente alejado de poder comprender los extremos. el fin
de las cosas y sus principios le están invenciblemente escondidos en un impenetrable secreto,
igualmente incapaz de ver la nada de que es sacado y el infinito por el que es engullido".
pascal plantea esta inestable situación del ser humano ante esos espacios infinitos que
lo aterran (a él, al matemático, al científico y al filósofo) y, por otro lado, esa posición que, en
realidad, hace equilibrio entre la nada de donde proviene y el infinito en el que es engullido.
comparemos esta visión de la realidad humana con la perspectiva religiosa que caracterizaba
a la edad media, donde el más allá de la vida, ese futuro que era infinito, era algo
infinitamente deseable porque implicaba una trascendencia, un premio, en todo caso,
para los virtuosos. aquí está visto como el infinito por el que uno es engullido. esto sucede en
el término de un siglo y medio o dos. anterior a pascal (una figura de gran influencia sobre
shakespeare al que le plagio fragmentos enteros para sus obras) está montaigne quien, de
manera más poética, dijo algo parecido en sus ensayos: "lo estrechamos todo, pero no
abrazamos más que viento".
esta posición relativista con respecto a las seguridades heredadas crea esta reciente,
digamos, situación de inestabilidad y de labilidad de los humanos, favorece la multiplicación
de los puntos de vista. esto permite confrontar ideas y realizar debates, pero aleja cada vez
más la idea de una verdad única. si no hay una verdad, ese alcanzar la verdad se convierte en
utopía.
en tercer lugar, habría que justificar la elección de shakespeare porque es el poeta
inglés que más intertextualidades ha concitado, provocando una serie siempre inconclusa de
apologías, críticas, diálogos con la mayor parte de los autores que le sucedieron. esto nos da
la medida de cómo una visión de poeta y su escritura pueden trascender las circunstancias
que constituyen su medio y permanecer vigentes siglos después. son casos excepcionales
pero esto es lo que hace que se conviertan en centros de un canon como diría harold bloom.
insisto: no fue el caso de shakespeare en vida. ganó dinero con el teatro pero no fue
considerado un gran literato por la gente que se suponía que sabía, tos intelectuales de la
época.
la crítica y especialmente los creadores, a través de las distintas épocas, han intentado
medirse con shakespeare. se han sentido, ante la "angustia de las influencias" para referirnos
nuevamente a bloom, en la nada cómoda posición de tener que determinar su identidad
literaria, digamos, ante la figura avasalladora de shakespeare. contemporáneos como el
dramaturgo ben jonson que escribe sobre shakespeare elogiosamente, pero también señalando
las cosas que se consideraban falencias en su escritura. o, por ejemplo, hay una famosa carta
de la duquesa de cavendish quien critica a los críticos de shakespeare con argumentos muy
exactos que denotan una sensibilidad diferente a la de los varones de su época. cavendish fue,
aparte, la primera escritora que se dedica a temas científicos en la historia de la literatura
inglesa. la de cavendish es la primera reacción, digamos, a favor de shakespeare y con
argumentos muy lúcidos que sólo siglos después fueron aceptados. Éstos serían dos de los
primeros casos de escritura sobre shakespeare.
hay otros testimonios muy interesantes, en el siglo xvii. como los de los milton, padre
e hijo, o los comentarios de carlyle que hace un comentario de shakespeare desde su teoría de
los héroes y que, cada vez más, imponen la lectura del maestro a partir de la propia teoría; es
decir, utilizar a shakespeare para avalar la propia poética. por supuesto, son muchos los que
han recurrido a shakespeare para fundamentar sus propias poéticas y esto es muy obvio, sobre
todo, con los poetas románticos (lo vamos a ver con coleridge y keats). podríamos mencionar,
para el siglo xx, una nueva modalidad intertextual con respecto a shakespeare que es la de la
apropiación y la escritura para rebatir sus ideas al crear una nueva obra. aquí hemos puesto, el
texto de auden the sea and the mirror (el mar y el espejo) que es una reescritura de la
tempestad para rebatir los presupuestos que, según auden, subyacen a esta obra. en el período
actual tenemos otro ejemplo que es una relectura de shakespeare desde la postmodernidad: un
texto de anthony burgess que se llama "la musa". en el medio, a fines del siglo xix, se
prefigura una tendencia que será de las más vigentes en el siglo xx en "el retrato de mistar w.
h." de oscar wilde que, podríamos decir, es el primer "ensayo ficción", escrito mucho antes de
los "ensayos ficción" propios de la postmodernidad. ahí wilde se aboca a dilucidar algunos de
los misterios o enigmas biográficos de la vida de shakespeare a partir de los sonetos.
esto aparece en la primera unidad. no hay que olvidarse de bernard shaw que, por
supuesto, se declara enemigo de shakespeare. cuestiona a este autor y lo parodia en varias
oportunidades; en una breve obra que se llama shak vs shaw y the dark lady of the sonnets (la
dama oscura de los sonetos), donde crea una interpretación ficcional sobre quién podía ser la
destínataria de algunos de los poemas de amor de shakespeare.
esto es lo que hace a la primera unidad que es bastante densa. la segunda unidad nos
presenta una imagen distinta del poeta romántico a partir del preromanticismo. tal vez los
prerománticos ingleses hayan sido los más románticos dentro de los períodos románticos;
además fueron los más marginales dentro del romanticismo. tendríamos que mencionar al
poeta thomas chatterton. uno de los "poetas malditos", que se suicida a los dieciocho años y
al poeta visionario william blake. Éstos presentan dos formas diferentes de marginalidad y
que están en la base de las propias creaciones. la poética de challerton. famoso por imitar
textos medievales haciéndolos pasar por auténticos, es una posición muy peculiar porque
resalta, de alguna manera, o autoriza su propia escritura con una superchería literaria referida
a un monje (el monje rowlcy), un invento suyo, con el que logra engañar, durante cierto
tiempo, a ilustres escritores y eruditos de la época. hace juego con toda la tendencia
anticuaría de este preromanticismo. es el período en que la literatura inglesa se aparta de las
cánones renacentistas y redescubre la edad media. chatterton sabía que con su juventud, su
falta de apoyo, su pobreza incluso, jamás hubiera logrado la atención del público si
presentaba los poemas como propios. se embarca en esta aventura de crear un personaje
ficticio utilizando con gran maestría el inglés medieval. no es perfecto pero en la época recién
se está reflotando toda esa tradición. en un momento es descubierto y no puede afrontar la
situación.
william blake, en cambio, es el poeta visionario por excelencia y nos presenta otra
versión del creador: blake decía que los poemas le eran dictados. tiene toda una concepción
mitológica donde crea dinastías de personajes, creando una especie de épica mística en su
última poesía. además fue un notable grabador y pintor y eso, de alguna manera, también
alimenta esa concepción del poeta como visionario, como aquél a quien le es dado ver más
allá, ver cosas que el común de los mortales no ve. de alguna manera prolonga las
características de cierta poesía medieval inglesa, la poesía de las visiones. tanto chatterton
como blake, de manera muy diferente, están trayendo de nuevo a la atención pública la
herencia medieval que había sido negada en nombre de la armonía y los cánones de la
estética clásica. chatterton también, no en la medida de shakespeare obviamente, concita el
interés de muchos escritores, no sólo ingleses, provocando versiones de su obra. hay una del
poeta romántico francés alfred de vigny y nosotros hemos tomado la del novelista inglés
postmoderno peter ackroyd que tiene una novela llamada chatterton que vamos a leer.
la unidad tres nos presenta la posición del poeta desde la perspectiva femenina.
cuestión muy compleja que se irá desplegando y desarrollando a través del tiempo y de las
generaciones, ya que la mujer siempre ha estado en una posición de desventaja con respecto a
su definición como persona que escribe, que hace (ésta es la definición de "poiesis"), porque
tradicionalmente la mujer tenía el lugar de la musa, siendo el poeta, invariablemente, un
hombre. desde la edad media hubo mujeres que escribieron y pretendieron pasar a ese otro
lugar del creador, dejando de ser la receptora pasiva de la creación. esto, en general, terminó
bastante mal; algunas fueron acusadas por brujería o herejía y terminaron en la hoguera. de
alguna manera (y en forma muy injusta) estaría silenciando todo lo que pasa antes del siglo
xix, por razones de espacio, pero aclaro que existieron pioneras en este sentido. tuvieron que
llevar su arte delante de manera muy incómoda porque estas mujeres no tenían modelos que
imitar o maestros contra los cuales rebelarse. es la misma cosa y hace falta algo de esto para
determinar una identidad escrituraria. las escritoras que hubo, cuando las hubo, fueron
silenciadas sistemáticamente, de modo que cada escritora que surgió tuvo que partir de cero.
si leen la angustia de tas influencias de harold bloom, les recomiendo que lo hagan, van a ver
cuan importante es el papel del maestro aunque, básicamente, sea para negarlo.
la aparición de la mujer, entonces, crea una situación atipica que vamos a estudiar a
partir de tres ejemplos. de la época victoriana. siglo xix. tomaremos el ciclo de sonetos de
christina rosetti, luego pasaremos a ver a una típica escritora de la modernidad inglesa como
es virginia woolf y por último a una novelista de la postmodernidad: jeanette winterson. son
tres escritoras que nos presentan su particular experiencia frente a esta carencia y
desconocimiento de modelos que, en buena medida, desarticula o cuestiona esta teoría de
bloom a la que me he referido y que nos sirven para calibrar las ventajas y desventajas de esta
situación.
christina rosetti vio el problema con gran lucidez y eligió escribir este ciclo de sonetos
que tituló monna innominata ("monna" es madonna, señora, innominada) para resaltar, lo
hace en el prefacio a sus poemas, esta cualidad de desconocida, de persona a la que se le ha
negado un nombre, porque siempre fue "la musa". recién adquirirá nombre e identidad
cuando salga de esa posición y se embarque en la aventura de escribir. elige la forma soneto,
los cuales están precedidos por citas de dante y petrarca (cada soneto tiene dos epígrafes),
para resaltar la diferencia a partir de estos dos poetas que fueron grandes poetas de la
idealización de la mujer. cada uno tuvo su musa: beatriz y laura respectivamente. es un
diálogo con dante y petrarca donde ella se coloca en la posición de los poetas varones.
virginia woolf, desde la modernidad, hace teoría con un ensayo que ha marcado rumbos
importantísimos en la historia del feminismo (un cuarto propio) y elabora una novela como
orlando, una especie de dívertímento si se la confronta con sus novelas más "serias", donde
plantea la necesidad para el artista de adquirir una visión andrógina. no el hombre o la mujer
sino una androginia estética. finalmente tenemos la escritura de jeanette winterson. un best-
seller, que se ha proclamado discípula de virginia woolf y que experimenta, con la estética
postmoderna, la crisis del género: género literario y sexual. también, como otros autores que
vamos & ver, winterson frecuenta abundantemente el "ensayo ficción", una de las marcas de
la postmodernidad.
en la penúltima unidad, la cuarta, vamos a abordar al poeta en la modernidad a través
de dos textos muy característicos de la primera mitad del siglo xx, que presentan la
revitalización del "bildungsroman" a partir de los románticos alemanes. es decir, la novela de
crecimiento, la novela que sigue los pasos de la formación del poeta a partir de su juventud e
infancia y siguiendo con su descubrimiento y práctica de la literatura. la novela
paradigmática, en este sentido, es el retrato del artista adolescente de james joyce que además
es el pretexto para el despliegue de toda una poética del joven joyce; por supuesto, luego no
la seguirá tan estrictamente como aparece aquí. después lo que podríamos llamar una parodia
de esta novela: retrato del artista cachorro de dylan thomas. nos encontramos con el
surgimiento, luego se va a hacer mucho más importante y en la actualidad es un "best-seller",
de la novela autobiográfica. la autobiografía, en este caso, está centrada en la poética del
escritor.
para concluir (unidad cinco) tomaremos la novela de julian barnes, un escritor actual,
el loro de flaubert que es un muy buen ejemplo de la narrativa postmoderna. consiste en una
compleja fusión del relato biográfico, en este caso referido a flaubert, y autobiográfico de un
personaje de ficción, en cierta medida, que responde al autor. es decir, el ensayo literario y la
ficción propiamente dicha.
de modos que en estos pocos ejemplos, en relación con la vastedad del panorama,
tenemos una serie de relaciones intertextuales entre poetas y escritores que determinan, en
cada caso, la imagen del poeta. las relaciones intertextuales, por otra parte, son muy
diferentes. qué relación existe entre tal escritor, su época y los escritores que lo siguieron. qué
clase de escritura pretende dar cuenta de esa relación: los comentarios, los prefacios
(abundantes en el caso de shakespeare), las citas, las cartas. en el otro extremo la parodia, que
puede ser cuestionadora o admirativa. la transposición, por otra parte, de un género literario a
otro, como hace auden con la tempestad, como hace burgess. como hacen los poemas frente a
una obra de teatro, por ejemplo. la transposición de la tragedia a la comedia como hace shaw
cuando pretende burlarse de shakespeare. es muy interesante ver que no se producen
transposiciones de las comedias a las tragedias. el único que lo hace es shakespeare, con su
propia obra, cuando toma el tema trágico de romeo y julieta para su teatro dentro del teatro,
con la historia de píramo y tisbe, en sueño de una noche de verano. es el único que se atreve a
convertir una tragedia en una comedia y viceversa. en general lo que encontramos son
parodias cómicas de textos "serios". Éste es el panorama de. nuestro programa.
ahora pasaremos a ver qué sucede con el período isabelino en particular. como venía
comentando, el período isabelino (el período en que reina isabel i, entre 1558 y 1603) es el
período renacentista por excelencia. este período nos presenta una situación de transición, de
cambio. a pesar de que tillyard tituló su libro la cosmovisión isabelina (espero que lo lean
aunque sea en parte) es muy difícil hablar de una cosmovisión isabelina, a menos que
consideremos uno de sus rasgos mayores la incertidumbre y la contradicción. el título de ese
libro es más una manifestación de deseos que otra cosa. lo que caracteriza al período
isabelino es la falta de una cosmovisión integral o monolítica.
por un lado, este período isabelino que es el de shakespeare está en estrecha
continuidad con el mundo medieval y sin embargo, como sabemos, es un período abierto a
todos los nuevos descubrimientos y conocimientos. comparado con los inmediatamente
anteriores es mucho más complejo, variado, inconsistente, flexible y fluido. al mismo tiempo
es menos seguro y confortable para las ideas humanas. el conjunto sistemático y ordenado de
ideas que parece caracterizar al renacimiento. puesto en mano de algunos de sus artistas,
como shakespeare en primer lugar, se convierte en una lectura crítica e irónica de esa
pretendida sistematización. uno de los temas que más se reiteran en shakespeare es el de la
jerarquías y el orden representados en la "cadena del ser". esto es un importante elemento de
sus dramas, pero, al mismo tiempo, le sirven para mostrar la evidencia del desorden. las
jerarquías deberían ser así, el orden debería ser éste, el sistema social debería ser éste, pero,
en realidad, pasa esto. constantemente nos está confrontando con esos modelos que
siempre han pasado por ser lo característico del renacimiento, pero que son
relativizados y vistos desde una perspectiva más escéptica.
una de las metáforas favoritas de la época es lo que los ingleses llaman "the world
upside down" (el mundo patas arriba). la modalidad más reiterada en el teatro shakespiriano
es la de la interrogación. los protagonistas, como hamlet, están interrogándose asi mismo
sobre la realidad que los rodea y las verdades recibidas. otro ejemplo es lear o, en la
tempestad, vamos a ver en qué acaba el esfuerzo del protagonista próspero, poeta y mago, por
imponer un orden ideal: qué es lo que sucede a partir de eso.
en un artículo de elton ("el pensamiento en la época de shakespeare") que ustedes van
a leer, se señalan algunos de los mecanismos mentales que caracterizan al renacimiento.
básicamente menciona tres: el pensamiento analógico, la consciencia de una situación
transicional y el pensamiento dialéctico. elton considera que el pensamiento analógico es el
más importante y dice que, comparado con nuestra época, era mucho más frecuente y común.
en cierto modo responde a una herencia medieval en la que se creía firmemente: el mundo
divino y el mundo humano se correspondían porque el hombre había sido creado a imagen y
semejanza de dios. por supuesto, eso estaba mostrado en todas sus falencias en cuanto a cómo
debería funcionar en la práctica.
sin embargo esto dejará un hábito mental en los autores y el público isabelino que
facilita el pensamiento por analogía. ejemplos de esto pueden ser las comparaciones, las
metáforas, las imágenes poéticas. hay una relación íntima y jerárquica entre el microcosmos y
el macrocosmos, todo tiene correspondencias en los otros reinos de la creación. se
correlacionan niveles aparentemente alejados de la existencia: lo cósmico y lo divino con lo
humano. por ejemplo, en la lectura de la biblia había analogías establecidas entre episodios
del antiguo testamento y del nuevo para realizar su integración y esto se veía en obras
teatrales que venían de la edad media. las correspondencias y semejanzas se percibían en
todo. king lear tal vez es el ejemplo más claro: un desorden en el ámbito mínimo del
microcosmos familiar repercute a nivel del estado y en la tempestad, en esa tormenta
cósmica. todo esto era percibido de forma clara y natural.
la reforma, con su énfasis en la caída del ser humano y el oscurecimiento de su fe, va
a alterar, en parte, estas analogías que aproximaban al hombre a dios, pero, en contraste, el
humanismo, con su redescubrimiento del mundo clásico, reformula esa búsqueda de la unidad
perdida a través de otros términos. si la reforma, con su escepticismo frente a la bondad del
ser humano, significa un desgarramiento frente a las seguridades que podía imponer la
religión y demás, el humanismo es el último intento de recuperar una unidad entre el hombre
y el cosmos a través del pensamiento clásico. los estoicos, los pitagóricos, los neo platón icos,
las doctrinas herméticas constituyen elementos de gran difusión en ese período y obedecen a
esta nueva necesidad del ser humano de descubrir (como decía paracelso) "la gran sabiduría
secreta". el ser humano tiene un sentido, para el hombre renacentista, en la medida en que va
en busca de esa verdad que no es una verdad revelada sino hermética. poetas y científicos, en
una época en donde ambas cosas todavía iban juntas, aspiran a esa especie de teoría
unificada, para utilizar un término de einstein. es decir, recuperar un universo armonioso,
ordenado y relacionado. sería una visión más bien laica de aquellas analogías religiosas
heredadas de la edad media.
el teatro de shakespeare está plagado de referencias a esta necesidad de un orden
armónico que se percibe como inexistente. esto, por supuesto, tiene que ver con la historia
más o menos reciente de fines de \a edad medía de inglaterra, donde se suceden las guerras
una detrás de otra y se disputa por la corona, a través de generaciones, lo cual se simboliza en
las casas de york y de lancasler ("la guerra de las dos rosas"). este temor por la desintegración
¡unto con el anhelo dé una unidad utópica está en la base de la mayor parte de los recursos
dramáticos de las obras de shakespeare.
les voy a leer un fragmento de ricardo ii que es una conversación entre un jardinero y
dos criados de la corte, en un momento de gran revulsión en la corte misma, porque es un
ejemplo del uso de la analogía puesto en boca de personajes comunes, no poetas. esto nos da
una ¡dea de cuan frecuente era este recurso y, al mismo tiempo, implica una añoranza de ese
orden destruido y perdido. dice el jardinero: "-¡vamos!, sujétame esos albaricoques que se
balancean allá abajo y que semejantes a niños revoltosos hacen curvar su rama madre bajo la
opresión de su peso pródigo. ¡pon algún apoyo a esos ramos que se inclinan! ¡anda tú! y
como un ejecutor corta las cabezas de esos brotes que crecen con
excesiva rapidez y que se elevan demasiado altos en nuestra república. todo debe ser
nivelación en nuestro gobierno- mientras os halléis así ocupados, voy a arrancar las malas
yerbas que absorben sin provecho la fertilidad de la tierra a expensas de jas buenas flores".
criado 1o: "¿por qué pretendemos en el recinto de una empalizada guardar ley y forma y
debida proporción, mostrando cuan un modelo nuestro firme estado, cuando nuestro jardin de
murallas de agua, la tierra entera, está llena de hierbas, sus más lindas flores se ahogan, sus
árboles frutales se hallan todos sin podar, sus setos en ruinas, sus parterres en desorden y
todos sus plantas útiles hormiguean de orugas?".
evidentemente, no sabemos a cuál de los jardines se están refiriendo: si al jardín del
reino o al de ese castillo en particular. el juego analógico y metafórico es tan común que
shakespeare, que siempre fue muy cuidadoso en distinguir el habla de jos plebeyos de la de
los nobles, sin embargo les asigna ese sistema de pensamiento analógico como algo natural.
el fantasma del orden, entonces, persigue a todos estos personajes y aflora en todas las
fábulas de las obras shakespírianas. por supuesto, el modelo siempre es cristo y tan
importante es la vigencia de este pensamiento analógico que shakespeare pone en boca de
ricardo, que ha sido traicionado y depuesto de su cargo, lo siguiente cuando se queja de esta
traición: "no obstante, recuerdo bien los trazos de estos hombres. ¿no me pertenecían, no
solían gritar saludándome 'salve'? asi hacía judas con cristo. pero él- entre doce hombres, no
encontró más que uno falso. yo, entre doce mil, no hallo uno solo fiel".
esta comparación de su situación con la de cristo traicionado por judas es otra forma
de pensamiento analógico, de establecer correlaciones y comparaciones que, desde otro punto
de vista, podrían parecer blasfemas, pero que desde la perspectiva del pensamiento tanto
medieval como renacentista era natural, desde el momento en que el ser humano debía aspirar
a parecerse al modelo crístico. justamente por su posición ambigua en la "cadena del ser"
debía tratar de elevarse hacia lo que estaba por encima de él y no caer en la materialidad de
los seres inferiores. eso se los doy como un ejemplo de hasta qué punto se incorpora este
esquema de pensamiento analógico.
por supuesto, las jerarquías es lo que hay que preservar a toda costa para evitar la
irrupción del caos. en julio césar, por ejemplo, los seres inferiores al hombre son vistos como
insensibles, como "toscos pedazos de pedernal". es decir, peores que cosas insensibles y esto
es porque la sensibilidad es patrimonio del ser humano. la posesión de un alma junto a un
cuerpo, por parte del hombre, hace que todas las acciones del ser humano repercutan no sólo
en su medio limitado, en su microcosmos, sino también en el mundo exterior, en el
macrocosmos. en macbeth, por ejemplo, el asesinato del rey duncan. por obra de macbeth,
desencadena toda clase de portentos y fenómenos sobrenaturales. por lo menos para la
imaginación de macbeth que descubre que el bosque de birnam se puede mover y que alguien
puede no nacer de mujer. el concepto del prodigio o del fenómeno sobrenatural está asociado
con esta ruptura del orden. o la locura de lear: su acción de dividir el reino provoca el estado
de anarquía y hace que, frente a una tormenta terrible que se acerca, crea que eso está
intimamente relacionado con su accionar familiar y político.
tanto es así que hasta pensar en la posibilidad de un crimen o de una lesión de tipo
moral puede afectar al resto del orden cósmico. en realidad lo que se hace al pensar o desear
cosas antinaturales es romper esa cadena de jerarquías y de órdenes. Éstas son obsesiones del
ser humano que vuelven una y otra vez. en los principios de la ciencia moderna cuántica se
establece que el aleteo de una mariposa en el amazonas puede provocar una tormenta no se
sabe dónde. cómo cualquier pequeño fenómeno, esto es parte de las creencias ecologistas,
más allá de su insignificancia aparente en el momento, afecta a todo el entorno en
dimensiones que son incalculables. siempre el ser humano tiene el mismo sueño: que haya
instancias que garanticen nuestra pertenencia a un orden que está más allá que no
entendemos, no conocemos, no podemos controlar, pero que existe. el renacimiento es un
momento donde, junto con esa creencia o esa búsqueda de nuevas formas de armonía y
orden, se percibe más agudamente la falencia de todo esto, la falencia del ser humano frente a
estas posibilidades.
en julio césar, también se habla de esto. la obra habla de una insurrección y de la
muerte del emperador en nombre del orden. es un planteo constante en la obra de
shakespeare: cómo la búsqueda de una armonia en las cuestiones de estado, debe hacerse a
través de una acción que significa lo contrario: la ruptura de todo orden u armonía. frente a el
pensamiento o el deseo de cometer un crimen "el genio y los mortales instrumentos están
entonces en conciliábulo y el estado del hombre, semejante a un pequeño reino, sufre
entonces la naturaleza de una insurrección". justamente es uno de los puntos en que más
hincapié hace en el rey lean la tormenta exterior, la revolución de los elementos, implica el
reflejo o una metáfora de la tormenta interior del rey traicionado y perseguido por sus hijas.
es una característica de la incomprensión o la mala lectura de shakespeare, a través de
los siglos posteriores, que el rey lear prácticamente no se haya representado después de la
muerte de su autor hasta el siglo xx. cuando hubo algún intento de representación se le
cambió el final, se le dio un final feliz, podaron las escenas problemáticas desde el punto de
vista de un teatro realista, a la italiana, para hacer la puesta. recién en el siglo xx. con los
textos de granville-barker, se comprende que la tormenta que sufre lear en el páramo,
abandonado por todos, es una tormenta interior. no había que hacerse problemas sobre cómo
se representaba eso en escena porque, en realidad, se refería a un estado anímico.
esto es un indicio de que este tipo de pensamiento analógico, que era tan natural en el
renacimiento, se pierde después por la compartí mentación de los saberes. recién en el siglo
xx se descubre que una cosa es metáfora de la otra. la especialización de los saberes hace que
los distintos campos se conviertan en compartimentos estancos. cada uno conoce muy bien su
especialidad, su campo particular, pero es incapaz de establecer las relaciones. el hombre
renacentista (con esa cualidad de hombre universal, ya que era versado en tantas cosas, era el
caballero guerrero y el poeta al mismo tiempo) tiene un conocimiento, desde nuestra
perspectiva de especialistas, más superficial de las cosas pero más abarcador. a la larga no
sería superficial; superficial sería profundizar en un solo aspecto cortando sus nexos con todo
lo demás. todo esto, obviamente, era tema de debate en la época de shakespeare y hacía que
esa fachada de orden, jerarquía y demás mostrara luego un subtexto muy diferente.
lo mismo sucede con la forma en que el poeta y su público ve a la naturaleza humana.
aquí también se establecen esas contradicciones. por ejemplo, en hamlet, en su famoso
discurso sobre el hombre. dice; "¡qué obra maestra es el hombre!. ¡cuan noble por su razón!
¡cuan infinito en facultades! ¡en su forma y movimiento cuan expresivo y maravilloso, en sus
acciones qué parecido a un ángel, en su inteligencia qué semejante a un dios! ¡la maravilla
del mundo, el arquetipo de los seres! y, sin embargo, ¿qué es para mí esa quintaesencia del
polvo? no me deleita el hombre, no, ni la mujer tampoco, aunque con vuestra sonrisa deis vos
entender que sí". nuevamente tenemos el contraste entre lo que el hombre es o podría ser y lo
que pasa en la práctica; en este caso es un asesinato, un adulterio y una traición. de este modo
hamlet percibe la realidad. en king lear tenemos alusiones a esta naturaleza dúplice del ser
humano, cuando a uno de los soldados a quien se le encomienda matar a alguien, dice algo
parecido a lo que le dicen a macbeth cuando manda a un guerrero a matar a quien él cree que
es su rival en la lucha por el trono. dice: "no puedo tirar de un carro (como un caballo), ni
comer avena seca. si es una tarea de hombre la haré". se está refiriendo a un asesinato (eso es
tarea de hombre), pero nunca se rebajará a la instancia de un animal. shakespeare juega
constantemente con la ironía de esta situación, donde el ser humano, en realidad, no termina
de encontrar su lugar.
este despliegue de las posibilidades extremas del ser humano hace crisis, todavía más
claramente, en la tempestad. tenemos a próspero, el mago y el sabio, el poeta, y en el otro
extremo a caliban que es un ser infrahumano, tal como lo describe la obra. o, si se quiere, en
la otra instancia a ariel que es el ser de aire. todo esto se presenta: ariel y caliban como polos
y próspero que aspira a articular todo eso y darle sentido a través de una unidad.
otro aspecto que tiene que ver con esta cuestión de las analogías entre los seres
humanos y aquello que los sobrepasa o está por debajo se relaciona con la visión muy
escéptica de shakespeare del experimento humano como fracasado. hay una constante
consciencia de la entropía, cuando edgar, en king lear, en el momento más critico de su
situación y la de su padre, dice: "no podemos decir que esto es lo peor cuando podemos decir
esto es lo peor. siempre se imagina que todo puede empeorar. hay un sentido de la entropía y
de la degradación del ser humano, de esta segunda ley de la termodinámica que dice que todo
sistema tiende a perder energía y a anularse. esto tiene que ver con los desenlaces de algunas
de las últimas tragedias de shakespeare y también tiene que ver con el escepticismo de
shakespeare ante el destino del hombre. para él es un experimento fallido donde lo anterior
siempre fue mejor. como se dice al final de king lear. "los jóvenes nunca verán tanto y no
sufrirán por tanto tiempo".
este sentimiento acuciante de finitud invade toda la obra de shakespeare e incluso en
las comedias lo tenemos muy presente. en una obra difícil de clasificar como el mercader de
venecia, una especie de tragicomedia, se habla de "esta barrosa vestimenta de
desintegración". el cuerpo está visto en términos de descomposición, de aquello que va a
pasar. Éste es también uno de los grandes temas de los sonetos, donde el tiempo es visto
como el enemigo y la inestabilidad y la mutabilidad siempre están presentes. shakespeare
utiliza mucho la palabra "fool" que es el bufón y también un tonto, aquél que es juguete de
algo y que es manipulado. la vida humana, entonces, es "time's fool, el juguete o el tonto del
tiempo, aquél que es manipulado por el tiempo. también "fortune's fool", juguete de la
fortuna, lo cual es una concepción tomada de la edad media que en el renacimiento adquiere
un sentido mucho más negativo. en ricardo ii se dice que el ser humano es como un aljibe, en
donde un balde baja para recoger el agua mientras el otro sube y después ocurre lo contrario.
el ser humano es visto en proceso de mutación y de inestabilidad, nunca se alcanza una
situación de estabilidad. aquél que está arriba bajará y el que está abajo podrá subir. es un
sentimiento de finitud, inestabilidad y precariedad en donde, tanto en los sonetos como en
romeo y julieta, esto se concreta en las metáforas del tiempo, que es visto como asesino. es el
asesino, el rival del amante por los favores de la joven amada. romeo debía luchar contra el
tiempo y la muerte que eran sus enemigos frente al amor representado por julieta.
el tiempo como factor de desintegración y entropía será el primero (aunque es un tema
clásico desde los poetas latinos) que va a tomar gran vigencia en el renacimiento. es un tema
muy importante en los sonetos de shakespeare y recién en el siglo xvii la sensibilidad barroca,
que prevalece en ese momento, hará que se asocie la precariedad, la inestabilidad, la
peligrosidad y la incertidumbre de la situación humana también con lo espacial. recuerden lo
de pascal, a quien lo aterrorizaban los espacios infinitos; esto tiene que ver con los nuevos
descubrimientos, tanto en. ciencia como a través de los viajes. esto también se verá en las
últimas obras de shakespeare.
los sistemas de ordenamiento, de articulación, de las cuestiones humanas pasaban,
como herencia medieval, por distintas formas de jerarquización. por ejemplo, el alma era
vista como lo más elevado del ser humano. es decir, aquello que participa de la racionalidad,
se la consideraba exclusiva del hombre, como lo más alto y perfecto. lo sensitivo, también
perteneciente al alma, era un aspecto que se compartía con los animales, al que pertenecían
también los impulsos de ira y de concupiscencia. el tercer aspecto, el vegetativo, se refería al
crecimiento y la reproducción. hasta para el alma existia un sistema de jerarquización es. lo
mismo sucedía con los cuatro elementos. se creía que éstos eran los cuatro componentes del
ser humano (tierra, aire, agua y fuego). hasta eso llegaba esa necesidad de ordenamiento y de
jerarquización en donde el fuego y el aire era lo superior, la tierra y el aire lo inferior.
shakespeare le hace decir a cleopatra cuando muere: "soy fuego y aire. mis otros elementos
los entrego a la vida inferior". todo obedecía a esta necesidad de jerarquización que, sin
embargo, era tan frecuentemente quebrada y fracturada.
después van a ver, en king lear, como los elementos se corresponden con los humores.
los humores estaban referidos a los fluidos que hacían que el ser humano se comportera de tal
o cual manera. el predominio del elemento tierra en el ser humano daba el hombre
melancólico; el predominio del agua daba el flemático, el del aire, el sanguíneo, el del fuego,
el colérico. todo esto aparece como imagen ideal, utópica, de cómo debía ser las relaciones y
articulaciones. pero todo esto sufría muy fácilmente el desequilibrio y la ruptura. esos
equilibrios no existían en la realidad; todo esto se quebraba y disolvía. entonces. tenemos que
los astros que. de alguna manera, determinaban el destino de los seres humanos eran los
verdaderos dueños de esos destinos y de esas vidas. por otro lado, lo cual es parte de la
contradicción que se da en los principios del hombre renacentista, surge como un valor nuevo
y muy importame el del libre albedrio: el ser humano podía decidir sobre sí mismo.
hay un pasaje en escena 1o, acto i, de king lear, en donde edmund, el hermano "malo",
digamos, se burla de esa gente que dice que todo esto significa que los astros están en contra
nuestra, etc. el dice que los astros no tienen culpa por las estupideces de los seres humanos;
yo soy el hacedor de mi destino. luego uno ve lo que le pasa a edmund al final y nota que
shakespeare tiene una actitud ambigua al respecto: ¿predestinación o libre albedrio? no se
manifiesta y, en este sentido, los personajes son tan variados; con esa variedad que harold
bloom considera el valor principal de las obras de shakespeare, ya que son tan ricos en sus
distintos aspectos psicológicos.
esto también tiene que ver con los nuevos descubrimientos de un kepler, por ejemplo,
o de los médicos que, en esa época, también eran astrólogos. entonces, por un lado, están las
creencias heredadas en cuanto a la predeterminación (el destino está escrito y depende de la
voluntad de dios o de los astros) y, por otro lado, las doctrinas que surgían de maquiavelo con
respecto a la voluntad del ser humano que puede decidir su propio destino. eso era lo
deseable y el ser humano debía luchar para poner eso en práctica. tenemos esta relativización
de los conceptos que implica otro punto de vista. esto se da también para otros valores que
antes eran aceptados sin discusión. volviendo a la primera escena de lear, tenemos a edmund
que se vanagloria de ser hijo bastardo de gloucester frente a su hermanastro edgar, el hijo
legítimo. se queja de que por haber nacido unos meses después es un segundón sin derecho,
mientras que argumenta, dándole una vuelta de tuerca al lugar común, que al ser bastardo fue
hijo de la pasión y del amor y no de la obligación institucional que impone el matrimonio. ese
tipo de reflexión no se hubiera dado en la edad media, sólo el hombre del renacimiento, es
capaz de tomar argumentos y darlos vuelta porque valen los diferentes puntos de vista; ese
multiperspectivismo, si queremos, con que se encaran los problemas.
otro de los aspectos que prevalecen dentro de las preocupaciones de los personajes de
shakespeare (y por carácter transitivo, podemos decir, del propio shakespeare) es la
indagación de las causas. así como había una especie de obligación de llegar a conocer la
verdad o las posibles verdades sobre algo, aunque fuera algo utópico porque se había
quebrado la idea de verdad monolítica, al mismo tiempo era muy importante determinar las
causas de algo. desde aristóteles conocer las causas de las cosas era conocer su naturaleza. el
pensamiento de descartes descree de las causas exteriores, pues no hay un mundo exterior
objetivo que conocer y sólo podemos conocer nuestras propias ideas, claras y distintas, decía
él, y nunca las causas finales. el por qué, entonces, es lo que trasciende nuestra propia mente.
para descartes, es posterior a shakespeare pero esto pertenece al período anterior, la
preocupación es sobre si los alcances del conocimiento del ser humano se limitan a su propio
pensamiento. como se define la existencia: por el pensamiento ("pienso, luego existo"), yo
puedo determinar que existo porque pienso y no por una realidad objetiva externa a mí
porque mi percepción es siempre subjetiva. lo que sucede es que las causas que están más allá
de nuestras posibilidades de conocimiento, sin embargo son lo que el ser humano anhela
alcanzar. esto es un "leiv-motiv" de shakespeare, ya que tiene que ver con esa naturaleza
indagadora, contra toda esperanza, del hombre renacentista.
en hamlet, polonio y la reina se esfuerzan por determinar la causa de la locura de
hamlet. fíjense en la prescindencia de shakespeare: nunca llegamos a saber si hamlet estaba
loco o no. lear, por su parle, se obsesiona con la causa del trueno que él considera la
manifestación de dios indignado por como él es tratado. hay todo un tratamiento irónico de
esta búsqueda de las causas porque el ser humano está convencido de que alcanzará las
causas y el conocimiento, pero estas causas son imposibles de alcanzar y cada cual las
acomoda según su propia subjetividad. la tormenta y los truenos, para lear, manifestaban la
solidaridad de los dioses hacia él. othello se desvive por determinar las causas de la traición
de desdémona; como no existe la traición menos pueden existir las causas. shakespeare juega
con la ironía dramática: el espectador sabe que todo eso es una mentira, un engaño, pero es
fundamental para el personaje encontrar las causas. es la causa lo que le quita el sueño.
esa apelación a argumentos objetivos, mensurables y demostrables señalan otro
elemento de ruptura de este mundo totalizador que se estaba resquebrajando y es la escisión
entre el ámbito de lo científico y el de lo poético. la ciencia supuestamente exacta empieza a
tomar distancia del mundo del poeta. Éste es un tema que shakespeare, de alguna manera.
aborda en la tempestad. en la próxima clase completaremos este panorama. vayan leyendo la
tempestad.