Sie sind auf Seite 1von 56

BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R

BASES PARA CRECER


Leonardo Mario Nesticó ©2008.
Todos los derechos reservados

Ninguna parte de esta publicación, incluyendo los discos de video, podrá ser reproducida, procesada
en algún sistema que se pueda reproducir, o transmitida en alguna forma o por algún medio
(electrónico, mecánico, fotocopia, cinta magnetofónica u otro), excepto para breves citas en reseñas,
sin el permiso previo del autor.

Texto bíblico tomado de la SANTA BIBLIA, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL


©1999 por la Sociedad Bíblica Internacional.
(Salvo en los casos que expresamente se indique otra versión).

Las demás citas bíblicas han sido tomadas de las versiones:


Reina Valera 1960 (RVR 1960) por las Sociedades Bíblicas en América Latina;
Biblia en Lenguaje Sencillo (BLS), por la Sociedad Bíblica Internacional;
Castilian (CST), por la Sociedad Bíblica Internacional; y
Dios Habla Hoy (DHH), por Sociedades Bíblicas Unidas.
Todas usadas con permiso.
A nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
¡Toda la gloria sea para él!
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
RECONOCIMIENTOS

Quiero expresar mi profundo agradecimiento a todos los que hicieron posible la existencia de este
curso; sin ellos, BASES PARA CRECER todavía seguiría viviendo en el mundo de las ideas y los sueños. Mi
gratitud va especialmente dirigida hacia todos los que vieron este sueño conmigo y me ayudaron a
hacerlo realidad.

A Brian Harper, amigo, pastor y mentor; por haber sembrado en mi corazón la semilla del proyecto.
¡Gracias por tu visión y tu corazón misionero!

A Ruth, mi amada esposa, por la cuidadosa edición tanto del cuadernillo de trabajo como de las
transcripciones de video. ¡Me consta que sacaste tiempo de donde no tenías!

A Juan Cerbin, nuestro camarógrafo y a la vez presentador, por su corazón de siervo demostrado al
filmar durante varias horas consecutivas a una banda de entusiastas e inexpertos presentadores.
¡Gracias por tu paciencia y mansedumbre!

A los hermanos y hermanas que presentaron las lecciones de video, quienes participaron
voluntariamente y de todo corazón: Juan Cerbin, Elianta Coronado, Evelyn y Rafael García, Brian
Harper, José Menaldo, y Ruth Nesticó.

Por último, no quiero olvidarme de Robert Harmless, del departamento de producción de medios de la
Iglesia de Saddleback, CA, quien decoró el estudio de grabación y puso a nuestra disposición los
equipos necesarios.

El autor.

PAGINA I
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
PREFACIO A LA EDICIÓN PILOTO

La presente constituye la edición piloto del curso BASES PARA CRECER, ideado como material de apoyo
para el discipulado de aquellos que están dando los primeros pasos con el Señor.

Hemos querido proveer una herramienta útil, ágil y dinámica, que pueda ser usada por el líder de grupo
pequeño, célula, iglesia de hogar, pastor, o plantador de iglesias.

El formato ha sido pensado teniendo en cuenta las características y necesidades de la comunidad


hispanohablante de los EE.UU.; especialmente, la que vive en los grandes centros urbanos. Sin
embargo, esperamos que también sea útil en otros escenarios.

La mayoría de los hispanos, inmigrantes de primera generación, trabajan mucho y muy duramente; casi
siempre, realizando labores físicas que los dejan extenuados al final del día. Debido a esta y a otra clase
de presiones y limitaciones, hemos descubierto que las lecciones de video para un grupo pequeño o
célula, cuanto más breves son, mejor. La duración promedio de cada lección de video es de unos
doce minutos, incluyendo el testimonio personal del presentador, al final de la misma.

Varios años de experiencia sirviendo a la comunidad hispana en el sur de California nos hicieron ver la
necesidad de contar con un curso básico de discipulado, compuesto de sesiones breves y simples, pero
que al mismo tiempo abarcara la mayor cantidad de puntos de doctrina. En especial, nos hemos
enfocado en bosquejar las doctrinas bíblicas más importantes de la ortodoxia evangélica. El tema de
la angelología no ha sido tratado en esta edición. Asimismo, hemos evitado hasta donde nos fue
posible, ser dogmáticos sobre temas secundarios que dividen doctrinalmente a varias denominaciones
cristianas.

El objetivo principal es que el discípulo sepa qué creemos y qué no creemos los cristianos evangélicos.
Esto lo ayudará a evitar la confusión producida por las sectas, el humanismo, o las falsas enseñanzas
provenientes de su propio trasfondo religioso.

Como su nombre lo indica, BASES PARA CRECER quiere poner una base, no construir el edificio entero.
Nunca fue pensado como un manual completo de teología bíblica, sino como una herramienta
destinada a estimular al discípulo a vivir su fe y a despertar su interés en profundizar su estudio de las
Escrituras.

Finalmente, damos a luz este cursillo, plenamente concientes de las limitaciones propias de toda
experiencia piloto. La meta no ha sido producir el impacto ruidoso de una bala de cañón, sino más bien
el tenue e imperceptible sonido de una gota que cae sobre el agua. Así son los comienzos de Dios.

Nuestra oración es que Dios use este curso para bendecir a todos los discípulos del Señor Jesucristo, en
especial, a aquellos que todavía no lo son pero que hoy están sembrados en los campos; maduros,
listos para ser cosechados…

PAGINA II
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
CÓMO EMPLEAR ESTE CURSO

Pautas generales
La forma ideal de implementar este curso es en un grupo de hasta 10 o 12 personas. Recomendamos
que siempre haya un moderador que guíe los pasos de la lección y genere el espacio para la discusión
de los temas, las respuestas a las preguntas, y la realización de las actividades.

No es necesaria la presencia de un “maestro” que enseñe la lección, pero sugerimos que el moderador
del grupo lea el cuadernillo de trabajo y vea la lección correspondiente del DVD, antes de cada
reunión. Todo aquel que guía a otros debe estar al menos un paso adelante.

Sin embargo, aun un nuevo creyente puede servir como moderador. Incluso si el moderador no tiene
experiencia como maestro, puede dejar que el video lleve adelante la enseñanza.

Básicamente, toda la enseñanza contenida en el DVD es la misma que se incluye en este cuadernillo
de trabajo. Sin embargo, es muy importante entender que el video, por sí solo, no alcanza para cumplir
los propósitos del curso. La razón es doble:

1. El cuadernillo contiene información importante que no es mencionada en el DVD,

2. El cuadernillo contiene las preguntas y actividades esenciales para fijar y aplicar lo aprendido en
la lección. Además, anima al participante a familiarizarse con su Biblia.

En otras palabras, el DVD fue diseñado como una ayuda visual para facilitar la comprensión, no para
sustituir al cuadernillo de trabajo. Un líder sabio que desee sacar el mayor provecho de este o cualquier
otro material, procurará utilizarlo conforme a como fue diseñado, evitando atajos traicioneros. Sin
duda, eso influirá en los resultados que se obtendrán del curso.

Duración del curso


El curso ha sido diseñado para hacerse en 12 reuniones (la duración entonces dependerá de si los
participantes se reúnen una o más veces por semana); sin embargo, nada impide que una lección
pueda durar más de una reunión. Es importante que cada grupo establezca sus metas de tiempo por
anticipado, así como las demás reglas de convivencia y otros detalles de las reuniones. Al mismo
tiempo, es bueno ser flexibles si eventualmente una lección requiere más de una reunión.

Esquema sugerido para las reuniones


No queremos ser taxativos en este punto, pero recomendamos que todo el grupo vea la sesión de
video primero y luego trabaje en las actividades del cuadernillo. Los participantes pueden consultar el
material escrito, ya sea en caso de duda, repaso, cuando fuera necesario para responder una
pregunta, o para realizar alguna de las actividades propuestas en la lección correspondiente. No
olvidemos que la función del video es apoyar el material escrito, no reemplazarlo.

PAGINA III
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

CÓMO EMPLEAR ESTE CURSO

Una parte importante del éxito del curso reside en que todos los participantes lean la lección antes de
la reunión (durante la semana), de manera que cuando vean el video ya hayan tenido tiempo de
meditar en la enseñanza. Así estarán mejor preparados para participar en la discusión, responder las
preguntas, y realizar las actividades. La primera lección es la introducción al curso, y su brevedad
facilita su estudio sin que sea necesario que el participante realice la lectura previa.

El esquema sugerido para una reunión tipo es el siguiente:


1. Oración

2. Video de la lección

3. Discusión del tema, basada en las preguntas y actividades del cuadernillo.

4. Conclusión

Uso del cuadernillo de trabajo


Algunas lecciones contienen preguntas y actividades, otras solo preguntas, y otras solo actividades. La
variedad tiende a combatir la monotonía y el aburrimiento. Sugerimos que si el grupo es de más de 6
personas, formen subgrupos de 2 o 3 para la discusión y las actividades. Al final, cada subgrupo podrá
expresar sus conclusiones y respuestas.

Un buen tiempo de discusión puede durar entre 25 y 30 minutos. Si bien no es necesario responder a
todas las preguntas formuladas, cuanto más preguntas respondamos, mayor será la comprensión del
tema. A menudo, ciertas preguntas pueden ser más desafiantes que otras o generar más o menos
discusión. Eso es normal. En tal caso, siempre es mejor ser sensibles a la voz del Espíritu, dejando que el
programa se sujete a su guía y no viceversa.

Lo que sí sugerimos es que cada participante realice las actividades propuestas (cuando las hay), ya
que las mismas están relacionadas con la aplicación directa de la lección.

Uso de la Biblia
Si bien la mayoría de los textos bíblicos citados vienen impresos en el material, a veces, el cuadernillo le
pedirá al participante que busque un pasaje extra. En otros casos, será necesario leer un pasaje a la luz
de su contexto general. Ya sea en un caso o en el otro, es esencial que cada participante lleve y use
su propia Biblia. Es importante que el curso lo ayude a familiarizarse con la Palabra de Dios, no a alejarse
de ella. También aconsejamos el uso de otras versiones reconocidas de la Biblia, a fin de ampliar el
enfoque y el alcance de la interpretación.

PAGINA IV
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
CÓMO EMPLEAR ESTE CURSO

Observación del progreso


Uno de los roles fundamentales del líder o moderador es el de evaluar el progreso del grupo,
conociendo en qué medida los participantes están viviendo y aplicando lo aprendido. Para este fin es
necesario fomentar y mantener niveles saludables de compromiso y responsabilidad mutua.

Por ejemplo, si tengo necesidad de perdonar, de escribir mi testimonio, de aprender los libros de la
Biblia, o de testificarle a un incrédulo; será vital que de mi grupo surja un compañero1 frente a quien
rendir cuentas de mi progreso. Sin responsabilidad mutua no hay progreso, y sin progreso no hay
discipulado posible. A veces, es mejor no pasar a la siguiente lección hasta que seamos capaces de
vivir y aplicar lo que hoy sabemos.

Celebración
Cuando terminen de estudiar la última lección del curso, el grupo habrá cumplido una meta común y
estarán listos para dar el próximo paso. Pero antes, no dejen de festejar y celebrar todo lo que Dios ha
hecho en sus vidas a lo largo de las doce lecciones. ¡El curso habrá terminado, pero la relación entre
ustedes no! Al cabo de la lección 12, planifiquen una reunión para celebrar la meta cumplida. No
estudien ese día, solo diviértanse, den gracias a Dios, y felicítense los unos a los otros por el logro
alcanzado y por cada cosa que Cristo haya obrado en sus vidas, a lo largo del curso. Esta será también
una buena ocasión para invitar a sus amigos y familiares que todavía no conocen al Señor.

1
Se sugiere que cada participante elija un compañero del mismo sexo.

PAGINA V
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R

INDICE

RECONOCIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I

PROLOGO A LA EDICIÓN PILOTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II

CÓMO EMPLEAR ESTE CURSO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . III

LECCIÓN I Bienvenido a la familia de Dios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

LECCIÓN II Jesucristo es el Señor y quiere ser tu Señor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

LECCIÓN III Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

LECCIÓN IV La Biblia, la Palabra de Dios (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

LECCIÓN V La Biblia, la Palabra de Dios (II). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

LECCIÓN VI La gracia, la salvación y el perdón eternos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

LECCIÓN VII El bautismo y la Cena del Señor. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

LECCIÓN VIII Tu relación personal con Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

LECCIÓN IX Tu relación con la familia de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

LECCIÓN X Tu relación con los que todavía no creen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

LECCIÓN XI Panorama de las últimas cosas (I) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

LECCIÓN XII Panorama de las últimas cosas (II). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

PAGINA VI
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN I
Bienvenido a la familia de Dios

Un discípulo de Jesús es una nueva persona

Piensa en los efectos de tu nueva vida, ahora que conoces a Cristo

“si alguno está en Cristo,


1. Con relación al pasado dice la Biblia en 2 Co 5:17 (RVR 1960):
nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas nuevas”. Ser una
nueva criatura es un hecho, un acto de Dios que debemos recibir por fe. No importa si lo “sientes”
o no. Independientemente de cuáles sean tus sentimientos, Dios te ha hecho una nueva criatura.
¡Alábalo y dale gracias!

a. Ora dando gracias a Dios por su completo y total perdón.

b. Lee Mateo 6:14-15. Anota el nombre de alguna persona o personas que debas perdonar2 y
perdónalas. Todo cristiano verdadero exhibe una actitud de reconciliación.

______________________________________________________________________________________________________

______________________________________________________________________________________________________

c. Lee Lucas 19:1-10. Piensa en posibilidades de restituir a alguno que hayas dañado en el pasado.

d. A veces, distintas circunstancias hacen que sea prácticamente imposible restaurar (por ejemplo,
el fallecimiento de la persona). En ese caso, entrégale el asunto al Señor, y sigue adelante.

2. Con relación a tu presente. Lee 2 Corintios 5:15: “Y


él murió por todos, para que los que
viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado”.

a. Menciona algunos ejemplos que muestren cómo vivías para ti mismo antes de conocer al Señor.

______________________________________________________________________________________________________

______________________________________________________________________________________________________

______________________________________________________________________________________________________

______________________________________________________________________________________________________

2
Perdonar no es negar lo malo que nos han hecho, sino renunciar a mi derecho a ser vengado o reclamar justicia. Cristo en
nosotros nos da el poder para perdonar. Dios no quiere que vivas atado al recuerdo y las consecuencias de las cosas malas que
has sufrido en el pasado.

PAGINA 1
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN I
Bienvenido a la familia de Dios

b. ¿Cómo te gustaría vivir para Cristo, ahora que eres una nueva criatura? Menciona algunos
ejemplos.

_____________________________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________________________

a) Dios es tu Padre. Dice Juan 1:11: “A


cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre,
les dio el derecho de ser hijos de Dios”.

El ser hechos hijos de Dios es un derecho y un privilegio inmerecido. Muchas religiones poseen
distintos tipos de deidades, pero ninguna enseña que el ser humano puede llegar a tener a Dios por
Padre. ¿Qué imagen tienes de lo que debe ser un buen padre? Anota algunas características que
para ti debería tener un buen padre.

_____________________________________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________________________________

b) La iglesia es tu familia. Efesios 2:19 dice:“Ustedes ya no son extraños ni extranjeros, sino…


miembros de la familia de Dios”.

3. Con relación al futuro. Jesucristo resucitó de entre los muertos y venció a la muerte. Aunque
llegará el día en que moriremos físicamente, un día resucitaremos como el Señor y estaremos
para siempre con él. Dice la Biblia: “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde
anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo
miserable para que sea como su cuerpo glorioso”, Filipenses 3:20-21a.

¿Cuál sería para ti la mejor manera de vivir aquí en la tierra, ahora que sabes que eres
ciudadano del cielo?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 2
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN I
Bienvenido a la familia de Dios

Conclusión

Al conocer a Cristo suceden tres cosas en tu vida:

1. Eres una nueva persona,

2. Adquieres la ciudadanía en los cielos,

3. Se te encomienda una misión en la tierra.

¡Una verdadera revolución!

PAGINA 3
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN II
Jesucristo es el Señor y quiere ser tu Señor

La clave para ser un buen discípulo es que Jesucristo sea el centro y el Señor de todo lo que
hacemos.

1. Lee Gálatas 2:20: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo
vive en mí…” y Filipenses 1:21: “Porque para mí el vivir es Cristo…”. No eres cristiano
porque estás de acuerdo con las enseñanzas de Cristo; eres cristiano porque Cristo vive en ti. Es
la vida de Cristo en tu vida la que te convierte en cristiano.

2. ¿Por qué se nos da la vida de Cristo? Porque el hombre sin Cristo está contaminado y
definitivamente arruinado por la maldición del pecado. El mal es una ley que está en nosotros,
una ley que nos lleva cautivos a pecar. Pablo dice en Romanos 7:21: “El mal está en mí”. Solo
la vida de Cristo en nosotros puede librarnos de la esclavitud del pecado y de sus
consecuencias.

3. ¿Para qué se nos da la vida de Cristo?

a. Para que ansíes y esperes su venida. La Biblia declara que somos peregrinos en esta tierra
y que esperamos una patria mejor, el cielo, de la cual somos ciudadanos. El siguiente punto
nos enseña la mejor manera de esperar la venida de nuestro Señor.

b. Para que fluya a través de ti. A fin de que otros puedan recibir la misma salvación que tú
recibiste. No olvides que Dios es amor y te ha escogido a ti, que eres su discípulo, para que
reflejes ese amor en un mundo que está en tinieblas. Te mencionaré tres maneras prácticas
en las que el amor de Cristo puede fluir a través de ti. En otras palabras, hablaremos de cómo
dejar que Jesucristo sea el centro y el Señor de tu vida:

i. Él quiere que cuentes tu historia a fin de que otros se reconcilien con Dios.

ii. Él quiere que reflejes Su carácter y Su ejemplo (que vivas como Él vivió).

iii.El quiere que vivas en comunidad y amor con otros cristianos.

Existe una manera gráfica de representar el proceso por medio del cual Cristo quiere llegar a ser el
centro de tu vida. El cristiano saludable, en cuya vida reina Cristo, puede representarse con una rueda
de cuatro rayos.

El centro de la rueda: Así como la fuerza de la rueda proviene de su centro, el poder para vivir la vida
cristiana viene de Jesucristo.

PAGINA 4
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN II
Jesucristo es el Señor y quiere ser tu Señor

Los rayos: Los rayos representan los medios por los que el poder de Cristo opera en nuestras vidas. Los
rayos verticales son la Biblia y la oración, que nos mantienen en contacto con Dios. La Palabra de
Dios es nuestro alimento espiritual; cuando lees, estudias y meditas la Biblia, puedes escuchar la voz de
Dios. Orar es tener comunicación directa con nuestro Padre Celestial. Al orar, demostramos que
dependemos de Él y confiamos en su guía.

Los rayos horizontales representan nuestra relación con la gente que nos rodea. Todo cristiano se
relaciona con dos grandes grupos de gente: los otros creyentes y los no creyentes. Ambos constituyen
los dos rayos horizontales de la rueda: el primero es el compañerismo con los demás creyentes, que te
provee el aliento, la dirección y el estímulo que necesitas. Al segundo rayo horizontal lo llamamos Mi
historia, pues representa nuestra misión de comunicar a los no creyentes el mensaje de salvación.

En las lecciones siguientes nos ocuparemos de tratar en particular cada uno de los “rayos” de esta
rueda; pero antes vamos a hablar acerca de Dios y echar un vistazo a lo que se ha dado en llamar la
doctrina de la trinidad. De eso tratará la próxima sesión.

Preguntas de discusión:
1. ¿Qué significa dejar a Cristo vivir su vida a través de ti? Puedes dar un ejemplo.

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. Considerando la ilustración de la rueda, ¿qué pasos concretos deberías dar para que Jesús
tenga cada vez más control sobre tu vida?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 5
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN II
Jesucristo es el Señor y quiere ser tu Señor

Actividad:
Lee atentamente Romanos 7:15-25.
Es posible que a veces fallemos, sacando a Cristo del “centro de la rueda” y poniéndonos a nosotros
mismos en su lugar. En todo cristiano hay dos fuerzas opuestas, las dos quieren el control, pero solo una
puede reinar. Crecemos, a medida que vamos dejando que Cristo sea el centro de nuestras
decisiones. Piensa en algunas de tus decisiones recientes. Escribe algunas que hayas tomado por ti
mismo, sin dejar que el Señor reine.

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

Ahora, lee atentamente Romanos 6:6, 11-13


De acuerdo con estos versículos, ¿cómo podrías evitar una futura derrota frente a esa misma clase de
situación?

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 6
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN III
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo

Hemos visto que la Biblia consagra la unidad de Dios:

“No hay más que un Dios”. 1 Corintios 8:4 (RVR 1960)

Sin embargo, la Biblia también presenta al Padre, al Hombre Jesús de Nazaret y al Espíritu Santo; y los
tres alegan ser Dios.

1. El Padre se reconoce como Dios: lee Juan 6:27 y 1 Pedro 1:2.

2. Jesucristo se reconoce como Dios: lee Juan 1:1 y Juan 20:24-30.

a. Jesús mismo alegó tener atributos que solo Dios posee, como
i. la omnisciencia,
ii. la omnipresencia
iii.la omnipotencia.

b. Él hizo cosas que solo Dios puede hacer,


i. resucitar a los muertos
ii. perdonar pecados
iii.él mismo resucitó de entre los muertos

c. El Nuevo Testamento atribuye a Cristo obras que solo Dios puede hacer,
i. sustentar todas las cosas con su Palabra poderosa
ii. la creación
iii.realizar el juicio futuro de todos.

3. El Espíritu Santo se reconoce como Dios. A él se le llama Dios, posee los atributos de Dios, y
regenera a las personas, cosa que solo Dios puede hacer.

Puesto que la Biblia enseña que hay un solo Dios, el cristianismo es una religión monoteísta. Pero al
mismo tiempo, ese Dios existe en tres personas iguales en esencia y eternidad. Cuando usamos la
palabra “persona”, debemos evitar el error de pensar que son tres dioses; y cuando hablamos de
la unidad de Dios, debemos evitar el error de negar la existencia de las tres personas de la trinidad.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el


nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. Mateo 28:19

PAGINA 7
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN III
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo

Nota que en este pasaje, la palabra “nombre” está en singular, y luego se menciona al Padre, al Hijo y
al Espíritu Santo. Eso significa que este versículo declara ambos: la unidad de Dios y su aspecto trino,
asociando igualmente a las tres personas y uniéndolas en un nombre singular. El énfasis en la trinidad
es muy fuerte aquí.

El Espíritu Santo
El Espíritu Santo no es una fuerza activa o una energía, tampoco un ángel o un ser creado. El Espíritu
Santo es Dios y habita en cada uno de los verdaderos discípulos de Jesús. El Espíritu Santo posee y
exhibe los atributos de una persona, pues la Biblia dice que él:

• Enseña oyendo, hablando y haciendo saber. Lee Juan 16:13.


• Intercede y ora. Lee Romanos 8:26.
• Convence a los incrédulos de sus pecados. Lee Juan 16:8.
• Se entristece. Lee Efesios 4:30.
• Se le puede mentir. Lee Hechos 5:3.
• Se le puede resistir. Lee Hechos 7:51.
• Se le puede blasfemar. Lee Mateo 12:31.

La Biblia dice que el Espíritu Santo es muy activo en los asuntos humanos:

• Participó de la creación. Lee Génesis 1:2.


• Él fue la causa del nacimiento virginal de Jesús. Lee Lucas 1:35.
• Vive y obra dentro de cada cristiano. Lee Romanos 8:10-11.
• Sella a los creyentes. Lee Efesios 1:13.
• Los capacita para vivir en santidad. Lee Romanos 8:13.
• Da testimonio de que somos hijos de Dios. Lee Romanos 8:16.
• Intercede por nosotros y nos ayuda a orar. Lee Romanos 8:26.
• Nos recuerda las enseñanzas de Cristo. Lee Juan 16:13.

Todo lo que hace el Espíritu Santo siempre tiene la finalidad de glorificar a Jesucristo en el mundo.
Nunca dirá ni hará alguna cosa que vaya en contra de las Escrituras; en especial, siempre promoverá
la santidad del individuo, la unidad, la edificación y la santidad de la iglesia.

PAGINA 8
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN III
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo

Pregunta de discusión:
Algunas personas consideran imposible que un solo Dios exista en tres personas ¿por qué crees que la
gente intenta limitar a Dios dentro de sus ideas preconcebidas?

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

________________________________________________________________________________________________________________

Actividad y oración en subgrupos


Formen subgrupos de dos o tres, a fin de tener un tiempo de oración.

1. Hablen con el Espíritu Santo, alábenlo por su presencia y obra constante en sus vidas. La Biblia
afirma que el creyente es templo del Espíritu Santo. Pídanle que les enseñe más acerca de Jesús
y de cómo ser más semejantes a él.

2. Manteniendo los subgrupos, lean 1 Corintios 14:3. Luego, ore cada uno por las personas de su
subgrupo. Expresen sus motivos de oración, si así lo sienten. Mientras cada uno ora por el otro,
piense si tiene alguna palabra para edificarlo, animarlo o consolarlo. ¡No olviden decírsela al
terminar de orar!

PAGINA 9
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN IV
La Biblia, la Palabra de Dios (I)

El Espíritu Santo tiene la misión de forjar el carácter de Cristo en nosotros, y una de sus
herramientas más importantes es la Biblia, la Palabra de Dios.

Revelación. Si Dios es amor y nos creó para que tengamos una relación personal con él, entonces
deberíamos esperar que se revelara a nosotros de alguna manera. La revelación es un acto de Dios
por el cual él inicia la comunicación con una humanidad perdida y condenada por el pecado. Si Dios
no se nos revelara, no lo podríamos conocer. “Revelar” significa, en este caso, que Dios descubre el
velo de la verdad que para nosotros es imposible ver: la verdad acerca de la existencia de Dios, del
hombre, del pecado, de este mundo, de la salvación y de todo el programa de Dios.

¿Cuál es el propósito del mundo? ¿Para qué estoy aquí en la tierra? ¿Quién soy y hacia dónde voy?
¿Cómo debo conducirme frente a Dios y al prójimo? ¿En qué consiste la verdadera religión? etc.

Dios nos ha dado la Biblia para responder estas preguntas. La Biblia es la Palabra escrita de Dios. Es un
libro único, de hecho, es una biblioteca de 66 libros, escrita en un periodo de 1.600 años, por más de
40 autores diferentes. Esos autores no solo vivieron en lugares y épocas diferentes, sino que tenían
distintos niveles sociales y educativos. Sin embargo, lo que todos tuvieron en común fue el hecho de
que Dios los inspiró.

Inspiración: Lee 2 Timoteo 3:16. “Toda la Escritura es inspirada por Dios…”


La palabra en el original significa literalmente: “respirada o soplada por Dios”. Como si procediera del
aliento de Dios, del modo que lo hizo cuando sopló aliento de vida en el hombre que había formado
del polvo de la tierra (Génesis 2:7). Tampoco Dios les dictó mecánicamente palabra por palabra. Esto
quiere decir que la Biblia fue escrita por autores humanos que escribieron bajo la guía e instrucción
directa de Dios. Los hombres que escribieron bajo inspiración divina no lo hicieron en trance ni con su
estado de conciencia alterado; Dios les reveló su Palabra a medida que escribían, usando sus propias
facultades intelectuales normales y sin anular el estilo, la formación y la personalidad de cada uno de
ellos.

2 Timoteo 3:16 y 17 sigue diciendo:

“…y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin
de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra”.

Autoridad: La Biblia es la autoridad máxima para un discípulo de Jesús. En la vida de un cristiano


auténtico las Sagradas Escrituras son la palabra final que resuelve cualquier cuestión concerniente a
asuntos de fe y conducta. En este sentido, la Biblia no puede equivocarse, engañar o inducir a error.
Creemos que la Biblia, por sí sola, es la autoridad máxima, infalible y escrita, para todos los asuntos de
fe y conducta. Esto produce, por lo menos, cinco consecuencias:

PAGINA 10
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN IV
La Biblia, la Palabra de Dios (I)

1. La Biblia es la revelación directa de Dios. Si quieres saber lo que hay en la mente de Dios, estudia
la Biblia.

2. La Biblia es la autoridad suficiente de Dios, ya que es lo único que necesitas para guiar tu vida
en asuntos de fe y moral, nada más, nada menos.

3. La Biblia es la autoridad final de Dios, implica que toda cuestión sobre fe y conducta se decide
final y definitivamente por lo que dicen las Escrituras. Eso no quiere decir que no haya opiniones
buenas y verdaderas fuera de la Biblia; lo que decimos es que toda otra fuente de autoridad
fuera de la Biblia es falible y no podemos basar nuestras vidas en ella.

4. La Biblia es clara. Esto no significa que todo lo que dice la Biblia es perfectamente claro, sino que
sus enseñanzas esenciales sí lo son. Dicho de otra manera: en la Biblia, lo importante es lo más
claro y lo más claro es lo más importante. Creemos que esas enseñazas son claras en sí mismas y
que cada discípulo puede aprenderlas mediante la lectura, sin que sea necesaria la
intermediación de la enseñanza infalible de ninguna iglesia o institución. Sin embargo, eso no
significa que no haya necesidad de seguir principios sanos de interpretación.

5. La Biblia se interpreta a sí misma. Cuando tenemos dificultad para interpretar un texto de la


Escritura, hemos de buscar otros textos que lo aclaren. La Biblia es la mejor intérprete de la Biblia.
Debemos entonces buscar que los textos claros echen luz sobre los más oscuros.

Es importante aclarar que cuando decimos que la Biblia no contiene errores, no estamos afirmando
que es una enciclopedia universal, un tratado científico o de historia. No debemos perder de vista
que el propósito de Dios al darnos la Biblia no es enseñar verdades que el hombre puede descubrir
por sí solo mediante la ciencia, sino proveer el medio para su redención eterna. En este sentido, es
absurdo, por ejemplo, pretender que la Biblia sea un tratado completo de historia antigua. Sin
embargo, eso no afecta el punto de que todos los hechos históricos narrados por ella son
absolutamente verdaderos. La verdad es que la Biblia y la verdadera ciencia nunca se contradicen.

Iluminación: Es posible estudiar la Biblia con la mente, sin detectar el mensaje de Dios. Para que eso no
suceda, necesitamos la iluminación de su autor, el Espíritu Santo. El Espíritu que vive dentro del cristiano, lo
ilumina para que pueda entender las Escrituras. La iluminación se describe en Hebreos 4:12 (CST):

“Porque la palabra de Dios es viva y poderosa, más cortante que cualquier espada
de doble filo; penetra hasta dividir el alma y el espíritu, las coyunturas y las médulas, y
enjuicia nuestros más íntimos pensamientos y propósitos”.

La iluminación casi nunca es automática y requiere que el discípulo desarrolle hábitos saludables de
lectura y estudio bíblico.

PAGINA 11
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN IV
La Biblia, la Palabra de Dios (I)

Preguntas de discusión
1. Muchas personas, instituciones o religiones afirman tener la verdad sobre lo que debemos creer
y cuál debe ser nuestra conducta. Frente a tantas y tan diversas opiniones, ¿en qué te ayuda
saber que Dios te ha revelado su Palabra escrita, la Biblia?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. Según 2 Timoteo 3:17, ¿cómo nos alimenta la Palabra de Dios?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

3. ¿Habías leído alguna vez la Biblia, antes de ser cristiano? Si la respuesta es sí, ¿qué diferencias
encuentras al leerla ahora, que eres un discípulo del Señor?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

Memoriza los nombres de los libros de la Biblia.


Abre tu Biblia en la página que contiene el índice de los 66 libros3 de la Biblia. Memoriza diez todos los
días, durante siete días. Al cabo de una semana los habrás memorizado a todos. Repítelos todos, una
vez por día, durante dos semana más. Después de eso, te será fácil recordarlos en el futuro. Durante el
aprendizaje, comprométete con un compañero del grupo y repíteselos cuando lo veas. No tengas
temor de que él te pregunte cómo has progresado.

3
La Biblia que usa la Iglesia Católico Romana tiene 73, ya que añadió al Antiguo Testamento los llamados libros apócrifos o deutero
canónicos. La ortodoxia evangélica, siguiendo al canon hebreo y tomando en cuenta argumentos contundentes que no
podemos tratar aquí, considera que estos libros no forman parte de la Palabra de Dios. Una explicación sólida y breve de esta
cuestión se halla en el libro: “Respuesta a preguntas difíciles”, de Josh McDowell y Don Stewart, Editorial Vida 1985, páginas 47-49.

PAGINA 12
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN V
La Biblia, la Palabra de Dios (II)

Puesto que la Biblia es un libro, necesita ser interpretado correctamente a fin de que lleguemos
a conocer lo que Dios dice.

Un buen estudiante leerá el texto bíblico tratando de entender lo que su autor ha querido comunicar
lisa y llanamente, tratando de no introducir sus opiniones preconcebidas (o las de otros). Un buen
discípulo se deja informar por el texto bíblico, no lo deforma introduciéndole ideas ajenas a la intención
del autor. Cuando esto último sucede, el estudiante se convierte en coautor del texto Bíblico,
conjuntamente con el Espíritu Santo. La mayoría de los errores y las sectas se originan de esta manera.

Mencionaremos tres disposiciones y cuatro claves para interpretar la Palabra de Dios y recibir la
iluminación del Espíritu Santo.

a. Las tres disposiciones para estudiar la Biblia hablan de la actitud del discípulo al leer las Escrituras.
Si carecemos de esta actitud, no sacaremos demasiado provecho.

Dispuesto a ser humilde


Al leer y estudiar la Biblia debemos renunciar a la pretensión de que sabemos mucho o que lo sabemos
todo; debemos acercarnos a las Escrituras como vasos vacíos que necesitan ser llenados con agua
fresca y pura.

Lee el Salmo 119:18.

“Ábreme los ojos, para que contemple las maravillas de tu ley”.

En otras palabras, sin la ayuda del Espíritu Santo, la Biblia no es más que un libro muerto. Si pensamos
que ya lo sabemos todo, estaremos poniéndonos en el lugar de Dios.

Dispuesto a obedecer
Prestemos especial atención a las palabras del Señor Jesús:

Juan 7:17

“El que esté dispuesto a hacer la voluntad de Dios reconocerá si mi enseñanza


proviene de Dios…”.

Si una persona quiere hacer la voluntad de Dios, la conocerá porque Dios se revela al corazón
obediente. En otras palabras, la obediencia es la condición para conocer, y el querer hacer la voluntad
de Dios es el requisito para conocer la enseñanza de Dios.

PAGINA 13
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN V
La Biblia, la Palabra de Dios (II)

Dispuesto a madurar
Vamos a leer y comentar brevemente el pasaje de Hebreos 5:12-14:

“En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo necesitan que
alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios”.

El propósito de Dios es que todo discípulo de Cristo crezca y madure. Obviamente, adquirir madurez
toma un tiempo, pero en el caso de estos creyentes, el tiempo había pasado y ellos no habían
progresado.

A continuación, el texto pasa a describir la situación de un cristiano inmaduro:

“Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sólido. El que sólo se
alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho”.

La Biblia dice que los cristianos inmaduros no pueden recibir la enseñanza (alimento) más sólida, sino
que solo se les puede repetir las verdades elementales (la leche materna). La última parte de este
pasaje nos aclara la razón:

“En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad
de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción
espiritual”.

Si quieres recibir el alimento sólido y crecer, tienes que estar dispuesto a invertir tiempo en aplicar lo que
ya sabes de la Palabra (por ejemplo, sirviendo con tus dones y talentos). Del mismo modo que cuando
haces gimnasia física tus músculos se desarrollan, cada vez que dejas que la Biblia determine tu
manera de pensar, actuar e interactuar con los demás, tu capacidad de distinguir lo bueno de lo malo
se ejercita y se desarrolla. Esto aumenta tu percepción espiritual y te capacita para recibir un
conocimiento más profundo de la Palabra de Dios.

b. Las cuatro claves para entender la Biblia:

Examinarla
Dijo Jesús:

“Estudien con diligencia las Escrituras…”. Juan 5:39

PAGINA 14
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN V
La Biblia, la Palabra de Dios (II)

Debemos ir a la Biblia con una actitud de búsqueda. Cuando leemos la Biblia debemos hacerlo
lentamente y con cuidado, reflexionando en cada palabra sin prisa ni ligereza. A veces, puede que no
entendamos algo. Eso es normal. Anota ese versículo o frase, ya que en el futuro vendrá la iluminación
que te ayudará a entender. No olvides que la Escritura interpreta la Escritura. Dios también puede usar
a un maestro u otro discípulo con más tiempo en el camino de la fe, a fin de explicarte algún punto
que no entiendes.

Repetirla y memorizarla
Pablo, en Colosenses 3:16, dice:

“Que habite en ustedes la palabra de Cristo…”

Nuestra mente es un archivo vacío que debemos usar para almacenar la Palabra de Dios. Así como
almacenamos alimentos para nutrir nuestros cuerpos en el momento oportuno, también almacenamos
en nuestras mentes la Palabra de Dios. ¿Para qué? Para usarla cuando la necesitamos. ¿Cuándo la
necesitamos?

• En los momentos de duda, prueba o tentación.

• Cuando necesitamos animar a otros o animarnos a nosotros mismos.

• Cuando necesitamos consejo o sabiduría.

Jesús pudo combatir al diablo en el desierto porque había memorizado la Palabra de Dios. Por eso,
Pablo la llama “la espada del Espíritu” en Efesios 6:17. Pero la única manera de que la Palabra de Cristo
habitará en nosotros es memorizándola intencionalmente; oportunamente, el Espíritu Santo iluminará tu
vida con aquella Palabra atesorada en tu mente. Pero si tu mente está vacía de la Palabra, ¿cómo
podrá haber luz en tu vida? Es curioso cómo mucha gente puede memorizar letras de canciones,
propagandas y películas; pero son incapaces de memorizar un texto de la Biblia. El erudito Herbert
Lockyer encontró en la Biblia 7.487 promesas de Dios para el hombre, ¿no es fascinante? Algunas de
esas promesas podrían llegar a cumplir un gran rol en tu vida. Asimismo, muchos textos de la Palabra
de Dios le advierten al discípulo cómo debe actuar y conducirse en la vida, al tiempo que lo nutren con
la verdad que les permite identificar el error y las falsas doctrinas.

Meditar en ella
Lee ahora Josué 1:8.

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche”.

PAGINA 15
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN V
La Biblia, la Palabra de Dios (II)

Uno de los signos de la madurez en un discípulo es el hábito de meditar en la Biblia. Esto tiene dos
partes: una, es nuestro pensamiento mientras leemos la Biblia, la otra, es nuestro pensamiento en
nuestra vida diaria. Si durante el día meditamos en las Escrituras, nuestra mente se afirmará y se
inclinará naturalmente hacia las cosas de Dios. Una de las causas más comunes de la superficialidad
y la mediocridad espirituales radica en que nos pasamos el día pensando en las preocupaciones, los
problemas, los negocios, el entretenimiento, y a veces hasta en la iglesia; pero no destinamos tiempo
para enfocarnos en lo que Dios nos está diciendo en su Palabra.

Estudiarla y aplicarla en comunidad


A la lectura y estudio bíblico personal debemos agregar el hábito de hacerlo en comunidad con la
familia de Dios, la iglesia. La Biblia enseña que el discípulo de Jesús no es una entidad aislada, sino que
forma parte de una familia. El estudiar y aprender la Biblia en comunidad nos ayuda a entender la
importancia del cuerpo de Cristo. Muchas verdades solo pueden aprenderse o confirmarse dentro del
contexto de la familia de Dios, como por ejemplo: experimentar el compañerismo cristiano, recibir la
enseñanza de un maestro de la Palabra, practicar los dones espirituales y servir a otros, etc.

Pregunta de discusión
1. De las tres disposiciones para estudiar la Biblia que hemos aprendido (humildad, obediencia y
madurez), ¿cuál de ellas es la que más te cuesta poner en práctica? ¿Qué paso concreto
podrías dar para crecer en esa área en particular?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

Actividades
1. Examina cuidadosamente el pasaje de Efesios 2:1-10. Ora. Anota los comentarios y las preguntas
que tengas.

2. Usa la lista provista al final de esta sesión y memoriza un versículo por semana. Simplemente
repítelo hasta que puedas decirlo sin necesidad de leerlo.

3. Lean el pasaje de Filipenses 2:4-8. Piensen de qué maneras prácticas pueden servirse
mutuamente dentro del grupo, satisfaciendo alguna necesidad.

PAGINA 16
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN V
La Biblia, la Palabra de Dios (II)

Versículos para memorizar


Busca en la Biblia cada uno de los siguientes versículos. Anótalos en una tarjeta y memorízalos. Hay un
versículo para cada semana del año. Para memorizar necesitamos repetir muchas veces. Toma la
tarjeta y divide el versículo en secciones más pequeñas, de modo que puedas memorizarlas una por
una. Lleva la tarjeta contigo durante el día y reléela cuando tengas un momento libre. Esta lista no es
exhaustiva, ya que hay muchos otros versículos importantes que pueden enriquecer tu vida. Te
animamos a que empieces aprendiendo estos; luego, añade otros más a la lista.

1) Éxodo 14:14 27) Salmos 127:3


2) Mateo 5:16 28) Juan 6:35
3) Deuteronomio 31:6 29) Proverbios 3:5-6
4) Mateo 6:14 30) Juan 8:32
5) 2 Samuel 22:3 31) Proverbios 9:10
6) Mateo 6:21 32) Juan 10:10
7) 1 Crónicas 16:11 33) Proverbios 14:12
8) Mateo 6:33 34) Juan 13:35
9) Salmos 19:14 35) Proverbios 22:6
10) Mateo 7:21 36) Juan 14:6
11) Salmos 24:1 37) Eclesiastés 3:1
12) Mateo 11:28 38) Juan 14:21
13) Salmos 34:19 39) Eclesiastés11:9
14) Mateo 20:28 40) Juan 14:27
15) Salmos 37:4 41) Jeremías 29:11
16) Mateo 24:35 42) Hechos 4:12
17) Salmos 46:10 43) Romanos 1:16
18) Mateo 28:19-20 44) Romanos 5:8
19) Salmos 84:11 45) Romanos 8:1
20) Marcos 9:23 46) Romanos 8:28
21) Salmos 118:24 47) Romanos 8:37-39
22) Lucas 6:31 48) 1 Corintios 13:4-7
23) Salmos 119:9 49) 2 Corintios 5:17
24) Lucas 6:38 50) 2 Corintios 9:7
25) Salmos 119:105 51) 1 Timoteo 6:10
26) Juan 1:12 52) Hebreos 11:6

PAGINA 17
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VI
La gracia, la salvación y el perdón eternos

En Efesios 2:8, la Biblia declara que hemos sido salvos por medio de la gracia. La gracia es un regalo
inmerecido: no se da a quienes han hecho algo para merecerla. De hecho, si algo es merecido,
entonces no es gracia, sino salario o recompensa. Dice la Biblia:

“Cuando alguien trabaja, no se le toma en cuenta el salario como un favor sino como
una deuda” Romanos 4:4

Las ideas de mérito y gracia se contradicen totalmente. La gracia es Dios salvando a los que no se lo
merecen. “Gracia” significa que aunque el hombre no le ha dado ningún motivo a Dios para salvarlo;
Dios lo salva de todos modos, porque lo ama. Si el hombre hiciera algo para merecer la salvación,
entonces esta sería el salario por un trabajo hecho. En un empleo regular, tú pagas tu salario con tu
trabajo. Recibes el salario porque hiciste mérito trabajando. Ese es el principio del salario. El salario se
gana, la gracia no. La Biblia enseña que no podemos llegar al cielo haciendo méritos, es decir, no
podemos comprar nuestra salvación haciendo buenas obras.

“Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes,
sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte”. Efesios 2:8-9

Resumiendo
1. Somos salvos por gracia

2. La gracia siempre fluye desde arriba hacia abajo (Dios al hombre)

3. Es regalo, no salario

Dios ha colocado a todos los hombres en el mismo nivel, de modo que nadie pueda salvarse por medio
de las obras. Dice la Biblia:

“Pues Dios sujetó a todos en desobediencia” Gálatas 3:22 (RV 1960)


y
“La Escritura lo encerró todo bajo pecado” Romanos 11:32 (RV 1960)

I. ¿QUÉ SE NECESITA PARA RECIBIR LA GRACIA DE DIOS?

1) Reconocerte como un pecador que no puede hacer nada para salvarse. El problema del
pecado es tan serio que Dios no puede dejar que un pecador vaya al cielo si primero no se
arregla este asunto.

PAGINA 18
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN VI
La gracia, la salvación y el perdón eternos

2) Creer que Jesús murió por tus pecados y recibirle como tu Señor y Salvador personal.

La gracia y la salvación de Dios se reciben solo por la fe, no a través de ninguna clase de ritual,
ceremonial, sacramento o práctica administrada por alguna iglesia o institución. La Biblia enseña
claramente que la gracia, el perdón y la salvación solo se reciben por medio de la fe. Esto no quiere
decir que a Dios no le interese tu conducta después de que has sido salvo por la fe. La Biblia dice
que Dios espera que hagamos buenas obras, pero esas buenas obras son una evidencia de que
tengo vida eterna, no un medio para adquirirla.

II. ¿CÓMO OPERA LA GRACIA DE DIOS?


Dice la Biblia:

“Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23 (RV 1960)
y
“La paga del pecado es muerte”. Romanos 6:23 (RV 1960)

Esta sentencia declarada en contra de toda la humanidad nos habla acerca de la justicia de Dios. Dios
es justo y no puede pasar por alto el pecado. Al mismo tiempo, Dios es amor. ¿Cómo se resuelve este
dilema? Es aquí en donde entra la gracia de Dios. La gracia de Dios se manifiesta en la persona y obra
de nuestro Señor Jesucristo. Aunque no lo merecíamos, hace dos mil años, Dios el Hijo se humilló a sí
mismo y se hizo hombre en la persona de Jesús de Nazaret. Jesús vivió una vida santa, justa y sin
pecado. Esto lo facultó para ser el Salvador de la humanidad, ya que como él era justo, no tenía
pecados propios por los cuales pagar. Por lo tanto, él podía llevar sobre sí mismo los pecados de otros
y satisfacer la justicia de Dios. Pero para que eso sucediera, Jesucristo tenía que sufrir la pena y el
castigo de nuestros pecados: la muerte. Por eso, Jesucristo entregó su vida y fue crucificado, muriendo
en nuestro lugar.

Debes entender que cuando recibes al Señor Jesucristo como tu Salvador personal y reconoces que él
murió por tus pecados, ya no debes pagar por ellos porque Jesucristo ha pagado por ti, y ha satisfecho
la justicia de Dios. Pablo, el apóstol, lo dice de esta manera:

“Porque así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reinará por la
justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”. Romanos 5:21 (RV 1960)

Según este pasaje hay dos cosas que reinan:


1. el pecado

2. la gracia

PAGINA 19
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VI
La gracia, la salvación y el perdón eternos

El pecado reinó para muerte y la gracia reinará para vida eterna. ¿Cuál es la diferencia entre ambas?
Que mientras el pecado reina solo, la gracia reina mediante la justicia. El pecado, por sí solo, produce
la muerte; pero la gracia necesita la ayuda de la justicia para reinar. En otras palabras, Dios puede
manifestar su gracia solo porque Cristo satisfizo la justicia de Dios cuando murió en la cruz y pagó por
nuestros pecados. Una vez que la justicia de Dios queda satisfecha, la gracia puede reinar trayéndonos
vida eterna.

La Biblia enseña que Jesucristo derramó su sangre en la cruz para quitar nuestros pecados. Juan el
Bautista un día vio a Jesús y dijo: “He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan
1:29). La razón por la que nuestros pecados son perdonados es que el Cordero de Dios los ha quitado
del medio; que la sangre de Jesús, el Hijo de Dios, ha limpiado nuestros pecados. No importa lo grande
o burdo que sea el pecado, puede ser perdonado por medio de su sangre. Este perdón te da vida
eterna y limpia tu conciencia de las cosas malas de tu pasado, dándote libertad para servir a Dios. La
Biblia dice esto en Hebreos 9:14.

¡Cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin
mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte,
a fin de que sirvamos al Dios viviente!

Preguntas de discusión
1. ¿Por qué no podemos comprarle la salvación a Dios, como si se tratara de un salario?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. ¿Qué sientes al saber que eres salvo por gracia, mediante la fe? ¿Por qué crees que es
importante explicárselo a otros?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 20
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN VI
La gracia, la salvación y el perdón eternos

3. ¿Alguna vez recibiste un regalo inmerecido e inesperado? Cuenta brevemente la experiencia.

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 21
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VII
El bautismo y la Cena del Señor

Jesús conocía el poder de los símbolos y sin duda hizo un buen uso de ellos. El bautismo y la Cena del
Señor son ordenanzas por medio de las cuales Jesús quiere que sus discípulos declaren y expresen en
comunidad la presencia y la obra de Cristo en sus vidas.

El bautismo
Jesús estableció la ordenanza del bautismo.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el


nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo…” Mateo 28:19

El bautismo es un paso de obediencia que Jesús nos pide que demos, una vez que hemos nacido de
nuevo. Puede definirse como un testimonio público de mi fe en Jesucristo y de la nueva vida que él me
ha dado. La Biblia enseña que el bautismo es el primer paso a seguir después de recibir a Cristo.

“Los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día se unieron a la iglesia
unas tres mil personas”. Hechos 2:41

1. El bautismo ilustra la muerte, sepultura y resurrección de Cristo; y cómo cada uno de estos
eventos se relaciona con mi vida personal.

“Pues por el bautismo fuimos sepultados con Cristo, y morimos para ser
resucitados y vivir una vida nueva, así como Cristo fue resucitado por el glorioso
poder del Padre”. Romanos 6:4 (DHH)

La persona que ha creído da testimonio público de su fe, a través de una representación más
que elocuente: el ser sumergido en el agua ilustra que ha muerto conjuntamente con Cristo, de
modo que su vida anterior ha quedado sepultada; el salir del agua representa la nueva vida del
creyente que ha resucitado conjuntamente con Cristo. En otras palabras, el bautismo es un
símbolo de tu nueva vida como cristiano. El bautismo NO SALVA ni te hace un cristiano, solo
muestra que ya lo eres.

2. El bautismo demuestra mi incorporación al cuerpo de Cristo:

“Y de la misma manera, todos nosotros, judíos o no judíos, esclavos o libres,


fuimos bautizados para formar un solo cuerpo por medio de un solo Espíritu…”.
1 Co 12:13 (DHH)

¿Por qué es importante demostrarle al mundo que somos miembros del cuerpo de Cristo?
Porque vivimos en un mundo dividido por la nacionalidad, la raza, la política, la religión, el
idioma, la riqueza, la posición social, la educación, etc. Por más pequeña y sencilla que sea una

PAGINA 22
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN VII
El bautismo y la Cena del Señor

comunidad, tarde o temprano surgirán tendencias que busquen la disolución y la división.


Cuando pasamos a formar parte del cuerpo de Cristo, todos nos convertimos en miembros de
una misma familia; aunque seamos diferentes (porque Dios ama la variedad), hay un lazo común
indestructible que nos une: que todos hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, todos estamos
unidos y formamos un mismo cuerpo: el cuerpo de Cristo. Cristo derriba todas las barreras
nacionales, raciales, culturales, sociales y económicas; y nos hace a todos un solo pueblo, una
misma nación, dándonos una ciudadanía idéntica: la ciudadanía del Reino de los Cielos.

3. La forma en que se administra el bautismo no es tan importante como el significado mismo del
acto. Sin embargo, creemos que el bautismo debe ser hecho por inmersión total de la persona
en el agua, por las siguientes razones:

a. Jesús fue bautizado por inmersión:

“Tan pronto como Jesús fue bautizado, subió del agua”. Mateo 3:16

b. Todos los bautismos mencionados en la Biblia son por inmersión.

c. La palabra “bautizar”, significa “sumergir en agua”.

d. El bautismo por inmersión simboliza claramente la sepultura y la resurrección.

4. ¿Quién debería ser bautizado? Toda persona que ha creído en Cristo. Son repetidas las veces en
que la Biblia nos dice que los que creían eran bautizados. Por eso pensamos que el bautismo
procede toda vez que una persona tiene la madurez necesaria para creer. El N.T. muestra que
los creyentes eran bautizados inmediatamente. La verdad es que no existe razón para demorar
este paso de obediencia, una vez que la persona ha recibido al Señor. Es más, las estadísticas
demuestran que cuanto menos demore un creyente en bautizarse, más altas son las
probabilidades de que éste persevere en los caminos de Dios.

La cena del Señor


Esta es la otra ordenanza que nos dejó el Señor Jesús y él mismo se encargó de instituirla, celebrándola
con sus discípulos la noche de la última Pascua. Jesús nunca les pidió a sus discípulos que recordaran
su nacimiento, pero les mandó que recordaran su muerte, resurrección y segunda venida.
Básicamente, la Cena del Señor consiste en conmemorar que Jesús murió por nosotros. Pablo, el
apóstol, nos habla acerca de esto en 1 Corintios 11:23-26:

“El Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, y después de dar gracias,
lo partió y dijo: ‘Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en

PAGINA 23
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VII
El bautismo y la Cena del Señor

memoria de mí’. De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: ‘Esta
copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en
memoria de mí’”.

El pan y la copa son símbolos que Jesús usó para que hagamos memoria de él. La cena del Señor es
un acto simple y simbólico, no un sacrificio en donde la muerte del Señor se repite misteriosamente una
y otra vez. Esta es la interpretación que surge naturalmente del texto bíblico. Jesús solo quería que
recordáramos su muerte a través de este simple acto simbólico, no que lo practicáramos para obtener
la salvación. Jesús explicó lo que significa la frase “en memoria de mí”:

“Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte
del Señor hasta que él venga”. (v.26)

Puesto que la Biblia enseña que Jesús murió una sola vez y para siempre, la expresión “comen de este
pan y beben de esta copa” no puede referirse a que el creyente come y bebe literalmente el cuerpo
y la sangre de Cristo. De modo que el énfasis no está en el pan y el vino sino en lo que estos elementos
simbolizan; y precisamente a esto se refiere la última parte del pasaje: “proclaman la muerte del Señor
hasta que él venga”. En última instancia, la Cena del Señor es una proclamación de fe que los
cristianos hacen dentro de la comunidad de creyentes.

1. ¿Quiénes deberían tomar la Cena del Señor?


La Biblia da testimonio de que la Cena del Señor debe ser practicada solo por quienes son
discípulos del Señor Jesucristo, dentro de la comunidad de creyentes. Solo los creyentes pueden
participar con el debido discernimiento que requieren las Escrituras; es decir, con plena
conciencia de que están recordando que Jesucristo derramó su sangre preciosa en la cruz, para
salvación de ellos.

2. ¿Cómo debemos prepararnos para tomarla?


La Biblia enseña claramente que un creyente debe tomar seriamente su participación en la
Cena del Señor. En primer lugar, la Palabra nos alienta participar, no a excusarnos o dejar de
tomarla. Pero al mismo tiempo, nos advierte que no participemos indignamente.

“Cualquiera que coma este pan o beba esta copa del Señor indignamente,
será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”. 1 Corintios 11:27 (RVR 1960)

El versículo 29 explica lo que significa comer y beber indignamente:

“El que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come
y bebe para sí”.

PAGINA 24
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN VII
El bautismo y la Cena del Señor

Los cristianos de Corinto, (destinatarios de la carta de Pablo) estaban tomando la cena del Señor
livianamente, sin darle el significado que Jesús había indicado que debía tener. Parece que en
vez de recordar la muerte del Señor, se dedicaban a glotonear y embriagarse. Cualquier pecado
o conducta que saque a Jesús del centro de nuestro enfoque, puede llevarnos a “comer y beber
indignamente”. Por eso, el texto nos sigue diciendo a continuación cómo tomar la Cena del
Señor dignamente y así no tentar a Dios:

“Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan y beba de la copa”. (v.28)

La Biblia dice que debemos examinarnos para ver si hay pecado en nuestras vidas; esto significa
que quizá tengamos que confesar nuestros pecados a Dios, y eventualmente, restaurar las
relaciones con otras personas. No olvidemos que la sangre de Jesucristo nos limpia de todo
pecado. Notemos que la Palabra dice: “Pruébese cada uno a sí mismo, y coma”. Sin embargo,
sucede que algunos cristianos se “prueban” y luego no comen, porque han hallado algún
pecado o situación no resuelta en su vida. La finalidad de examinarnos a nosotros mismos es la
de confesar cualquier pecado y así poder comer; no llenarnos de culpa y dejar de participar. Así
que, debemos estar atentos y seguir todo el consejo de la Palabra de Dios.

3. ¿Cuándo y con qué frecuencia deberíamos tomarla?


Jesús nunca dijo cuándo y con qué frecuencia deberíamos celebrar la Cena del Señor. Él la
instituyó un jueves a la noche. La Biblia dice que los primeros cristianos la celebraban en los
hogares o cuando se reunían como iglesia o asamblea local.

Conclusión
El bautismo y la cena del Señor son dos actos que expresan la esencia de la fe y la vida de un discípulo
de Cristo;
1) mediante el bautismo declaramos nuestra salvación

2) mediante la Cena del Señor recordamos lo que a Cristo le costó nuestra salvación.

Preguntas de discusión
1. ¿Has sido bautizado luego de haber creído en el Señor? Si la respuesta es no, habla con tu líder
de grupo o con tu iglesia, y hazlo sin más demora.

2. ¿Ya has sido bautizado? Comenta tu experiencia a tus compañeros del grupo. Habla sobre lo
que sentiste al obedecer esta ordenanza del Señor.

3. ¿Alguna vez has participado de la Cena del Señor? Si la respuesta es no, habla con el pastor o
con el líder de tu grupo pequeño, a fin de recibir información sobre cómo y cuándo participar.

PAGINA 25
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VIII
Tu relación personal con Dios

La salvación trae consigo la restauración de la relación rota que teníamos con Dios, como
consecuencia del pecado. Esta relación restaurada se expresa a través de nuestra capacidad de
comunicarnos con Dios, con la ayuda del Espíritu Santo que vive en nosotros y la de Jesucristo, que está
sentado a la derecha del Padre, intercediendo por nosotros. Nuestra relación personal con Dios se
manifiesta por dos canales:

1. la oración

2. la Palabra de Dios

Básicamente, tú hablas con Dios mediante la oración y Dios te habla a ti mediante la Biblia. La Biblia
dice que Dios es nuestro Padre y se interesa por todos los aspectos de nuestra vida; él quiere tener una
relación fluida con nosotros. Pero una auténtica relación basada en el amor depende de las dos
partes, en este caso: Dios y tú. Nuestra relación con Dios es única y especial porque se basa en:

1. La fe. A Dios no lo podemos percibir con nuestros sentidos. Estamos acostumbrados a


relacionarnos con los demás a través de la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto; pero eso,
en general, no funciona con Dios. La Biblia dice que Dios es espíritu, de modo que para
comunicarnos con él debemos usar nuestro espíritu, o tal vez podríamos decir: nuestros “ojos
espirituales” o los “ojos de la fe”. Lee Hebreos 11:6,

“En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca
a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan”.

Cuando te relacionas con tu esposa, esposo, familiar, amigo, vecino, o compañero de trabajo,
no necesitas tener fe en que ellos existen ya que los puedes ver con tus ojos y escuchar con tus
oídos. Pero cuando nos relacionamos con Dios necesitamos hacerlo con los ojos de la fe,
debemos creer.

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo


2. El primer gran mandamiento:
tu ser y con toda tu mente… Éste es el primero y el más importante de los
mandamientos”. Mateo 22:37-38

Esto significa que Dios es nuestro Señor y debe ocupar el primer lugar en nuestra vida; en otras
palabras, nuestro deber es vivir para agradarle y complacerle a él. Nada ni nadie debería
ocupar el lugar de Dios en la vida de un creyente. Nuestra relación personal con Dios se basa
en la adoración. Adorar a Dios es vivir para agradar a Dios. ¿Cómo sabemos que estamos
creciendo en nuestra relación con Dios? Cuando le obedecemos de todo corazón y le damos
el primer lugar en nuestras vidas.

PAGINA 26
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN VIII
Tu relación personal con Dios

El discípulo exitoso es aquel que aprende a vivir en dos niveles al mismo tiempo: el exterior y el interior.
En el nivel exterior realizas todas las actividades normales de este mundo: comes, duermes, te higienizas,
trabajas, haces deportes, te entretienes, interactúas con otras personas, tu estado de ánimo cambia y
puede que tu salud física se deteriore... Debes aprender a vivir responsablemente en este nivel; pero
paralelamente, existe un nivel de vida más profundo: tu vida interior, tu comunión con Dios. Ese es el
verdadero centro de tu vida. En el nivel externo de tu vida siempre habrá mucho ruido, convulsión,
desgaste, presiones, éxito, fracaso, etc.; pero esas circunstancias no definen ni deciden lo que eres, ni
tu destino. En el nivel interior, un discípulo aprenderá a vivir en la dimensión eterna, como un ciudadano
del cielo, en una actitud de adoración, gozo, gratitud y sumisión absoluta a la voluntad y a la voz de
Dios. De esta manera vivió nuestro Señor Jesucristo, quién aunque sufrió y murió horriblemente, su
comunión con el Padre y el propósito de su vida jamás se interrumpieron. El problema de muchos
cristianos es que hacen de lo externo el centro de sus vidas, perdiendo así el equilibrio y la perspectiva.
Tu desafío como discípulo es:

1. Aprender y desarrollar el hábito de vivir reconociendo estos dos niveles de existencia simultáneos,

2. Cultivar tu vida interior, para lo cual, naturalmente se requiere fe y disciplina:

a. Fe, para confiar en que Dios siempre está con nosotros;

b. Disciplina, para cultivar el hábito de hablar con Dios mientras realizamos las actividades
normales de la vida. No se trata de demonizar la vida exterior, sino más bien de no ser
controlados por ella, como si fuera todo lo que hay.

Preguntas de discusión
1. Piensa en cómo se desarrolla tu semana y en lo que haces desde que te levantas hasta que te
acuestas (vas al trabajo, a la escuela, limpias tu casa, cocinas, haces compras, vas al gimnasio,
a la iglesia, etc.). ¿Qué le dirías a Dios mientras llevas a cabo tus actividades cotidianas? Te
ayudamos con la primera, luego, completa los siguientes renglones.

• Alábale por darte un día más de vida.

• _______________________________________________________________________________________________________

• _______________________________________________________________________________________________________

• _______________________________________________________________________________________________________

• _______________________________________________________________________________________________________

PAGINA 27
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN VIII
Tu relación personal con Dios

2. Dios es real, más allá de que lo veamos o no. ¿Qué sientes al saber que él siempre está contigo
y está dispuesto a escucharte?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

Actividades
1. Busca un lugar en tu casa en donde puedas tener diariamente un encuentro a solas con Dios,
tal como se describe en la lección de video.

2. Anota cuáles son algunas de las distracciones o impedimentos más comunes que te impiden
comunicarte con Dios diariamente.

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

Discute con tus compañeros de grupo qué pasos concretos podrían dar esta semana para
derribar o evitar esas barreras.

PAGINA 28
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN IX
Tu relación con la familia de Dios

La iglesia
Hemos visto que en la Biblia la palabra iglesia se usa de tres maneras:

1. Para designar a todo el cuerpo de Cristo en general, es decir, en sentido universal. Comprende
a todos los creyentes a lo largo de la historia, los que han vivido, los que viven, y los que algún
día vivirán en esta tierra hasta el fin del mundo. Estamos hablando de gente de toda lengua, raza
y nación; ya que Dios no hace acepción de personas.

“Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y las
puertas del reino de la muerte no prevalecerán contra ella”. Mateo 16:18

2. Para designar al conjunto de creyentes que se reúne en una localidad geográfica determinada;
por ejemplo, “la iglesia de Dios que está en Corinto” (1 Co 1:2) o “las iglesias de Galacia” (Ga 1:2).

3. Para referirse a la expresión más simple del cuerpo de Cristo: dos o tres personas que se reúnen
en su nombre.

“Si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que
pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo. Porque donde dos
o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Mateo 18:19-20

Jesús dice claramente que él está en medio de dos o tres que se reúnen en su nombre. Dos o tres
discípulos que se reúnen y se ponen de acuerdo aquí en la tierra, desatan el poder y la presencia
de Dios. Solo la iglesia, el cuerpo de Cristo, puede tener semejante autoridad. Dos o tres
creyentes reunidos en el nombre de Jesús son iglesia; mil, diez mil, o más creyentes reunidos no
son “más” iglesia. Solo son una iglesia más numerosa.

Estos son los tres usos bíblicos de la palabra “iglesia”.

Usos no bíblicos de la palabra iglesia

• Muchos confunden “templo” con “iglesia”. El templo es el edificio en donde la iglesia


eventualmente se reúne, pero no es necesario para que la iglesia exista. De hecho, muchas
iglesias se reúnen en hogares, locales comerciales, lugares de trabajo, parques, etc.

• Muchos usan la palabra iglesia para identificar una denominación u organización específica. Es
así como algunos dicen: “Yo pertenezco a la iglesia bautista”, “Soy de la iglesia luterana”, o “Voy
a la iglesia católica”. Debemos recordar que, por mucho que se haya popularizado, este no es
un uso bíblico de la palabra “iglesia”.

PAGINA 29
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN IX
Tu relación con la familia de Dios

Por último, recordemos que el término “iglesia” también significa: “los llamados afuera”. Esta es una
buena ilustración del concepto bíblico de iglesia: “Todos los que han sido rescatados del mundo y de
las tinieblas, por medio de la sangre preciosa de Jesús”.

Entender el concepto bíblico de “iglesia” es esencial por dos razones:

1) Para no confundir a la iglesia con el mundo.

2) Para no promover divisiones dentro del cuerpo de Cristo.

La iglesia local. Grupos grandes y pequeños


La iglesia universal se manifiesta prácticamente en la tierra a través de la iglesia local, que es el
conjunto de creyentes que se reúnen, adoran, practican la comunidad, sirven y comunican el
Evangelio juntos. Sin la iglesia local, la iglesia universal no tendría un canal de expresión en el mundo.

En la iglesia primitiva, los discípulos del Señor Jesús se reunían en el templo y en las casas. Lee el
siguiente versículo:

“No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan
y compartían la comida con alegría y generosidad”. Hechos 2:46

Dios creó al hombre y a la mujer como seres sociales, es decir, nos ha dado la capacidad de vivir en
comunidad. Cuando dos o más personas se unen con un objetivo común, sus talentos, capacidades,
y recursos se potencian, se multiplican. Esto posibilita el alcance de metas más grandes, de un modo
más económico y eficiente. De hecho, Dios ha dicho: “No es bueno que el hombre esté solo”.

La verdad es que Dios no nos creó para que andemos solos por la vida. Lee el siguiente versículo:

“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno
levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!” Eclesiastés 4:9-10

Dios diseñó a la iglesia como una comunidad especial, como una gran familia cuya existencia seguirá
por la eternidad. Dios nos creó para que seamos parte de su familia, no solamente para que creamos
un conjunto de doctrinas.

Vivimos en una cultura que promueve el individualismo, que te dice que el éxito consiste en ser
autosuficiente y no necesitar a nadie. Creemos en el mito del superhéroe, uno que es poderoso y
nunca depende de los demás. Esto mata la comunidad y no forma parte del plan de Dios. De hecho,
valoramos tanto la idea del superhéroe, que incluso tendemos a pensar así de los personajes de la
Biblia. Por ejemplo, tomemos el caso de Pablo, el apóstol, uno de los actores principales del Nuevo

PAGINA 30
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN IX
Tu relación con la familia de Dios

Testamento. Sabemos que Pablo fue usado poderosamente por el Señor. Plantó iglesias, enseñó la
Palabra, obró milagros y escribió casi la mitad del Nuevo Testamento. ¡Todo un superhéroe! Sin
embargo, Pablo, al final de su carta a los romanos, saluda específicamente a 27 personas, llamándolas
a cada una por sus nombres (Romanos 16:1-16). Al nombrarlas, reconoce, alaba y agradece el aporte
invalorable de cada uno de ellos tanto a su propio ministerio, como al cuerpo de Cristo en general.
Pablo no era un “llanero solitario”, sino que experimentaba en su vida y ministerio la comunidad con
otros cristianos.

El ministerio y tus dones


Dentro de la iglesia local o de tu grupo pequeño se genera el espacio para una vida plena y fructífera,
es decir: tener compañerismo, crecer y madurar espiritualmente, servir a otros con nuestros dones y
talentos, y cumplir nuestra misión en la vida: hablar a otros de Jesucristo.

Todos los dones y habilidades del creyente proceden de Dios y son dados para que este sirva a los demás
y agrade al Señor. Cada discípulo es responsable por la manera en que usa los dones que ha recibido.

El vínculo del amor


El amor es la identificación de la familia de Dios frente al mundo. Dijo Jesús:

“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros”.
Juan 13:35 (RVR 1960)

Poco antes de ser crucificado, Jesús oró por la iglesia en Juan 17. Él le pidió al Padre:

“Que el amor con que me has amado esté en ellos” (v.25).

El amor es la credencial de la iglesia, sin amor, no hay iglesia o se está muy cerca de que no la haya…
Hay dos cosas importantes con respecto al amor del que Jesús nos habla:

1) genera unidad

2) engendra entre los creyentes la misma clase de unidad que el Hijo tiene con el Padre

¿Y en qué consiste el amor de Dios? En querer y buscar siempre el bien para los demás, no importa si
se lo merecen o no. Amar es tratar a los demás como nosotros queremos que nos traten; es querer para
los demás el mismo éxito, felicidad, superación y plenitud que queremos para nosotros mismos. Cuando
esa clase de amor reina entre los discípulos de Jesús, el mundo se siente poderosamente atraído.

PAGINA 31
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN IX
Tu relación con la familia de Dios

El amor le dice “sí” al pecador, pero “no” al pecado. Esto significa que si ves a tu hermano cometiendo
un pecado, harás todo lo que esté legítimamente en tus manos para restaurarle; no te olvides que el
genuino amor también protege, provee, corrige y disciplina. La Biblia dice que si no amamos a nuestros
hermanos, a quienes vemos, no podemos amar a Dios, a quien no podemos ver. De modo que si no
aprendemos a amar a nuestros hermanos, nunca podremos mostrarle al mundo que amamos a Dios.

Preguntas de discusión
1. ¿Cuáles son las cosas que te alejan de la comunidad con otros creyentes?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. ¿Cómo podrías esta semana remover esos obstáculos de tu vida?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

3. ¿Por qué crees que cada vez que pensamos en “iglesia”, casi siempre nos referimos a edificios
u organizaciones, olvidando el genuino significado bíblico?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

4. Conversen sobre algunas maneras prácticas de demostrar el amor de Dios dentro del grupo.
¿De qué forma concreta pueden saber los demás que ustedes son parte de la familia de Dios?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 32
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN X
Tu relación con los que todavía no creen

La Biblia dice que Dios nos reconcilió consigo mismo para que vayamos y reconciliemos a otros con él.
Esa es la misión de nuestra vida. Antes de ascender al cielo, Jesús les dio a sus discípulos lo que se ha
dado en llamar: “la Gran Comisión”.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el


nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que
les he mandado a ustedes”. Mateo 28:19:20a

Jesús está preparando el Cielo para llenarlo de gente salva, y nos ha encomendado ayudarle en esta
tarea. ¿Cómo? Haciendo discípulos. Hacer discípulos es tu misión en la vida. Dios nos ha dado la Gran
Comisión para que nos multipliquemos, se agrande la familia de Dios y llenemos el cielo. La Biblia nos
enseña que Dios ama a los perdidos y quiere que tú los trates de la misma manera. Lee el siguiente
versículo:

“Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos
pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5:8

Todo discípulo del Señor debe procurar no contaminarse con el pecado y el sistema de valores del
mundo, al mismo tiempo que se le pide que interactúe con las personas que hay en el mundo. Eso fue
lo que hizo Jesús cuando vivió aquí en la tierra. Nuestro Señor se relacionó con toda clase de personas,
de hecho, algunas de ellas no tenían buena reputación en la comunidad. Por esa razón, sus enemigos
lo llamaron “amigo de pecadores”. Jesús pasaba tiempo con los pecadores influyendo sobre ellos
positivamente; nunca aprobó ni practicó las cosas malas que hacían, pero los amó lo suficiente como
para mostrarles el camino de la salvación. Nosotros, sus discípulos, debemos hacer lo mismo.

Lee el siguiente versículo:

“Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo aprovechando al máximo


cada momento oportuno”. Colosenses 4:5

La Biblia nos anima a relacionarnos con los no creyentes de una manera sana e inteligente,
exponiéndolos a la luz del Evangelio siempre que se presente el momento oportuno. Es bueno tener
contacto con personas no creyentes, es más, debemos ser bien intencionales a la hora de hablar del
Señor con quienes no lo conocen. Solo el Espíritu Santo es quien produce el nuevo nacimiento, quien
convence a la persona de sus pecados y necesidad de perdón. Tú y yo, por el otro lado, solo somos
instrumentos en sus manos; le contamos nuestra historia y le hablamos de la Palabra de Dios.

PAGINA 33
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN X
Tu relación con los que todavía no creen

Si quieres ser un discípulo bien preparado para comunicar el Evangelio cuando la oportunidad se
presente, debes saber hacer bien dos cosas:

1) Contar tu historia
Puedes escribir tu historia en los 30 renglones de una hoja regular tamaño carta, dividiéndola en tres
partes: en los primeros 7 renglones escribe CÓMO ERA TU VIDA antes de conocer a Cristo. En los
siguientes 7 renglones, cuenta CÓMO CONOCISTE A JESUCRISTO. Por último, escribe en los renglones
restantes CÓMO ES TU VIDA HOY, ahora que tienes una relación personal con Jesús.

2) Contar la historia de Dios


Lo segundo que debes aprender es a contar la historia de Dios, ya que tu historia personal no es una
experiencia religiosa puramente subjetiva, sino que se fundamenta en la Palabra y el poder de Dios.
La historia de Dios es la historia de la salvación descrita en las Escrituras. La Biblia dice que la fe viene
por el oír la Palabra de Dios, en especial, hay ciertas verdades que todo no creyente debe escuchar:

a) Dios nos creó para que lo amemos y tengamos comunión con él.

Aprende Jeremías 31:3b:

“Con amor eterno te he amado…”,

y Juan 3:16,

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que
cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”.

b) Todos los seres humanos somos pecadores y estamos separados de Dios. Aprende Romanos 3:23
(RVR 1960):

“Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”.

La consecuencia de este estado es gravísima, pues conlleva la condenación eterna. Dios es santo y
en el cielo no puede entrar el pecado. La Biblia lo explica en Romanos 6:23a (RVR 1960).

“Porque la paga del pecado es muerte”.

PAGINA 34
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN X
Tu relación con los que todavía no creen

En este caso, la palabra “muerte” se está refiriendo a la eterna separación de Dios en aquel lugar de
condenación y sufrimiento permanente, al que la Biblia llama: el lago de fuego. En Apocalipsis 20:14, la
Biblia llama a esta muerte “la muerte segunda”, para distinguirla de la muerte física, que todo ser
humano debe experimentar. En Apocalipsis 20:15 (RVR 1960), la Biblia enseña quiénes experimentarán
la segunda muerte:

“El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego”.

La gente necesita entender que es pecadora y debe reconocer que ha fallado en satisfacer los
estándares de Dios. La persona no creyente debe entender la gravedad del pecado y sus
consecuencias; y al mismo tiempo, no sentir que la estamos juzgando o que nos sentimos superiores
a ella. La razón por la cual le hablamos a la gente del pecado y de sus consecuencias es para
guiarlos a los pies de Jesucristo, el único que puede perdonarlos y darles vida eterna.

¡La buena noticia es que el libro de la vida todavía está abierto y tu nombre puede ser anotado en él!
¿Cómo? Dios lo hizo posible.

c) Dios se hizo hombre hace dos mil años, en la persona de Jesús de Nazaret, quien fue crucificado
y murió en nuestro lugar. Al morir, Jesús cargó todos los pecados de la humanidad sobre sí mismo,
pagando nuestra deuda con Dios. Luego, resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo para
estar con el Padre y preparar un lugar en el cielo para todos aquellos cuyos nombres están
anotados en el libro de la vida.

Una vez que le has contado tu historia y la historia de Dios, pregúntale a la persona si le gustaría que le
explicaras cómo ir cielo, y al mismo tiempo, tener una vida con propósito aquí en la tierra siendo un
discípulo de Jesucristo. Si la respuesta fuera sí, invítala a orar y a recibir a Jesucristo en su vida. La
persona debe:

1) arrepentirse de sus pecados, ya que la Biblia dice, en Hechos 3:19:

“para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse…”

2) Creer y recibir a Jesucristo como su Señor y Salvador personal. Dice la Biblia, en Juan 1:12:

“Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho
de ser hijos de Dios”.

PAGINA 35
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN X
Tu relación con los que todavía no creen

Oración modelo
Puedes ayudar a la persona a orar de la siguiente manera: “Señor Jesús, reconozco que soy un
pecador y te pido perdón. Creo que moriste por mis pecados. Entra en mi vida, te recibo ahora como
mi Señor y Salvador personal”. Esta oración no es más que un modelo, lo importante es que estés listo
cuando llegue el momento de ayudar a una persona a recibir a Cristo. Es primordial que alientes a todo
nuevo discípulo a orar, a leer la Biblia y a reunirse regularmente con un grupo pequeño o iglesia local.

Actividades
1. El hecho de que tú hayas recibido a Cristo significa que en un momento, una persona obedeció
la Gran Comisión y te habló de Cristo. Destina unos minutos para orar, dando gracias por esa
persona. Pídele a Dios que te dé ese mismo corazón a ti.

2. Siguiendo las instrucciones del video, escribe tu testimonio personal. Luego, hagan grupos de a
dos y léanse sus testimonios el uno al otro a fin de practicar cómo contárselo a una persona no
creyente.

3. Conversen acerca de maneras creativas de desarrollar relaciones con personas no creyentes.


Hablen como grupo sobre cómo estar preparados para aprovechar cualquier oportunidad de
comunicar las Buenas Nuevas.

4. Al comunicar las buenas nuevas, sé sincero acerca de la realidad y la seriedad del problema del
pecado y sus consecuencias. Sin embargo, ten cuidado de no herir ni juzgar a las personas, pues
eso creará una barrera que destruirá la comunicación. Debemos hablar con amor y respeto,
señalando el pecado como el problema y enfatizando siempre la solución, que es Cristo.

5. Haz una lista de diez personas y ora por cada una de ellas. Cuéntales tu historia y la historia de Dios.

6. Lean 1 Tesalonicenses 4:11-12. Mediten en este pasaje y discutan en grupo por qué es importante
que un creyente se gane el respeto de la gente no creyente. Escriban sus conclusiones.

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 36
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN XI
Panorama de las últimas cosas (I)

Esta será una breve exposición de lo que la Biblia enseña acerca de los eventos futuros y en qué
medida estos afectan a los hijos de Dios en particular.

La Biblia enseña que el mundo presente y el sistema que lo rige, algún día llegarán a su fin, para dar
lugar a un cielo nuevo y a una tierra nueva. Lee el siguiente versículo:

“Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra
habían dejado de existir”. Apocalipsis 21:1

El plan de Dios es que este mundo corrompido no dure para siempre; sin embargo, en su gran amor y
misericordia ha fijado un límite de tiempo para su existencia, a fin de formar una gran familia con la cual
compartir el cielo por la eternidad.

La Biblia relata cómo Dios interviene activamente en la historia humana, demostrando no solo que él
es el Creador y Señor de todo lo que hay, sino que activamente dirige y encamina la historia hacia un
desenlace precisa e intencionalmente previsto y definido. Un final en el que el bien triunfa sobre el mal,
la luz sobre las tinieblas, la vida sobre la muerte. La esperanza última del cristiano es dejar este mundo
imperfecto, lleno de dolor, sufrimiento y decadencia; y así estar para siempre con el Señor. En este
contexto se nos presenta la profecía bíblica, destinada a alentar al cristiano con la esperanza de una
vida y recompensa eternas.

El propósito de la profecía bíblica


La profecía no ha sido dada para satisfacer la curiosidad de los hombres acerca del futuro, pronosticar
fechas, asustar a la gente, entretenerla, o envolverla en discusiones fantasiosas e interminables.

El propósito de la profecía es exaltar y adorar la persona de Jesucristo como principio y fin de todas
las cosas.

Todo uso contrario a éste es desnaturalizar y corromper su esencia. Jesucristo es el centro de toda la
profecía (y de toda la Escritura). En otras palabras, el tema central de toda la profecía es Cristo, su
señorío sobre todo el universo, y su victoria final sobre el mal.

La Biblia se opone a la idea de que la profecía solo concierne a los eruditos. Dice el siguiente versículo:

“Ésta es la revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos… Dichoso
el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y
hacen caso de lo que aquí está escrito”. Apocalipsis 1:1a, 3

PAGINA 37
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN XI
Panorama de las últimas cosas (I)

Si bien hay porciones proféticas a lo largo y a lo ancho de toda la Biblia, el libro de Apocalipsis ocupa
un lugar especial. Es eminentemente profético y el último libro de la Biblia. Sin Apocalipsis, la Biblia
tendría el sabor de un mensaje incompleto. Por eso, este versículo dice que la revelación ha sido dada
para sus siervos, es decir, para todo el pueblo de Dios. No dice que es solo para los pastores y los
teólogos, sino que va dirigida a todo el cuerpo de Cristo. Jesús quiere que todo su pueblo reciba y
guarde lo que revela este libro.

Nota que el Señor dice: “dichoso el que lee, escucha y hace caso de esta profecía”; no dice:
“dichoso el que logre interpretarla toda”.

Por último, si bien repudiamos la ligereza e irresponsabilidad de algunos escritores que han
malinterpretado y desnaturalizado el propósito del Apocalipsis; nunca dejaremos de reconocer que
este libro, interpretado sanamente, es vital para todo discípulo de Jesucristo.

La muerte física. La resurrección para vida eterna o para condenación eterna.


Lee atentamente el siguiente versículo.

“Está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el
juicio…”. Hebreos 9:27

No existe tal cosa como la reencarnación. La muerte física sucede una sola vez a todos los seres
humanos por igual, pues es una de las consecuencias del pecado. Sin embargo, el día que nuestros
cuerpos mueren y dejamos esta tierra, no se termina nuestra existencia. De acuerdo con la Palabra de
Dios, en su momento, todos los que hayamos muerto resucitaremos; unos para vida eterna, y otros para
condenación eterna.

En la sesión X ya hablamos acerca de las consecuencias terribles que deberán enfrentar todas las
personas que mueren sin haber recibido a Jesucristo como su Señor y Salvador; aquellas cuyos nombres
no han sido inscriptos en el libro de la vida: el lago de fuego.

En Mateo 25:41, el Señor les dijo a los malignos:

“Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”.

La palabra “preparado”, literalmente significa “ha sido preparado”, de donde se desprenden dos
verdades importantes:

1) El infierno ya existe y está esperando a sus habitantes.

2) No fue preparado originalmente para el hombre, sino para el diablo y sus ángeles.

PAGINA 38
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN XI
Panorama de las últimas cosas (I)

En cambio, aquellos cuyos nombres estén inscriptos en el libro de la vida, serán recibidos en el cielo, el
lugar que Jesús ha ido a preparar para ellos. Allí vivirán eternamente en comunión íntima con Dios.

Apocalipsis 21 nos da un panorama de lo que será aquél lugar. Los versículos 3 y 4 dicen:

“Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya
no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor…”.

En su momento, recibiremos cuerpos glorificados, preparados para entrar al cielo y vivir en él.
Recordemos que Jesús resucitó con el mismo cuerpo que tenía cuando vivió en la tierra, aunque
transformado y glorificado. No debemos olvidar que la tumba quedó vacía. Así también será con los
hijos de Dios cuando resuciten.

¿Cuando sucederán estos últimos eventos? La Biblia no lo dice con certeza. Lo que sí sabemos es que
no sucederán sino hasta después de que ocurra el arrebatamiento de la Iglesia. Pero eso será tema de
la segunda parte de esta lección.

Preguntas de discusión
1. Mucha gente consulta adivinos, magos y horóscopos porque les fascina la idea de conocer el
futuro. Después de lo que hemos aprendido ¿en qué se diferencian esta actitud humana y el
propósito de Dios al revelarnos la profecía?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. Si tu mejor amigo fuera ciego y lo vieras que está a punto de caer en un precipicio, ¿qué harías?

_________________________________________________________________________________________________________

3. ¿Por qué crees que somos tan renuentes a hablar sobre la realidad de un lugar como el lago de
fuego?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 39
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN XI
Panorama de las últimas cosas (I)

4. La filosofía, la ciencia y las religiones no pueden dar una respuesta satisfactoria a preguntas
como: “¿Hacia donde va la humanidad?”, “¿Tienen un fin la historia y este mundo?” o “¿Existe
alguien que controla la historia de la humanidad, más allá del hombre o el azar?”.

¿Para qué crees que Dios te ha dado esas respuestas en su Palabra?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 40
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN XII
Panorama de las últimas cosas (II)

El arrebatamiento de la Iglesia, el Tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero

La Biblia enseña que un día Jesús resucitará a su iglesia (los hijos de Dios que hayan muerto hasta ese
momento), y arrebatará de esta tierra lo que quede de su Iglesia (a todos sus discípulos que estén vivos
en ese momento). ¿Cómo será esto? 1 Tesalonicenses 4:14 dice:

“¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús
a los que han muerto en unión con él”.

En los versículos 16 y 17 añade:

“El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con
trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos
vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para
encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre”.

Dios ha estipulado la resurrección y el arrebatamiento de la Iglesia como el principio del fin de la era
presente. Jesucristo se llevará a su Iglesia al lugar al que pertenece: el cielo. Una vez allí, tendrá lugar
el llamado Juicio ante el Tribunal de Cristo. Obsérvese que en este juicio no se decidirá quién irá al cielo,
porque todos los que en él participan ya están en el cielo; se trata del juicio en el cual Jesucristo
evaluará qué clase de servicio hemos hecho como sus discípulos durante nuestra vida en la tierra. Lee
el siguiente versículo:

“Es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que
cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno
o sea malo” 2 Corintios 5:10 (RVR 1960)

“Bueno o malo”, significa aquí que Jesús evaluará todas las acciones del cristiano y determinará si
fueron valiosas o no a los ojos de Dios. Jesús expondrá el verdadero carácter y motivación de nuestra
conducta y servicio; si lo que hicimos lo hicimos para su gloria, o no.

Dice 1 Corintios 3:14a (RVR 1960):

“Si permanece la obra de alguno que sobreedificó, él recibirá recompensa. Si la obra


de alguno se quema, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como
por fuego”.

El resultado de esta evaluación será: una recompensa adquirida, o una recompensa perdida.

PAGINA 41
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN XII
Panorama de las últimas cosas (II)

El otro acontecimiento importante que tendrá lugar en el cielo, luego del Tribunal de Cristo, son las
llamadas Bodas del Cordero.

Presta atención al siguiente versículo:

“¡Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas


del Cordero. Su novia se ha preparado… ¡Dichosos los que han sido convidados a la
cena de las Bodas del Cordero!”. Apocalipsis 19:7-9

En muchos pasajes del Nuevo Testamento la relación entre Jesucristo y la iglesia es explicada como la
relación entre un novio a punto de desposar a su esposa. Al momento de la resurrección de los santos
y del arrebatamiento, Cristo aparece como el novio que viene a buscar a su prometida y hacerla su
esposa, de modo de consumar aquella unión eterna que describe la Biblia.

Las Bodas del Cordero es aquel evento que tendrá lugar en el cielo y por el cual la iglesia quedará
eternamente unida a Cristo.

La Gran Tribulación y la Segunda Venida de Cristo


Pero vamos a volver por un momento a la tierra. Con la iglesia en el cielo y fuera de escena, los tratos
de Dios con la tierra cambiarán y la historia se apresurará hacia su desenlace final. Durante los próximos
siete años, se levantará un imperio totalitario con influencia mundial antes de la segunda venida de
Cristo (evento que no debemos confundir con el arrebatamiento de la iglesia). Será un sistema
abiertamente opuesto a Dios, el último gran esfuerzo del hombre caído de construir un mundo sin Dios.
También se establecerá un sistema religioso manifiestamente satánico, que engañará a multitudes.
Paralelamente, Dios irá ejecutando juicios severos sobre la tierra y sus habitantes rebeldes, que nunca
se arrepentirán de sus pecados. Al cabo de los siete años, el anticristo y el falso profeta (cabezas del
sistema), lograrán que todas las fuerzas del mundo se unan para un enfrentamiento final con Dios.

Jesús nos dice lo que sucederá entonces:

“Entonces todos verán en el cielo una señal que indicará que yo, el Hijo del hombre,
vengo de nuevo. Y todos los países del mundo temblarán de miedo cuando me vean
venir entre las nubes del cielo, con mucho poder y gloria”. Mateo 24:30 (BLS)

Jesús regresará a la tierra en forma visible y destruirá a todos sus enemigos, incluyendo al anticristo y al
falso profeta, que serán arrojados vivos al lago de fuego. Luego, Jesús juzgará a los hombres y mujeres
que residan en la tierra en aquel momento de su venida. Los que no hayan recibido a Jesucristo serán
condenados eternamente, pero todos aquellos que sí lo hayan recibido, entrarán al reino del milenio
en la tierra.

PAGINA 42
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN XII
Panorama de las últimas cosas (II)

El Milenio
La Biblia dice que durante los mil años subsiguientes, Jesús reinará en la tierra con paz, rectitud y justicia.
Satanás permanecerá atado, sin influencia alguna sobre las naciones del mundo. Conforme al
programa de Dios, al cabo de los mil años Satanás será desatado y se le permitirá salir y volver a seducir
y engañar a las naciones. Así, logrará incitar una gran rebelión contra el Reino de Dios, consiguiendo
que increíbles multitudes lo sigan. Dice la Biblia, que su número será como el de las arenas del mar. Estos
ejércitos se reunirán para hacer guerra contra el Reino de Cristo aquí en la tierra. Entonces, descenderá
fuego del cielo y consumirá a todo ese gran ejército. La primera consecuencia de este evento es la
ejecución final de la condena de Satanás.

Lee atentamente el siguiente versículo:

“Y el diablo, que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre donde
estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de
los siglos”. Apocalipsis 20:10 (RVR 1960)

El juicio final
Será entonces el momento de la resurrección y juicio de todos los hombres y mujeres que una vez
vivieron sobre la tierra y luego murieron; aquellos que rechazaron la gracia de Dios. La sentencia del
juicio final será, en todos los casos y sin excepción, la condenación en el lago de fuego. ¿La razón? Muy
simple y trágica a la vez: porque los nombres de ellos no estarán escritos en el libro de la vida.

Cielos nuevos y tierra nueva


Dice la Biblia, en Apocalipsis 21:1 (RVR 1960)

“Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera
tierra habían pasado”.

Este será el comienzo de la eternidad. Las Escrituras dicen que Dios y su pueblo habitarán juntos y en
armonía para siempre en un mundo nuevo y sin corrupción. Apocalipsis 21:5 (RVR 1960) dice:

“El que estaba sentado en el trono dijo: ‘Yo hago nuevas todas las cosas’”.

Será el cumplimiento total del plan y las promesas de Dios a su pueblo. Aquella comunidad que se
había roto en el jardín del Edén, aquel paraíso perdido; todo vuelve a ser como antes, y aún mejor.

PAGINA 43
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
LECCIÓN XII
Panorama de las últimas cosas (II)

Apocalipsis 21:3-4 nos habla acerca de cómo será vivir con Dios en el cielo:

“¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de
ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará
toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las
primeras cosas han dejado de existir”.

Cristo es el principio y el fin de la profecía, así como de todo el universo. Suyo es el reino, la gloria y la
victoria. Él mismo declara en Apocalipsis 21:13:

“Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin”.

Preguntas de discusión
Lean atentamente Mateo 24:14 y Apocalipsis 7:9 y contesten las siguientes preguntas:

1. Si el fin recién vendrá cuando el evangelio sea predicado en todo el mundo y se complete la
multitud de Apocalipsis 7:9, ¿cuál debe ser mi rol hoy como discípulo que espera la venida del
Señor? ¿En qué debería estar ocupada la iglesia y por qué?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

2. ¿Cómo crees que se relaciona la pregunta anterior con lo que hemos aprendido en esta lección
acerca del juicio ante el Tribunal de Cristo?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 44
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

LECCIÓN XII
Panorama de las últimas cosas (II)

3. A la luz de lo que dice Dios en éstos versículos y en Mateo 28:18-20, ¿crees que estar dispuesto
a aprender otro idioma e interactuar con otras culturas es un rasgo importante en un discípulo
de Jesucristo? ¿Por qué?

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________

4. Piensa por un momento en la gran multitud de Apocalipsis 7:9. ¿Cuántas personas de esa
multitud te gustaría que lleguen a estar allí gracias a ti? ¿Qué pasos prácticos puedes dar esta
semana para que eso suceda? (Recuerda lo aprendido en la lección 10)

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________________________________

PAGINA 45
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
PALABRAS FINALES

¡Felicitaciones por haber terminado el curso Bases para Crecer!

Tal como lo sugerimos en la sección “Cómo emplear este curso”, llegó el momento de la celebración.
No dejen de reunirse, lo antes posible, para festejar el hecho de haber cumplido la meta.

Confíen en que el Señor los guiará a dar el siguiente paso en su crecimiento espiritual; él lo ha
prometido y lo hará.

BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R

Comunícate con nosotros


Nos complacería mucho conocer tus
preguntas, sugerencias y comentarios. Sería
una bendición para nosotros llegar a saber si
Bases para Crecer te ha ayudado de alguna
manera en tu vida, iglesia, o ministerio.
Escríbenos a basesparacrecer@gmail.com

PAGINA 46
BASES PARA CRECER
Leonardo Nesticó

NOTAS

PAGINA 47
BASES PARA Cuadernillo de Trabajo

C R E C E R
NOTAS

PAGINA 48