Sie sind auf Seite 1von 5

LA ESENCIA DE LA VERDADERA ADORACION

La esencia de la verdadera adoración la encontramos en la palabra hebrea


SHACHAH y en la palabra griega PROSKUNEO. Para entender el verdadero
significado de SHACHAH y PROSKUNEO vamos a estudiar otras palabras en
hebreo y en griego que se han traducido por ADORACIÓN.

SEGID = Postrarse / Rendir homenaje

“Fueron, pues, reunidos los sátrapas, magistrados, capitanes, oidores,


tesoreros, consejeros, jueces, y todos los gobernadores de las
provincias, a la dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor
había levantado; y estaban en pie delante de la estatua que había
levantado el rey Nabucodonosor. Y el pregonero anunciaba en alta voz:
Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas, que al oír el son
de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la
zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y ADORÉIS la
estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado; y cualquiera
que no se postre y ADORE, inmediatamente será echado dentro de un
horno de fuego ardiendo.”
Daniel 3:3-6

En estos versículos se usa la palabra SEGID. Esta palabra significa “postrarse y


rendir homenaje”.

SEGID nos habla de un acto externo, una posición del cuerpo, pero Dios no está
buscando SEGID.

La palabra SHACHAH también significa ”postrarse”, pero va mucho más allá de


un simple acto externo. La palabra SHACHAH tiene que ver con nuestro
corazón.

Nuestro Padre Celestial no quiere SEGID, quiere SHACHAH.

ATSAB = Traer ofrendas y sacrificios a ídolos

“Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo, y le derramamos


libaciones, ¿acaso le hicimos nosotras tortas para TRIBUTARLE CULTO,
y le derramamos libaciones, sin consentimiento de nuestros maridos?”
Jeremías 44:19

Otras versiones dicen:

“¿Acaso le hicimos nosotras tortas para ADORARLE . . .?”

ATSAB implica dar ofrendas a un ídolo. La gente que adora a ídolos está
llevando a cabo ATSAB.

Esta palabra no sólo implica la adoración a ídolos, también implica adorar por
medio de ofrendas y sacrificios.
Muchas veces pensamos que si damos a Dios algo, le estamos adorando, pero
esto no es cierto. Dar a Dios es el resultado o la consecuencia de nuestra
adoración. Damos a Dios porque le adoramos.

Mateo 2:11

“Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y


postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron
presentes: oro, incienso y mirra.”

Los magos le adoraron primero y después le ofrecieron sus tesoros.

ABAD = Trabajar / Servir / Ministrar

“Entonces Jehú envió aviso por todo Israel y vinieron todos los
ADORADORES de Baal, y no quedó ninguno que no viniera. Y cuando
entraron en la casa de Baal, la casa de Baal se llenó de un extremo al
otro. Y dijo al que estaba encargado del vestuario: Saca vestiduras para
todos los ADORADORES de Baal. Y él les sacó vestiduras.”
II Reyes 10:21-22

La versión que acabo de citar es La Biblia de las Américas, otras versiones dicen
“siervos de Baal”.

Hay personas que piensan que cuando sirven a Dios y trabajan para El, le están
adorando, pero ABAD no es lo que Dios busca, Dios está buscando SHACHAH y
PROSKUNEO.

¿Adoramos a Dios solamente porque nos hemos postrado delante de su


presencia? NO, eso sería SEGID.

¿Adoramos a Dios cuando le damos alguna ofrenda o sacrificio? NO, eso sería
ATSAB.

¿Adoramos a Dios cuando le servimos y trabajamos para El? NO, eso sería
ABAD.

Vamos al Nuevo Testamento y veamos algunas palabras en griego que se han


traducido como “adoración”.

EUSEBEO = Tener un temor reverente / Actuar piadosamente

“Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones


atenienses, en todo observo que sois muy religiosos; porque pasando y
mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba
esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros ADORÁIS,
pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.”
Hechos 17:22-23
Este tipo de adoración –EUSEBEO- no está basada en el amor, está basada en
el temor.

EUSEBEO implica que si no adoramos a Dios, El nos va a castigar.

Muchas religiones y sectas llevan a cabo este tipo de adoración, una adoración
basada en el temor.

Los cristianos podemos caer en este tipo de adoración pensando que si no


adoramos a Dios, El no nos va a bendecir.

La verdadera adoración está basada en el amor.

THERAPEUO = Honrar / Servir / Recibir culto

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo
Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos
humanas, ni es HONRADO por manos de hombres, como si necesitase
de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.”
Hechos 17:25

Otras versiones dicen:

“ . . . ni es ADORADO por manos de hombres . . .”

Esta palabra, THERAPEUO, nos habla del valor terapéutico de la adoración, es


adorar a Dios por lo que podemos conseguir.

THRESKEIA = Adoración religiosa externa basada en ciertas


ceremonias y en ritos.

“Nadie os defraude de vuestro premio deleitándose en la humillación


de sí mismo y en la ADORACIÓN de los ángeles, basándose en las
visiones que ha visto, hinchado sin causa por su mente carnal . . .”
Colosenses 2:18

La versión anterior es La Biblia de las Américas, otras versiones dicen “culto”.

THRESKEIA se produce cuando hay alguien diciéndonos lo que tenemos que


hacer, el ejemplo más claro de este tipo de adoración lo tenemos en las misas
católicas ya que la gente hace una serie de ritos religiosos dirigidos por un
sacerdote: la gente se arrodilla, después la gente se levanta, después se sienta,
después se vuelve a levantar, después se santiguan, después se confiesan, etc,
etc, etc

Nosotros también podemos caer en este tipo de adoración cuando hacemos


todo de una forma religiosa y forzando a los demás a que hagan lo mismo.

SEBO = Venerar / Respetar / Rendir homenaje


“Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad
de Tiatira, que ADORABA a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el
corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.”
Hechos 16:14

Lidia todavía no conocía a Jesucristo, pero tenía mucho respeto a Dios, este
respeto no es lo que Dios está buscando, Dios no busca SEBO, Dios busca
PROSKUNEO.

Veamos el significado de las palabras que tanto he estado citando en este


estudio:

SHACHAH = Postrarse . . .

“Entonces dijo Abraham a sus siervos: Esperad aquí con el asno, y yo y


el muchacho iremos hasta allí y ADORAREMOS, y volveremos a
vosotros.”
Génesis 22:5

SHACHAH no solamente nos habla de una posición externa, nos habla de la


posición de nuestro corazón.

“Y cuando acabaron de ofrecer, se inclinó el rey, y todos los que con él


estaban, y ADORARON. Entonces el rey Ezequías y los príncipes dijeron
a los levitas que alabasen a Jehová con las palabras de David y de Asaf
vidente; y ellos alabaron con gran alegría, y se inclinaron y
ADORARON.”
II Crónicas 29:30

“Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba
delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y
Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros
enemigos? El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová
he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en
tierra, le ADORÓ; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo?”
Josué 5:14

Si SHACHAH solamente se refiere a postrarse de una forma física, la palabra


“adoración” en estos versículos sobraría. SHACHAH nos habla de la posición de
nuestro corazón.

La esencia de la verdadera adoración es . . . UN CORAZÓN HUMILDE.

Si no tenemos un corazón humilde no importa lo bien que cantemos, toquemos


la guitarra o bailemos . . . sencillamente no estaremos adorando a Dios.

Si hay orgullo en nuestro corazón cuando cantamos, tocamos o nos postramos .


. . no estamos adorando a Dios. ¿Por qué? Porque el orgullo es lo contrario de
la esencia de la adoración.
PROSKUNEO = Rendir homenaje / Hacer reverencia / Adorar
arrodillándose / Besar (kuneo = besar / pros = hacia)

“Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y


postrándose, lo ADORARON; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron
presentes: oro, incienso y mirra.”
Mateo 2:11

Los magos no solamente se postraron, sino que también besaron los pies de
Jesús reconociendo que no eran nada ni nadie delante del Rey de la Gloria.

Humillémonos delante de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, postrémonos


delante de su presencia y besemos sus pies. ¡El es digno!

“Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos


unos a otros, revestíos de humildad; porque:
Dios resiste a los soberbios,
Y da gracia a los humildes.
Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte
cuando fuere tiempo . . .”
I Pedro 5:5-6